La cien­cia des­nu­da el 15-M

Un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za ex­pli­ca có­mo se ha pro­pa­ga­do por las re­des el mo­vi­mien­to de los in­dig­na­dos.

Tiempo - - ESPAÑA - IGNACIO DE LA CIER­VA

twit­ter, la po­pu­lar red so­cial de in­ter­cam­bio de men­sa­jes (tuits), ha si­do uti­li­za­do co­mo co­ne­ji­llo de in­dias por el Ins­ti­tu­to de Bi­compu­tación y Sis­te­mas Com­ple­jos (BIFI) de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za pa­ra es­cla­re­cer al­gu­nas som­bras del Mo­vi­mien­to 15-M. Fru­to de la in­ves­ti­ga­ción, en la que se han apli­ca­do teo­rías compu­tacio­na­les y fór­mu­las cien­tí­fi­cas y se han ana­li­za­do más de 600.000 men­sa­jes, se ha des­cu­bier­to que son mu­chos los bu­los di­fun­di­dos so­bre los in­dig­na­dos. Sir­va de ejem­plo la teo­ría –re­pe­ti­da has­ta la sa­cie­dad por cier­tos po­lí­ti­cos-de que el mo­vi­mien­to es­ta­ba or­ques­ta­do. Ya­mir Moreno, uno de los res­pon­sa­bles del in­for­me, re­cha­za es­tas “in­for­ma­cio­nes ten­den­cio­sas” da­do que “vein­te días an­tes del ini­cio de la acam­pa­da, ape­nas se ha­bían re­gis­tra­do gran­des flu­jos de in­ter­cam­bios”. Y a las ci­fras hay que re­mi­tir­se: el 25 de abril la red so­lo con­ta­ba con 2.123 usua­rios. No fue has­ta el ini­cio de la acam­pa­da –y de­bi­do a la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca que se le dio-cuan­do el nú­me­ro se dis­pa­ró has­ta las 4.544 per­so­nas. Ya en el día 22 de ma­yo, fe­cha de las elec­cio­nes, se lo­gró al­can­zar los 45.731 usua­rios. Di­cho de otra for­ma, an­tes del 15-M la red es­ta­ba mu­cho más dis­tri­bui­da y po­co cohe­sio- na­da en unos pe­que­ños gru­pos de usua­rios dis­per­sos que se ha­bla­ban en­tre sí, pe­ro una vez co­men­za­ron las pro­tes­tas, los gru­pos cre­cie­ron enor­me­men­te en nú­me­ro y en ac­ti­vi­dad.

El po­der de unos po­cos.

Otro de los as­pec­tos lla­ma­ti­vos que alum­bra el es­tu­dio es el que ha­ce re­fe­ren­cia a có­mo el 52% de la in­for­ma­ción la ha pro­du­ci­do so­lo el 10% de los usua­rios. Es­tos agen­tes-cla­ve o hubs no tie­nen por qué ser emi­so­res de in­for­ma­ción; bas­ta con que sir­van de pun­to de en­cuen­tro en­tre los in­ter­nau­tas.

De es­to se des­pren­den dos con­clu­sio­nes: por un la­do, que el mo­vi­mien­to tie­ne lí­de­res y que, con­se­cuen­te­men­te, es­tá je­rar­qui­za­do. La idea de que to­dos los par­ti­ci­pan­tes son igua­les y desem­pe­ñan un mis­mo pa­pel es, por tan­to, fal­sa e in­ge­nua. Por el otro la­do, que el flu­jo in­for­ma­ti­vo en Internet ac­túa de la mis­ma ma­ne­ra que un te­rre­mo­to, en el sen­ti­do de que es un sis­te­ma au­tor­ga­ni­za­ti­vo que al­ter­na explosiones de al­ta in­ten­si­dad (usua­rios ac­ti­vos) con otras de me­nor in­ten­si­dad (usua­rios pa­si­vos). Es­to sig­ni­fi­ca que no es ne­ce­sa­rio en­viar men­sa­jes a mu­chos con­tac­tos pa­ra que el sis­te­ma en­te­ro se man­ten­ga in­for­ma­do, más bien to­do lo con­tra­rio: bas­ta con di­fun­dir la in­for­ma­ción por al­gu­nos agen­tes-cla­ve pa­ra que es­ta al­can­ce a to­da la red.

¿Y quié­nes son es­tos hubs? Pues de nue­vo sal­ta la pa­ra­do­ja. En pa­la­bras de Ya­mir, “se ha com­pro­ba­do que los per­fi­les de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción han si­do los que más mo­vi­mien­to han re­gis­tra­do”. Es de­cir, que los in­vo­lu­cra­dos en las mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra cam­biar el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co es­pa­ñol es­tán li­ga­dos en torno a los agen­tes so­cia­les que de­fi­nen el pro­pio sis­te­ma. No obs­tan­te, es­to tam­po­co quie­re de­cir que los hubs ha­yan sur­gi­do de for­ma pla­ni­fi­ca­da, sino que son par­te de un pro­ce­so evo­lu­ti­vo que se guía por las mo­ti­va­cio­nes per­so­na­les de ca­da usua­rio que son, a fin de cuen­tas, los que de­ci­den con quién quie­ren com­par­tir sus im­pre­sio­nes y va­lo­ra­cio­nes.

Otro mi­to que se de­rrum­ba es el de que en el mo­vi­mien­to so­lo han par­ti­ci­pa­do “gru­pos de jó­ve­nes an­ti­sis­te­ma”. Mues­tra de ello es la he­te­ro­ge­nei­dad de per­fi­les con los que se han en­con­tra­do los in­ves­ti­ga­do­res del BIFI, que van des­de jó­ve­nes ex­pe­ri­men­ta­dos en la na­ve­ga­ción en Internet has­ta per­so­nas ma­yo­res con po­ca pe­ri­cia, pa­san­do por cur­ti­dos ac­ti­vis­tas, po­lí­ti­cos o pro­fe­sio­na­les de la co­mu­ni­ca­ción de dis­tin­ta orien­ta­ción política.

Los au­to­res de es­te in­for­me ase­gu­ran que es­te pro­yec­to no ha he­cho “más que em­pe­zar” y que tie­nen pen­sa­do pro­se­guir con el es­tu­dio en otras re­des co­mo Fa­ce­book o Tuen­ti, da­do que las en­cues­tas tra­di­cio­na­les han que­da­do “ob­so­le­tas”. Y es que, co­mo di­jo en una oca­sión el fí­si­co ale­mán Max Plank, la cien­cia de­be ser­vir pa­ra la pro­gre­si­va apro­xi­ma­ción del hom­bre al mun­do real.

Pro­tes­tas. Mi­les de ‘in­dig­na­dos’ se ma­ni­fies­tan en la Puer­ta de Sol de Ma­drid pa­ra exi­gir cam­bios en el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co ac­tual el 29 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.