El te­le­adic­to

SuperTele - - Si Te Lo Perdiste… -

Co­mo uno de los mi­llo­nes de huér­fa­nos tem­po­ra­les que de­ja el fi­nal de Jue­go de tro­nos, an­do en bus­ca de fa­mi­lia de aco­gi­da. Por la­zos de san­gre con HBO, pen­sé que The Deu­ce po­dría ser un buen ho­gar. Ex­cep­to por el ape­lli­do que me le­ga­ría, Ja­mes Fran­co es una fi­gu­ra res­pe­ta­ble e ins­pi­ra­do­ra co­mo pa­dras­tro, y Mag­gie Gy­lleen­hal es sin du­da la ma­dras­tra más atrac­ti­va, tí­tu­lo que pa­ra mí lo­gró en la bru­tal The Ho­no­ra­bleWo­man. Pe­ro, y es una pe­na, no les in­tere­sa mi cus­to­dia: el pi­lo­to es­tá mu­cho más pen­dien­te de sí mis­mo, de lu­cir su per­fec­to tra­je del Nue­va York de los se­ten­ta, que de aco­ger al es­pec­ta­dor. Y no le per­dono el re­cur­so ya tri­lla­dí­si­mo de que un mis­mo ac­tor in­ter­pre­te a ge­me­los (Li­na Mor­gan ya to­có el cie­lo en esa ma­te­ria, el res­to so­bra). Se­gui­ré por­que re­zu­ma ca­li­dad, pe­ro le au­gu­ro un ran­go de pa­rien­te le­jano. Co­mo la ba­za de Net­flix me la con­su­mí en un ‘fin­de’ con un ma­ra­tón de Nar­cos, va­gué con mi mono (Ame­dio, re­cuer­do que bus­co ma­dre co­mo Mar­co) has­ta las ca­de­nas ge­ne­ra­lis­tas. Me atraen los 15 pri­me­ros mi­nu­tos de Es­toy

vi­vo, con un tono ma­ca­rri­lla que me re­cuer­da a Álex de la Igle­sia y a ac­to­res creí­bles, pe­ro cuan­do cru­za ‘la pa­sa­re­la’ (aquí hue­le a OT) ha­cia lo so­bre­na­tu­ral, se des­plo­ma mi in­te­rés. Con

El in­ci­den­te, la pre­vi­sión era tan ma­la (y no so­lo por la tor­men­ta que desata la tra­ma, re­fle­ja­da con el par­pa­deo de bom­bi­llas más cu­tre ja­más vis­to) que era ca­si im­po­si­ble que no se cum­plie­ra: es un re­fri­to ba­ra­to de esas ‘se­ries even­to’ de ve­rano ‘ma­de in USA’ que se pa­sa­ron de mo­da al cuar­to de ho­ra de triun­far. Aún que­da me­dio sep­tiem­bre por su­pe­rar… Es­pe­ro no aca­bar­lo sin fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.