La tri­ple A

Tiempo - - OPINIÓN -

la tri­ple a fue una or­ga­ni­za­ción pa­ra­mi­li­tar que ate­rro­ri­zó a los de­mó­cra­tas argentinos en la dé­ca­da de 1970. Hoy, sin áni­mo de es­ta­ble­cer con­co­mi­tan­cias, la Tri­ple A es una no­ta, la má­xi­ma, que unos se­ño­res, des­de Nue­va York, dan a la sa­lud eco­nó­mi­ca de las na­cio­nes. Esos se­ño­res tie­nen la cos­tum­bre de amenazar con ba­jar la calificación del alumno cuan­do con­si­de­ran que las de­ci­sio­nes de es­te, el go­bierno de turno, pue­den po­ner en ries­go la ren­ta­bi­li­dad de las in­ver­sio­nes que ma­ne­jan otros co­le­gas sen­ta­dos al otro la­do de la ca­lle.

Es otro ti­po de te­rror, pe­ro ci­vi­li­za­do, sin san­gre ni des­apa­re­ci­dos; so­lo al­gún que otro sui­ci­dio, pro­duc­to de rui­nas fa­mi­lia­res o quie­bras so­cie­ta­rias. Ha­ce cua­tro años aque­llos ti­pos, em­plea­dos de las lla­ma­das agencias de calificación, con­fir­ma­ron la ex­ce­len­cia de los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros ava­la­dos por las hi­po­te­cas ba­su­ra en Es­ta­dos Uni­dos. Ha­ce cua­tro me­ses, los mis­mos ti­pos ad­vir- tie­ron a Obama de que la deu­da ma­de in USA per­de­ría la tri­ple A si el pre­si­den­te se­guía em­pe­ña­do en an­te­po­ner las ayu­das a los po­bres, o el gas­to sa­ni­ta­rio, a la re­duc­ción del dé­fi­cit. Y si­guen en sus pues­tos; y mar­can­do la pau­ta fi­nan­cie­ra del mun­do.

Re­sul­ta evi­den­te que es­ta es una vi­sión par­cial de la cri­sis que no in­cor­po­ra al aná­li­sis las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les de Oc­ci­den­te ni, por ejem­plo, las cau­sas ob­je­ti­vas que jus­ti­fi­can el acró­ni­mo PIIGS (Por­tu­gal, Ir­lan­da, Ita­lia, Gre­cia, Es­pa­ña). Pe­ro es, cuan­do me­nos, tan le­gí­ti­ma co­mo las ver­sio­nes eco­no­mi­cis­tas más or­to­do­xas. Y, des­de lue­go, ne­ce­sa­ria. La pre­po­ten­cia de los mer­ca­dos, el te­rro­ris­mo fi­nan­cie­ro, so­lo lo ex­pli­ca la cre­cien­te inocui­dad de la política. Aquí y al otro la­do del Atlán­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.