UN PAR­TI­DO HE­CHO AÑI­COS

Tiempo - - ESPAÑA -

La úl­ti­ma vic­to­ria elec­to­ral no ha he­cho amai­nar la tor­men­ta que des­de ha­ce años vi­ve el PP en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. Al con­tra­rio, la con­fec­ción de las lis­tas elec­to­ra­les pa­ra las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, así co­mo el re­par­to pos­te­rior de car­gos en las Cor­tes va­len­cia­nas y en las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les, no ha he­cho más que ahon­dar en las di­vi­sio­nes en­tre el PP de Ali­can­te, Cas­te­llón y Va­len­cia. Ac­tual­men­te, Va­len­cia es la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial que do­mi­na el PP de la co­mu­ni­dad. De allí son tan­to Camps co­mo Sán­chez de León.

En Ali­can­te se li­bró du­ran­te años la ba­ta­lla en­tre los se­gui­do­res del ex­pre­si­den­te y ex­mi­nis­tro Eduar­do Za­pla­na (li­de­ra­dos por su hom­bre en la pro­vin­cia, el ex­pre­si­den­te de la dipu­tación ali­can­ti­na Jo­sé Joa­quín Ri­poll), y los se­gui­do­res de Camps. El en­fren­ta­mien­to se ha ido de­can­tan­do en los úl­ti­mos años a fa­vor de es­te úl­ti­mo, que, a me­di­da que afian­za­ba su po­der en la co­mu­ni­dad, ha ido co­lo­can­do a sus par­ti­da­rios en pues­tos cla­ve de Ali­can­te. Los dos úl­ti­mos mo­vi­mien­tos han afec­ta­do al pro­pio Ri­poll, apar­ta­do de la Dipu­tación de Ali­can­te por una al­cal­de­sa afín a Camps, y al Ayun­ta­mien­to de Ali­can­te, con la vic­to­ria de otra cam­pis­ta, So­nia Castedo. Se­gún se­ña­lan fuen­tes del par­ti­do, en Ali­can­te hay mu­chos al­cal­des “muy en­fa­da­dos” que to­man co­mo ejem­plo a la con­ce­ja­la de Benidorm Ge­ma Amor, que tras ser apar­ta­da de la lis­ta del PP en es­ta lo­ca­li­dad, fun­dó un nue­vo par­ti­do y se con­vir­tió en la bi­sa­gra que dio la al­cal­día al PSPVPSOE. Tam­bién mi­ran a Fran­cis­co Ál­va­rez-Cas­cos, que go­ber­na­rá As­tu­rias con su nue­vo par­ti­do. Mu­chos des­con­ten­tos ali­can­ti­nos no du­ra­rían en ir­se con él si se lan­za­ra a un pro­yec­to na­cio­nal.

El po­der del PP de Cas­te­llón tam­bién es­tá en de­cli­ve. Du­ran­te años, el pre­si­den­te de su dipu­tación e impu­tado por cohe­cho, trá­fi­co de in­fluen­cias y de­li­tos fis­ca­les, Carlos Fa­bra, fue va­le­dor de Camps. Pe­ro sus de­ci­sio­nes po­se­lec­to­ra­les han evi­den­cia­do que ya no cuen­ta tan­to con los cas­te­llo­nen­ses. Fa­bra, que tras 16 años de­jó la Dipu­tación de Cas­te­llón, con­si­de­ró un re­vés la “es­ca­sa” re­pre­sen­ta­ción de la pro­vin­cia en el nue­vo Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.