Las ma­fias del arte sa­cro

El ro­bo del Có­di­ce Ca­lix­tino ha pues­to el fo­co so­bre las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das al trá­fi­co de arte re­li­gio­so y del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Pe­ro no es un fe­nó­meno nue­vo.

Tiempo - - ESPAÑA - POR JUAN DAVID LA­VER­DE PALMA

Es un ne­go­cio ca­si tan ren­ta­ble co­mo el trá­fi­co de ar­mas –sin la tru­cu­len­cia de las gue­rras–, di­cen los ex­per­tos, re­ple­to de in­ter­me­dia­rios que se mue­ven en círcu­los que más pa­re­cen sec­tas, muy há­bi­les en el arte de des­an­dar sus pa­sos pa­ra no de­jar pis­tas y con la par­ti­cu­la­ri­dad de que la pie­za ro­ba­da pa­sa por tan­tas ma­nos –o al me­nos eso nos ha­cen creer– que, al fi­nal, se pier­de el ras­tro del úl­ti­mo des­ti­na­ta­rio. El trá­fi­co de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral o de arte sa­cro ha si­do una cons­tan­te des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, la his­to­ria da cuen­ta de ello, pe­ro aho­ra mis­mo en Es­pa­ña tie­ne un ca­pí­tu­lo es­te­lar con la sus­trac­ción del Có­di­ce Ca­lix­tino, la obra del si­glo XII con­si­de­ra­da co­mo la pri­me­ra guía de via­jes, que do­cu­men­ta el Ca­mino de San­tia­go de Com­pos­te­la.

Es un ro­bo por en­car­go. Esa es la con­clu­sión de aca­dé­mi­cos e in­ves­ti­ga­do­res has­ta aho­ra. Na­die se atre­ve­ría a em­bar­car­se en un ro­bo de es­tos qui­la­tes sin com­pra­dor se­gu­ro o co­lec­cio­nis­ta re­ser­va­do. Ha­bien­do re­pro­duc­cio­nes le­ga­les de obras his­tó­ri­cas sa­gra­das no ha­bría ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al hur­to, a me­nos que el ca­pri­cho de po­seer­las trans­gre­da las nor­mas de la le­ga­li­dad. Es la opi­nión del director del de­par­ta­men­to de His­to­ria Me­die­val del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Carlos Es­te­pa. Mien­tras las pes­qui­sas se ade­lan­tan pa­ra re­cu­pe­rar el ma­nus­cri­to, de va­lor in­cal­cu­la­ble, que cons­ta de cin­co li­bros y dos apén­di­ces con des­crip­cio­nes, con­se­jos, ru­tas y to­do aque­llo re­la­cio­na­do con la pe­re­gri­na­ción del após­tol San­tia­go, el mun­di­llo del co­lec­cio­nis­mo an­da más per­tur­ba­do que de cos­tum­bre.

Pe­ro fue­ra de las es­fe­ras del trá­fi­co de ran­cio abo­len­go, ya lo ad­ver­tía el fis­cal su­pe­rior Carlos Va­re­la ha­ce po­co más de un año, en Ga­li­cia ha ve­ni­do re­ve­lán­do­se des­de ha­ce tiem­po una ma­fia en cier­nes de sa­quea­do­res de igle­sias. Pro­fe­sio­na­les en hur­tos de cru­ces de pla­ta, in­cen­sa­rios de bron­ce o cá­li­ces ni­que­la­dos. To­do lo que re­luz­ca y que pue­da ser co­mer­cia­li­za­do del arte sa­cro. So­lo los ob­je­tos ro­ba­dos el año pa­sa­do fue­ron va­lo­ra­dos en más de 20.000 eu­ros. Sin em­bar­go, ape­nas fue­ron 20 los ex­pe­dien­tes que tra­mi­ta­ron los or­ga­nis­mos ju­di­cia­les por de­li­tos con­tra el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co. Ga­li­cia al­can­zó en­tre 2008 y 2009 673 de­nun­cias de trá­fi­co de bie­nes cul­tu­ra­les.

La guin­da del pas­tel.

En los ar­chi­vos de la Guar­dia Ci­vil, se­gún do­cu­men­ta la Sub­di­rec­ción Ge­ne­ral de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co, exis­ten 189 obras de es­cul­tu­ra re­li­gio­sa que han si­do hur­ta­das, en­tre las que se cuen­tan una San­ta Ana o una Vir­gen del Rosario, del si- glo XVI, o una Co­ro­na de la vir­gen y del ni­ño y un Re­lie­ve re­pre­sen­tan­do a San Pe­dro en la cár­cel. Tam­bién se re­gis­tra la des­apa­ri­ción de ar­chi­vos do­cu­men­ta­les co­mo la Car­ta cé­du­la Pri­vi­le­gios del Rey Fe­li­pe II y un per­ga­mino del año 1220. To­do es­to da la idea de que lo del Có­di­ce Ca­lix­tino, si bien no tie­ne pun­to de com­pa­ra­ción, cons­ti­tu­ye la guin­da en el pas­tel de las ma­fias que con­vier­ten de sú­bi­to el pa­tri­mo­nio pú­bli­co en uno pri­va­do.

No es un asun­to nue­vo, en to­do ca­so. En la dé­ca­da de los 70 las au­to­ri­da­des

se vie­ron obli­ga­das a crear gru­pos es­pe­cia­li­za­dos en ro­bos de arte o sa­cros. En 1979, por ejem­plo, des­pués de un año de in­ves­ti­ga­ción, se re­cu­pe­ra­ron en­tre dos pa­re­des de una re­si­den­cia en Ma­drid obras va­lo­ra­das en­ton­ces en 1.000 mi­llo­nes de pe­se­tas. En 1993 fue ase­si­na­do el pin­tor Abel Mar­tín Cal­vo, sien­do el mó­vil del cri­men el ro­bo de al­gu­nas obras del es­cul­tor Ju­lio Gon­zá­lez, maes­tro de Pa­blo Pi­cas­so. Al fi­nal los dos por­tu­gue­ses res­pon­sa­bles fue­ron aprehen­di­dos. Par­te de su bo­tín, no obs­tan­te, se subas­tó en 1998 en un ho­tel de Bruselas, aun­que pos­te­rior­men­te fue res­ti­tui­do a Es­pa­ña.

Una de las in­ves­ti­ga­cio­nes más in­ten­sas por par­te de la Guar­dia Ci­vil en es­tos ca­sos fue la del ro­bo en 1996 del Có­di­ce del Apo­ca­lip­sis del Bea­to Liébana, en el mu­seo dio­ce­sano de La Seo de Ur­gel (Lé­ri­da). Cua­tro me­ses más tar­de, es­con­di­da en un ar­ma­rio en­tre me­di­ca­men­tos, fue ha­lla­da es­ta jo­ya del si­glo X en la ofi­ci­na de un psi­quia­tra en Va­len­cia. Y en abril del año 2000, pa­ra se­guir con los ejem­plos, se sus­tra­jo el crá­neo de Be­ne­dic­to XIII y la ur­na que lo con­te­nía del pa­la­cio del Con­de de Sa­vi­ñan, en Za­ra­go­za. Se lle­gó a pe­dir un mi­llón de pe­se­tas por en­tre­gar­lo. Pos­te­rior­men­te dos per­so­nas fue­ron de­te­ni­das, al­go que no siem­pre ocu­rre.

Mo­vien­do los hi­los.

Tiem­po ha con­sul­ta­do a uno de los in­ves­ti­ga­do­res del ro­bo del Có­di­ce Ca­lix­tino. A pe­sar de mos­trar­se con­fia­do en que se­rá re­cu­pe­ra­do pron­to, en­se­gui­da lan­za una sen­ten­cia fe­roz: “Hay pie­zas a las que se les pier­de la pis­ta du­ran­te mu­cho tiem­po”. No obs­tan­te, co­mo el círcu­lo de es­tas ma­fias es tan re­du­ci­do, en otro ex­pe­dien­te vuelven a apa­re­cer in­di­cios de su ras­tro. Di­ce la fuente que ya hay “gen­te” en el mer­ca­do ne­gro es­pe­ran­do “que el Có­di­ce sea mo­vi­do”, que no le que­da du­da de que es­te fue un ro­bo por en­car­go y que el gru­po que in­te­gra jun­to con otras 25 per­so­nas en la Bri­ga­da de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Po­li­cía es­tá mo­vien­do con pa­cien­cia to­dos los hi­los de es­ta his­to­ria pa­ra de­vol­ver­le al mun­do el ma­nus­cri­to hur­ta­do de la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la.

Ya lo han bau­ti­za­do co­mo el ro­bo del si­glo y es ver­dad que por lo me­nos has­ta aho­ra lo es, con la fu­nes­ta par­ti­cu­la­ri­dad de que las cá­ma­ras del ar­chi­vo ca­te­dra­li­cio apun­ta­ban a to­das par­tes, me­nos al Có­di­ce, una pie­za que so­lo ha­bía sa­li­do de la ca­te­dral en dos oca­sio­nes, en 1975 y 1993. Sin ha­ber na­da cla­ro al me­nos se sa­be que en­tre el jue­ves 30 de ju­nio y el mar­tes 5 de ju­lio des­apa­re­ció sin más el Có­di­ce Ca­lix­tino. Los in­te­rro­ga­to­rios con­ti­núan y la Igle­sia pre­fie­re la pru­den­cia a las de­cla­ra­cio­nes. Al­gu­nos han in­ten­ta­do po­le­mi­zar so­bre si la Igle­sia es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra ejer­cer la cus­to­dia de pie­zas co­mo es­ta. Es­te es un ejem­plo de que no, pe­ro abun­dan en sen­ti­do con­tra­rio.

Lo ab­sur­do de epi­so­dios así, de los que fue­ron y los que ven­drán, son las pe­nas que con­tem­pla la ley pa­ra es­tos usur­pa­do­res del arte sa­cro y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral: ape­nas unos cin­co años de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.