El mo­de­lo mo­ral del so­cia­lis­mo

Es­ta­mos en una lí­nea que cam­bia­rá de di­rec­ción pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les con el pro­ta­go­nis­mo co­mo can­di­da­to de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

en mi an­te­rior ar­tícu­lo glo­sé los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 22 de ma­yo, y re­co­no­cí sin dis­cu­sión la vic­to­ria del Par­ti­do Po­pu­lar. Man­tu­vi­mos la cuota de los seis mi­llo­nes de vo­tos y perdimos más de dos mi­llo­nes que han con­tri­bui­do, des­de la abs­ten­ción o des­de el vo­to directo al Par­ti­do Po­pu­lar, a esa vic­to­ria in­dis­cu­ti­ble. Al­gu­nos, mo­vi­dos más por el de­seo que por la reali­dad, se han apre­su­ra­do a pro­cla­mar la muer­te del PSOE pa­ra el fu­tu­ro y la pér­di­da de cual­quier po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción a cor­to y me­dio pla­zo. Otros más arries­ga­dos han de­cla­ra­do el re­quies­cat in pa­ce y la des­truc­ción de un par­ti­do con más de 130 de exis­ten­cia, co­mo ocu­rrió con UCD en los años ochen­ta. No creo que esos va­ti­ci­nios lle­guen a con­ver­tir­se en reali­dad y pien­so que son en­so­ña­cio­nes y de­seos de los enemi­gos del so­cia­lis­mo que re­pre­sen­ta el Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol. Al con­tra­rio, creo que he­mos lle­ga­do a los lí­mi­tes mí­ni­mos por la cri­sis, por nues­tros erro­res y por la ilu­sión de que pue­da ha­ber otro que nos sa­que del ato­lla­de­ro. Es­ta­mos en una lí­nea que cam­bia­rá de di­rec­ción pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les con el pro­ta­go­nis­mo co­mo can­di­da­to de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba.

No sé sí la re­mon­ta­da que es­pe­ro po­drá al­can­zar la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar pe­ro ten­go la con­vic­ción fir­me de que Al­fre­do va a me­jo­rar los an­te­rio­res re­sul­ta­dos. Las ra­zo­nes que me lle­van a esa con­clu­sión son va­rias, pe­ro des­ta­co que el Par­ti­do Po­pu­lar ha­brá ya ex­pe­ri­men­ta­do pa­ra al­gu­nos me­ses sus fór­mu­las de sa­li­da de la cri­sis, y tam­bién que Pé­rez Ru­bal­ca­ba me pro­du­ce una gran con­fian­za.

Aun­que Ra­joy lan­za men­sa­jes tran­qui­li­za­do­res so­bre el man­te­ni­mien­to de los gas­tos so­cia­les, los pri­me­ros sig­nos en ayun­ta­mien­tos y en co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que go­bier­na el PP, y que son gran ma­yo­ría en Es­pa­ña, no son es­pe­ran­za­do­res y más bien re­cor­tan y li­mi­tan los pro­gre­sos so­cia­les e ins­ti­tu­cio­nes de con­trol de sus go­bier­nos. La se­ño­ra Cos­pe­dal ha si­do la pri­me­ra, al suprimir en Cas­ti­lla-la Man­cha al De­fen­sor del Pue­blo au­to­nó­mi­co y a otros or­ga­nis­mos de vi­gi­lan­cia de las ins­ti­tu­cio­nes que pre­si­de la se­ño­ra se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP.

Se pue­de sos­pe­char con fun­da­men­to, que Ra­joy, con el pre­tex­to de la cri­sis y de la ne­ce­si­dad de li­mi­tar gas­tos, va a des­man­te­lar mu­chas con­quis­tas so­cia­les con­se­gui­das por los so­cia­lis­tas a lo lar­go de los años, es­pe­cial­men­te los úl­ti­mos in­cor­po­ra­dos en la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Vol­ve­mos al li­bre mer­ca­do sal­va­je y sin lí­mi­tes, al au­men­to de los pri­vi­le­gios de la Igle­sia ca­tó­li­ca, a re­cor­tes en las ga­ran­tías de em­pleo pa­ra los tra­ba­ja­do­res y a otros sa­cri­fi­cios pa­ra los sec­to­res más mo­des­tos.

Ese diag­nós­ti­co que per­ju­di­ca­rá a los más y be­ne­fi­cia­rá a los me­nos so­lo tie­ne un re­me­dio, que es la vic­to­ria de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba. Si los ciu­da­da­nos ma­yo­ri­ta­ria­men­te to­man con­cien­cia de esas de­ri­vas tan per­ju­di­cia­les pa­ra ellos tie­nen en su mano rec­ti­fi­car y apo­yar una nue­va ma­yo­ría so­cia­lis­ta con Ru­bal­ca­ba al fren­te. La ex­pe­rien­cia en es­tos me­ses de las “reali­ja­cio­nes” del PP, aun­que ha­rán lo po­si­ble por en­mas­ca­rar­las has­ta las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, y su for­ma de ha­cer política, pue­den abrir los ojos de mu­chos des­orien­ta­dos que creen in­ge­nua­men­te que el PP pue­de ser la so­lu­ción. Se­gui­rá sien­do el pro­ble­ma y cuan­to an­tes la ma­yo­ría to­me con­cien­cia de esa reali­dad, an­tes el país re­cu­pe­ra­rá el pul­so. De nue­vo vox po­pu­li vox dei y que sea pa­ra bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.