“ Ru­bal­ca­ba no se­ría can­di­da­to si no hu­bie­se vis­to po­si­bi­li­da­des de ga­nar”

PRE­SI­DEN­TE DEL CON­GRE­SO DE LOS DIPU­TADOS. Es la ter­ce­ra au­to­ri­dad del Es­ta­do y es­pe­ra do­tar al Con­gre­so de más trans­pa­ren­cia. Defiende el tra­ba­jo de los dipu­tados, de los que di­ce que no tra­ba­jan más por es­tar más ho­ras en un pleno, y el de­co­ro de la ca­sa

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: DAVID GARCÍA

¿Có­mo ve la cri­sis de la deu­da? Con preo­cu­pa­ción. Ca­da día soy más par­ti­da­rio de un en­ten­di­mien­to y de un acuer­do real en­tre el PSOE y el Par­ti­do Po­pu­lar. Veo el con­sen­so muy di­fí­cil, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. A ve­ces, la pa­tria exi­ge sa­cri­fi­cios y es­te es uno de ellos. ¿Qué me­di­das de­ben to­mar jun­tos los dos par­ti­dos? Hay que ajus­tar los gas­tos a los in­gre­sos y ge­ne­rar con­fian­za. Los paí­ses no pue­den gas­tar más de lo que tie­nen. Res­pec­to a la re­mo­de­la­ción del Go­bierno, ¿Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha acer­ta­do o de­bía ha­ber ido más allá? Ha he­cho lo que te­nía que ha­cer. Dos co­sas re­le­van­tes: dar im­por­tan­cia y po­der al mi­nis­tro Blan­co y dar con­ti­nui­dad a la política con­tra la de­lin­cuen­cia que tan­tos be­ne­fi­cios ha re­por­ta­do con Ru­bal­ca­ba. ¿Sig­ni­fi­ca que ha­brá ade­lan­to elec­to­ral? No ob­ser­vo en los cam­bios efec­tua­dos nin­gu­na cla­ve que me per­mi­ta ha­cer una pre­dic­ción más allá de la pro­fe­cía. ¿Pe­ro es­ta­ría a fa­vor? Es­toy a fa­vor de lo que de­ci­da el pre­si­den­te, por­que Za­pa­te­ro es hoy el po­lí­ti­co es­pa­ñol que tie­ne las con­di­cio­nes po­lí­ti­cas más fa­vo­ra­bles pa­ra to­mar de­ci­sio­nes con el in­te­rés más de­sin­te­re­sa­do de to­dos. Hoy él es el po­lí­ti­co es­pa­ñol con más po­der y con me­nos in­te­rés per­so­nal a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes. ¿Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba es el me­jor can­di­da­to del Par­ti­do So­cia­lis­ta? Al pre­gun­tar­me eso us­ted sa­be la res­pues­ta. Ru­bal­ca­ba y yo so­mos ami­gos, muy ami­gos. Des­de el pri­mer mo­men­to le di la mano y no pien­so re­ti­rar­la. No es un mo­men­to fá­cil, pe­ro él es el me­jor y me atre­ve­ría a de­cir que ca­si el úni­co can­di­da­to po­si­ble. ¿No le hu­bie­ra gus­ta­do más Car­me Cha­cón? He­mos ele­gi­do a Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba. En esa elec­ción es­tá di­cho to­do lo que que­re­mos de­cir. Cuan­do al­gu­nos ase­gu­ran que el PP ga­na, me atre­vo mo­des­ta­men­te a de­cir que si Ru­bal­ca­ba ha acep­ta­do, que se tien­ten la ro­pa, por­que si no vie­se po­si­bi­li­da­des cier­tas de ga­nar no se­ría can­di­da­to. No es un can­di­da­to pa­ra el tea­tro, pa­ra la re­pre­sen­ta­ción, sino pa­ra La Mon­cloa. ¿Ve fac­ti­ble ga­nar al PP? Se­gún las en­cues­tas les si­guen sa­can­do más de diez pun­tos. No se­ría la pri­me­ra vez. No so­lo lo veo po­si­ble, sino que es­tá en nues­tras ma­nos ha­cer­lo pro­ba­ble. Siem­pre me he ma­ni­fes­ta­do con de­fe­ren­cia ha­cia Ra­joy, pe­ro con res­pe­to y con ver­dad, Ra­joy no es Ale­jan­dro Magno. Ru­bal­ca­ba ha anun­cia­do que va a re­cu­pe­rar el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo- nio, que va a ha­cer una re­for­ma elec­to­ral, que va a pe­dir una ta­sa a los ban­cos. ¿Por qué no ha pro­pues­to to­do eso du­ran­te es­tos sie­te años en el Go­bierno? No era el mi­nis­tro de Ha­cien­da. El mi­nis­tro del In­te­rior no sue­le pro­po­ner la crea­ción de im­pues­tos. Pe­ro era el vi­ce­pre­si­den­te. Pe­ro la di­rec­ción de Eco­no­mía y de la Ha­cien­da no era su com­pe­ten­cia. Ca­da día tie­ne su afán y es aho­ra cuan­do lo ha pro­pues­to. ¿Es­tá a fa­vor de la da­ción en pa­go de las hi­po­te­cas? El sen­ti­do co­mún nos lle­va a pen­sar que cuan­do una en­ti­dad ban­ca­ria te da un cré­di­to pa­ra com­prar una ca­sa y exi­ge co­mo ga­ran­tía la ca­sa, en­tre­ga­da la ga­ran­tía no hay más que ha­blar. Es una pro­pues­ta del 15-M. ¿Qué opi­na Bono de es­te mo­vi­mien­to? Es­toy a fa­vor de to­das las per­so­nas que ma­ni­fies­tan po­si­cio­nes que son ra­zo­na­bles, pa­cí­fi­cas y so­li­da­rias. En la me­di­da en que den­tro de ese mo­vi­mien­to las hay, es­toy de acuer­do con ellas, y en la me­di­da en que no, no. ¿Le do­lió mu­cho a Jo­sé Bono que el PSOE per­die­ra Cas­ti­lla-La Man­cha? Pa­ra mí Cas­ti­lla-La Man­cha no es so­lo una cues­tión política. Le he de­di­ca­do los 21 años más apa­sio­na­dos de mi vi­da política. Lo sen­tí co­mo Barreda.

¿Se me­re­cía el ex­pre­si­den­te Jo­sé María Barreda ese cas­ti­go elec­to­ral o fue cul­pa de Za­pa­te­ro? En las ur­nas se ga­na y se pier­de y no hay que plan­tear­lo en otros tér­mi­nos. Barreda es buen ami­go mío, fue mi con­se­je­ro du­ran­te 21 años y na­die tie­ne por qué su­frir por ven­da­va­les fo­rá­neos. ¿La cul­pa fue de Za­pa­te­ro? No, no es el cul­pa­ble de to­dos los ma­les de Es­pa­ña ni lo es, por lo tan­to, de lo que ha ocu­rri­do en Cas­ti­lla-La Man­cha. ¿Por qué per­dien­do Cas­ti­lla-La Man­cha he­mos ga­na­do la al­cal­día de To­le­do o la de Cuen­ca? Qui­zá el alcalde de To­le­do y el de Cuen­ca ten­gan al­gún mé­ri­to. ¿Le con­vie­ne elec­to­ral­men­te a Ru­bal­ca­ba dis­tan­ciar­se de Za­pa­te­ro? Lo que no le con­vie­ne es ha­cer tea­tro. El día en que un can­di­da­to es per­ci­bi­do por los ciu­da­da­nos co­mo que le in­tere­sa más fin­gir dis­tan­cias pa­ra ga­nar vo­tos que me­ter­se a fon­do en los pro­ble­mas es un can­di­da­to per­di­do. Los can­di­da­tos de ho­ja­la­ta, de car­tón pie­dra, se caen con mu­cha fa­ci­li­dad. ¿Se re­fie­re a Ra­joy? No. Pre­gun­ta por Ru­bal­ca­ba y di­go que no es de ho­ja­la­ta, ni de car­tón pie­dra. ¿Qué le pa­re­ce el re­sul­ta­do ob­te­ni­do por Bil­du tras las elec­cio­nes del 22-M? Me gus­tó mu­cho más la sen­ten­cia del Su­pre­mo que la del Cons­ti­tu­cio­nal. Me ha dis­gus­ta­do que ob­ten­gan más de 300.000 vo­tos. Sin em­bar­go, he sa­bi­do que en ám­bi­tos de ETA es­ta­ban preo­cu­pa­dos por­que hay gen­te en el País Vas­co que ya no tie­ne mie­do a que ETA ha­ga con ellos co­mo hi­zo con Yo­yes, a quien ase­si­nó por dis­cre­par. No me fío de Bil­du y de­tes­to a ETA, pe­ro me agra­da que se en­fren­ten y se di­vi­dan. ¿Bil­du pue­de traer el fi­nal de ETA? No ten­go fe en ello. Ten­go ami­gos que lo pien­san y me gus­ta­ría que acer­ta­sen. Ha im­pul­sa­do un Con­gre­so más trans­pa­ren­te. ¿Es par­ti­da­rio de que los dipu­tados ten­gan de­di­ca­ción ex­clu­si­va? La ley di­ce que la de­di­ca­ción de­be ser ab­so­lu­ta. No se me ocu­rre una pa­la­bra más ro­tun­da que ab­so­lu­to pa­ra re­fe­rir­se a al­go que tie­ne que ser ex­clu­si­vo. No es lo mis­mo. Al­gu­nos dipu­tados, au­to­ri­za­dos por la Cá­ma­ra, ejer­cen otra pro­fe­sión, co­mo la de abo­ga­do. Ya le he di­cho mi opi­nión, que es cla­ra y no ad­mi­te in­ter­pre­ta­ción. ¿No es par­ti­da­rio de que ha­ya pleno en el Con­gre­so los jue­ves? El tra­ba­jo de los dipu­tados no se pue­de me­dir por el nú­me­ro de ple­nos. Su tra­ba­jo es más am­plio. La pro­pues­ta que hi­ce es que hu­bie­se más ho­ras de se­sio­nes ple­na­rias pe­ro que, por aus­te­ri­dad, se con­cen­tra­sen en dos días. To­dos los gru­pos, me­nos el PP, es­tu­vie­ron de acuer­do, aun­que no se pu­so en prác­ti­ca por una cues­tión de ima­gen. Es­toy obli­ga­do a de­fen­der a los dipu­tados y no se les pue­de tra­tar mal di­cien­do que su tra­ba­jo de­pen­de ex­clu­si­va­men­te del nú­me­ro de ple­nos. Los po­lí­ti­cos, co­mo la mu­jer del Cé­sar, no so­lo tie­nen que ser bue­nos, sino tam­bién pa­re­cer­lo. No creo que na­die pien­se que el pre­si­den­te del Con­gre­so ha­ce pro­pues­tas pa­ra tra­ba­jar me­nos. En­tre mis mu­chos de­fec­tos no es­tá el de ser un va­go. ¿Es­tá a fa­vor de pu­bli­car los bie­nes de los cón­yu­ges de los dipu­tados? Des­de 1995 Cas­ti­lla-La Man­cha es la úni­ca re­gión que ha pu­bli­ca­do los bie- nes de los al­tos car­gos y de sus cón­yu­ges. Con­tra he­cho no va­len ra­zo­nes. ¿Y lo va a lle­var al Con­gre­so? El pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados pro­cu­ra in­ter­pre­tar la vo­lun­tad de la Cá­ma­ra y es­ta es de má­xi­ma trans­pa­ren­cia. Hay po­cos par­la­men­tos en el mun­do co­mo el es­pa­ñol, que va a pu­bli­car las ren­tas y los bie­nes de los par­la­men­ta­rios. Pe­ro no los de sus cón­yu­ges. Ni el de sus cu­ña­dos, ni sus ami­gos, ni sus so­cios... Lo re­le­van­te es que po­cos co­lec­ti­vos igua­la­rán a los dipu­tados en trans­pa­ren­cia. ¿Por qué es in­de­co­ro­so ir al Con­gre­so en ber­mu­das y ca­mi­se­tas de ti­ran­tes? Yo no he di­cho que sea in­de­co­ro­so, pe­ro ir al Con­gre­so en ba­ña­dor no pa­re­ce ade­cua­do. ¿Las ber­mu­das son un ba­ña­dor? Se pa­re­cen más que un hue­vo a una man­za­na. Hay quien se ba­ña en cal­zo­nes y has­ta quien no se ba­ña. Mi­re, no creo ser un an­ti­cua­do por exi­gir pan­ta­lo­nes o fal­da a quien desee ir a la se­de de la so­be­ra­nía na­cio­nal. Tras las ge­ne­ra­les, ¿dón­de se ve? En el PSOE y ayu­dan­do. ¿Den­tro de un hi­po­té­ti­co Go­bierno de Ru­bal­ca­ba? Si me co­no­cie­ra, sa­bría que no voy a con­tes­tar. Y si me co­no­cie­ra a mí, sa­bría que se lo voy a pre­gun­tar. [Ri­sas].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.