Vi­da sa­na.

Los be­ne­fi­cios re­la­jan­tes de una me­lo­día son de so­bra co­no­ci­dos, pe­ro las úl­ti­mas te­ra­pias han acu­di­do tam­bién a es­te cam­po pa­ra ayu­dar a be­bés pre­ma­tu­ros y en­fer­mos de alz­héi­mer.

SuperTele - - Contents -

Me­jor con mú­si­ca

La mú­si­ca ha ejer­ci­do un pa­pel cru­cial en la exis­ten­cia de los se­res hu­ma­nos. De he­cho, el oí­do es el pri­mer sen­ti­do que desa­rro­lla­mos en el vien­tre ma­terno, a par­tir de la cuar­ta se­ma­na de ges­ta­ción. Es en­ton­ces cuan­do co­men­za­mos a me­mo­ri­zar so­ni­dos y pa­tro­nes rít­mi­cos, co­mo los la­ti­dos del co­ra­zón y el bom­beo de la san­gre.

A es­ta ca­pa­ci­dad in­na­ta hay que su­mar­le su im­por­tan­cia en la co­mu­ni­ca­ción y los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Apro­ve­chan­do que el pró­xi­mo jue­ves 21 es el Día Eu­ro­peo de la Mú­si­ca, te des­ve­la­mos có­mo pue­de me­jo­rar tu vi­da.

Bie­nes­tar fí­si­co y men­tal van de la mano. “La mú­si­ca que nos emo­cio­na in­du­ce a la pro­duc­ción de do­pa­mia, un neu­ro­trans­mi­sor res­pon­sa­ble del pla­cer”, ase­gu­ra Da­vid Ga­me­lla, CEO de la Fun­da­ción Mu­si­co­te­ra­pia y Sa­lud.

Efec­to cal­man­te

Ade­más, se­gu­ra­men­te ha­brás oí­do eso de “la mú­si­ca aman­sa las fie­ras”. Así es, re­du­ce la fre­cuen­cia car­día­ca, la res­pi­ra­to­ria y la pre­sión ar­te­rial. Asi­mis­mo, in­flu­ye en el sis­te­ma en­do­crino, pues con­tri­bu­ye a re­du­cir el cor­ti­sol y, con ello, el es­trés.

Pe­ro, ¿có­mo es la mú­si­ca que me­jor nos sien­ta? Pe­se a que no to­dos nos re­la­ja­mos con los mis­mos pa­tro­nes sonoros, siem­pre sue­le fun­cio­nar la mez­cla de “tem­po len­to, in­ten­si­dad mo­de­ra­da, me­lo­días sen­ci­llas, tim­bres sua­ves y ca­den­cias ar­mó­ni­cas”.

To­dos sus be­ne­fi­cios han si­do ex­plo­ra­dos por la mu­si­co­te­ra­pia. Es­ta dis­ci­pli­na se im­por­tó en los años 70 de los paí­ses an­glo­sa­jo­nes y se es­tá uti­li­zan­do en mu­chas áreas mé­di­cas, co­mo be­bés pre­ma­tu­ros y cui­da­dos pa­lia­ti­vos. El Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de la Paz ha si­do uno de los pio­ne­ros en Es­pa­ña, en 2002 em­pe­zó con un pro­gra­ma en la uni­dad de Neo­na­to­lo­gía y hoy se apli­ca en diez más.

Des­pués de dos años de

edu­ca­ción mu­si­cal,

los ni­ños tie­nen res­pues­tas más

so­fis­ti­ca­das

“La mú­si­ca pro­du­ce do­pa­mi­na, un neu­ro­trans­mi­sor res­pon­sa­ble del pla­cer”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.