Or­te­ga

Tiempo - - ZOOM -

Lo ad­mi­to: mu­chos pen­sá­ba­mos que no le vol­ve­ría­mos a ver, que el cas­ta­ña­zo ha­bía si­do ex­ce­si­va­men­te vio­len­to y que se nos que­da­ba en la UCI. Pe­ro Jo­sé Or­te­ga Cano, hom­bre de­pre­si­vo al que per­si­guen los dis­gus­tos, que con­du­cía con una peon­za de cam­peo­na­to y que man­dó al cam­po­san­to a un se­ñor que no te­nía la cul­pa de na­da, ha sa­li­do del hos­pi­tal y per­ma­ne­ce vi­vo. En par­te, si­gue sien­do el de siem­pre: esa fra­se cas­po­sa, “es­te ha si­do el peor to­ro de mi vi­da”, es muy pro­pia de él. Pe­ro hay al­go que ja­más vol­ve­rá a ser lo mis­mo: he­mos des­cu­bier­to que Or­te­ga Cano es, en reali­dad, un se­ñor ma­yor de pe­lo blan­co y es­ca­sa ca­be­lle­ra. Sin los es­tre­pi­to­sos tin­tes y apó­si­tos ca­pi­la­res, es­te hom­bre se nos que­da en na­da. Qué pe­ni­ta da ver­le aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.