Ex­so­brino del rey y azo­te de Teddy Bau­tis­ta

Jo­sé Mi­guel Fer­nán­dez-Sas­trón ha pro­ta­go­ni­za­do úli­ma­men­te por­ta­das por su opo­si­ción al pre­si­den­te de la SGAE, Teddy Bau­tis­ta. Co­no­ci­do por su ma­tri­mo­nio con Si­mo­ne­ta Gó­mez Ace­bo, po­cos le re­la­cio­na­ban con su la­bor en la ins­ti­tu­ción.

Tiempo - - ESPAÑA - CE­LIA LO­REN­TE

El lí­der de la pla­ta­for­ma De Otra Ma­ne­ra (DOM), y opo­nen­te de Teddy Bau­tis­ta en las pa­sa­das elec­cio­nes de la So­cie­dad Ge­ne­ral de Au­to­res y Edi­to­res (SGAE), Jo­sé Mi­guel Fer­nán­dez-Sas­trón, ve­nía di­cién­do­lo des­de ha­ce años: “La SGAE ne­ce­si­ta bo­rrón y cuen­ta nue­va”. Él ha si­do el pri­mer miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va que se ha atre­vi­do a cri­ti­car abier­ta­men­te la política de la en­ti­dad, im­pues­ta por el man­da­to de Teddy Bau­tis­ta des­de 1983.

A pe­sar de es­ta la­bor, Fer­nán­de­zSas­trón era has­ta aho­ra ca­si un des­co­no­ci­do por su fa­ce­ta co­mo com­po­si­tor y miem­bro de la SGAE, y muy co­no­ci­do por su ma­tri­mo­nio con la so­bri­na del rey, Si­mo­ne­ta Gó­mez Ace­bo, de quien se se­pa­ró ha­ce po­co más de un año. Su en­la­ce en 1990, por el que pa­só a for­mar par­te de la fa­mi­lia real, fue ca­li­fi­ca­do en su mo­men­to co­mo la bo­da del año, se ce­le­bró en la ca­te­dral de Palma de Ma­llor­ca y fue ofi­cia­do por el obis­po, mon­se­ñor Úbe­da, y a el asis­tie­ron más de 1.000 in­vi­ta­dos. La no­via, Si­mo­ne­ta, hi­ja de los du­ques de Badajoz, Luis Gó­mez Ace­bo y la in­fan­ta Do­ña Pilar, y el no­vio, un li­cen­cia­do en De­re­cho pro­ce­den­te de una fa­mi­lia bien, nie­to del fun­da­dor y pro­pie­ta­rio de Ga­le­rías Pre­cia­dos, un im­pe­rio co­mer­cial que aca­bó in­te­grán­do­se en otro con el que te­nía la­zos fa­mi­lia­res: el de El Cor­te In­glés de Ramón Are­ces.

Sas­trón vi­vió una in­fan­cia fe­liz jun­to a sus pa­dres y sus seis her­ma­nos en su cha­let de la lu­jo­sa co­lo­nia El Vi­so en Ma­drid. La música for­ma­ba par­te de es­ta fa­mi­lia -su pa­dre to­ca­ba la gui­ta­rra-y a pe­sar de que se li­cen­ció en De­re­cho la afi­ción por com­po­ner di­ri­gi­ría sus pa­sos ha­cia es­ta pro­fe­sión. Su­yas son me­lo- días muy co­no­ci­das pa­ra el ci­ne es­pa­ñol en pe­lí­cu­las co­mo Tri­le­ros o Los bus­ca­vi­das; sin­to­nías de pro­gra­mas de te­le­vi­sión muy re­cor­da­das co­mo Acom­pá­ña­me una no­che más del pro­gra­ma Sor­pre­sa, sor­pre­sa o la de la se­rie Ma­no­li­to Ga­fo­tas; otras de anun­cios pu­bli­ci­ta­rios co­mo Don Si­món o el fa­mo­so Me gus­ta el Fút­bol que po­pu­la­ri­zó Ca­nal+; e in­clu­so el vals que abrió el bai­le en la bo­da del prín­ci­pe Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia era obra su­ya. Ha tra­ba­ja­do con mú­si­cos co­mo Cha­ve­la Vargas, Ke­ta­ma o Joa­quín Sa­bi­na. El co­no­ci­do com­po­si­tor y director de or­ques­ta Au­gus­to Al­gue­ró fue su pa­drino en la pro­fe­sión, quien le ayu­dó en sus ini­cios y con el que co­la­bo­ró du­ran­te ca­si 15 años.

Ines­pe­ra­da se­pa­ra­ción.

Si­mo­ne­ta y Sas­trón se se­pa­ra­ron el pa­sa­do mes de ju­lio tras 19 años de ma­tri­mo­nio y tres hi­jos en co­mún: Luis (17), Pa­blo ( 14) y María ( 9). En prin­ci­pio anun­cia­ron que se da­ban un tiem­po pa­ra “in­ten­tar arre­glar la di­fí­cil si­tua­ción que atra­vie­sa el ma­tri­mo­nio”, y los dos da­ban la mis­ma ex­pli­ca­ción a fa­mi­lia­res y alle­ga­dos: que es­ta­ban bien y que no ha­bía ter­ce­ras per­so­nas. El tiem­po no pa­re­ce que va­ya a vol­ver a unir a es­ta pa­re­ja, a pe­sar de que tras la rup­tu­ra han man­te­ni­do un tra­to más cor­dial de lo ha­bi­tual. Lo de­mos­tró Si­mo­ne­ta al in­vi­tar­le a su úl­ti­mo cum­plea­ños, el pa­sa­do 28 de oc­tu­bre, y lo han de­mos­tra­do los dos re­cien­te­men­te al acu­dir jun­tos el úl­ti­mo fin de se­ma­na de ma­yo a la co­mu­nión de su hi­ja María, don­de se com­por­ta­ron de for­ma amis­to­sa. Si­guie­ron aten­ta­men­te la ce­re­mo­nia y des­pués se di­ri­gie­ron, jun­to a ami­gos y fa­mi­lia­res, al do­mi­ci­lio de la in­fan­ta Pilar, don­de tu­vo lu­gar la ce­le­bra­ción. Allí acu­die­ron la rei­na So­fía, el prín­ci­pe Fe­li­pe y la in­fan­ta Ele­na, jun­to a su hi­jo, Fe­li­pe de Ma­ri­cha­lar. Sas­trón, a pe­sar de su se­pa­ra­ción, si­gue man­te­nien­do una ex­ce­len­te re­la­ción con la fa­mi­lia real, que le tie­ne mu­cho apre­cio. Un sen­ti­mien­to que es co­rres­pon­di­do so­bre to­do en lo que se re­fie­re a su sue­gra, la in­fan­ta Pilar, de la que Sas­trón afir­ma que se ha com­por­ta­do con él co­mo una ver­da­de­ra ma­dre. Y es que quie­nes le co­no­cen cuen­tan que es di­fí­cil no lle­var­se bien con es­te hom­bre de­bi­do a su ca­rác­ter afa­ble, con­ci­lia­dor y ami­go de los su­yos.

Si­mo­ne­ta y Sas­trón for­ma­ban una pa­re­ja un tan­to pe­cu­liar, ya que am­bos son muy dis­tin­tos. Él, mú­si­co y un tan­to bohe­mio, y ella, una eje­cu­ti­va im­por­tan­te pa­ra Es­pa­ña y Por­tu­gal de la fir­ma de jo­yas Car­tier. Fer­nán­dez-Sas­trón ha con­ta­do en va­rias oca­sio­nes que él pre­fie­re com­po­ner por las no­ches, mien­tras que el tra­ba­jo que Si­mo­ne­ta desem­pe­ña la obli­ga a lle­var un ho­ra­rio más nor­mal. En 19 años de ma­tri­mo­nio sus di­fe­ren­tes vi­da, tra­ba­jo e in­tere­ses no ha­bían im­pe­di­do una con­vi­ven­cia tran­qui­la y fe­liz. A am­bos les unía su afi­ción a las fies­tas de so­cie­dad, a las que asis­tían ha­bi­tual­men-

te y que aho­ra fre­cuen­tan por se­pa­ra­do. In­clu­so ya se les ha ad­ju­di­ca­do nue­vas pa­re­jas que los dos han des­men­ti­do. A Sas­trón le han re­la­cio­na­do con la ac­triz Ruth Ga­briel: “A Ruth la co­no­cí a tra­vés de unos ami­gos co­mu­nes. Coin­ci­di­mos en un cum­plea­ños y des­pués nos han po­di­do ver jun­tos por­que he­mos vuel­to a que­dar, siem­pre con otros ami­gos. De ahí a ser no­vios hay un gran tre­cho. No ten­go no­via”, ha di­cho a la pren­sa del co­ra­zón. La ac­triz es una mu­jer de lo más opues­to a Si­mo­ne­ta, mo­re­na y de as­pec­to ra­cial, a la que se re­cuer­da por pro­ta­go­ni­zar una de las es­ce­nas de más al­to vol­ta­je se­xual del ci­ne es­pa­ñol en una ba­ñe­ra jun­to a Car­me­lo Gó­mez en la pe­lí­cu­la Días con­ta­dos. Des­de que fue­ron vis­tos jun­tos por pri­me­ra vez en agos­to del año pa­sa­do, Jo­sé Mi­guel Fer­nán­dez-Sas­trón y Ruth Ga­briel han sa­li­do jun­tos en múl­ti­ples oca­sio­nes. Aun­que úl­ti­ma­men­te a Sas­trón tam­bién se le re­la­cio­na con una ac­triz de me­le­na pe­li­rro­ja con la que se le ha vis­to ce­nar en un par de oca­sio­nes.

Es­te hom­bre, a pe­sar de su as­pec­to se­rio y más bien clá­si­co, gus­ta de re­la­cio­nar­se con gen­te no muy con­ven­cio­nal y del mun­do ar­tís­ti­co, co­mo mú­si­cos, can­tan­tes o ac­to­res. Su lu­gar pre­fe­ri­do pa­ra pa­sar las va­ca­cio­nes es Ibi­za, don­de se en­cuen­tra a sus an­chas fue­ra de la for­ma­li­dad que re­quie­re ser par­te de la fa­mi­lia real. Allí dis­fru­ta del tiem­po li­bre en la pla­ya o sa­lien­do por la no­che con ami­gos de to­da ín­do­le. Es­te ve­rano re­pe­ti­rá, ten­drá que to­mar fuer­zas pa­ra vol­ver a en­fren­tar­se a la vuel­ta con su em­pe­ño en la nor­ma­li­za­ción de la SGAE. Se per­so­na­rá en la cau­sa que se si­gue en la Au­dien­cia Na­cio­nal en re­la­ción a la ope­ra­ción Sa­ga y pe­di­rá la nu­li­dad de las elec­cio­nes en la SGAE, ce­le­bra­das el pa­sa­do 30 de ju­nio.

40

41

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.