Al­go más que quí­mi­ca

Pilar Go­ya, la es­po­sa de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, es una repu­tada in­ves­ti­ga­do­ra que ha que­ri­do man­te­ner­se ale­ja­da de la ca­rre­ra política de su ma­ri­do.

Tiempo - - ESPAÑA - ANTONIO RO­DRÍ­GUEZ

re­ser­va­da, ce­lo­sa de su in­ti­mi­dad, ama­ble con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción siem­pre que no se le pre­gun­te de política o por su vi­da pri­va­da, la es­po­sa del has­ta aho­ra vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro y mi­nis­tro del In­te­rior es una com­ple­ta des­co­no­ci­da pa­ra el con­jun­to de los es­pa­ño­les, pe­se a te­ner un cu­rrí­cu­lum cien­tí­fi­co muy bri­llan­te y ser una de las in­ves­ti­ga­do­ras más repu­tadas del país en el ám­bi­to de la quí­mi­ca mé­di­ca.

Pilar Go­ya La­za na­ció el mis­mo año que Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, en 1951, y pro­vie­ne de una fa­mi­lia aco­mo­da­da de Vi­to­ria. Co­no­ció a su ma­ri­do en la Fa­cul­tad de Quí­mi­cas de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y tras li­cen­ciar­se, mar­chó a Ale­ma­nia con una be­ca en la pres­ti­gio­sa fun­da­ción Ale­xan­der von Hum­boldt. En 1979 re­gre­só a Ma­drid pa­ra ca­sar­se con él, for­man­do des­de en­ton­ces un só­li­do ma­tri­mo­nio que no ha te­ni­do hi­jos.

Am­bos son quí­mi­cos or­gá­ni­cos, si­guie­ron ca­rre­ras pa­ra­le­las en sus años uni­ver­si­ta­rios, pe­ro Ru­bal­ca­ba se im­pli­có pri­me­ro en la do­cen­cia co­mo pe­ne­ne (pro­fe­sor no nu­me­ra­rio) en la Com­plu­ten­se y lue­go em­pe­zó a des­pun­tar co­mo po­lí­ti­co del PSOE de la mano de Javier So­la­na, que por en­ton­ces era catedrático en la ve­ci­na Fa­cul­tad de Fí­si­ca.

De aque­llos años uni­ver­si­ta­rios sur­gió el lla­ma­do clan de los quí­mi­cos, for­ma­do por Ru­bal­ca­ba, Jaime Lis­sa­vetzky, Odón Ar­jo­na y sus res­pec­ti­vas es­po­sas, que sue­len com­par­tir co­mi­das y días de ve­ra­neo siem­pre que pue­den. Go­ya pre­fi­rió, al aca­bar la uni­ver­si­dad, el ca­mi- no del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co den­tro del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), don­de ha desa­rro­lla­do to­da su ca­rre­ra.

En la actualidad di­ri­ge el Ins­ti­tu­to de Quí­mi­ca Mé­di­ca y es­te pues­to le ha ser­vi­do pa­ra ac­ce­der a la vi­ce­pre­si­den­cia de la Real So­cie­dad Es­pa­ño­la de Quí­mi­ca (RSEQ), de­di­cán­do­se so­bre to­do a es­tre­char la­zos con el res­to de so­cie­da­des ho­mó­lo­gas eu­ro­peas. A di­fe­ren­cia de la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca, Es­pa­ña ocu­pa el sép­ti­mo pues­to a ni­vel mun­dial en cuan­to a pro­duc­ción quí­mi­ca, lo que in­di­ca el buen ni­vel y la repu­tación in­ter­na­cio­nal que tie­nen los pro­fe­sio­na­les es­pa­ño­les de es­ta ra­ma cien­tí­fi­ca.

El nom­bra­mien­to de Ru­bal­ca­ba co­mo mi­nis­tro del In­te­rior obli­gó al ma­tri­mo­nio a mu­dar­se a la vi­vien­da ofi­cial que hay en el mi­nis­te­rio por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad. Ade­más tras­la­do y las fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad que to­do cón­yu­ge de­be so­por­tar, Go­ya su­frió la pér­di­da de va­rios her­ma­nos en un bre­ve lap­so de tiem­po. Aque­llos me­ses de do­lor coin­ci­die­ron con las ma­ni­fes­ta­cio­nes de has­tío que reali­zó pú­bli­ca­men­te Ru­bal­ca­ba en va­rias oca­sio­nes, en las que dio a en­ten­der que de­ja­ría la pri­me­ra lí­nea política al tér­mino de es­ta le­gis­la­tu­ra.

“Ha te­ni­do pér­di­das per­so­na­les de fa­mi­lia­res muy pró­xi­mos y, sin em­bar­go, se ha so­bre­pues­to. Es una mu­jer muy va­lien­te”, cuen­ta a Tiem­po uno de sus ami­gos. Su­pe­ra­do el do­lo­ro­so tran­ce, Go­ya y Ru­bal­ca­ba de­ci­die­ron se­guir ade­lan­te con sus res­pec­ti­vas ca­rre­ras: él acep­tó el re­to de ser el ca­be­za de car­tel del PSOE y ella pro­si­guió su ca­mino de in­ves­ti­ga­do­ra. Fru­to de ello es el li­bro El do­lor (Los li­bros de la ca­ta­ra­ta), que Go­ya aca­ba de pu­bli­car jun­to a María Isabel Mar­tín, ca­te­drá­ti­ca de Far­ma­co­lo­gía, y en el que se abor­da có­mo pa­liar es­te sín­to­ma en las per­so­nas.

¿Qué pa­sa­ría si Ru­bal­ca­ba ac­ce­die­se a La Mon­cloa? Los que co­no­cen a Go­ya dan por se­gu­ro que ella se­gui­ría con su vi­da li­ga­da a la cien­cia, aun­que ha em­pe­za­do a co­que­tear con el PSOE. En la úl­ti­ma cam­pa­ña pa­ra las mu­ni­ci­pa­les par­ti­ci­pó en un ví­deo de apo­yo a Lis­sa­vetzky, can­di­da­to so­cia­lis­ta a la al­cal­día a Ma­drid. To­do por un buen ami­go.

Apo­yo elec­to­ral. Pilar Go­ya aplau­de a su ma­ri­do en el ac­to de pro­cla­ma­ción del can­di­da­to del PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.