Can­ción tris­te del eu­ro y Za­pa­te­ro

El pre­si­den­te Za­pa­te­ro, un op­ti­mis­ta an­tro­po­ló­gi­co, ja­más ima­gi­nó un fi­nal de man­da­to tan con­vul­so y tris­te. Es­pa­ña bor­dea el co­lap­so fi­nan­cie­ro, mien­tras el PSOE in­ten­ta evi­tar una ca­tás­tro­fe elec­to­ral.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

ru­bal­ca­ba, en­tro­ni­za­do a la ame­ri­ca­na co­mo can­di­da­to so­cia­lis­ta, per­si­guió y acep­tó la no­mi­na­ción pa­ra com­pe­tir con­tra Ma­riano Ra­joy. “Na­da es­tá es­cri­to ni de­ci­di­do de an­te­mano”, anun­ció en su pri­mer dis­cur­so, co­mo si fue­ra dis­cí­pu­lo or­to­do­xo de Karl R. Pop­per, el gran fi­ló­so­fo li­be­ral de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Ru­bal­ca­ba quie­re de­fen­der el úl­ti­mo bas­tión del PSOE tras la eta­pa de Za­pa­te­ro. Pre­ten­de, por es­te or­den, evi­tar el des­ca­la­bro ab­so­lu­to del so­cia­lis­mo es­pa­ñol, es de­cir, que el PSOE ob­ten­ga su peor re­sul­ta­do elec­to­ral de la de­mo­cra­cia, al­go que al­gu­nos ci­fran en un cen­te­nar de es­ca­ños. En se­gun­do lu­gar, el ya ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno in­ten­ta­rá que el PP de Ma­riano Ra­joy no lo­gre una ma­yo­ría ab­so­lu­ta que aho­ra pa­re­ce a su al­can­ce. Por úl­ti­mo, y si los as­tros lo per­mi­ten, ¿por qué no so­ñar con un em­pa­te, in­clu­so con una vic­to­ria por la mí­ni­ma? “Na­da es­tá es­cri­to”. To­do es po­si­ble. Ru­bal­ca­ba de­tes­ta que le til­den de ma­quia­vé­li­co y re­cha­za cual­quier com­pa­ra­ción con el flo­ren­tino. Sin em­bar­go, fue Nicolas Ma­quia­ve­lo quien di­jo aque­llo de que “lo im­pre­vis­to ex­pli­ca la mi­tad de to­do lo que ocu­rre en la vi­da de los se­res hu­ma­nos”, co­mo re­cor­da­ba ha­ce po­co Ti­mothy Garton Ash en un ar­tícu­lo que, sin du­da, el pro­pio Ru­bal­ca­ba le­yó y qui­zá, so­lo qui­zá, guar­dó.

Ru­bal­ca­ba ima­gi­nó des­de el pri­mer mo­men­to su cam­pa­ña co­mo una con­tien­da con Ra­joy, co­mo un lar­go y com­ple­jo to­ma y da­ca a la es­pe­ra de un error del ad­ver­sa­rio. Es de­cir, una o más me­te­du­ras de pa­ta del lí­der del PP, de su equi­po o de los nue­vos go­ber­nan­tes po­pu­la­res en au­to­no­mías y ayun­ta­mien­tos, des­de María Do­lo­res de Cos­pe­dal has­ta el in­cla­si­fi­ca­ble Jo­sé Antonio Mo­na­go. Ru­bal­ca­ba sa­be que el tiem­po que que­da has­ta las elec­cio­nes -sean cuan­do sean-no es muy gran­de co­mo pa­ra que sus ad­ver­sa­rios co­me­tan enor­mes erro­res, pe­ro siem­pre es po­si­ble. Esa es, ade­más, una de la ra­zo­nes que unos y otros po­nen en­ci­ma de la me­sa pa­ra no ade­lan­tar los co­mi­cios. Tam­po­co Za­pa­te­ro pa­re­ce muy en­tu­sias­ta. No es nin­gún se­cre­to que le gus­ta­ría com­ple­tar la le­gis­la­tu­ra, aun­que sa­be que es di­fí­cil y muy di­fí­cil. Tie­ne el de­re­cho y el po­der pa­ra ha­cer­lo, y los que le ro­dean es­tán di­vi­di­dos en­tre los que le ani­man a re­sis­tir y quie­nes le re­cuer­dan las pa­la­bras de Mac­beth: “Mi vo­lun­tad es la úni­ca jus­ti­fi­ca­ción de mi po­der”.

Ru­bal­ca­ba, des­de que es­tu­vo cla­ra su no­mi­na­ción, di­se­ñó con mi­mo su es­tra­te­gia, co­mo su dis­cur­so inau­gu­ral, en el que era ca­paz de com­bi­nar el li­be­ra­lis­mo pop­pe­riano con un ata­que tan fe­roz co­mo in­ter­ven­cio­nis­ta a la ban­ca. El can­di­da­to no pu­do pre­ver, sin em­bar­go, la mag­ni­tud que al­can­za­ría la cri­sis de Gre­cia, de la deu­da so­be­ra­na y del eu­ro, en de­fi­ni­ti­va. Ru­bal­ca­ba ha­bía to­ma­do la ban­de­ra del PSOE pa­ra com­pe­tir con Ra­joy, no pa­ra lu­char con­tra la cri­sis del eu­ro, qui­zá la ver­sión si­glo XXI de los ele­men­tos que de­rro­ta­ron a la Ar­ma­da In­ven­ci­ble, aun­que aho­ra la pér­fi­da Al­bión era ale­ma­na y con ros­tro de mu­jer, An­ge­la Mer­kel. Za­pa­te­ro, en uno de los pe­núl­ti­mos ser­vi­cios a su par­ti­do, ha arre­me­ti­do con­tra la can­ci­ller, a cu­ya ti­bie­za, egoís­mo y du­das atri­bu­ye par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis de la deu­da. El pre­si­den­te del Go­bierno to­da­vía tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad in­me­dia­ta de sa­car a Es­pa­ña y a su eco­no­mía del ato­lla­de­ro en el es­tá, tam­bién jun­to con Ita­lia y otros paí­ses. Ru­bal­ca­ba, sin em­bar­go, co­mo ca­be­za de car­tel so­cia­lis­ta, co­se­cha­rá en vo­tos los éxi­tos o los fra­ca­sos de lo que ocu­rra en las pró­xi­mas se­ma­nas y los pró­xi­mos me­ses.

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), que pre­si­de Jean-Clau­de Tri­chet, ha con­se­gui­do cal­mar, de mo­men­to, a los mer­ca­dos. El pre­si­den­te eu­ro­peo, el más que tris­te y con ca­si nin­gún po­der prác­ti­co Van Rom­puy, per­si­gue un acuer­do glo­bal y po­lí­ti­co que pon­ga fin de una vez por to­das a la cri­sis de Gre­cia, del eu­ro y de la deu­da. El ho­ri­zon­te, sin em­bar­go, no pa­re­ce ha­la­güe­ño. Ita­lia y Es­pa­ña jun­tas son dos eco­no­mías de­ma­sia­do gran­des pa­ra caer, lo que se con­vier­te en una es­pe­cie de sal­va­ción. El hun­di­mien­to ita­lo-es­pa­ñol se­ría el fin de la eu­ro­zo­na, al­go que tam­po­co le con­vie­ne a Ale­ma­nia ni a An­ge­la Mer­kel. Ha­brá pues, tre­gua, pe­ro an­tes de que los es­pa­ño­les va­yan a las ur­nas las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras vol­ve­rán. Za­pa­te­ro ten­drá que vol­ver a li­diar ese to­ro. La nue­va nú­me­ro dos del Go­bierno, Ele­na Sal­ga­do, ya ha acep­ta­do que qui­zá ha­ya que vol­ver a apre­tar­se el cin­tu­rón, a re­du­cir al­go más las pre­vi­sio­nes de gas­to pa­ra 2012 de unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do que es muy di­fí­cil que lle­guen a apro­bar­se, y ca­si im­po­si­ble que se apli­quen al­gu­na vez. Ru­bal­ca­ba, co­mo can­di­da­to so­cia­lis­ta, por mu­cho que in­ten­te dis­tan­ciar­se del Go­bierno, su­fri­rá las con­se­cuen­cias. Co­mo tam­bién es inevi­ta­ble que le afec­te, y que le acom­pa­ñe

du­ran­te to­da la cam­pa­ña, ja­lea­do por el PP, el que el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Pa­blo Ruz ha­ya pro­ce­sa­do al ex director ge­ne­ral de la Po­li­cía, Víc­tor García Hidalgo, al je­fe su­pe­rior de Po­li­cía del País Vas­co, En­ri­que Pa­mies, y al ins­pec­tor Jo­sé María Ballesteros por un pre­sun­to chi­va­ta­zo a ETA. Otra ma­la no­ti­cia pa­ra el fi­nal de man­da­to más tris­te de Za­pa­te­ro. Y ca­si al mis­mo tiem­po, ETA, con un co­mu­ni­ca­do en que ce­le­bra los nue­vos tiem­pos y los éxi­tos de Bil­du, se ha su­ma­do a la al­ga­ra­bía. Al­gún día se sa­brá quién de ver­dad de­fen­día la le­ga­li­za­ción de los aber­za­les que aho­ra go­bier­nan el Ayun­ta­mien­to de San Sebastián y la Dipu­tación Fo­ral de Gui­púz­coa. Sin em­bar­go, aho­ra lo más ago­bian­te pa­ra to­dos es la cri­sis de la deu­da en la que, por su­pues­to, vi­ven fe­li­ces los es­pe­cu­la­do­res, que son quie­nes com­pran a un pre­cio y ven­den a otro. Apro­ve­chan las opor­tu­ni­da­des, pe­ro no son res­pon­sa­bles de los des­ma­nes grie­gos, de las ca­ren­cias de la UE, ni tam­po­co del en­deu­da­mien­to es­pa­ñol o ita­liano. Ru­bal­ca­ba, tam­bién en la es­te­la de Pop­per, nun­ca ha creí­do en la teo­ría ge­ne­ral de la cons­pi­ra­ción. A pe­sar de to­dos, hay mu­chos pro­ble­mas y tam­bién mie­do al fi­nal de la era Za­pa­te­ro. Sí, una can­ción tris­te.

director.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Deu­da. Za­pa­te­ro ha arre­me­ti­do con­tra An­ge­la Mer­kel, a quien atri­bu­ye par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis de la

deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.