Del­fín de Camps o man­za­na de la dis­cor­dia

El as­cen­so de Sán­chez de León co­mo vi­ce­pre­si­den­ta de la Ge­ne­ra­li­tat la si­túa co­mo su­ce­so­ra del pre­si­dent. Se opon­drían el res­to del PP va­len­ciano y la di­rec­ción na­cio­nal.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na, Fran­cis­co Camps, si­gue in­mer­so en su per­so­nal cal­va­rio ju­di­cial por cau­sas li­ga­das a la tra­ma Gür­tel. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo tu­vo lu­gar ha­ce unos días, con la vis­ta en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na don­de el juez Joan Flors de­bía de­ci­dir si abría jui­cio oral por los tra­jes que Camps y otros di­ri­gen­tes ha­brían re­ci­bi­do de for­ma gra­tui­ta de los res­pon­sa­bles de la tra­ma co­rrup­ta. Es­te úl­ti­mo pa­so ju­di­cial tra­ta­ba de de­ci­dir dar luz ver­de a uno de los mo­men­tos que más te­me el PP des­de el prin­ci­pio: ver a Camps sen­ta­do en el ban­qui­llo.

Sin em­bar­go, y a pe­sar de que la tra­ma Gür­tel se des­ta­pó ha­ce más de tres años y me­dio, y han si­do fre­cuen­tes los au­tos e idas y ve­ni­das en los juz­ga­dos, aho­ra pa­re­ce que al­go se mue­ve en los pla­nes del pre­si­dent Camps.

La lec­tu­ra que ha­ce to­do el PP va­len­ciano del nue­vo con­sell des­pués del 22 de ma­yo es que Camps ha nom­bra­do a una cla­ra su­ce­so­ra o del­fín, la vi­ce­pre­si­den­ta, Paula Sán­chez de León. La in­cóg­ni­ta, apun­tan fuen­tes po­pu­la­res, no es sa­ber si go­za de su en­te­ra con­fian­za -y en es­te ca­so, la res­pues­ta es que sí-, sino si lle­ga­rá el ca­so en que Camps ten­ga que re­cu­rrir a su su­ce­so­ra in pec­to­re y si el res­to del PP va­len­ciano, muy di­vi­di­do (ver re­cua­dro), y la di­rec­ción del par­ti­do en Ma­drid, acep­ta­rán su elec­ción. Así, la fi­gu­ra de Sán­chez de León os­ci­la en­tre ser la su­ce­so­ra o con­ver­tir­se en un nue­vo mo­ti­vo de fric­ción den­tro del PP va­len­ciano y en­tre Camps y la di­rec­ción na­cio­nal del PP.

Sán­chez de León (Va­len­cia, 1965) as­cen­dió al se­gun­do es­ca­la­fón de­trás del pre­si­dent en un con­sell re­no­va­do del que sa­lie­ron to­dos los con­se­je­ros im­pli­ca­dos en dis­tin­tos ca­sos de co­rrup­ción, en­tre ellos los dos vi­ce­pre­si­den­tes: Vicente Ram­bla es­tá im­pli­ca­do en el ca­so Gür­tel por pre­sun­tos de­li­tos elec­to­ra­les y, de acuer­do con la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, Gerardo Camps es­tá re­la­cio­na­do con el ca­so Bru­gal, so­bre pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des ur­ba­nís­ti­cas y en la con­ce­sión del ser­vi­cio de ba­su­ras en Ali­can­te.

As­cen­so fren­te a caí­da.

Fren­te a lo que en Va­len­cia se ve co­mo la “caí­da” de Ram­bla y Camps, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha da­do to­do el pro­ta­go­nis­mo a la por­ta­voz de su Go­bierno en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra. Des­de es­te pues­to, Sán­chez de León ter­mi­nó de ga­nar­se su “ple­na con­fian­za”. Es­te car­go no fue fá­cil des­de el es­ta­lli­do de la tra­ma Gür­tel. Y es­ta mis­ma se­ma­na la vi­ce­pre­si­den­ta vol­vió a ce­rrar fi­las en torno a Camps tras la vis­ta en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Va­len­cia. “Al fi­nal de es­te pro­ce­so se im­pon­drá la ver­dad. Ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de de­fen­der lo que siem­pre he­mos di­cho que es y la reali­dad de es­ta cau­sa que por des­gra­cia ha te­ni­do de­ma­sia­do en­tre­te­ni­da a la política va­len­cia­na y na­cio­nal en los úl­ti­mos años”, se­ña­ló en una com­pa­re­cen­cia an­te la pren­sa.

Sán­chez de León lle­ga a la vi­ce­pre­si­den­cia des­pués de ser con­se­je­ra de Jus­ti­cia y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, car­go al que ac­ce­dió en 2008 cuan­do su an­te­ce­sor, Fer­nan­do de la Ro­sa, mar­chó a Ma­drid co­mo vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ). Ape­nas un año des­pués, Camps la nom­bra­ba tam­bién por­ta­voz de su Go­bierno, de ma­ne­ra que al per­fil mar­ca­da­men­te “téc­ni­co” que has­ta aho­ra le atri­bu­yen quie­nes la co­no­cen em­pe­zó a aña­dir­se otro más po­lí­ti­co, has­ta con­ver­tir­se en “la prin­ci­pal as­pi­ran­te en la ca­rre­ra de su­ce­sión”, co­mo se ha es­cri­to so­bre ella en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Doc­to­ra en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria, la ca­rre­ra en la Ad­mi­nis­tra­ción de Sán­chez de León em­pe­zó en 1996, cuan­do fue nom­bra­da di­rec­to­ra del Ga­bi­ne­te de la con­se­je­ra de Cul­tu­ra, Edu­ca­ción y Cien­cia. En 2003 fue nom­bra­da ase­so­ra de Camps y des­pués, se­cre­ta­ria au­to­nó­mi­ca de Re­la­cio­nes con el Es­ta­do y Co­mu­ni­ca­ción y de Cohe­sión Te­rri­to­rial, has­ta al­can­zar la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia y Cohe­sión Te­rri­to­rial en 2008. En­ton­ces Camps di­jo te­ner “una ex­cep­cio­nal co­la­bo­ra­do­ra” en una mu­jer con fa­ma de “tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble” y que di­ce no co­no­cer más ideo­lo­gía que “la li­ber­tad”.

Es ge­ne­ral la opi­nión es que tie­ne to­da la con­fian­za del pre­si­dent y de que es­te la “ha mol­dea­do” a su an­to­jo, qui­zá con la vis­ta pues­ta en la po­si­bi­li­dad de que el desa­rro­llo del pro­ce­so ju­di­cial le obli­gue fi­nal­men­te a ce­der su pues­to. Un ex­con­se­je­ro con­sul­ta­do por es­te se­ma-

na­rio ha afir­ma­do que no pue­de de­cir “más que co­sas bue­nas” de ella, aun­que no ha que­ri­do pro­nun­ciar­se so­bre si se­rá o no la su­ce­so­ra de Camps. Otra fuente del par­ti­do en Va­len­cia, sin em­bar­go, la ca­li­fi­ca de “muy nor­ma­li­ta”, eso sí, con la ven­ta­ja de te­ner “la ab­so­lu­ta con­fian­za” del pre­si­dent.

Es­ce­na­rios.

En el PP de Va­len­cia, el más po­de­ro­so de la Co­mu­ni­dad y al que per­te­ne­cen Camps y Sán­chez de León, se pre­vén dos es­ce­na­rios que co­lo­can en el cen­tro a la vi­ce­pre­si­den­ta. Po­dría ocu­rrir que Camps tu­vie­ra que di­mi­tir o tam­bién, apun­tan es­tas mis­mas fuen­tes, que Ma­riano Ra­joy lla­ma­ra a Camps a Ma­drid pa­ra for­mar par­te de su Go­bierno si ga­na las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. En los dos ca­sos, Sán­chez de León ocu­pa­ría su pues­to con to­das las ben­di­cio­nes de Camps.

Pa­ra otro miem­bro de otra pro­vin­cia del PP va­len­ciano es­ta trans­fe­ren­cia de po­der no es­ta­ría tan cla­ra. Pa­ra em­pe­zar, por­que no es­tá ni mu­cho me­nos cla­ro que Camps ac­ce­da a ir­se de nin­gu­na ma­ne­ra: “Pa­co no se va ni con agua ca­lien­te”, afir­ma. Y, por lo que res­pec­ta a su su­ce­sor, cree que un cam­bio en la ca­be­za de la Ge­ne­ra­li­tat so­lo se­ría po­si­ble si la di­rec­ción na­cio­nal del PP obe­de­ce las vo­ces ca­da vez más nu­me­ro­sas que pi­den su di­mi­sión. En es­te ca­so, aña­den las mis­mas fuen­tes, Sán­chez de León no se­ría una bue­na can­di­da­ta a su­ce­der­le, pues­to que es­tá to­tal­men­te li­ga­da a Camps y su­pon­dría una con­ti­nui­dad, que es jus­to lo opues­to a lo que ne­ce­si­ta el PP va­len­ciano en es­tos mo­men­tos tras años de lu­chas in­ter­nas. “En Cas­te­llón y en Ali­can­te y la pro­pia Gé­no­va [se­de ma­dri­le­ña del PP] ten­drían mu­cho que de­cir” y si Camps se mar­cha­ra, lo que ha­bría que ha­cer “se­ría apro­ve­char pa­ra pa­ci­fi­car el par­ti­do”.

En es­te ca­so, la fi­gu­ra que más sue­na es el alcalde de Cas­te­llón, Al­ber­to Fa­bra, a quien el PP na­cio­nal ve­ría con bue­nos ojos. “Al­ber­to con­ci­ta mu­cha más uni­dad que Paula, que es de Va­len­cia y la gen­te es­tá un po­co har­ta”.

Ocu­rra lo que ocu­rra en el fu­tu­ro, Sán­chez de León apues­ta por per­ma­ne­cer en su pues­to, a la luz de la ci­ta de Wins­ton Chur­chill que apa­re­ce en su Fa­ce­book: “El éxi­to no es de­fi­ni­ti­vo, el fra­ca­so no es fa­tí­di­co. Lo que cuen­ta es el va­lor de con­ti­nuar”.

De­fen­so­ra. Co­mo por­ta­voz del Go­bierno va­len­ciano, Sán­chez de León ha he­cho una ce­rra­da de­fen­sa de Camps.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.