Nue­vo Go­bierno y con­ver­sión de Ru­bal­ca­ba en in­dig­na­do

El pre­si­den­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro cie­rra de­fi­ni­ti­va­men­te un ci­clo de 11 años du­ran­te los que ha im­pues­to su cri­te­rio con pu­ño de hie­rro y guan­te de se­da.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

a es­ca­sos me­ses de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les (co­mo vie­ne sos­te­nien­do es­te cro­nis­ta la con­vo­ca­to­ria se­rá en el mes de no­viem­bre, el do­min­go 20 o el 27), el pre­si­den­te del Go­bierno ha rea­li­za­do lo que es su no­veno y úl­ti­mo cam­bio de Go­bierno tras la di­mi­sión del vi­ce­pre­si­den­te Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, que ha con­si­de­ra­do opor­tuno aban­do­nar el Go­bierno y de­di­car­se ín­te­gra­men­te, des­de el des­pa­cho ins­ta­la­do en la se­de del PSOE, en la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid, a pre­pa­rar, des­pués de la de­ba­cle elec­to­ral de ma­yo en la que se per­dió ca­si la to­ta­li­dad del po­der au­to­nó­mi­co y mu­ni­ci­pal, las elec­cio­nes más di­fí­ci­les que tie­ne por de­lan­te el par­ti­do des­de el ini­cio de la de­mo­cra­cia.

En es­tas ho­ras fi­na­les de man­da­to, Za­pa­te­ro no ha que­ri­do arries­gar lo más mí­ni­mo y se ha li­mi­ta­do a nom­brar a Antonio Camacho, se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Mi­nis­te­rio des­de los tiem­pos de Jo­sé Antonio Alon­so, co­mo res­pon­sa­ble de In­te­rior; a Jo­sé Blan­co, mi­nis­tro de Fo­men­to, fren­te a Ramón Jáu­re­gui, el hom­bre más cer­cano a Ru­bal­ca­ba, co­mo por­ta­voz del Go­bierno; y a la vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca, Ele­na Sal­ga­do, vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra y nú­me­ro dos del Ga­bi­ne­te, en­car­ga­da de pre­si­dir los Con­se­jos de Mi­nis­tros en au­sen­cia de Za­pa­te­ro. a úl­ti­ma ho­ra za­pa­te­ro no ha que­ri­do co­lo­car en la vi­ce­pre­si­den­cia a uno de sus hom­bres de más con­fian­za, Jo­sé Blan­co, ni ha su­cum­bi­do a la ten­ta­ción de ofre­cer­le a la mi­nis­tra de De­fen­sa, Car­me Cha­cón, un as­cen­sor co­mo com­pen­sa­ción a su sa­cri­fi­cio de re­ti­rar­se de unas pri­ma­rias en las que ha­bía pues­to to­das sus ilu­sio­nes.

Con es­te cam­bio de Go­bierno for­za­do por su vi­ce­pre­si­den­te, que des­de el prin­ci­pio ha vis­to in­com­pa­ti­ble su pa­pel de can­di­da­to con su pre­sen­cia en el Ga­bi­ne­te, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro cie­rra un ci­clo de 11 años don­de ha im­pues­to su cri­te­rio con pu­ño de hie­rro y guan­te de se­da. Lo cie­rra él, re­nun­cian­do a pre­sen­tar­se a un ter­cer man­da­to y, so­bre to­do, lo cie­rra y ca­si lo en­tie­rra su su­ce­sor y más cer­cano co­la­bo­ra­dor, su vi­ce­pre­si­den­te Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, pro­cla­ma­do ofi­cial­men­te, en loor de mul­ti­tud la pa­sa­da se­ma­na en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Con­gre­sos de Ma­drid, can­di­da­to so­cia­lis­ta a la pre­si­den­cia del Go­bierno en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Pa­ra no te­ner que ha­blar de en­te­rra­mien­to del za­pa­te­ris­mo, un fe­nó­meno po­lí­ti­co que du­ran­te la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra qui­so po­ner­se de ejem­plo de un nue­vo so­cia­lis­mo eu­ro­peo, de una nue­va for­ma de go­ber­nar ins­pi­ra­da en eso que Pet­tit

lla­mó “re­pu­bli­ca­nis­mo cí­vi­co”, el nú­me­ro tres del PSOE, el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del par­ti­do, Mar­ce­lino Igle­sias, ha com­pa­ra­do el lan­za­mien­to de la can­di­da­tu­ra con el lan­za­mien­to, el día an­te­rior, del trans­bor­da­dor Atlantis des­de Ca­bo Ca­ña­ve­ral. Pro­ba­ble­men­te el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta ig­no­ra­ba que ese lan­za­mien­to es­pa­cial po­nía fin a to­do un pro­gra­ma bri­llan­tí­si­mo de éxi­tos y de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal con el que, ade­más, la NASA, ce­rra­do el pro­yec­to, en­tra en una eta­pa que cons­ti­tu­ye un enig­ma, ya que la agen­cia ten­drá que aban­do­nar a mi­les de em­plea­dos. con ru­bal­ca­ba se di­ce adiós a la eta­pa, a las ideas y al es­ti­lo de Za­pa­te­ro, que, a su vez, fue to­do eso lo que sus­ti­tu­yó, tras otras de­rro­tas elec­to­ra­les, a to­do lo que sig­ni­fi­ca­ban Fe­li­pe Gon­zá­lez y Joa­quín Al­mu­nia, los an­te­rio­res se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les del par­ti­do.

Ru­bal­ca­ba, en el mis­mo ac­to de su pro­cla­ma­ción co­mo can­di­da­to, se ha ale­ja­do de Za­pa­te­ro al tiem­po que ha que­ri­do mos­trar sus au­tén­ti­cas se­ñas de iden­ti­dad con de­ter­mi­na­dos gui­ños a la iz­quier­da, a los que se abs­tu­vie­ron en las elec­cio­nes del pa­sa­do mes de ma­yo, a los jó­ve­nes des­con­ten­tos que en esa oca­sión pre­fi­rie­ron de­mos­trar su ma­les­tar vo­tan­do en blan­co o nu­lo, y, so­bre to­do, a los in­dig­na­dos, de los que ha to­ma­do mu­chas de sus reivin­di­ca­cio­nes co­mo ban­de­ra elec­to­ral. Ha­cia ellos ha mi­ra­do Ru­bal­ca­ba pro­po­nien­do la im­plan­ta­ción de los im­pues­tos del pa­tri­mo­nio pa­ra las gran­des for­tu­nas; exi­gien­do par­te de los be­ne­fi­cios de la ban­ca pa­ra la crea­ción de em­pleo y la re­cu­pe­ra­ción del con­trol del ur­ba­nis­mo por el Es­ta­do pa­ra evi­tar la co­rrup­ción; con la pro­pues­ta de una re­for­ma en pro­fun­di­dad de la ley elec­to­ral, con unas lis­tas abier­tas y con cir­cuns­crip­cio­nes y un ajus­te pro­por­cio­nal na­cio­nal, al es­ti­lo del mo­de­lo ale­mán; o con una de­fen­sa a ul­tran­za del Es­ta­do de bie­nes­tar, es­pe­cial­men­te en to­do lo que se re­fie­ra a la me­jo­ra de la en­se­ñan­za y de la sanidad. Y to­do con una ac­ti­tud cla­ra: re­cu­pe­rar el pa­pel de la política pa­ra que no si­gan sien­do los mer­ca­dos o las agencias de calificación los que to­men las gran­des de­ci­sio­nes.

Es de­cir, que se­gún la in­ter­pre­ta­ción de nu­me­ro­sos me­dios in­ter­na­cio­na­les, Ru­bal­ca­ba se ha con­ver­ti­do en in­dig­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.