Na­die llo­ra la muer­te de News of the World

A Ru­pert Mur­doch no le que­da­ba más re­me­dio que ce­rrar el ta­bloi­de a no ser que acep­ta­ra hun­dir­se en el des­pres­ti­gio so­cial y en el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES

El mag­na­te de la pren­sa mun­dial Ru­pert Mur­doch, si­tua­do por la re­vis­ta For­bes en el pues­to 13 de los hom­bres más po­de­ro­sos del mun­do, y en el 117 en­tre los más ri­cos, aca­ba de to­mar la más dura de las de­ci­sio­nes de su vi­da, ce­rrar el flo­rón de sus ta­bloi­des bri­tá­ni­cos, News of the World. Con la lis­ta de For­bes se lle­ga a la con­clu­sión de que ma­ne­jar in­for­ma­ción aña­de un plus im­por­tan­te de po­der a quien la ma­ne­ja.

Es ló­gi­co, son bas­tan­tes los po­de­ro­sos, po­lí­ti­cos, ban­que­ros y ar­tis­tas de to­da con­di­ción que bai­lan a los so­nes de la música in­for­ma­ti­va. Va­mos, que le bai­lan del agua. En In­gla­te­rra se la bai­la­ron a Ru­pert Mur­doch la­bo­ris­tas y con­ser­va­do­res. Ru­pert Mur­doch to- ca­ba la flau­ta. Pe­ro es­to no so­lo su­ce­de en In­gla­te­rra.

Al mag­na­te no le que­da­ba otra al­ter­na­ti­va que ce­rrar la pu­bli­ca­ción, a no ser que acep­ta­ra hun­dir­se en el des­pres­ti­gio so­cial y en el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co que afec­ta­ría a bas­tan­tes de los me­dios de su im­pe­rio tras apa­re­cer las sos­pe­chas so­bre los mé­to­dos cri­mi­na­les, co­mo los ha ca­li­fi­ca­do la po­li­cía de Lon­dres, que em­plea­ba el ta­bloi­de pa­ra ela­bo­rar sus no­ti­cias. Aho­ra ha sa­li­do a la luz con to­da cru­de­za que el sub­sue­lo que pro­du­cía las más lla­ma­ti­vas in­for­ma­cio­nes que apa­re­cían en las pá­gi­nas del News of the World era una char­ca de co­rrup­cio­nes de­lic­ti­vas. Unos 4.000 ciu­da­da­nos eran o ha­bían si­do es­pia­dos. No so­lo se tra­ta­ba de miem­bros de la fa­mi­lia real, po­lí­ti­cos o fa­mo­sos, tam­bién es­pia­ban a gen­te co­mún que vi­vía cir­cuns­tan­cias pe­no­sas pa­ra sa­car ma­yor ju­go a sus tra­ge­dias. Fue­ron es­cu­cha­dos en sus te­lé­fo­nos mó­vi­les fa­mi­lia­res de sol­da­dos muer­tos en Irak y Afganistán y fa­mi­lia­res de los ase­si­na­dos por los te­rro­ris­tas is­lá­mi­cos en 2007.

Na­die es­ta­ba a sal­vo. Pe­ro el ca­so que hi­zo her­vir la in­dig­na­ción, la go­ta que des­bor­dó el va­so, fue el de la ni­ña de 13 años Milly Dow­ler, que des­apa­re­ció en Su­rrey y cu­yo ca­dá­ver apa­re­ció seis me­ses des­pués en un bos­que re­mo­to. Cuan­do co­men­zó la an­sie­dad de la bús­que­da, un equi­po de pe­rio­dis­tas de News of the World, con el apo­yo téc­ni­co del in­ves­ti­ga­dor pri­va­do Glenn Mul­cai­re, en­tró en el te­lé­fono mó­vil de la ni­ña y lo ma­ni­pu­ló. La ma­ni­pu­la­ción con­sis­tía en ir bo­rran­do los men­sa­jes an­ti­guos pa­ra que pu­die­ran en­trar los nue­vos. Es­ta cir­cuns­tan­cia in­di­ca­ba tan­to pa­ra la Po­li­cía co­mo pa­ra los pa­dres que la ni­ña se­guía vi­va, dán­do­les así fal­sas es­pe­ran­zas y des­pis­tan­do a la Po­li­cía en sus in­ves­ti­ga­cio­nes.

Evi­tar el con­ta­gio.

El ca­so de Milly Dow­ler nos lle­va has­ta Re­be­kah Brooks, que en­ton­ces era la di­rec­to­ra del News y aho­ra es la to­do­po­de­ro­sa con­se­je­ra de­le­ga­da de News In­ter­na­tio­nal, la ra­ma eu­ro­pea de News Cor­po­ra­tion que edi­ta ade­más del ta­bloi­de otros im­por­tan­tes me­dios, en­tre ellos The Sun, The Ti­mes o Sun­day Ti­mes y

do­mi­na las ca­de­nas te­le­vi­si­vas Fox y Sky News. La ni­ña de sus ojos, de los de Ru­pert Mur­doch.

La de­ci­sión de ce­rrar la ca­be­ce­ra el pa­sa­do do­min­go no fue to­ma­da por un sen­ti­do éti­co del edi­tor, lo fue por evi­tar el con­ta­gio. Más de 30 gran­des em­pre­sas die­ron or­den de re­ti­rar sus anun­cios de la ca­be­ce­ra y las pre­vi­sio­nes eran que las ven­tas iban a caer de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar, pe­ro la ver­da­de­ra alar­ma sur­gió en el cuar­tel ge­ne­ral de Mur­doch cuan­do vie­ron que la re­ti­ra­da de la pu­bli­ci­dad no se iba a re­du­cir al pe­rió­di­co afec­ta­do, sino que ame­na­za­ba ex­ten­der­se a otros del gru­po. El vie­jo Mur­doch, que siem­pre ha­ce alar­de de se­re­ni­dad y do­mi­nio vo­lan­do por en­ci­ma de los acon­te­ci­mien­tos, ha te­ni­do que tras­la­dar­se a In­gla­te­rra pa­ra ha­cer de bom­be­ro y tra­tar de apa­gar el in­cen­dio. Se ha vis­to y se es­tá vien­do con po­ten­tes anun­cian­tes pa­ra que no cum­plan la ame­na­za de cas­ti­gar tam­bién a otros me­dios del gru­po. No es un tra­ba­jo fá­cil. Pe­ro no so­lo se tra­ta de ven­tas y pu­bli­ci­dad, sino que la alar­ma ha lle­ga­do has­ta al­gu­nos de los más im­por­tan­tes in­ver­so­res, que tra­tan de des­pren­der­se de las ac­cio­nes el gru­po. El más sig­ni­fi­ca­ti­vo de los ac­cio­nis­tas que ame­na­za con re­ti­rar­se es la Igle­sia an­gli­ca­na de In­gla- te­rra, que tie­ne ac­cio­nes por un va­lor de cua­tro mi­llo­nes y me­dio de eu­ros. Es­ta re­ti­ra­da ten­dría un va­lor al­ta­men­te sim­bó­li­co, ade­más del na­da des­pre­cia­ble de su car­te­ra. Es­tos días, los al­tos, y no tan al­tos, clé­ri­gos an­gli­ca­nos se ras­gan sus do­ra­das ca­pas plu­via­les por la fal­ta de éti­ca y la ca­ren­cia de la más ele­men­tal ho­nes­ti­dad hu­ma­na a la ho­ra de ob­te­ner in­for­ma­ción. Un des­cu­bri­mien­to bas­tan­te tar­dío. Des­pués del de Ru­pert Mur­doch, los nom­bres más re­pe­ti­dos son los de Re­be­kah Brooks y, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas que im­pli­can al mis­mí­si­mo pri­mer mi­nis­tro David Ca­me­ron, el de Andy Coul­son, de­te­ni­do y pos­te­rior­men­te li­be­ra­do con car­gos gra­ves. Re­be­kah Brooks, an­tes de su ma­tri­mo­nio Re­be­kah Wa­de, se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de to­das las mi­ra­das y abun­dan las vo­ces que pi­den su di­mi­sión. Sin em­bar­go, a la ho­ra en que es­cri­bo, Mur­doch la si­gue pre­sen­tan­do co­mo la per­so­na cla­ve en la re­no­va­ción del gru­po ha­cia nue­vas pre­mi­sas pe­rio­dís­ti­cas más éti­cas. Es­tos días, en­tre otras co­sas, Brooks ha di­cho: “Per­se­gui­ré los he­chos con ri­gor e in­te­gri­dad, es­toy dis­pues­ta a guiar a la com­pa­ñía pa­ra re­sol­ver es­te pro­ble­ma tan se­rio”. El pa­trón le ha da­do car­ta blan­ca pa­ra ha­cer­lo. El blog The Po­ke de­cía so­bre es­tos pro­pó­si­tos del gru­po: “Po­ner a Re­be­kah al fren­te de la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na y dic­tar una nue­va cul­tu­ra in­for­ma­ti­va es co­mo po­ner a McDo­nald’s al fren­te de un es­tu­dio pa­ra combatir la obe­si­dad en los ni­ños”.

Ver­tien­te política.

Pe­ro el que le da una ver­da­de­ra pro­yec­ción política al ca­so es Andy Coul­son, que era director adjunto de Re­be­kah Brooks en 2002, cuan­do ma­ni­pu­la­ron el te­lé­fono de la ni­ña Milly Dow­ler, y director en 2007, año en que se vio obli­ga­do a di­mi­tir cuan­do uno de sus re­dac­to­res fue en­car­ce­la­do por es­cu­chas ile­ga­les a la fa­mi­lia real. Los pin­cha­zos se des­cu­brie­ron con mo­ti­vo de una le­sión de ro­di­lla que se ha­bía he­cho el prín­ci­pe Guillermo. Con es­te his­to­rial, David Ca­me­ron le con­tra­tó co­mo ase­sor de in­for­ma­ción del Par­ti­do Con­ser­va­dor y des­pués co­mo je­fe de pren­sa de Dow­ning Street. Aho­ra se le se­ña­la co­mo la mano que me­ció la cu­na de al­gu­nas his­to­rias de du­do­sa ve­ra­ci­dad con­tra los la­bo­ris­tas. Tan­ta era la pre­sión que el pri­mer mi­nis­tro tu­vo que sa­lir a dar ex­pli­ca­cio­nes. Ha asu­mi­do su res­pon­sa­bi­li­dad en la con­tra­ta­ción de Coul­son, pe­ro des­pués se ha de­di­ca­do a echar ba­lo­nes fue­ra con un dis­cur­so uni­ver­sa­lis­ta de arre­pen­ti­mien­to que no so­lo de­bía afec­tar al pe­rió­di­co en­cau­sa­do, sino a la pren­sa bri­tá­ni­ca y a sus mo­dos de re­la­cio­nar­se con los po­lí­ti­cos y la Po­li­cía. Anun­ció la crea­ción de dos co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción y apos­tó por la crea­ción de una nue­va cul­tu­ra in­for­ma­ti­va.

El gran ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co pa­ra la ex­pan­sión de News In­ter­na­tio­nal en In­gla­te­rra es ha­cer­se con la to­ta­li­dad de las ac­cio­nes de la pla­ta­for­ma te­le­vi­si­va BSk­yB, de la que aho­ra po­see el 39%. To­do es­ta­ba he­cho con el Go­bierno de Ca­me­ron. Es­te es­cán­da­lo pue­de afec­tar a esa pre­ten­sión y son va­rios los dipu­tados con­ser­va­do­res par­ti­da­rios de que no se le con­ce­da sin es­tu­diar las 100.000 ale­ga­cio­nes que hay en su con­tra. La ma­yo­ría se re­fie­ren a la po­si­ción do­mi­nan­te que ad­qui­ri­ría con la pro­pie­dad de esa so­cie­dad.

Cuan­do des­apa­re­ce una ca­be­ce­ra his­tó­ri­ca, es­ta lo era, y mu­cho, siem­pre hay la­men­ta­cio­nes por­que des­apa­re­ce una voz de la li­ber­tad que en­ri­que­cía el pai­sa­je in­for­ma­ti­vo. En es­te ca­so na­die ha llo­ra­do su muer­te, por­que no era una voz de li­ber­tad sino el olor po­dri­do de un es­ter­co­le­ro. “Goodby cruel world”, le des­pi­dió el se­rio Daily Te­le­graph.

Des­pe­di­da. Los tra­ba­ja­do­res de ‘News of the World’ con

su úl­ti­mo nú­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.