“Hay que se­guir to­man­do me­di­das”

Clau­dio Boa­da es pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios y defiende que lo im­por­tan­te aho­ra es es­tar vi­gi­lan­tes an­te el ma­ña­na y el pa­sa­do ma­ña­na. Ase­gu­ra que hay que to­mar las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias con­tra la cri­sis.

Tiempo - - ECONOMÍA - MI­GUEL CI­FUEN­TES

El pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios, Clau­dio Boa­da, tie­ne en la ca­be­za una preo­cu­pa­ción: “Có­mo so­bre­vi­vir los pró­xi­mos me­ses en la cri­sis de deu­da so­be­ra­na de Es­pa­ña, la cri­sis de go­ber­nan­za del eu­ro, una Eu­ro­pa que de­mo­ra por me­ses de­ci­sio­nes cla­ve, y un com­por­ta­mien­to im­pre­vi­si­ble de los mer­ca­dos”. Ne­ce­si­ta­mos re­cu­pe­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos en nues­tra eco­no­mía, y la mo­ral del país. El mo­men­to es crí­ti­co, se­gún el di­rec­ti­vo, la pri­ma de ries­go de Es­pa­ña se ha mo­vi­do ya en en­tor­nos de 400 pun­tos, una lí­nea ro­ja a la que no de­be­ría­mos lle­gar nun­ca. Es­te es, en sín­te­sis, el re­su­men de su men­sa­je.

Por eso in­sis­te en la cla­ve del tiem­po. “Ha­ya elec­cio­nes en oto­ño o en pri­ma­ve­ra de­be­mos vi­vir co­mo si tu­vié­ra­mos en­ci­ma la es­pa­da de Da­mo­cles, y to­mar de­ci­sio­nes, in­clui­das las que trai­gan un cam­bio de Go­bierno pre­de­ci­ble”. La­men­ta los dos años per­di­dos sin ata­car de ver­dad la cri­sis: “Tiem­po y di­ne­ro per­di­do en pla­nes E, tiem­po per­di­do sin re­for­mas fi­nan­cie­ras, re­for­mas tar­días y ti­bias. Aho­ra no se pue­de per­der ni un día en to­mar me­di­das, las que ha­gan fal­ta pa­ra re­mon­tar la cri­sis”.

¿Qué ha­cer en la cri­sis?

Aquí Clau­dio Boa­da ti­ra por ele­va­ción y ex­pli­ca que en Es­pa­ña mu­chos ma­les vie­nen de un ex­ce­so de po­li­ti­za­ción. “La política –di­ce– lo ha in­va­di­do to­do, co­mo en la teo­ría de los ga­ses, se ex­pan­den y lo in­va­den to­do si en­cuen­tran va­cío”. Tam­bién la so­cie­dad ci­vil es cul­pa­ble por de­jar­se arrin­co­nar por la política.

Re­cu­rre al op­ti­mis­mo pe­se a to­do, le vie­ne al pe­lo pa­ra el mo­men­to la fra­se del pre­si­den­te ame­ri­cano J. F. Ken­nedy: “Pre­gún­ta­te qué pue­des ha­cer por tu país, y no tu país por ti”. Con la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes to­ca­das por la fal­ta de cre­di­bi­li­dad (par­ti­dos y cla­se política en ge­ne­ral, sin­di­ca­tos, et­cé­te­ra) Boa­da cree que hay que re­cu­rrir a la so­cie­dad ci­vil, a la for­ta­le­za del te­ji­do so­cial y eco­nó­mi­co. “So­mos un gran país con mu­cho po­ten­cial, que ha vi­vi­do es­tos años ba­jo po­lí­ti­cas erró­neas”, con te­ji­do em­pre­sa­rial, cla­se di­rec­ti­va, mul­ti­na­cio­na­les, una eco­no­mía abier­ta e in­ter­na­cio­na­li­za­da, una po­bla­ción pre­pa­ra­da, que pue­de y de­be sa­lir ade­lan­te.

El pro­ble­ma es que la glo­ba­li­za­ción nos con­di­cio­na, pa­ra lo bueno y lo ma­lo. “Aho­ra –co­men­ta– pa­ga­mos el con­ta­gio de las du­das so­bre paí­ses co­mo Gre­cia o Por­tu­gal; pri­me­ro na­die cre­yó que Gre­cia se­ría res­ca­ta­da, y lo ha si­do ya por dos ve­ces; Por­tu­gal e Ir­lan­da, res­ca­ta­das una vez, por aho­ra; el eu­ro en en­tre­di­cho y pen­dien­tes de que Es­ta­dos Uni­dos ten­ga un nue­vo te­cho de gas­to pú­bli­co en agos­to. Te­ne­mos la Unión Eu­ro­pea y Es­ta­dos Uni­dos, dos po­ten­cias en una si­tua­ción com­pli­ca­da. No to­do de­pen­de de no­so­tros, pe­ro sí hay co­sas que de­be­mos ha­cer y la pri­me­ra es des­mar­car­nos de la ima­gen de esos paí­ses ní­ti­da­men­te”.

De cual­quier ma­ne­ra, ano­ta cul­pas a la política en lo que pa­de­ce­mos (no re­co­no­cer la cri­sis, no de­cir la ver­dad y no ha­cer re­for­mas a tiem­po), y re­pi­te el ar- gu­men­to: “Los pró­xi­mos me­ses te­ne­mos que vi­vir­los en aler­ta má­xi­ma, ba­jo la vi­gi­lan­cia de los mer­ca­dos”. Las pri­mas de ries­go de Es­pa­ña, de Ita­lia, ca­mino de los 400 pun­tos, son un se­rio avi­so pa­ra el fu­tu­ro del eu­ro y el pro­yec­to eu­ro­peo.

“Los po­lí­ti­cos no se pue­den ir de va­ca­cio­nes”, di­ce, con la que es­tá ca­yen­do. “He­mos per­di­do dos años –sub­ra­ya– sin ha­cer las re­for­mas, que al fi­nal son tar­días y ti­bias, y aho­ra es­ta­mos to­da­vía con es­trés test a los ban­cos y ca­jas y ter­mi­nan­do la re­for­ma fi­nan­cie­ra, que otros hi­cie­ron ha­ce ya dos años y de una vez”. Boa­da en­tien­de que en es­tas con­di­cio­nes tan crí­ti­cas, por im­por­tan­tes que sean las elec­cio­nes, lo que acu­cia es el ma­ña­na y el pa­sa­do ma­ña­na. “Lo im­por­tan­te –ar­gu­men­ta– son los pró­xi­mos me­ses, ma­ña­na, la se­ma­na pró­xi­ma, y se­guir to­man­do me­di­das acor­des con la cri­sis que pa­de­ce­mos”.

Los gui­ños de Ru­bal­ca­ba.

Aña­de des­pués que no quie­re abu­rrir con el re­cuen­to de las re­for­mas (la­bo­ral, fi­nan­cie­ra, de las pen­sio­nes, de los con­ve­nios co­lec­ti­vos, de la edu­ca­ción, et­cé­te­ra), so­bre las que su or­ga­ni­za­ción ha ido ha­cien­do pú­bli­cos do­cu­men­tos. “He­mos di­cho to­do lo que te­nía­mos que de­cir es­tos años. ¿Qué ca­so se nos ha he­cho? Nin­guno”.

Y un apun­te fi­nal pa­ra el can­di­da­to Ru­bal­ca­ba y sus gui­ños a la iz­quier­da. Se­gún Boa­da, sus pro­pues­tas “son co­mo vol­ver a las an­da­das, a las po­lí­ti­cas erró­neas”. El pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios lo tie­ne cla­ro: “Los Go­bier­nos es­tán pa­ra crear mar­cos don­de la eco­no­mía pros­pe­re, se in­vier­ta y se cree em­pleo, que es lo que ha­cen las em­pre­sas, y pa­ra ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia y ejer­cer los de­re­chos y obli­ga­cio­nes en de­mo­cra­cia”. Y pun­to.

Tras el re­pa­so a las re­la­cio­nes en­tre la política y la cri­sis to­ca una mi­ra­da a los

da­tos y al ma­les­tar so­cial. En 2011 se es­pe­ra­ba una tí­mi­da re­cu­pe­ra­ción, se­gún mu­chos ex­per­tos, “pe­ro es­ta­mos peor que ha­ce un año”, di­ce Boa­da. Con cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos es un mi­la­gro que no se ha­ya pro­du­ci­do un es­ta­lli­do so­cial, “por­que las re­des fa­mi­lia­res y la so­li­da­ri­dad que te­ne­mos los pue­blos la­ti­nos fun­cio­na”. Y exis­te otro col­chón en la eco­no­mía su­mer­gi­da, “con­tra la que es­ta­mos, por­que es com­pe­ten­cia des­leal, pe­ro es­tá fun­cio­nan­do co­mo vál­vu­la de es­ca­pe”.

Ten­sión so­cial.

El pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios no cree que es­té en pe­li­gro la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña. “Los pró­xi­mos me­ses van a ser du­ros, va­mos a te­ner con­flic­tos so­cia­les, pe­ro el sis­te­ma no es­tá en pe­li­gro”. No com­par­te las ad­ver­ten­cias de al­gu­nos eco­no­mis­tas de que los re­cor­tes so­cia­les trae­rán una olea­da de des­ór­de­nes pú­bli­cos. “Re­co­noz­co el ma­les­tar, el 15-M es un sín­to­ma, pe­ro no com­par­to la vio­len­cia ni es­pe­ro un es­ta­lli­do so­cial”. El 2011 es un año pa­ra ol­vi­dar, tres tí­mi­das re­for­mas, diá­lo­go so­cial ba­jo mí­ni­mos, y “bro­tes ver­des que nun­ca se han vis­to por nin­gu­na par­te”. Na­die sa­be có­mo va­mos a ter­mi­nar el año, “pe­ro si al­go he­mos he­cho, a ba­se de in­de­ci­sión, es acu­mu­lar in­cer­ti­dum­bres”, se­ña­la.

Clau­dio Boa­da pien­sa que “te­ne­mos pro­ble­mas que son nues­tros, pe­ro hay te­mas de en­ver­ga­du­ra, co­mo los del eu­ro, que no po­de­mos so­lu­cio­nar so­los. Si pa­sa­mos el ve­rano sin so­bre­sal­tos en los mer­ca­dos y lle­ga­mos a fin de año en con­di­cio­nes más o me­nos nor­ma­les en 2012 po­dría­mos en­trar ya en el nue­vo año con más de­ter­mi­na­ción”. Y, des­de lue­go, 2012 tie­ne que ser un año de cam­bio.

El pro­ble­ma de Eu­ro­pa.

Es­te em­pre­sa­rio no es sos­pe­cho­so de ser an­ti­eu­ro­peís­ta, pe­ro re­co­no­ce que el di­se­ño del eu­ro ha fa­lla­do, no ha­bía me­ca­nis­mos pa­ra afron­tar las cri­sis de deu­da ni ar­mo­ni­zar la zo­na. “No ha­blo de Gre­cia, que es un país pe­que­ño, ape­nas el 2% de la Eu­ro­zo­na, no te­nía por qué su­po­ner un pro­ble­ma gra­ve pa­ra el eu­ro, ni con­ta­giar a nin­gún otro país. Eso no se sos­tie­ne”. Le pa­re­ce más gra­ve que una mo­ne­da fuer­te co­mo el eu­ro pa­se por el tra­go del res­ca­te de tres paí­ses, Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal, y te­ner en el pun­to de mi­ra de los mer­ca­dos a la deu­da so­be­ra­na de Ita­lia, Es­pa­ña y Bél­gi­ca.

“An­tes o des­pués –se­ña­la Boa­da– ha apa­re­ci­do lo que nos te­mía­mos, que la zo­na eu­ro es un con­glo­me­ra­do con paí­ses de dis­tin­to ta­ma­ño, pe­so eco­nó­mi­co, dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria, com­pe­ti­ti­vi­dad... Y sin re­glas de go­ber­nan­za pa­ra to­dos. No po­día fun­cio­nar y no fun­cio­na”. Y lo que es peor, una in­so­li­da­ri­dad y len­ti­tud pa­ra to­mar me­di­das an­te la cri­sis del eu­ro “que po­ne a to­da Eu­ro­pa en la dia­na de los mer­ca­dos du­ran­te los pró­xi­mos me­ses”.

So­bre la len­ti­tud de los ór­ga­nos de de­ci­sión eu­ro­peos, que le de­ses­pe­ran, Clau­dio Boa­da re­co­no­ce que no en­tien­de que el se­ñor Jun­ker, por­ta­voz del Eu­ro­gru­po, anun­cie an­te el se­gun­do res­ca­te de Gre­cia que se ha­rá “lo ne­ce­sa­rio y cuan­to an­tes...” pe­ro en sep­tiem­bre. “¿No sa­ben que en es­tas cues­tio­nes el tiem­po es oro y que las de­mo­ras son muy ca­ras?”, se pre­gun­ta. Va a ser ver­dad eso de que los po­lí­ti­cos no lle­van re­loj, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.