Una bi­ce­fa­lia in­có­mo­da

Tiempo - - OPINIÓN -

la can­di­da­tu­ra de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba co­mo ca­be­za de car­tel so­cia­lis­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les tie­ne mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes. Pa­ra al­gu­nos, la de­sig­na­ción ha si­do acer­ta­da por la ima­gen de efi­ca­cia y ex­pe­rien­cia del po­lí­ti­co cán­ta­bro, una vez que se con­si­de­ró fi­na­li­za­da la eta­pa de Za­pa­te­ro. Pa­ra otros, la ve­te­ra­nía de Ru­bal­ca­ba en dis­tin­tas res­pon­sa­bi­li­da­des de la Ad­mi­nis­tra­ción y su im­pli­ca­ción en asun­tos po­lé­mi­cos las­tra el in­ten­to de una ima­gen re­no­va­do­ra. Lo que pa­re­ce cla­ro es que el aban­dono de las res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno por par­te del can­di­da­to y la crea­ción de una bi­ce­fa­lia que pue­de re­sul­tar in­có­mo­da, su­gie­ren un ade­lan­to de los co­mi­cios ya que es di­fí­cil man­te­ner es­te equi­li­brio has­ta ma­yo de 2012.

Za­pa­te­ro ha sa­cri­fi­ca­do su ideo­lo­gía ha­cien­do con­ce­sio­nes, aca­so im­pres­cin­di­bles, a unas po­lí­ti­cas de du­re­za dic­ta­das por la evi­den­cia y por las pre­sio­nes del mer­ca­do mun­dial y la gen­dar­me­ría eco­nó­mi­ca eu­ro­pea. Si las me­di­das za­pa­te­ri­les son inevi­ta­bles, de po­co ser­vi­rá a Ru­bal­ca­ba una política de ma­qui­lla­je iz­quier­dis­ta, lan­zan­do dar­dos con­tra el ca­pi­ta­lis­mo y la Ban­ca. Cam­biar­lo to­do (al me­nos en ges­tos y dis­cur­sos) aca­so sea el me­jor ca­mino pa­ra que na­da cam­bie.

Es in­ne­ga­ble, por lo de­más, que la de­sig­na­ción de Ru­bal­ca­ba ha ilu­sio­na­do a una par­te del elec­to­ra­do so­cia­lis­ta. Des­de el PP, con la sa­tis­fac­ción que les pro­du­cen las en­cues­tas fa­vo­ra­bles y don­de es­pe­ran más del des­gas­te so­cia­lis­ta que de los mé­ri­tos pro­pios, la pre­sen­cia de Ru­bal­ca­ba en pri­me­ra lí­nea ha cau­sa­do más in­quie­tud que la que ex­pre­san en pú­bli­co. Qui­zá en no­viem­bre se des­ve­le el enig­ma, aun­que la cri­sis pue­de ju­gar a fa­vor de la al­ter­na­ti­va. Sin ol­vi­dar que en política to­do es po­si­ble, y Ru­bal­ca­ba sa­be muy bien que las es­co­pe­tas las car­ga el dia­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.