Ru­bal­ca­ba ya tie­ne su pro­pio ca­len­da­rio

El can­di­da­to so­cia­lis­ta Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba tie­ne es­tu­dia­das las al­ter­na­ti­vas pa­ra las fe­chas de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y dis­po­ne tam­bién de in­for­mes so­bre las pro­pues­tas fis­ca­les que ade­lan­tó en su dis­cur­so.

Tiempo - - ESPAÑA - JO­SÉ MARÍA VALS

El que­ría al­go más de tiem­po, pe­ro en el par­ti­do le han di­cho que no. El ca­len­da­rio de Ru­bal­ca­ba no lle­ga has­ta mar­zo de 2012, fe­cha teó­ri­ca de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les si se ago­ta­ran los cua­tro años de le­gis­la­tu­ra. Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas ha eva­lua­do to­das las al­ter­na­ti­vas con sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res y al fi­nal han lle­ga­do a la con­clu­sión de que los in­con­ve­nien­tes de alar­gar la le­gis­la­tu­ra son ma­yo­res que las ven­ta­jas de acor­tar­la. Y ello por dos ra­zo­nes de signo con­tra­rio: al PSOE no le vie­ne bien alar­gar y pro­fun­di­zar el des­gas­te, ni al PP le con­ven­ce del to­do que un ade­lan­to elec­to­ral le be­ne­fi­cie. Eso es, al me­nos, lo que pien­san los estrategas so­cia­lis­tas que ayu­dan al fla­man­te can­di­da­to Ru­bal­ca­ba.

Tras la re­nun­cia a pre­sen­tar­se de nue­vo, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro di­jo que las nue­vas ideas del PSOE pa­ra las si­guien­tes elec­cio­nes sal­drían de una con­fe­ren­cia política a ce­le­brar des­pués del ve­rano, y ca­si to­dos, den­tro y fue­ra del par­ti­do, in­ter­pre­ta­ron que eso ocu­rri­ría el pró­xi­mo mes de sep­tiem­bre. Pa­re­ce que no se­rá así. Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba ya mar­có dis­tan­cias con el Go­bierno el pa­sa­do sá­ba­do 9 de ju­lio. En su dis­cur­so inau­gu­ral de la nue­va era co­mo can­di­da­to ya pu­so so­bre la me­sa al­gu­nas pro­pues­tas de re­for­ma fis­cal que no con­cre­tó mu­cho pe­ro que es­tán más es­tu­dia­das de lo que pue­de pa­re­cer y cu­yo con­te­ni­do prin­ci­pal ha lo­gra­do des­cu­brir Tiem­po. Tam­po­co di­jo na­da especial so­bre el ca­len­da­rio, pe­ro tam­bién lo tie­ne es­tu­dia­do: los so­cia­lis­tas ce­le­bra­rán su con­fe­ren­cia política el pri­mer fin de se­ma­na de oc­tu­bre (los días 1 y 2) sal­vo que la si­tua­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros acon­se­je un cam­bio de úl­ti­ma ho­ra.

Por esas mis­mas fe­chas, al­go an­tes, el pre­si­den­te del Go­bierno di­sol­ve­rá las Cor­tes y con­vo­ca­rá elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Los ana­lis­tas po­lí­ti­cos han ma­ne­ja­do has­ta aho­ra tres fe­chas po­si­bles o, co­mo les gus­ta de­cir a los estrategas, más pro­ba­bles. Una es el 13 de no­viem­bre. En ese ca­so, el de­cre­to de di­so­lu­ción de las cá­ma­ras ten­dría que ser pu­bli­ca­do en el Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do ( BOE) el 21 de sep­tiem­bre, por­que la vo­ta­ción de­be pro­du­cir­se siem­pre 54 días des­pués de que las Cor­tes ha­yan que­da­do ofi­cial­men­te di­suel­tas. Y aquí hay una anéc­do­ta. Co­mo las elec­cio­nes son siem­pre en do­min­go, la pu­bli­ca­ción del de­cre­to se ha ve­ni­do pro­du­cien­do des­de 1996 en mar­tes. Pe­ro tan­to ese año co­mo el 2000, el 2004 y el 2008 eran bi­sies­tos, por lo que fe­bre­ro tie­ne un día na­tu­ral más. Co­mo 2011 no lo es, la pu­bli­ca­ción de la con­vo­ca­to­ria de­be­ría pro­du­cir­se en miér­co­les.

Las otras dos op­cio­nes que se han ma­ne­ja­do son los dos do­min­gos si­guien­tes de no­viem­bre. Es de­cir, la se­gun­da se­ría el 20 de no­viem­bre, pe­ro tie­ne con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas que mu­chos con­si­de­ran po­co acon­se­ja­bles pa­ra unos co­mi­cios, aun­que hay quie­nes opi­nan lo con­tra­rio. Y la ter­ce­ra op­ción es el 27 de no­viem­bre, pa­ra lo cual el de­cre­to de con­vo­ca­to­ria ten­dría que pu­bli­car­se el 5 de oc­tu­bre, se­gu­ra­men­te tras un Con­se­jo de Mi­nis­tros ex­traor­di­na­rio el día an­te­rior.

Ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria.

Mu­chos pien­san que esa se­ría la fe­cha idó­nea, por­que jus­to cuan­do el PSOE mar­que la lí­nea a se­guir, que en al­gu­nas co­sas no coin­ci­di­rá con la del Go­bierno,

ha­brá lle­ga­do el mo­men­to de no po­der se­guir con una agen­da pro­gra­má­ti­ca del PSOE y una di­fe­ren­te de un Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta. Eso, que en EEUU es más ha­bi­tual, en Eu­ro­pa nun­ca ha fun­cio­na­do, y cuan­do un par­ti­do mar­ca dis­tan­cias ofi­cial­men­te con el pre­si­den­te al que apo­ya se con­vo­can elec­cio­nes. El 4 de oc­tu­bre, tras la con­fe­ren­cia de los días 1 y 2, se­ría per­fec­ta, por­que arran­ca­ría una nue­va eta­pa. Pe­ro se­gún la ley ge­ne­ral pre­su­pues­ta­ria, si las Cor­tes no es­tán di­suel­tas an­tes, el Go­bierno tie­ne la obli­ga­ción le­gal de pre­sen­tar en el Con­gre­so el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra el año si­guien­te an­tes del 30 de sep­tiem­bre, y ese es un pro­ble­ma aña­di­do.

Téc­ni­ca­men­te se­ría po­si­ble pre­sen­tar unos Pre­su­pues­tos que des­pués ni si­quie­ra fue­ran vo­ta­dos por­que las Cor­tes que­da­ran di­suel­tas. Es lo que téc­ni­ca­men­te se co­no­ce co­mo pro­yec­to de ley de­caí­do, por­que ya no hay Par­la­men­to vá­li­do pa­ra apro­bar­lo. Pe­ro se­ría con­tra­pro­du­cen­te ir al Con­gre­so a pre­sen­tar unas ci­fras y un pro­yec­to dis­tin­tos del que va a pro­po­ner el can­di­da­to. Ade­más, los son­deos y los es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos que ma­ne­jan en el equi­po de Ru­bal­ca­ba se­ña­lan que “el PP in­sis­te en el ade­lan­to elec­to­ral con la in­ten­ción de que el pre­si­den­te Za­pa­te­ro se afe­rre a no ce­der y aguan­te has­ta mar­zo de 2012”, en pa­la­bras tex­tua­les de un des­ta­ca­do mi­li­tan­te que ha te­ni­do ac­ce­so a la es­tra­te­gia. “Pa­ra el Par­ti­do Po­pu­lar –con­ti­núa–, la me­jor de las op­cio­nes es que el PSOE lle­gue a mar­zo ab­so­lu­ta­men­te des­gas­ta­do con una ne­go­cia­ción de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do en la que ha­ya te­ni­do que ce­der mu­chí­si­mo pa­ra lo­grar los vo­tos de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas, por­que esa se­ría la oca­sión idó­nea pa­ra pre­sen­tar­se an­te los vo­tan­tes co­mo de­fen­so­res de los in­tere­ses ge­ne­ra­les en con­tra del man­te­ni­mien­to en el po­der y las ce­sio­nes de di­ne­ro y po­der por el afán de cum­plir los pla­zos”.

To­das es­tas con­si­de­ra­cio­nes han lle­va­do a los estrategas del PSOE a pen­sar que la me­jor op­ción, a día de hoy, es ce­le­brar las elec­cio­nes el 13 de no­viem­bre. El de­cre­to de di­so­lu­ción de las Cor­tes Ge­ne­ra­les se­ría pu­bli­ca­do en el BOE el 21 de sep­tiem­bre y la cam­pa­ña elec­to­ral co­men­za­ría quin­ce días an­tes, o lo que es lo mis­mo, el vier­nes 28 de oc­tu­bre. El PSOE dis­pon­dría de tres se­ma­nas pa­ra con­ver­tir en men­sa­jes de cam­pa­ña lo acor­da­do en la con­fe­ren­cia política, y se evi­ta­ría el des­gas­te in­ne­ce­sa­rio que le su­pon­dría al par­ti­do una ne­go­cia­ción de Pre­su­pues­tos del Es­ta­do con el PNV. Ade­más, Patxi Ló­pez, len­da­ka­ri del País Vas­co y hom­bre muy cer­cano a Ru­bal­ca­ba, ya ha de­ja­do caer en al­gu­nas de sus úl­ti­mas con­ver­sa­cio­nes con el can­di­da­to so­cia­lis­ta que una nue­va ce­sión “des­de Ma­drid” an­te los na­cio­na­lis­tas vas­cos de Íñigo Ur­ku­llu da­ña­ría gra­ve­men­te las pers­pec­ti­vas elec­to­ra­les de los so­cia­lis­tas vas­cos y su fuer­za mo­ral pa­ra man­te­ner el ti­po has­ta las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de 2013.

Vo­tos e im­pues­tos.

La es­tra­te­gia di­se­ña­da tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ga­nar al me­nos un mi­llón de vo­tos de los per­di­dos en las úl­ti­mas mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas, lo que de­ja­ría al PSOE al bor­de de con­se­guir el blo­queo de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP. En el par­ti­do los estrategas elec­to­ra­les es­tán preo­cu­pa­dos por­que una par­te im­por­tan­te de esos apo­yos per­di­dos vie­nen de dos co­lec­ti­vos que tra­di­cio­nal­men­te les han ayu­da­do a ven­cer: los ma­yo­res y los más

jó­ve­nes. A es­tos úl­ti­mos es ha­cia los que se di­ri­gen los gui­ños de re­for­ma fis­cal que anun­ció Ru­bal­ca­ba en su pri­mer dis­cur­so co­mo can­di­da­to. Qui­zás el más lla­ma­ti­vo de to­dos fue el de lo­grar que una par­te de los be­ne­fi­cios de los ban­cos ayu­de a crear em­pleo. ¿Có­mo se pue­de lle­var es­to al BOE? La pues­ta en mar­cha de una ta­sa ban­ca­ria es­pe­cí­fi­ca es muy com­pli­ca­da, y de he­cho in­clu­so el pro­pio pre­si­den­te de EEUU, Ba­rack Obama, tu­vo que aban­do­nar la idea an­te la opo­si­ción de sus cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas. En otros paí­ses eu­ro­peos se han pues­to en mar­cha al­gu­nos re­car­gos es­pe­cia­les en las cuen­tas de re­sul­ta­dos de los ban­cos, pe­ro pa­ra que apar­ten di­ne­ro pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ras cri­sis, co­sa que en Es­pa­ña se ha­ce des­de los años 80. ¿Có­mo ha­cer­lo pues?

Pa­ra con­tra­tos de jó­ve­nes.

La idea más avan­za­da es in­cre­men­tar en cin­co pun­tos el Im­pues­to de So­cie­da­des de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, con lo que el Es­ta­do po­dría re­cau­dar más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les ca­da año (1.400 mi­llo­nes, cal­cu­lan los téc­ni­cos de Ha­cien­da) que po­drían des­ti­nar­se a fi­nan­ciar un fon­do de for­ma­ción pa­ra el em­pleo ju­ve­nil y en prác­ti­cas. La jus­ti­fi­ca­ción de es­ta me­di­da ven­dría da­da por­que, se­gún los da­tos de la re­cau­da­ción del Es­ta­do, las em­pre­sas no fi­nan­cie­ras pa­gan de me­dia, una vez apli­ca­das to­das las de­duc­cio­nes po­si­bles, al­go más del 19% de sus be­ne­fi­cios en con­cep­to de Im­pues­to de So­cie­da­des. Pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­ta me­dia se que­da en po­co más del 15%, con lo que la me­di­da igua­la­ría la con­tri­bu­ción de am­bos co­lec­ti­vos em­pre­sa­ria­les.

En cuan­to a la re­su­rrec­ción del Im­pues­to de Pa­tri­mo­nio, eli­mi­na­do por el Go­bierno de Za­pa­te­ro en 2008, se tra­ta­ría de co­brar so­lo a quie­nes apar­te de su re­si­den­cia ha­bi­tual y la pro­pie­dad de su em­pre­sa dis­pon­gan de más de un mi­llón o mi­llón y me­dio de eu­ros. Con ello evi­ta­rían te­ner que vol­ver a to­car el IRPF, cu­ya subida pa­ra las ren­tas al­tas es me­nos efec­ti­va en tér­mi­nos de re­cau­da­ción. Por ejem­plo, los úl­ti­mos re­car­gos apro­ba­dos el año pa­sa­do su­po­nen 300 mi­llo­nes de eu­ros y la vuel­ta del de pa­tri­mo­nio pa­ra las gran­des for­tu­nas su­pe­raría los 1.000 mi­llo­nes anua­les.

Por lo que res­pec­ta a la fi­nan­cia­ción del fon­do de for­ma­ción con el di­ne­ro pro­ce­den­te del nue­vo ti­po im­po­si­ti­vo pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, la idea que ba­ra­jan los estrategas es pro­po­ner que se des­ti­ne a pa­gar una par­te del suel­do de los jó­ve­nes que sean con­tra­ta­dos por em­pre­sas pa­ra ha­cer prác­ti­cas y com­ple­tar así su ci­clo edu­ca­ti­vo, por ejem­plo en For­ma­ción Pro­fe­sio­nal.

El pre­si­den­te del Go­bierno ha di­cho que el can­di­da­to tie­ne de­re­cho a ha­cer nue­vas pro­pues­tas fis­ca­les que él no ha­rá des­de el Go­bierno. Por eso pre­ci­sa­men­te una de las par­tes im­por­tan­tes de la es­tra­te­gia di­se­ña­da pa­ra los pró­xi­mos me­ses es evi­tar en lo po­si­ble las co­li­sio­nes en­tre el Eje­cu­ti­vo y el pro­gra­ma del can­di­da­to. Lo­grar­lo con una ne­go­cia­ción de pre­su­pues­tos del Es­ta­do de por me­dio es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble y am­bos, Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba, lo sa­ben.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.