Al­ber­to Chi­co­te in­ves­ti­ga de­nun­cias ali­men­ta­rias en ¿Te lo vas a co­mer?: “Hay un se­rio pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca”

“Ha­cer rui­do y le­van­tar am­po­llas” es el ob­je­ti­vo del nue­vo es­pa­cio del co­ci­ne­ro, que vi­ve a fon­do la ex­pe­rien­cia.

SuperTele - - Contents -

Na­die me­jor que Al­ber­to Chi­co­te, un co­ci­ne­ro com­ba­ti­vo y con fa­ma de jus­to, pa­ra po­ner­se al fren­te de ¿Te lo vas a co­mer?, un en­car­go de La Sex­ta que ya ha le­van­ta­do am­po­llas con dos ca­sos: el de una re­si­den­cia de an­cia­nos que ha lle­ga­do a to­dos los in­for­ma­ti­vos, y la pes­ca ile­gal y los me­nús de los hos­pi­ta­les. Aho­ra el co­ci­ne­ro mues­tra su fa­ce­ta de in­ves­ti­ga­dor.

Es­tás to­can­do la fi­bra de to­do el mun­do...

Más que yo, el pro­gra­ma, y ver­lo en di­rec­to es más dol ien­te. Mu­cha gen­te se que­ja de lo que le dan de co­mer cuan­do es­tá in­gre­sa­do en un hos­pi­tal o en una re­si­den­cia. A mí no me gus­ta­ría que mi pa­dre tu­vie­ra que pa­sar por eso, y si fal­ta­ra yo, que na­die le es­cu­cha­ra.

Se te ve muy im­pli­ca­do.

El mo­ti­vo fun­da­men­tal por el que acep­té es­te tra­ba­jo es ayu­dar a per­so­nas que ne­ce­si­tan te­ner voz. Lo que pa­sa con los pes­ca­dos, por ejem­plo con el atún es una ver­güen­za. Y eso que so­mos el se­gun­do país del mun­do en con­su­mir­los a dia­rio.

¿Has pen­sa­do que pue­de afec­tar a tu pro­pio ne­go­cio?

Cla­ro, que sí. Por eso ten­go la cos­tum­bre de guar­dar to­dos los al­ba­ra­nes y eti­que­tas de to­dos los pro­duc­tos. Ade­más, con­fío ple­na­men­te en mis pro­vee­do­res.

¿Y qué cul­pa tie­nen las au­to­ri­da­des?

He­mos ido a pre­gun­tar a los res­pon­sa­bles, a los mer­ca­dos, y he­mos bus­ca­do có­mo y por qué lo ha­cen. Es­to ya no es una cues­tión le­gal o ile­gal sino un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca muy se­rio.

¿Es ver­dad que has te­ni­do gra­ves ame­na­zas a cau­sa de tus in­ves­ti­ga­cio­nes?

No siem­pre la gen­te se to­ma las co­sas co­mo es­pe­ras y hay quien reac­cio­na así. Me han mon­ta­do una ca­ce­ro­la­da en una re­si­den­cia de an­cia­nos, pe­ro el día an­te­rior me tra­ta­ron de ma­ra­vi l la y lue­go me per­se­guían por el pue­blo. Me he me­ti­do en es­te be­ren­je­na l por­que me me­re­cía la pe­na.

¿Os ha re­sul­ta­do com­ple­jo ac­ce­der a los si­tios?

Era muy di­fí­cil que te aten­die­ran. Cuan­do te di­ri­ges a un res­pon­sa­ble pa­ra ha­blar de un te­ma, no quie­re, por­que se ima­gi­na qué le vas a pre­gun­tar. Ha si­do com­pli­ca­do, aun­que en al­gu­nos ca­sos me han abier­to la puer­ta por­que les caía bien. Pe­ro con re­ser­vas…

¿Qué te ha emo­cio­na­do más?

La de­li­ca­de­za y la si­tua­ción de mu­chas per­so­nas ma­yo­res, muy des­va­li­das e in­de­fen­sas, que no pue­den ha­cer na­da por­que ha­bría re­pre­sa­lias, ni tie­nen adón­de ir. Me to­ca mu­cho por mis pa­dres, tam­bién ma­yo­res.

“La gen­te ma­yor me to­ca

de ma­ne­ra

es­pe­cial”

Chi­co­te, en la gra­ba­ción de uno de los pro­gra­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.