Guía pa­ra en­ten­der la cri­sis de la deu­da

Diez claves pa­ra no per­der­se en me­dio de las tur­bu­len­cias que sa­cu­den la zo­na eu­ro y que afec­tan di­rec­ta­men­te so­bre la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Tiempo - - ESPAÑA - JO­SÉ MARÍA VALS

Mu­cho me te­mo que es­to va a se­guir pa­san­do”. La afir­ma­ción es de un ana­lis­ta de un ban­co es­ta­dou­ni­den­se con su­cur­sal en Es­pa­ña y vie­ne a cuen­to de la po­si­bi­li­dad de que la cri­sis de la deu­da vuel­va a en­du­re­cer­se en las pró­xi­mas se­ma­nas o me­ses. Ca­da vez que es­to pa­sa, mi­les de ciu­da­da­nos, con tra­ba­jo o en pa­ro, con aho­rros o sin ellos, asis­ten ató­ni­tos a una au­tén­ti­ca ria­da de in­for­ma­cio­nes so­bre co­sas co­mo pri­mas de ries­go, di­fe­ren­cia­les, bo­nos ba­su­ra o agencias de calificación con con­clu­sio­nes y ti­tu­la­res con sus­tan­ti­vos co­mo desas­tre, abis­mo, de­ba­cle, y al­gu­nos otros igual de in­tran­qui­li­za­do­res. Sin em­bar­go, mu­chos de quie­nes oyen o leen to­do es­to se acues­tan la no­che del lu­nes ne­gro o del mar­tes gris oscuro sin sa­ber a cien­cia cier­ta por qué pa­san es­tas co­sas, sin en­ten­der muy bien quién o quié­nes tie­nen la cul­pa de esos re­pen­ti­nos ata­ques de ner­vios y, por su­pues­to, sin ver cla­ro por qué no se so­lu­cio­nan con más ve­lo­ci­dad o por qué no se bus­ca una es­pe­cie de va­cu­na fi­nan­cie­ra que evi­te epi­de­mias de es­ta cla­se.

Pa­ra em­pe­zar, hay que te­ner en cuen­ta que en el mun­do hay una can­ti­dad im­por­tan­te de gran­des fon­dos, co­man­da­dos por me­dia do­ce­na de ellos, que se de­di­can a in­ver­tir in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro en deu­da pú­bli­ca ava­la­da por Es­ta­dos so­be­ra­nos, o lo que es lo mis­mo, su ne­go­cio fun­da­men­tal es ga­nar di­ne­ro com­pran­do deu­da so­be­ra­na. Al­gu­nos de es­tos fon­dos ven una gran opor­tu­ni­dad de ne­go­cio cuan­do en­cuen­tran al­gún país con pro­ble­mas, por­que le pi­den más ren­ta­bi­li­dad por com­prar­le su deu­da. Y si ade­más ese país es de la zo­na del eu­ro, don­de hay una es­pe­cie de con­ju­ra in­ter­na pa­ra que no cai­ga nin­guno de los so­cios, pues miel so­bre ho­jue­las, por­que el ries­go es me­nor que si in­vir-

tie­ran por ejem­plo en un país de Áfri­ca cen­tral, pe­ro con­si­guen ren­ta­bi­li­da­des de más del 10% en al­gu­nos ca­sos, ci­fra que no es­tá na­da mal pa­ra los tiem­pos que co­rren.

¿Qué ha pa­sa­do en­ton­ces en la cri­sis de deu­da que em­pe­zó el lu­nes 11 y que ame­na­za con te­ner re­bro­tes? ¿Cuá­les son las claves fun­da­men­ta­les de es­te epi­so­dio y por qué los ana­lis­tas in­sis­ten en que es ca­si se­gu­ro que no se­rá el úl­ti­mo ni el pe­núl­ti­mo? Hay una se­rie de ele­men­tos que ayu­dan a no per­der­se en la ma­ra­ña in­for­ma­ti­va que se desata tras el pri­mer im­pac­to.

1 El mer­ca­do y los dé­bi­les.

Den­tro de la zo­na del eu­ro hay paí­ses más fuer­tes y más dé­bi­les, y eso a ve­ces no tie­ne na­da que ver con sus gran­des ci­fras pú­bli­cas ni con sus cua­dros de pre­vi­sio­nes ofi­cia­les. Es al­go más sen­ci­llo. Cuan­do los mer­ca­dos de­ci­die­ron ata­car a los so­cios del eu­ro in­ven­ta­ron las ya fa­mo­sas si­glas PIGS, que no son otra co­sa que Por­tu­gal, Ir­lan­da, Gre­cia y Es­pa­ña, de­jan­do en un se­gun­do es­ca­lón de ata­que, por es­te or­den, a Ita­lia, Bél­gi­ca y Fran­cia.

¿Por qué es­tos y no otros? Gre­cia tie­ne una can­ti­dad de deu­da pú­bli­ca emi­ti­da que su­po­ne ya cer­ca del 150% de su ri­que­za na­cio­nal (PIB) y ade­más en­ga­ñó con sus cuen­tas a las au­to­ri­da­des co­mu- ni­ta­rias. Su agu­je­ro en las cuen­tas pú­bli­cas era ma­yor que el de­cla­ra­do y, por tan­to, le ha­cía fal­ta emi­tir más deu­da pa­ra ta­par­lo o acu­dir al res­ca­te del res­to de los so­cios del eu­ro. Por­tu­gal, por su par­te, tie­ne tam­bién un ele­va­do ni­vel de deu­da pú­bli­ca (el 93%) a lo que se su­ma una cri­sis eco­nó­mi­ca que dura ya mu­chos años y que em­pe­zó an­tes in­clu­so de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007.

En Ir­lan­da, don­de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria era si­mi­lar a la es­pa­ño­la, cuan­do es­ta­lló la cri­sis fi­nan­cie­ra su Go­bierno to­mó la de­ci­sión de ga­ran­ti­zar to­dos los de­pó­si­tos de los ban­cos al 100% y gas­tó in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro en evi­tar su quie­bra. Con ello con­si­guió pa­sar en tres años de te­ner una deu­da pú­bli­ca del 25% del PIB a un 96% al aca­bar 2010.

¿Y Es­pa­ña? La cri­sis fi­nan­cie­ra mez­cla­da con la cri­sis in­mo­bi­lia­ria ha pro­du­ci­do el ma­yor pa­rón de la eco­no­mía es­pa­ño­la en mu­chas dé­ca­das, y al­gu­nas de las me­di­das del Go­bierno, co­mo la de re­ga­lar a ca­da con­tri­bu­yen­te 400 eu­ros al año (ya eli­mi­na­da) o fi­nan­ciar con más de 13.000 mi­llo­nes de eu­ros in­ver­sio­nes mu­ni­ci­pa­les con el ob­je­ti­vo de man­te­ner tem­po­ral­men­te pues­tos de tra­ba­jo, han ele­va­do la deu­da pú­bli­ca muy de­pri­sa (del 36% al 60% del PIB en­tre 2007 y 2010), aun­que es­ta ci­fra fi­nal es de las más ba­jas de la Unión Eu­ro­pea. Pa­ra fre­nar es­ta pro­gre­sión el Go­bierno ha te­ni- do que to­mar du­ras me­di­das de ajus­te y efec­tuar unas re­for­mas que, si in­vier­ten la ten­den­cia, con­se­gui­rán que los mer­ca­dos se ol­vi­den de Es­pa­ña co­mo lu­gar de ata­que, pe­ro mien­tras sur­ten efec­to si­guen al ace­cho.

2 El ca­so de la ban­ca es­pa­ño­la.

Du­ran­te los años de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, la ban­ca es­pa­ño­la (ban­cos y ca­jas), apro­ve­chan­do la fa­ci­li­dad de acu­dir den­tro de la zo­na del eu­ro a pe­dir di­ne­ro a buen pre­cio a co­le­gas de paí­ses co­mo Fran­cia y fun­da­men­tal­men­te Ale­ma­nia, au­men­tó mu­cho sus deu­das con el ex­te­rior. Pe­día fue­ra pa­ra pres­tar den­tro, y a fi­na­les de 2010 en­tre to­dos los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les te­nían una deu­da con­jun­ta con en­ti­da­des de fue­ra de Es­pa­ña de me­dio bi­llón (con b) de eu­ros. Es­ta es otra de las de­bi­li­da­des que los mer­ca­dos han ob­ser­va­do en Es­pa­ña. Si aprie­tan a la deu­da so­be­ra­na y con­si­guen que suba su pre­cio, que es lo que es­tán con­si­guien­do con las su­ce­si­vas cri­sis, cuan­do los ban­cos es­pa­ño­les van a re­ne­go­ciar

sus prés­ta­mos tie­nen que pa­gar más por ellos, lo que po­ne más di­fí­cil que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras den prés­ta­mos den­tro de Es­pa­ña pa­ra em­pre­sas y fa­mi­lias, por­que de­di­can una par­te im­por­tan­te de su es­fuer­zo a re­du­cir su pro­pia deu­da con el ex­te­rior. Es­to, a su vez, ra­len­ti­za la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la y el cam­bio de ten­den­cia en el em­pleo y en que las me­di­das adop­ta­das ten­gan efec­to. Los mer­ca­dos in­ter­pre­tan que eso su­po­ne un ries­go aña­di­do y exi­gen más ren­ta­bi­li­dad por com­prar deu­da de Es­pa­ña, sea so­be­ra­na o no.

3 ...Y el de la ita­lia­na.

Ita­lia siem­pre ha te­ni­do uno de los ni­ve­les de deu­da pú­bli­ca más al­tos de Eu­ro­pa. Con­cre­ta­men­te a fi­na­les de 2010 era del 119% del PIB, o lo que es lo mis­mo, más del do­ble que Es­pa­ña. Sin em­bar­go, los ata­ques de los mer­ca­dos nun­ca se ha­bían di­ri­gi­do con­tra es­te país. La ex­pli­ca­ción es que los mer­ca­dos va­lo­ra­ban muy po­si­ti­va­men­te que una gran par­te de la deu­da pú­bli­ca ita­lia­na es­tu­vie­se en ma­nos de in­ver­so­res ita­lia­nos. Ello eli­mi­na teó­ri­ca­men­te el ries­go adi­cio­nal de te­ner que acu­dir fue­ra a bus­car fi­nan­cia­ción, lo cual de­ja su cos­te más o me­nos cons­tan­te y no in­ter­fie­re en su eco­no­mía, ya que los in­tere­ses que pa­ga el Es­ta­do por su deu­da se que­dan den­tro de la pro­pia Ita­lia y una par­te de ellos re­vier­ten en cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, que a su vez ge­ne­ra más in­gre­sos pa­ra el Es­ta­do por los im­pues­tos que ge­ne­ra el con­su­mo y el man­te­ni­mien­to del em­pleo. Pe­ro en­tre me­dias ha ocu­rri­do al­go que ha con­vul­sio­na­do a los mer­ca­dos.

Los ban­cos eu­ro­peos han si­do so­me­ti­dos a nue­vas prue­bas de es­trés y a prin­ci­pios de se­ma­na co­rrió la voz de que al­gu­nos de los ita­lia­nos iban a sa­car ma­la no­ta por­que los ana­lis­tas tie­nen ha­ce me­ses la sos­pe­cha de que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ita­lia­nas no es­tán muy bien. ¿Qué tie­ne que ver es­to? Pues que si efec­ti­va­men­te al­gún ban­co sa­le mal pa­ra­do, y el Es­ta­do tie­ne que acu­dir en su ayu­da o in­ter­ve­nir­lo, el es­fuer­zo se­rá ma­yor. Pri­me­ro por­que, co­mo en cual­quier otro si­tio, ten­drá que emi­tir deu­da pa­ra dar di­ne­ro al ban­co o ban­cos afec­ta­dos por el sus­pen­so. Y se­gun­do, por­que esos ban­cos son te­ne­do­res, a su vez, de una can­ti­dad im­por­tan­te de deu­da pú­bli­ca del pro­pio Es­ta­do ita­liano que tie­ne que po­ner­los a sal­vo sí o sí, y cues­te lo que cues­te, por­que si no po­ne en pe­li­gro par­te del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción pú­bli­co, ya que en­ton­ces el Go­bierno ita­liano ten­drá que sa­lir fue­ra a bus­car di­ne­ro y eso es ge­ne­ral­men­te más ca­ro. Ade­más, el Go­bierno de Ber­lus­co­ni pro­me­tió ha­ce un año el ini­cio de un plan de re­cor­tes y ajus­tes en la eco­no­mía ita­lia­na que lue­go fue ci­fra­do en 48.000 mi­llo­nes de eu­ros sin que nun­ca ha­ya em­pe­za­do a po­ner­lo en mar­cha. El fa­mo­so lu­nes ne­gro, el mi­nis­tro de Eco­no­mía tu­vo que vol­ver a Ro­ma y po­ner­se ma­nos a la obra.

4 Las prue­bas de es­trés.

Otro de los fac­to­res que han in­flui­do en es­ta úl­ti­ma cri­sis de deu­da ha si­do el anun­cio del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) de que el vier­nes 15 de ju­lio se ha­rían pú­bli­cos los re­sul­ta­dos de las prue­bas de re­sis­ten­cia he­chas a los prin­ci­pa­les ban­cos eu­ro­peos. Y no so­lo pa­ra el ca­so de Ita­lia, don­de, co­mo se ha vis­to, sus efec­tos han si­do más gra­ves, sino pa­ra aña­dir ines­ta­bi­li­dad a to­da la zo­na del eu­ro.

Los ru­mo­res, que son el peor enemi­go de los in­ver­so­res de­cen­tes pe­ro una de las gran­des fuen­tes de ne­go­cio de los es­pe­cu­la­do­res, co­men­za­ron a cir­cu­lar y a po­ner sus­pen­sos a ban­cos. No da­ban nom­bres, pe­ro sí afir­ma­ban que sus­pen­de­ría un por­cen­ta­je ma­yor de en­ti­da­des que en 2010. No es ex­tra­ño que al­gu­nas más sus­pen­dan, por­que las prue­bas se

han en­du­re­ci­do no­ta­ble­men­te. Pa­ra el ca­so es­pa­ñol, por ejem­plo, el BCE ha pre­pa­ra­do un test que mi­de có­mo so­bre­vi­vi­rían los ban­cos y ca­jas en ca­so de que una nue­va re­ce­sión hi­cie­ra caer la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca has­ta que el PIB per­die­ra 2,2 pun­tos en lu­gar de cre­cer, que el des­em­pleo aún cre­cie­ra otros dos pun­tos más y que la deu­da fue­ra más ca­ra en más de un pun­to y me­dio. Es el más du­ro de la zo­na eu­ro y a él se van a so­me­ter más del 90% de las en­ti­da­des. Por or­den de di­fi­cul­tad le si­guen Ita­lia y Reino Uni­do, que es don­de los ana­lis­tas coin­ci­dían en que ha­bía que mi­rar con lu­pa a sus ban­cos. La po­si­bi­li­dad de una se­gun­da par­te de la cri­sis fi­nan­cie­ra, aun­que fue­ra de me­nor ta­ma­ño que la pri­me­ra de 2007, es el ali­men­to per­fec­to pa­ra que los mer­ca­dos ti­ren de es­pe­cu­la­ción, cun­dan los ner­vios y las cri­sis crez­can en ho­ras co­mo la es­pu­ma.

5 El res­ca­te pri­va­do de Gre­cia.

A los ru­mo­res y la ex­pec­ta­ción so­bre los re­sul­ta­dos de las prue­bas de es­trés de la ban­ca se ha uni­do es­ta vez la pre­ten­sión ale­ma­na de que los ban­cos pri­va­dos que tie­nen deu­da grie­ga con­tri­bu­yan tam­bién al res­ca­te del país he­leno co­mo un in­ver­sor más que ha co­bra­do sus in­tere­ses y aho­ra se en­cuen­tra con cier­tas di­fi­cul­ta­des pa­ra co­brar. El debate de có­mo de­bía ha­cer­se es­ta con­tri­bu­ción lo abrió la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, jus­to en el mo­men­to en el que los so­cios de la zo­na del eu­ro se­guían atas­ca­dos en có­mo se iba a so­lu­cio­nar la pre­sen­cia de los pro­pios Es­ta­dos y del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo en el plan de sal­va­men­to. Los ban­cos fran­ce­ses tam­bién pu­sie­ron su gra­ni­to de arena con la pro­pues­ta de alar­gar la vi­da de la deu­da. Es de­cir, que los bo­nos grie­gos que ven­cen has­ta 2014 con­ta­rán con otros 20 años pa­ra ser de­vuel­tos. Eso, que téc­ni­ca­men­te se lla­ma re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da, lle­va nor­mal­men­te de for­ma au­to­má­ti­ca a las agencias de calificación a re­du­cir la sol­ven­cia del país en cues­tión, lo que di­fi­cul­ta aún más su fi­nan­cia­ción en los mer­ca­dos y agu­di­za la cri­sis. Son va­rios los man­da­ta­rios de la zo­na del eu­ro, y en­tre ellos Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que han di­cho en los úl­ti­mos días que el ini­cio de es­te debate de la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da po­si­ble­men­te fue inopor­tuno.

6 Las agencias de calificación.

Han es­ta­do en el ojo del hu­ra­cán y lo si­guen es­tan­do. Son las que di­cen si una deu­da de­be ser más ca­ra o más ba­ra­ta en fun­ción de que ten­ga más o me­nos ries­go. Son mu­chas las vo­ces que se han al­za­do, in­clu­so de au­to­ri­da­des de la Unión Eu­ro­pea, en con­tra de que es­tas em­pre­sas pri­va­das, que ade­más co­bran por ello, ca­li­fi­quen a Es­ta­dos y sus no­tas con­tri­bu­yan a fi­jar el pre­cio que de­ben pa­gar por emi­tir deu­da pú­bli­ca en los mer­ca­dos.

Es ver­dad que con al­gu­nas de sus co­mu­ni­ca­cio­nes pú­bli­cas, co­mo la calificación de la deu­da grie­ga al ni­vel del bono ba­su­ra, el que pue­de co­brar­se o no, re­tro­ali­men­tan las cri­sis, por­que las me­di­das que se to­man pa­ra con­te­ner­las des­de los Go­bier­nos a ve­ces que­dan di­suel­tas de for­ma in­me­dia­ta en los mer­ca­dos por las no­tas de las agencias de calificación. De cual­quier for­ma, mien­tras to­dos los Es­ta­dos que emi­ten deu­da no se pon­gan de acuer­do en bus­car otro sis­te­ma de con­trol de ries­gos, el de las agencias de calificación es el úni­co re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, y hay que de­cir tam­bién, en ho­nor a la ver­dad, que Gre­cia no es­tá al bor­de del co­lap­so por su calificación sino por su ma­la ca­be­za.

7 El des­go­bierno eu­ro­peo.

Ha es­ta­do me­nos en el ojo del hu­ra­cán que las agencias de calificación, pe­ro em­pie­za a es­tar­lo. Es di­fí­cil de en­ten­der que cuan­do se ha­bla del res­ca­te de un país que tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra de­vol­ver lo que de­be se apla­cen las de­ci­sio­nes du­ran­te se­ma­nas e in­clu­so me­ses. Es­ta­dís­ti­ca­men­te es com­pro­ba­ble que ca­da vez que se reúnen los mi­nis­tros de Eco­no­mía de los so­cios del eu­ro pa­ra de­ci­dir me­di­das de res­ca­te pa­ra un país los mer­ca­dos se fro­tan las ma­nos. En ca­si to­das las oca­sio­nes ha ha­bi­do pre­sio­nes es­pe­cu­la­ti­vas y las au­to­ri­da­des eu­ro­peas han per­di­do el con­trol de la si­tua­ción, con lo que la cri­sis se ha agra­va­do. Los ban­cos y los fon­dos que tie­nen deu­da de Ir­lan­da, de Gre­cia o de Por­tu­gal quie­ren cer­te­zas y me­di­das con­cre­tas. De­cir que has­ta sep­tiem­bre no se to­ma­rán las me­di­das ade­cua­das por­que no hay tan­ta pri­sa es de­jar a los es­pe­cu­la­do­res vía li­bre du­ran­te dos me­ses, y ca­da vez que ocu­rra lo más mí­ni­mo ha­brá una ex­cu­sa pa­ra des­en­ca­de­nar otra cri­sis de deu­da. Ha­ce po­cas fe­chas un lí­der sin­di­cal y el pre­si­den­te de una pa­tro­nal ban­ca­ria coin­ci­dían en el diag­nós­ti­co: una mo­ne­da úni­ca sin una uni­dad de go­bierno eco­nó­mi­co es co­mo una ca­ja de bom­bas.

8 Eu­ro­pa o el caos.

Si a es­ta fal­ta de res­pues­ta de las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias se le su­ma el he­cho de que el men­sa­je más re­pe­ti­do por to­dos los po­lí­ti­cos con man­do en los paí­ses de la zo­na del eu­ro es que fue­ra de la mo­ne­da úni­ca so­lo hay caos pa­ra los que se sal­gan, los es­pe­cu­la­do­res de los mer­ca­dos tie­nen un nue­vo pun­to de apo­yo en sus pa­lan­cas ge­ne­ra­do­ras de be­ne­fi­cios. Si el res­to de los so­cios es­tán dis­pues­tos a ha­cer lo que sea por man­te­ner a to­dos den­tro de la mo­ne­da úni­ca, el ries­go real de im­pa­go dis­mi­nu­ye, por­que en­tre to­dos bus­ca­rán la so­lu­ción pa­ra que nin­gún país miem­bro en­tre en sus­pen­sión de pa­gos. Es ca­si la si­tua­ción per­fec­ta pa­ra lo­grar me­dian­te pre­sión de los mer­ca­dos que la ren­ta­bi­li­dad de la deu­da suba y suba mien­tras los com­pra­do­res si­guen dis­fru­tan­do de in­tere­ses cre­cien­tes con un ries­go bas­tan­te me­di­do. ¿Tie­ne si no al­gún sen- ti­do que en la úl­ti­ma subas­ta de deu­da grie­ga, rea­li­za­da por el Go­bierno he­leno en ple­na cri­sis la pa­sa­da se­ma­na, tu­vie­ra una de­man­da de bo­nos que su­po­nía una vez y me­dia lo que que­ría co­lo­car el pro­pio Es­ta­do grie­go? O hay mi­les de in­ver­so­res que se han vuel­to lo­cos o sa­ben que van a ga­nar mu­cho di­ne­ro con un ries­go con­tro­la­do.

9 Se­gun­dos res­ca­tes.

To­do es­to jun­to es el cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra que los mer­ca­dos, en cuan­to tie­nen oca­sión, co­mien­cen a ha­blar de se­gun­dos res­ca­tes. Lo hi­zo la agen­cia Moody’s al se­gun­do día de la úl­ti­ma cri­sis re­ba­jan­do los bo­nos de Ir­lan­da a la ca­te­go­ría de bono ba­su­ra con el ar­gu­men­to de que es­te país va a ne­ce­si­tar un se­gun­do res­ca­te co­mo Gre­cia. La ram­pa de lan­za­mien­to es per­fec­ta. Los mi­nis­tros del gru­po de paí­ses del eu­ro (el lla­ma­do eu­ro­gru­po) re­co­no­cían pú­bli­ca­men­te su in­ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner en mar­cha me­di­das con­cre­tas pa­ra el se­gun­do res­ca­te de Gre­cia, que ese sí es­tá re­co­no­ci­do co­mo ne­ce­sa­rio por to­dos pe­ro no aca­ba de po­ner­se en mar­cha. La ame­na­za de una si­tua­ción si­mi­lar pa­ra Ir­lan­da alar­ga­rá en el tiem­po la in­cer­ti­dum­bre.

10 Es­to se­gui­rá.

“ No es pe­si­mis­mo sino aná­li­sis de la reali­dad”, con­fie­sa un ana­lis­ta al que le gus­ta­ría po­der de­cir lo con­tra­rio, “pe­ro es­to se­gui­rá con sus­tos de vez en cuan­do”, con­clu­ye. Y es que mien­tras las au­to­ri­da­des eu­ro­peas no lo­gren dis­po­ner de me­ca­nis­mos de ac­ción rá­pi­da con­tun­den­tes y que no sean so­lo ru­mo­res, un mer­ca­do uni­do pue­de más que 17 paí­ses se­pa­ra­dos, que son los que aho­ra tie­nen el eu­ro co­mo mo­ne­da co­mún. De to­dos los re­ve­ses se apren­de y los mer­ca­dos apun­tan ca­da vez más al­to. Aho­ra le ha to­ca­do a Ita­lia y ya hay quie­nes mi­ran de reojo a Fran­cia. Son pre­sas de­ma­sia­do gor­das, pe­ro en­tre me­dias se cue­la lo del se­gun­do res­ca­te de Ir­lan­da y vuel­ta a em­pe­zar. Las apues­tas aho­ra ya no son si ha­brá o no otra em­bes­ti­da de los es­pe­cu­la­do­res, sino cuál se­rá la fe­cha ele­gi­da y cuál su in­ten­si­dad.

Eu­ro­gru­po. Va­rios

mi­nis­tros de Eco­no­mía de la Eu­ro­zo­na y el lu­xem­bur­gués Junc­ker, sos­te­nien­do

el Tra­ta­do de la UE.

Mu­cho via­je. El pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Her­man Van Rom­puy, re­co­rrió va­rios paí­ses en mi­tad de la cri­sis. En­tre ellos, Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.