LOS PA­PE­LES DE FRAN­CO SO­BRE LA GUE­RRA CI­VIL

Fran­co con­ser­vó in­for­mes so­bre los curas na­cio­na­lis­tas vas­cos fu­si­la­dos por sus tro­pas, qui­so ade­lan­tar el re­co­no­ci­mien­to del Vaticano y cal­cu­ló al mi­lí­me­tro los bom­bar­deos.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO

Fran­co guar­da­ba en­tre sus pa­pe­les do­cu­men­tos so­bre epi­so­dios de la Gue­rra Ci­vil que si­guen cau­san­do po­lé­mi­ca hoy en día. Aho­ra que se cum­plen 75 años del co­mien­zo de la con­tien­da, se pue­den co­no­cer los in­for­mes so­bre los curas vas­cos fu­si­la­dos por el ban­do fran­quis­ta que te­nía el dic­ta­dor, la an­sie­dad con la que se pro­du­je­ron los pri­me­ros con­tac­tos pa­ra que el Vaticano re­co­no­cie­ra al nue­vo ré­gi­men o el cal­cu­la­do bom­bar­deo de Ca­ta­lu­ña pa­ra evi­tar que se le vol­vie­ra en con­tra.

La som­bra de los curas vas­cos que fue­ron fu­si­la­dos en el País Vas­co en los pri­me­ros mo­men­tos de la Gue­rra Ci­vil por el ban­do fran­quis­ta se pro­yec­ta has­ta hoy. Cuan­do la Igle­sia ca­tó­li­ca bea­ti­fi­có a ca­si 500 már­ti­res víc­ti­mas del ban­do re­pu­bli­cano en 2007 no in­clu­yó a los curas vas­cos fu­si­la­dos por el otro ban­do, ya que con­si­de­ró que no ha­bían muer­to por su fe, sino por sus ideas po­lí­ti­cas. A pe­sar de ello, en 2009, los obis­pos vas­cos ho­me­na­jea­ron la me­mo­ria de es­tos curas y pi­die­ron per­dón por lo que con­si­de­ra­ron un “in­jus­ti­fi­ca­ble si­len­cio de los me­dios ofi­cia­les de nues­tra Igle­sia” y “una fal­ta a la ver­dad, con­tra la jus­ti­cia y la ca­ri­dad”. Aún en ese mo­men­to, los obis­pos vas­cos se­ña­la­ban que no se co­no­cía las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron es­tas muer­tes.

Hoy, 75 años des­pués, pue­de com­pro­bar­se en el Cen­tro Do­cu­men­tal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca de Sa­la­man­ca, don­de se en­cuen­tra de­po­si­ta­da una co­pia de los pa­pe­les pri­va­dos que guar­dó Fran­co, que el ge­ne­ral re­ci­bió un in­for­me so­bre ca­da uno de los curas fu­si­la­dos. El car­de­nal Go­má ha­bía pe­di­do a Fran­co que ce­sa­ran es­tos fu­si­la­mien­tos de re­li­gio­sos y el ge­ne­ral le ga­ran­ti­zó que ter­mi­na­rían in­me­dia­ta­men­te, se­gún pu­bli­có el his­to­ria­dor Ju­lián Ca­sa­no­va en el li­bro La Igle­sia de Fran­co.

El dic­ta­dor, co­mo pu­bli­ca aho­ra es­ta re­vis­ta, tu­vo en sus ma­nos los in­for­mes so­bre aque­llos fu­si­la­dos. Al pa­dre Jo­sé Otano le per­dió “sos­te­ner que la jus­ti­cia es­ta­ba de par­te de los ro­jos y que de bue­na ga­na se iría con ellos”. De Jo­sé Mar­quie­gui se­ña­la que “era pro­pa-

gan­dis­ta de los idea­les vas­co-se­pa­ra­tis­tas y alen­ta­dor de las fuer­zas ro­jo-se­pa­ra­tis­tas pa­ra la re­sis­ten­cia y de­fen­sa de la zo­na de Mon­dra­gón”. A Ale­jan­dro Men­di­cu­te se le acha­ca que “ha­bló en la pla­za de Ce­ga­ma con oca­sión de un mi­tin de so­li­da­rios vas­cos”. La ra­zón por las que fu­si­la­ron a Celestino Onain­día, se­gún es­tos in­for­mes, fue que “en la lo­ca­li­dad de El­gói­bar ob­ser­vó ma­la con­duc­ta, y es­ta­ba con­cep­tua­do co­mo ex­tre­ma­da­men­te se­pa­ra­tis­ta, ha­blan­do pú­bli­ca­men­te en con­tra de la Cau­sa Na­cio­nal”, ade­más de ser acu­sa­do de es­pio­na­je. Al­go pa­re­ci­do le ocu­rrió a Jo­sé Fi­lo­meno Sa­gar­na, al que se acu­só de pa­sar in­for­ma­ción al enemi­go. El in­for­me cuen­ta tam­bién que “pos­te­rior­men­te el na­cio­na­lis­mo vas­co, y prin­ci­pal­men­te el cle­ro, ha ro­dea­do de una au­reo­la mi­la­gre­ra es­te fu­si­la­mien­to” ya que cuen­tan que fue en­te­rra­do al pie de un ár­bol se­co del que pos­te­rior­men­te de for­ma mi­la­gro­sa bro­ta­ron ra­mas y fru­tos. El do­cu­men­to ter­mi­na aña­dien­do que sus fa­mi­lia­res son to­dos de ideas se­pa­ra­tis­tas y que es­tán de­cla­ra­dos co­mo desafec­tos al ré­gi­men.

Con­duc­tas po­lí­ti­cas.

En va­rios de ellos, co­mo es el ca­so de Leo­nar­do Gu­ri­di, se pue­de leer que “se le acu­sa­ba de ha­ber des­au­to­ri­za­do con su fir­ma una pas­to­ral del Obis­po de Vi­to­ria”, ade­más de ano­tar su “fi­lia­ción na­cio­na­lis­ta”. De otros, co­mo Mar­tín Le­cuo­na, tras des­ta­car de­ta­lles de su tra­yec­to­ria co­mo re­li­gio­so, co­mo que fun­dó la Ado­ra­ción Noc­tur­na vas­ca, se ano­ta: “Na­cio­na­lis­ta exal­ta­do”. De San­tia­go Lu­cus el in­for­me se en­car­ga de acla­rar que fue fu­si­la­do “no por sus idea­les se­pa­ra­tis­tas, sino por ideas so­cia­lis­tas”. De Jo­sé Ariz­ti­mu­ño se des­ta­can sus co­la­bo­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que fir­ma­ba ba­jo el seu­dó­ni­mo de Ait­zol. Jo­sé Joa­quín Arin, se­gún des­ta­ca el in­for­me “es, en­tre los sa­cer­do­tes se­pa­ra­tis­tas, el más ala­ba­do en­tre los es­cri­to­res de es­ta ten­den­cia, y sir­ve de mo­de­lo pa­ra mu­chos en nues­tros días”. Y aña­de: “Sal­vo en es­to, su con­duc­ta era in­ta­cha­ble”. El mo­ti­vo de su fu­si­la­mien­to se­ría ha­ber fir­ma­do el plie­go que des­au­to­ri­za­ba una pas­to­ral del obis­po de Vi­to­ria. Es­te y el de Pam­plo­na fir­ma­ron una pas­to­ral en la que acon­se­ja­ban a los ca­tó­li­cos no apo­yar a la Re­pú­bli­ca. An­tes ya se ha­bían di­ri­gi­do a sus fie­les trans­mi­tien­do la idea de que la gue­rra era una Cru­za­da.

Fran­co in­ten­tó con­se­guir des­de los pri­me­ros mo­men­tos de la Gue­rra Ci­vil el re­co­no­ci­mien­to de su ban­do co­mo Go­bierno le­gí­ti­mo de Es­pa­ña por par­te del Vaticano. Al­gu­nos do­cu­men­tos que guar­da­ba en su ar­chi­vo per­so­nal dan cuen­ta de los in­ten­tos del mar­qués de Ma­gaz, agen­te ofi­cio­so an­te la San­ta Se­de, por con­se­guir es­te re­co­no­ci­mien­to me­dian­te una tre­ta le­gal que sal­va­ría las pre­ven­cio­nes del Vaticano. En Ro­ma, el Pa­pa te­mía que un re­co­no­ci­mien­to del ré­gi­men de Fran­co le co­lo­ca­ra a la mis­ma al­tu­ra que Ita­lia y Ale­ma­nia, los dos paí­ses con re­gí­me­nes fas­cis­tas que ha­bían re­co­no­ci­do al de Fran­co cuan­do no ha­bía caí­do aún la Re­pú­bli­ca.

En ma­yo de 1937 Ma­gaz en­vió un in­for­me re­ser­va­do a Fran­co que ver­sa­ba so­bre el re­co­no­ci­mien­to de iu­re del nue­vo ré­gi­men. En él re­la­ta su en­cuen­tro con el car­de­nal Pa­ce­lli (se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Vaticano y fu­tu­ro Pa­pa Pío XII). El Pa­pa Pío XI se ha­bía mos­tra­do preo­cu­pa­do por la si­tua­ción de Bilbao en 1937. Fran­co in­for­mó al Vaticano de que si Bilbao se ren­día, ofre­cía “res­pe­tar la vi­da de to­das las fuer­zas com­ba­tien­tes ren­di­das y la li­ber­tad a los que no ha­yan con­traí­do gra­ves res­pon­sa­bi­li­da­des”. Pa­ce­lli no se mos­tró muy con­ven­ci­do. Ma­gaz re­co­no­cía que “las no­ti­cias de las ope­ra­cio­nes en aque­lla zo­na de­mos­tra­ban que has­ta en­ton­ces por lo me­nos los ofre­ci­mien­tos no ha­bían te­ni­do la me­nor efi­ca­cia”. El car­de­nal es­ta­ba, ade­más, “pro­fun­da­men­te alar­ma­do” por los pro­yec­tos de Fa­lan­ge, que creía cer­ca­nos a lo que ocu­rría en

Ale­ma­nia. El di­plo­má­ti­co es­pa­ñol in­ten­tó tran­qui­li­zar al Vaticano re­cor­dan­do la ac­ti­tud de Fran­co ha­cia la Igle­sia, que Pa­ce­lli re­co­no­ció co­mo “muy fa­vo­ra­ble”. Ma­gaz le re­cor­dó que, con Fran­co, la Igle­sia se veía “nue­va­men­te se­ño­ra de to­dos sus an­ti­guos de­re­chos”.

Pa­ra sal­var las re­ser­vas del Vaticano, el mar­qués de Ma­gaz in­ten­tó un “me­dio in­di­rec­to” pa­ra con­se­guir el re­co­no­ci­mien­to del ré­gi­men. Pa­ra ello in­si­núa en un do­cu­men­to que po­dría nom­brar un nue­vo Nun­cio. “Es­to, ade­más –es­cri­be Ma­gaz– po­dría ofre­cer una ven­ta­ja y es el res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes nor­ma­les sin una de­cla­ra­ción pre­via”. Bas­ta­ría que el Vaticano pi­die­ra el plá­cet al ban­do fran­quis­ta. Ade­más, le ofre­ce un nue­vo Con­cor­da­to. Pa­ce­lli le in­for­mó que es­tu­dia­rían es­ta su­ge­ren­cia, pa­ra lo que iba a re­unir­se la Con­gre­ga­ción de Asun­tos Re­li­gio­sos Ex­tra­or­di­na­rios.

Otro de los do­cu­men­tos lla­ma­ti­vos que guar­da­ba Fran­co so­bre la Gue­rra Ci­vil sa­ca a la luz los equi­li­brios que man­tu­vo al fi­nal de la gue­rra pa­ra que las cam­pa­ñas mi­li­ta­res no le per­ju­di- ca­ran. Un in­for­me ti­tu­la­do Lo que se de­be bom­bar­dear de Ca­ta­lu­ña ana­li­za sis­te­má­ti­ca­men­te los ob­je­ti­vos mi­li­ta­res. La gue­rra lle­ga a su eta­pa fi­nal y los mi­li­ta­res fran­quis­tas cal­cu­lan al de­ta­lle qué ins­ta­la­cio­nes no hay que des­truir pa­ra po­der apro­ve­char­las tras la vic­to­ria, pe­ro tam­bién pa­ra evi­tar es­ta­lli­dos so­cia­les por fal­ta de tra­ba­jo en fá­bri­cas des­trui­das.

Bom­bar­deos y pa­ro obre­ro.

El in­for­me sub­ra­ya que la su­pre­sión del su­mi­nis­tro eléc­tri­co es “de­ci­si­va” en la gue­rra y se­ña­la que es pre­fe­ri­ble des­truir las cen­tra­les in­ter­me­dias de trans­for­ma­ción que las gran­des cen­tra­les pro­duc­to­ras. Así que se rea­li­za un ex­haus­ti­vo in­for­me de las zo­nas de in­fluen­cia de ca­da una de ellas pa­ra se­ña­lar ob­je­ti­vos a bom­bar­dear. En­tre sus con­si­de­ra­cio­nes des­ta­ca que hay que te­ner en cuen­ta las ins­ta­la­cio­nes que, tras la vic­to­ria, ten­drían que re­pa­rar y que se ne­ce­si­ta “una vál­vu­la de es­ca­pe, pa­ra que cuan­do lle­gue­mos, po­da­mos re­gu­lar el pa­ro obre­ro pro­du­ci­do”. Así, se aler­ta de que el bom­bar­deo de una de­ter­mi­na­da zo­na, po­dría lle­var al pa­ro a un mi­llón y me­dio de obre­ros y que “no lo po­dre­mos re­gu­lar”, di­ce el in­for­me, por lo que acon­se­ja bom­bar­dear otras zo­nas que pue­den con­se­guir la pa­ra­li­za­ción de las in­dus­trias, pe­ro sin des­truir­las to­das: “Si cir­cuns­cri­bi­mos la pa­ra­li­za­ción a la se­gun­da zo­na, re­sol­ve­re­mos en par­te el ca­so an­te­rior, pues la zo­na pri­me­ra nos ha­ce de re­gu­la­do­ra y pro­vi­sio­nal­men­te da­mos tra­ba­jo a una gran can­ti­dad de los obre­ros en pa­ro en la zo­na se­gun­da”.

Ade­más, Fran­co guar­da­ba al­gu­nos do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, co­mo el ma­nus­cri­to del ale­ga­to de Jo­sé Antonio Primo de Ri­ve­ra an­te el tri­bu­nal que lo con­de­nó a muer­te en Ali­can­te. El lí­der de Fa­lan­ge fir­mó es­te es­cri­to el 17 de no­viem­bre de 1936, tres días an­tes de ser eje­cu­ta­do por cons­pi­ra­ción y re­be­lión mi­li­tar con­tra el Go­bierno de la II Re­pú­bli­ca.

En es­tas ho­jas ma­nus­cri­tas en po­der de Fran­co, Jo­sé Antonio Primo de Ri­ve­ra ne­ga­ba ha­ber in­ter­ve­ni­do en el al­za­mien­to mi­li­tar. A pe­sar del apo­yo que ofre­cen fuer­zas de Fa­lan­ge al ban­do fran­quis­ta, Primo de Ri­ve­ra nie­ga ha­ber da­do ór­de­nes en ese sen­ti­do y se­ña­la que el idea­rio de su par­ti­do es “bien di­ver­so y aun hos­til al de los gru­pos po­lí­ti­cos” a quie­nes el al­za­mien­to mi­li­tar da­ría pro­ba­ble­men­te el po­der.

En­tre los re­cuer­dos que guar­dó Fran­co de la gue­rra se en­cuen­tra una car­ta ma­nus­cri­ta que le en­vió el ge­ne­ral Quei­po de Llano des­de Se­vi­lla en 1937. En su post­da­ta, al re­ci­bir la no­ti­cia de la muer­te del ge­ne­ral Mo­la, le es­cri­be a Fran­co: “Pue­des su­po­ne­rte el efec­to que me ha he­cho y cuán sin­ce­ra­men­te te en­vío el pé­sa­me. Es una gran des­gra­cia pa­ra to­dos. Un fuer­te abra­zo”.

36

Nue­va pers­pec­ti­va. In­for­mes so­bre un sa­cer­do­te vas­co y los bom­bar­deos en Ca­ta­lu­ña que con­ser­vó Fran­co.

Ca­ta­lu­ña. Bom­bar­deos so­bre Lé­ri­da du­ran­te la Gue­rra Ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.