Vi­da sa­na. Cui­da­do con la sal

Pa­sar­se con el so­dio pue­de te­ner efec­tos no­ci­vos pa­ra la sa­lud. Te en­se­ña­mos las cla­ves pa­ra mo­de­rar su con­su­mo y lle­var una vi­da sa­lu­da­ble.

SuperTele - - Contents -

Va­lo­ra­da a lo lar­go de la his­to­ria por su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ser­var los ali­men­tos, la sal se ha con­ver­ti­do en un con­di­men­to con­tro­ver­ti­do en es­te si­glo XXI. Nues­tro or­ga­nis­mo la ne­ce­si­ta por su con­te­ni­do en so­dio, pues es­te se en­car­ga de hi­dra­tar las cé­lu­las, re­gu­lar los lí­qui­dos del cuer­po, man­te­ner es­ta­ble el PH de la san­gre, trans­mi­tir los im­pul­sos ner­vio­sos y fa­vo­re­cer la re­la­ja­ción mus­cu­lar.

Sin em­bar­go, nos fal­ta con­su­mir­la con mo­de­ra­ción. La OMS re­co­mien­da la in­ges­ta de un má­xi­mo de 5 gra­mos al día, pe­ro en Es­pa­ña ca­si du­pli­ca­mos es­ta ci­fra. Y es que no to­do de­pen­de del sa­le­ro, el 80 por cien­to pro­vie­ne de los adi­ti­vos y con­ser­van­tes que po­seen los pro­ce­sa­dos. Es lo que se co­no­ce co­mo ‘sal in­vi­si­ble’.

Las con­se­cuen­cias

Abu­sar de ella tie­ne nu­me­ro­sas re­per­cu­sio­nes pa­ra nues­tra sa­lud. En­tre ellas, au­men­ta el ries­go de ic­tus y ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar, la re­ten­ción de lí­qui­dos pro­pi­cia la apa­ri­ción de al­gu­nos tu­mo­res. Ade­más, in­cre­men­ta las po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer os­teo­po­ro­sis y so­bre­pe­so. Es­to úl­ti­mo ha si­do cons­ta­tan­do por va­rios es­tu­dios. “Cuan­do se agre­ga sal a la co­mi­da, los me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos que nos di­cen cuán­do de­jar de co­mer se re­du­cen”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Rus­sell Keast, de la Uni­ver­si­dad de Dea­kin (Aus­tra­lia).

No obs­tan­te, el pa­la­dar es ca­paz de adap­tar­se a los ni­ve­les de sal a los que lo acos­tum­bre­mos. Por eso, si que­re­mos re­du­cir su con­su­mo sin no­tar cam­bios en el sa­bor, po­de­mos ha­cer­lo po­co a po­co. Las hier­bas aro­má­ti­cas y el li­món nos pue­den ser­vir co­mo sus­ti­tu­tos.

Cues­tión de equilibrio

Asi­mis­mo, hay que aten­der a la re­la­ción que el so­dio es­ta­ble­ce con el po­ta­sio. Es­tos mi­ne­ra­les de­ben en­con­trar­se siem­pre en equilibrio pa­ra con­tro­lar la can­ti­dad de lí­qui­do en la san­gre, aun­que los há­bi­tos de ali­men­ta­ción ac­tua­les han in­cli­na­do la ba­lan­za a fa­vor del so­dio.

Las hor­ta­li­zas co­mo el bró­co­li o la be­ren­je­na, las nue­ces, el plá­tano y los cí­tri­cos son fuen­tes na­tu­ra­les de so­dio. La OMS re­co­mien­da una in­ges­ta de po­ta­sio de, al me­nos, 3.510 mg al día en adul­tos.

El 80 % de la sal que con­su­mes no pro­ce­de del

sa­le­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.