Sar­kozy con­fi­den­cial

Dos po­lé­mi­cos li­bros desvelan los as­pec­tos más des­co­no­ci­dos de la per­so­na­li­dad del pre­si­den­te fran­cés, que po­dría en­con­trar­se en el fi­nal de su ca­rre­ra política.

Tiempo - - ESPAÑA MUNDO - SAL­VA­DOR MAR­TÍ­NEZ-MAS (Pa­rís)

Los as­pec­tos más ín­ti­mos de la per­so­na­li­dad del je­fe de Es­ta­do fran­cés, Nicolas Sar­kozy, han que­da­do al des­cu­bier­to con la pu­bli­ca­ción de un par de li­bros en el país ve­cino. Ba­sa­dos en en­tre­vis­tas y en­cuen­tros con el pro­pio pre­si­den­te y sus alle­ga­dos, tan­to Off, don­de se cuen­ta lo que Sar­kozy ha di­cho sin mi­cró­fo­nos en­cen­di­dos a los pe­rio­dis­tas Nicolas Do­me­nach y Mau­ri­ce Sza­fran, co­mo M. le pré­si­dent, en el que Franz-Oliver Gies­bert re­co­ge es­ce­nas de la vi­da re­cien­te del man­da­ta­rio, que re­tra­tan a un di­ri­gen­te que po­dría es­tar al “fi­nal de su rei­na­do”.

En am­bos éxi­tos edi­to­ria­les Sar­kozy apa­re­ce mar­ca­do por una in­fan­cia de ni­ño de cla­se me­dia al­go per­di­do en­tre ri­cos. Sin em­bar­go, esa hue­lla no le im­pi­dió ac­ce­der al Elí­seo, co­mo tam­po­co fue­ron tra­bas, en­tre otras co­sas, sus pa­la­bro­tas e in­sul­tos ni su ob­se­sión por el di­ne­ro ni por lo que se di­ce de él en la pren­sa. Pe­se a es­te la­do oscuro, el man­da­ta­rio, apo­yán­do­se en su am­bi­ción y en un di­na­mis­mo que tam­bién re­co­gen esas bio­gra­fías, se ha ga­na­do a pul­so su fa­ma de hom­bre que se cre­ce an­te la ad­ver­si­dad y de buen ne­go­cia­dor, es­pe­cial­men­te en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal.

Nicolas Sar­kozy lo ha te­ni­do más di­fí­cil que sus pre­de­ce­so­res en su as­cen­so al po­der. De ello dan cuen­ta los au­to­res de Off, pe­rio­dis­tas de la re­vis­ta Ma­rian­ne que han cu­bier­to de cer­ca y des­de ha­ce dos dé­ca­das la tra­yec­to­ria del aho­ra pre­si­den­te. Al ca­bo de ca­si vein­te años y des­pués de ha­ber­se vis­to con él en to­do ti­po de si­tua­cio­nes, el lí­der con­ser­va­dor les con­fe­só en 2003 que ha for­ja­do su ca­rre­ra política a pe­sar del “do­lor” de “ser un fran­cés mes­ti­zo” y de ha­ber si­do un “po­bre en­tre ri­cos”. Hi­jo de un ma­tri­mo­nio de in­mi­gran­tes se­pa­ra­do, el me­diano de los Sar­kozy cre­ció en Neuilly-sur-Sei­ne, adi­ne­ra­da ciu­dad de la pe­ri­fe­ria de Pa­rís de la que fue alcalde en­tre 1983 y 2002. Su ma­dre, An­drée Ma­llah, lo­gró sa­car ade­lan­te, ejer­cien­do de abo­ga­da, a Nicolas y sus dos her­ma­nos. Pe­ro, “no qui­so ver” que no per­te­ne­cían a aquel “mun­do” aco­mo­da­do, se­gún con­tó a los au­to­res de Off el que fue­ra mi­nis­tro del In­te­rior en 2003.

Her­mano de los ri­cos.

Por esa con­di­ción de “des­fa­vo­re­ci­do” res­pec­to a la al­ta so­cie­dad re­si­den­te en Neuilly-sur-Sei­ne, Gies­bert, director del se­ma­na­rio Le Point, des­cri­be la in­fan­cia del je­fe de Es­ta­do co­mo la de un “her­mano de los ri­cos”. Gies­bert, que ha ce­na­do en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes con Sar­kozy, re­cu­rre en su li­bro, al igual que Do­me­nach y Sza­fran, a los acó­li­tos del man­da­ta­rio pa­ra ha­cer su bio­gra­fía. Uno de ellos, Pa­trick De­ved­jian, vie­jo ami­go de Sark­zoy, ade­más de dipu­tado y ex­mi­nis­tro, ex­pli­ca so­bre su lí­der: “Pa­só su ju­ven­tud en Neuilly, [co­mo] po­bre en­tre ri­cos. Su pa­dre se mar­chó y no les hi­zo dis­fru­tar de su di­ne­ro cuan­do lo ga­na­ba. Su ma­dre se las apa­ña­ba, co­mo po­día, con mu­cho co­ra­je. Él [Sar­kozy] ven­día he­la­dos en ve­rano pa­ra te­ner di­ne­ro que gas­tar. Te­nía el sen­ti­mien­to de es­tar en un es­ca­lón in­fe­rior”.

El ex pri­mer mi­nis­tro Édouard Ba­lla­dur so­lía de­cir que Sar­kozy, quien le apo­yó en 1995 en su ten­ta­ti­va por ha­cer­se con la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, de­bía ele­gir en­tre “ la política y el di­ne­ro”. Aten­dien­do a la ca­rre­ra del pre­si­den­te, es­te so­lo ha ele­gi­do a me­dias la ges­tión de lo pú­bli­co, aun­que una de sus ci­tas cé­le­bres sea, co­mo re­co­ge Off: “ Po­dría es­tar tran­qui­lo ga­nan­do di­ne­ro co­mo abo­ga­do”. Por­que Nicolas Sar­kozy nun­ca ocul­tó su gus­to por el lu­jo y los ele­va­dos suel­dos. Que subie­ra su re­mu­ne­ra­ción men­sual un 200% (has­ta los 19.331 eu­ros) na­da más lle­gar al Elí­seo con­tri­bu­ye a pen­sar que así sea. Es más, cuen­tan Do­me­nach y Sza­fran que el pre­si­den­te, por ejem­plo, fu­ma pu­ros en un de ri­tual de “os­ten­ta­ción”. “Ten­go buen gus­to, es­toy or­gu­llo­so de mis ca­jas”, se ci­ta en Off al pre­si­den­te, que en­cien­de ha­ba­nos sin ofre­cer a sus in­vi­ta­dos, pe­se a que esa afi­ción obli­gue a com­par­tir­los.

Tal vez por­que ha lle­ga­do a lo más al­to par­tien­do des­de más aba­jo que gran par­te del res­to de los po­lí­ti­cos, el Sar­kozy de Off y M. le pré­si­dent se mues­tra im­pla­ca­ble con mi­nis­tros, co­la­bo­ra­do­res y los de­más miem­bros de la fa­mi­lia con­ser­va­do­ra. Por ello, Gies­bert ta­cha al pre­si­den­te de “prín­ci­pe del ase­si­na­to ver­bal”. En un ca­pí­tu­lo de su bio­gra­fía, el man­da­ta­rio lla­ma a sus ayu­dan­tes “lo­ros”, “nu­los”, y has­ta “ma­le­tas sin asa”. A la que fue­ra su mi­nis­tra de Vi­vien­da en­tre 2007 y 2009, Ch­ris­ti­ne Bou­tin, la tra­tó a sus es­pal­das de “gi­li­po­llas”, ca­li­fi­ca­ti­vo tam­bién de­di­ca­do a Jac­ques Chi­rac y a un ciu­da­dano que se ne­gó a dar­le la mano en el Sa­lón de la Agri­cul­tu­ra ha­ce tres años. Se­gún se lee en Off y M. le pré­si­dent, de su ac­tual mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Alain Jup­pé, ha di­cho que es­tá “lo­co”, ad­je­ti­vo que tam­bién re­ser­va al ex pri­mer mi­nis­tro y an­ti­guo je­fe de la di­plo­ma­cia ga­la Do­mi­ni­que de Vi­lle­pin, uno de sus gran­des enemi­gos. Otras lin­de­zas co­mo “en­te­rra­dor, o “no exis­te, na­die se ci­tó

con él nun­ca” van de­di­ca­das a su ac­tual je­fe de Go­bierno, Fra­nçois Fi­llon.

Al pa­re­cer, Sar­kozy ne­ce­si­ta del arte del in­sul­to. Se­gún Do­me­nach y Sza­fran, en una reunión a tres ban­das, or­ga­ni­za­da por el in­dus­trial Martin Bouy­gues, el otro­ra mi­nis­tro del In­te­rior y can­di­da­to con­ser­va­dor a la Pre­si­den­cia tra­tó a los pe­rio­dis­tas de “so­do­mi­tas” y “fas­cis­tas”, has­ta que uno de ellos le fre­nó res­pon­dien­do con una vul­ga­ri­dad si­mi­lar. Tras la reunión, ba­jan­do en el as­cen­sor, el que fue­ra as­pi­ran­te en 2007 de la Unión por un Mo­vi­mien­to Po­pu­lar (UMP) re­co­no­ció a los au­to­res de Off: “Soy im­bé­cil, mo­les­to a Martin, ha­go que os in­vi­ten, ven­go, di­go pa­la­bro­tas y soy gro­se­ro... pe­ro me sien­ta tan bien”.

Tra­to vio­len­to.

Cuen­ta Gies­bert que los días de tra­ba­jo se­gún “la li­tur­gia sar­kozys­ta” co­mien­zan con un ra­pa­pol­vo de vein­te mi­nu­tos. No obs­tan­te, el director de Le Point se lle­vó una re­pri­men­da de ca­si tres cuar­tos de ho­ra por ser el res­pon­sa­ble del me­dio que pu­bli­có un jo­co­so ar­tícu­lo con con­se­jos al pre­si­den­te an­tes de su ma­tri­mo­nio con Carla Bru­ni. En­tre ellos fi­gu­ra­ba no pre­sen­tar a la ex­mo­de­lo a su “hi­jo, ni a Ba­rack Obama, ni a nin­gún tío bueno”. “¿Tú lla­mas a eso hu­mor? Te voy a dar yo hu­mor [...] Es­to es fas­cis­mo, sí, ¡fas­cis­mo!”, gri­tó Sar­kozy en su dia­tri­ba a un Gies­bert que aca­ba­ría ve­ta­do en el Elí­seo tres años. A los au­to­res de Off tam­bién se les ter­mi­nó su tra­to pri­vi­le­gia­do con el ac­tual pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en ma­yo de 2008, al­go de lo que pa­re­cen res­pon­sa- bi­li­zar a Carla Bru­ni, que no so­por­ta que Ma­rian­ne “se en­ri­quez­ca” con crí­ti­cas al Eje­cu­ti­vo.

Se­gún Do­me­nach y Sza­fran, en Sar­ko­lan­dia el tra­to vio­len­to es ha­bi­tual, y has­ta los mi­nis­tros lo han adop­ta­do con­tra la pren­sa. Una de las úl­ti­mas anéc­do­tas que se lee en Off es la lla­ma­da que hi­zo a uno de los au­to­res el ac­tual mi­nis­tro de In­dus­tria, Éric Bes­son, pa­ra pro­tes­tar con­tra una por­ta­da de Ma­rian­ne en la que se de­cía que era el “ hom­bre más odia­do de Fran­cia”. “En­té­ra­te bien, te voy a par­tir la ca­ra. Aho­ra mis­mo no por­que soy mi­nis­tro, [...] pe­ro cuan­do no lo sea, te par­ti­ré la ca­ra”, ame­na­zó Bes­son al pe­rio­dis­ta. Me­nos arro­jo mues­tran los miem­bros del Eje­cu­ti­vo fren­te a Sar­kozy en las reunio­nes mi­nis­te­ria­les. Eso es lo que da a en­ten­der Gies­bert cuan­do re­pro­du­ce una reunión del Con­se­jo de De­fen­sa en la que el pre­si­den­te fran­cés qui­so que el je­fe del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to le con­fir­ma­ra un im­po­si­ble: “Des­ac­ti­var una cen­tral nu­clear a dis­tan­cia”. El mi­li­tar “aga­chó la ca­be­za” pa­ra “que no se pu­die­ra com­pren­der bien su res­pues­ta”, ya que el “pre­si­den­te siem­pre tie­ne ra­zón, in­clu­so cuan­do se equi­vo­ca”, es­cri­be el pe­rio­dis­ta de Le Point.

La po­si­ción que ocu­pa Sar­kozy de “ mo­nar­ca re­pu­bli­cano” al que no se pue­de con­tra­de­cir, se­gún los re­la­tos de Off y M. le pré­si­dent, con­tras­ta con su ima­gen de efi­caz lí­der in­ter­na­cio­nal. So­bre es­ta di­men­sión so­lo dis­cu­rre Gies­bert al tra­tar la in­ter­ven­ción ga­la en el con­flic­to en­tre Ru­sia y Geor­gia en Ose­tia del Sur, en 2008, y en el acuer­do que con­si­guió Pa­rís en la Unión Eu­ro­pea pa­ra sal­var las cuen­tas de Gre­cia, y de pa­so al eu­ro, des­pués de que el in­qui­lino del Elí­seo hi­cie­ra de An­ge­la Mer­kel una cóm­pli­ce. En Off, se ha­ce hin­ca­pié, ade­más, en la ca­pa­ci­dad de Sar­kozy pa­ra so­bre­vi­vir en política, in­clu­so des­pués de per­der ba­ta­llas elec­to­ra­les co­mo su apues­ta por Ba­lla­dur en 1995 o las eu­ro­peas de 1999, en las que su par­ti­do se hun­dió, sien­do el ter­ce­ro más vo­ta­do (12,82%), muy por de­trás de los vic­to­rio­sos so­cia­lis­tas (21,95%).

Los dos li­bros coin­ci­den en con­tar có­mo Sar­kozy se im­pu­so en las úl­ti­mas pre­si­den­cia­les pe­se a atra­ve­sar una gran cri­sis ma­tri­mo­nial con Ce­ci­lia Ci­ga­ne­rAl­bé­niz, quien le de­jó en 2007, tras su con­quis­ta del Elí­seo, por el hom­bre de ne­go­cios Ri­chard At­tias. “Nicolas siem­pre es­tá rin­dien­do co­mo un de­por­tis­ta. Ju­ga­ría al te­nis con bo­tas de ta­cos pa­ra ase­gu­rar que es el me­jor”, ci­ta Gies­bert a Jean-Mi­chel Gou­dard, au­tor del le­ma de la UMP en 2007 ( Jun­tos, to­do es po­si­ble). Pa­ra las pre­si­den­cia­les de 2012, el Sar­kozy pren­da­do de Carla Bru­ni pro­ba­ble­men­te no ten­ga pro­ble­mas en lo do­més­ti­co. Pe­ro ten­drá que le­van­tar unos son­deos muy en con­tra. Has­ta el 69% de la opi­nión pú­bli­ca tie­ne una ma­la ima­gen de él. Des­ta­pan­do sus gran­des de­fec­tos, Off y M. le pré­si­dent le han he­cho un fla­co fa­vor.

Ma­la ima­gen. Pa­ra las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les, en 2012, Sar­kozy ten­drá que le­van­tar unos son­deos muy en con­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.