Si te lo per­dis­te…

SuperTele - - Contents -

En es­ta re­vis­ta ha­béis vis­to un mi­llón de ve­ces a Mà­xim Huer­ta: cuan­do era el contrapunto se­rio y pin­tón a Cró­ni­cas mar­cia­nas en la edad do­ra­da de In­for­ma­ti­vos Te­le­cin­co, en la dé­ca­da de ‘chi­co AR’ to­can­do to­dos los pa­los (in­clui­dos los que son pe­ca­do pa­ra los dic­ta­do­res de la ca­li­dad te­le­vi­si­va), des­pués con la pre­sen­ta­ción de ca­da una de sus no­ve­las... Es curioso por­que ca­da vez que sal­tó de una de esas tres fa­ses a la si­guien­te, esos mis­mos cen­so­res lo acu­sa­ban de ven­di­do o de in­tru­so, co­mo si hu­bie­ra que pe­dir­les per­dón por evo­lu­cio­nar. Con es­to quie­ro de­cir que la me­ta­mor­fo­sis va en el ADN del fla­man­te mi­nis­tro Huer­ta, de he­cho me di­vier­te que to­dos es­te­mos mu­cho más sor­pren­di­dos por su nom­bra­mien­to que él mis­mo. Ese des­fa­se que­dó pa­ten­te en la en­tre­vis­ta que con­ce­dió a su ex, Ana Ro­sa. Ella qui­so co­nec­tar de for­ma muy brus­ca con su víncu­lo per­so­nal, pe­ro él le de­vol­vió una ca­ra ins­ti­tu­cio­nal con más aplo­mo que com­pli­ci­dad. Y se le no­ta­ba mu­cho más có­mo­do que a su maes­tra en ese re­vol­cón je­rár­qui­co. La ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción es una gran cua­li­dad pa­ra el mun­do en el que aca­ba de en­trar, y si lo com­bi­na con un pro­yec­to ri­co y en­ten­di­ble, qui­zá sea un in­tere­san­te lí­der. Aho­ra bien, de­be­ría cui­dar­se de pal­me­ros pa­ra no ve­nir­se de­ma­sia­do arri­ba: igual que ni las ven­tas, ni si­quie­ra los pre­mios te con­vier­ten en un gran es­cri­tor, la os­ten­ta­ción de un car­go no in­clu­ye el su­per­po­der de la bue­na ges­tión. Y una pe­ti­ción, que no se pa­se mar­can­do dis­tan­cias con sus raí­ces: es­tos días, el mi­nis­tro ha ha­bla­do de ci­ne, li­bros, tea­tro... Que no se ol­vi­de de la te­le, de las se­ries, el pun­tal cul­tu­ral del mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.