CIEN AÑOS DE BAY­REUTH

El fes­ti­val de ópe­ra más an­ti­guo y pres­ti­gio­so del mun­do lle­ga es­te año a su edi­ción nú­me­ro 100. Y go­za de muy bue­na sa­lud.

Tiempo - - CULTURA - POR JUAN ANTONIO LLO­REN­TE

Cien edi­cio­nes del fes­ti­val, y 60 años des­de su reaper­tu­ra co­mo el Nue­vo Bay­reuth, con­vier­ten la ci­ta wag­ne­ria­na de es­te ve­rano del má­gi­co rin­cón bá­va­ro en do­ble­men­te especial. So­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que es­te año se re­cuer­dan los dos si­glos del na­ci­mien­to de Franz Liszt, allí en­te­rra­do: el pa­dre de Có­si­ma Wag­ner, se­gun­da mu­jer del com­po­si­tor y, dis­cu­ti­da o no, la ma­yor após­tol a la ho­ra de per­pe­tuar su obra.

En es­ta edi­ción, la que ha­ce el nú­me­ro 100 del fes­ti­val más an­ti­guo de Eu­ro­pa, al­gu­nos de los vi­si­tan­tes asi­duos

res­pi­ra­rán ali­via­dos a la ho­ra de pre­pa­rar el equi­pa­je. Lo que no im­pe­di­rá que, al ha­cer re­cuen­to de los es­pec­tácu­los a los que se va a en­fren­tar, se sien­ta con­tra­ria­do. Co­mo en el chis­te: ¿an­tes la no­ti­cia ma­la o la bue­na? La me­nos ape­te­ci­ble: a pe­sar de tra­tar­se de una con­vo­ca­to­ria de nú­me­ro tan re­don­do, es una de esas oca­sio­nes anó­ma­las en las que no se pro­gra­ma la Te­tra­lo­gía, la sa­ga wag­ne­ria­na pa­ra la que se con­ci­bió un tea­tro tan especial co­mo el que co­ro­na esa ver­de co­li­na a la que as­pi­ran as­cen­der los wag­ne­ria­nos de pro. La lec­tu­ra po­si­ti­va –so­lo en el ca­so de las fé­mi­nas más tra­di­cio­na­les-es que les re­sul­ta­rá más fá­cil ce­rrar sus ma­le­tas. Y es que, de acuer­do con el mo­do ca­nó­ni­co de vi­vir la di­vi­na tra­ge­dia en cua­tro ca­pí­tu­los, las mu­je­res de­be­rían adap­tar el co­lor de su in­du­men­ta­ria, o al­gu­na par­te des­ta­ca­da de la mis­ma, a las fa­ses que van pau­tan­do la pe­cu­liar teo­go­nía ger­má­ni­ca. Des­de la crea­ción del Wal­ha­lla -la mo­ra­da de sus dio­ses y sus hé­roes, se­me­jan­te al Olim­po de los grie­gos-a la des­truc­ción del sa­gra­do mon­te por las lu­chas in­tes­ti­nas en­tre sus po­bla­do­res. Una in­trin­ca­da his­to­ria que las Nor­nas van te­jien­do de acuer­do con las ru­nas es­cri­tas en el bas­tón de Wo­tan, pa­dre de los dio­ses, y que asi­mi­la­rían hoy a la per­fec­ción las ge­ne­ra­cio­nes que han cre­ci­do con la sa­ga de Harry Pot­ter.

La bro­ma de la ves­ti­men­ta hay que va­lo­rar­la des­de el amor que en Bay­reuth se dis­pen­sa al ri­to. Lo ce­re­mo­nial for­ma par­te de la idio­sin­cra­sia que se res­pi­ra en es­te en­cla­ve, a ti­ro de pie­dra de Nu­rem­berg. Aquí, la tra­di­ción, le­jos de con­ce­bir­se co­mo una lo­sa, se con­vier­te en par­te del en­can­to. Por vi­vir el ri­tual, por co­mul­gar con la esen­cia wag­ne­ria­na, hay que pe­re­gri­nar a es­te sa­cro­san­to lu­gar que el com­po­si­tor di­se­ñó a la me­di­da de su música. Pa­ra ello se de­be­rán pa­gar im­por­tan­tes pea­jes. Em­pe­zan­do por la es­pe­ra pa­ra con­se­guir una lo­ca­li­dad, ins­cri­bién­do­se en un lis­ta cu­ya re­so­lu­ción pue­de su­pe­rar los diez años. In­clu­so se lle­ga a ver en­can­to en la es­ca­sa co­mo­di­dad del tea­tro, que aún res­pe­ta las pau­tas con que Wag­ner lo con­ci­bió. Cues­ta adap­tar­se a la au­sen­cia de ai­re acon­di­cio­na­do que, aun­que en los días más ca­lu­ro­sos se in­ten­te com­pen­sar re­gan­do ex­te­rior­men­te la te­chum­bre, no im­pi­de la de­ser­ción en for­ma de li­po­ti­mia –a ve­ces en ca­de­na co­mo si se tra­ta­se de un re­fle­jo so­li­da­rio-de al­gún que otro asis­ten­te. O a los ban­cos co­rri­dos en lu­gar de bu­ta­cas, cu­ya in­co­mo­di­dad se in­ten­ta sal­var con mu­lli­dos co­ji­nes que ca­da cual trans­por­ta. Es­ta úl­ti­ma con­di­ción se di­ce obe­de­ce a un de­ci­sión del pro­pio com­po­si­tor, pa­ra im­pe­dir que la au­dien­cia pu­die­se caer en so­por en las más de seis ho­ras, con dos pau­sas de una ho­ra, que sue­le du­rar ca­da re­pre­sen­ta­ción.

La elec­ción del lu­gar.

Re­ten­ga­mos al­gu­nos mo­men­tos. El pri­me­ro, 1864, cuan­do Luis II de Ba­vie­ra, enamo­ra­do de la música de Wag­ner, na­da más su­bir al trono, man­da lla­mar jun­to a él al com­po­si­tor, de quien su­fra­ga­rá has­ta la úl­ti­ma ex­cen­tri­ci­dad. Has­ta que, un año más tar­de, su Go­bierno le obli­ga a ce­rrar el gri­fo de sus de­rro­ches. Eso no im­pe­di­rá que si­ga man­te­nién­do­lo, así co­mo a su fa­mi­lia, en una vi­lla jun­to al la­go de Lu­cer­na. El si­guien­te se­ría su des­cu­bri­mien­to de Bay­reuth, un ale­ja­do rin­cón de Ba­vie­ra, no le­jos de Nu­rem­berg, al que lle­gó por los in­tere­ses cul­tu­ra­les del lu­gar des­de que en el si­glo XVIII Wil­hel­mi­na, hi­ja del rey de Pru­sia y her­ma­na pre­fe­ri­da de Federico el Gran­de, se ca­só con el mar­gra­ve de la ciu­dad. Com­po­si­to­ra y ami­ga de ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les de la épo­ca, in­clui­do Vol­tai­re, man­dó cons­truir el que hoy se si­gue con­si­de­ran­do uno de los me­jo­res tea­tros ro­co­có de Eu­ro­pa. En él pen­só Wag­ner co­mo po­si­ble al­ter­na­ti­va a lo que Mu­nich le ha­bía ne­ga­do. Pe­ro las ca­rac­te­rís­ti­cas no en­ca­ja­ban con las del lu­gar en el que ma­te­ria­li­zar su idea

del tea­tro lí­ri­co in­te­gral. Con el apo­yo de las so­cie­da­des wag­ne­ria­nas y las po­ten­tes in­yec­cio­nes di­ne­ra­rias de Luis II fue po­si­ble cons­truir la re­si­den­cia fa­mi­liar Wahn­fried, nom­bre que ha­ce re­fe­ren­cia a la paz del es­pí­ri­tu. Al lle­gar a ella, el vi­si­tan­te que re­co­rre la ca­lle que lle­va el nom­bre del com­po­si­tor es sa­lu­da­do por un bus­to de aquel rey que po­si­bi­li­tó es­ta qui­me­ra. Pe­ro an­te to­do, la que va uni­da a otra fe­cha sig­ni­fi­ca­ti­va: la del 22 de ma­yo de 1872, cuan­do se pu­so la pri­me­ra pie­dra del tea­tro con­ce­bi­do por Wag­ner co­mo mar­co ideal pa­ra re­pre­sen­tar sus obras. En especial, la Te­tra­lo­gía, que, con re­pre­sen­tan­tes dis­tin­gui­dos del mun­do de la política y de las ar­tes, sir­vió pa­ra inau­gu­rar el sin­gu­lar co­li­seo en agos­to de 1876, con una sa­la que re­cu­pe­ra­ba la esen­cia del an­fi­tea­tro de los clá­si­cos grie­gos y un fo­so más pro­fun­do de lo ha­bi­tual, tan­to que im­pi­de al pú­bli­co ver a los mú­si­cos, y des­de el que los so­ni­dos se ele­van co­mo una cor­ti­na que de­be ser tras­pa­sa­da por las vo­ces, pa­ra las que a su vez se re­quie­ren un tim­bre y una po­ten­cia es­pe­cia­les. Son can­tan­tes que es­ta­ble­cen con la obra de Wag­ner un pac­to de leal­tad: sa­cer­do­ti­sas y sa­cer­do­tes que se con­sa­gran a sa­bien­das de que tal vez la ex­pe­rien­cia sea irre­ver­si­ble pa­ra sus vo­ces; que qui­zá no po­drán in­ter­pre­tar ya otros pa­pe­les que an­tes can­ta­ban.

Esos desafíos que tan bien en­ten­de­ría un afi­cio­na­do tau­rino y que, con los ri­tos an­tes apun­ta­dos, son par­te de la esen­cia de Bay­reuth. Co­mo en la fies­ta de los to­ros, el pú­bli­co que allí acu­de quie­re vi­vir el es­cán­da­lo, pa­ra con­tar que fue tes­ti­go de ha­za­ñas dig­nas de hé­roes, co­mo ha­ce al ca­so. Proezas co­mo el desafío des­de la ba­tu­ta de Pie­rre Bou­lez, re­cor­tan­do 50 mi­nu­tos a la has­ta en­ton­ces ca­nó­ni­ca ver­sión de Tos­ca­ni­ni de Par­si­fal. Un sa­cri­le­gio del mú­si­co fran­cés que, con el tiem­po, aca­bó con­vir­tién­do­se en ver­sión re­fe­ren­cial. Co­mo ocu­rri­ría con la pri­me­ra de las Te­tra­lo­gías que tam­bién Bou­lez di­ri­gió, coin­ci­dien­do con el si­glo de la inau­gu­ra­ción del fes­ti­val y asis­ti­do pa­ra sus pro­pó­si­tos des­de la es­ce­na por el mul­ti­fa­cé­ti­co Pa­tri­ce Ché­reau.

El Nue­vo Bay­reuth.

Es­tas anéc­do­tas –el tiem­po, co­mo se ha vis­to, ha­ce que no pa­sen de ese pun­to-se mul­ti­pli­ca­ron des­de 1951. De ahí que la tras­cen­den­cia del Fes­ti­val 2011 sea ma­yor, no so­lo por el nú­me­ro de la edi­ción, sino por los 60 años des­de su reaper­tu­ra co­mo el Nue­vo Bay­reuth. Pa­ra la oca­sión se eli­gió el mon­ta­je de Par­si­fal fir­ma­do por Wie­land Wag­ner, nie­to del com­po­si­tor, con el gran es­pe­cia­lis­ta Hans Knap­per­ts­busch en el fo­so, que se pro­pu­so re­cu­pe­rar el ca­rác­ter de no­ve­do­so que el pro­pio Wag­ner qui­so im­pri­mir a su pro­yec­to, pa­ra­li­za­do por la de­ci­sión de Có­si­ma de no mo­di­fi­car na­da de lo que su es­po­so ha­bía crea­do en vi­da.

El Nue­vo Bay­reuth su­pu­so mu­cho más: la des­vin­cu­la­ción de la ci­ta es­ti­val del na­zis­mo y en par­ti­cu­lar del nom­bre de Hitler, un ha­bi­tual de la fa­mi­lia Wag­ner, don­de se le co­no­cía co­mo tío Wolf. Hitler, que pi­só Bay­reuth por pri­me­ra vez en 1923 en ca­li­dad de hués­ped de los Wag­ner, a los que si­guió fre­cuen­tan­do, re­gre­só en loor de multitudes en 1933, ya co­mo füh­rer. In­ten­tó dar un res­pal­do al fes­ti­val, que no to­dos vie­ron con bue­nos ojos. Des­de ese mo­men­to y has­ta 1945, se con­ver­ti­ría en un lu­gar ha­bi­tual de en­cuen­tro de se­gui­do­res y sim­pa­ti­zan­tes de aquel ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, que allí ins­ta­la­ron su par­ti­cu­lar es­ce­na­rio, ani­ma­dos por la re­la­ción obra-fa­mi­liana­ción, amén de las con­no­ta­cio­nes an­ti­se­mi­tas que en al­gún mo­men­to pu­do es­gri­mir Wag­ner. De ahí el cam­bio ra­di­cal ex­pe­ri­men­ta­do des­de la edi­ción de 1951, cuan­do un car­tel ex­hor­ta­ba a los vi­si­tan­tes de una ma­ne­ra ra­di­cal con unas pa­la­bras ex­traí­das de Los maes­tros can­to­res: “ Aquí se ha­bla de arte”. To­do ello es­tá do­cu­men­ta­do por Frie­de­lind Wag­ner, nie­ta re­bel­de del com­po­si­tor, en su li­bro No­che so­bre Bay­reuth. Lo que en él se na­rra tie­ne tam­bién que ver con la en­ma­ra­ña­da fa­mi­lia de los Wag­ner, a la que uno de sus miem­bros, Ni­ke Wag­ner, no ha du­da­do en ca­li­fi­car co­mo “un clan de atri­das”. La di­fe­ren­cia con el que en­ca­be­za­ba Aga­me­nón es que en es­te ca­so la san­gre no lle­ga al Rin.

Uno de los mon­ta­jes de es­te ve­rano es re­co­men­da­ble: Par­si­fal. Una con­tro­ver­ti­da pro­pues­ta de Step­han Her­heim di­ri­gi­da mu­si­cal­men­te por Da­nie­le Gat­ti, uno

de los gran­des des­cu­bri­mien­tos wag­ne­ria­nos de hoy. Her­heim par­te de un de­ta­lla­do re­pa­so a la his­to­ria de Wahn­fried: des­de una vis­con­tia­na vi­sión del ni­ño ar­qui­tec­to, mez­cla de Wag­ner y Luis II, a la des­truc­ción del lu­gar en las dos gran­des gue­rras, pa­ra lle­gar a la reaper­tu­ra del Nue­vo Bay­reuth y ter­mi­nar en una po­lé­mi­ca es­ce­na en el Bun­des­tag.

Plau­si­ble la idea de re­cu­pe­rar el Tris­tán e Isol­da al­mo­do­va­riano de Mart­ha­ler y Pe­ter Sch­nei­der. Tam­bién Lohen­grin se po­drá ver de acuer­do con una dis­pa­ra­ta­da con­cep­ción de las que acos­tum­bra a ser­vir Hans Neuen­fels, el eterno en­fant te­rri­ble se­ten­ta­ñe­ro que dis­pa­ró las alar­mas mu­sul­ma­nas des­de Ber­lín con el Ido­me­neo en el que, en­tre otras, se mos­tra­ba la ca­be­za de Maho­ma. Por su par­te, Los maes­tros can­to­res, con el que de­bu­tó en pla­za co­mo di­rec­to­ra es­cé­ni­ca Kat­ha­ri­na Wag­ner, sir­vió a la bis­nie­ta del com­po­si­tor pa­ra en­co­nar más si ca­be a su fa­mi­lia: en su en­ten­der, la ac­tual co­rres­pon­sa­ble del fes­ti­val, jun­to con su her­ma­nas­tra Eva, ri­di­cu­li­za pre­me­di­ta­da­men­te a su an­te­pa­sa­do. La sor­pre­sa la de­pa­ra­rá el quin­to tí­tu­lo, en­co­men­da­do a Tho­mas En­gel­brock y Se­bas­tian Baum­gar­ten. Del res­to de los tí­tu­los wag­ne­ria­nos que in­te­gran el co­no­ci­do co­mo Ca­non de Bay­reuth jun­to con la Te­tra­lo­gía, so­lo fal­ta­ría El ho­lan­dés erran­te. Lle­ga­rá el pró­xi­mo ve­rano con di­rec­ción mu­si­cal de Ch­ris­tian Thie­le­mann quien, tras pro­ta­go­ni­zar el úl­ti­mo Ani­llo del Ni­be­lun­go, apun­ta co­mo el gran re­fe­ren­te wag­ne­riano del fu­tu­ro in­me­dia­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.