Sa­lir de la in­cer­ti­dum­bre

Ma­xi­mus Wi­se-Liar es un hom­bre lleno de co­me­di­mien­to y sen­ti­do co­mún con opi­nio­nes ma­ti­za­das, abier­tas.

Tiempo - - VISIONES -

pa­ra sla­voj zi­zek no hay na­da más per­ver­so que el re­la­ti­vis­mo. Esa era tam­bién la opi­nión de Antonio Ma­cha­do: “¿Tu ver­dad? No: la ver­dad, / y ven con­mi­go a bus­car­la. / La tuya, guár­da­te­la”. Pe­ro el mis­mo Ma­cha­do des­mien­te lo que esos fa­mo­sos ver­sos afir­man con el afo­ris­mo más re­pe­ti­do de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, aquel don­de Juan de Mai­re­na afir­ma: “La ver­dad es la ver­dad, dí­ga­la Aga­me­nón o su por­que­ro”, y Aga­me­nón res­pon­de que le pa­re­ce bien, pe­ro el por­que­ro di­ce: “A mí no me con­ven­ce”.

El pro­fe­sor Ma­xi­mus Wi­se-Liar, que in­ves­ti­ga en el des­pa­cho con­ti­guo al de Step­hen Haw­king en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, es un hom­bre lleno de co­me­di­mien­to y sen­ti­do co­mún y tie­ne so­bre to­dos los con­flic­tos opi­nio­nes ma­ti­za­das, lle­nas de re­la­ti­vis­mo, abier­tas. Yo le he pe­di­do res­pues­tas a al­gu­nos de los pro­ble­mas que in­quie­tan a la opi­nión pú­bli­ca, y el eru­di­to me ha re­ci­bi­do en su des­pa­cho (de su co­lle­ge de Cam­brid­ge), don­de, des­pués de in­vi­tar­me a sen­tar­me en uno de los si­llon­ci­tos y ser­vir­me una ta­za de té, me di­ce: “Dis­pa­re”.

-Pro­fe­sor Wi­se-Liar, ¿qué opi­na so­bre el con­flic­to ára­be-is­rae­lí?

En­cien­de la pi­pa, as­pi­ra una bo­ca­na­da de hu­mo, y me di­ce:

-Mi­re us­ted: Is­rael tie­ne de­re­cho a so­bre­vi­vir y a de­fen­der­se. La ra­za ju­día no acep­ta­rá, y ha­ce bien, so­me­ter­se otra vez a su des­truc­ción. Ex­pul­sa el hu­mo y agre­ga: -...PE­RO no es me­nos cier­to que los ára­bes tie­nen tam­bién bue­nos mo­ti­vos pa­ra con­si­de­rar­se víc­ti­mas en es­te con­flic­to, que ha cau­sa­do la rui­na de Pa­les­ti­na. -¿Qué pien­sa de los in­dig­na­dos? -Bueno, sin du­da les so­bran los mo­ti­vos pa­ra pro­tes­tar... PE­RO no hay de­re­cho a ocu­par la pla­za pú­bli­ca y asal­tar las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas que a us­te­des tan­to es­fuer­zo les ha cos­ta­do re­cu­pe­rar. Los mo­vi­mien­tos anár­qui­cos no con­du­cen a na­da.

So­bre Afganistán tam­bién tie­ne una opi­nión muy su­til: “Es una gue­rra jus­ta: los ta­li­ba­nes co­bi­ja­ron a Al Qae­da, son un pe­li­gro pa­ra su pue­blo y pa­ra la hu­ma­ni­dad, y en especial el tra­to que re­ser­van a sus mu­je­res es inacep­ta­ble... PE­RO no es nues­tra fun­ción ha­cer de policías del mun­do y en­viar a chi­cos jó­ve­nes a mo­rir en paí­ses re­mo­tos; hay que per­mi­tir que las so­cie­da­des ter­cer­mun­dis­tas evo­lu­cio­nen a su rit­mo”. So­bre la te­le­ba­su­ra, Wi­se-Liar afir­ma con­tun­den­te­men­te: “La te­le­ba­su­ra da­ña y de­gra­da las so­cie­da­des... PE­RO na­die es­tá obli­ga­do a ver­la. Exis­te una co­sa lla­ma­da man­do a dis­tan­cia”.

Le pre­gun­to si le pa­re­ce bien o mal la prohi­bi­ción de fu­mar en es­pa­cios pú­bli­cos y de co­rrer en las au­to­pis­tas. Res­pon­de: “Mi­re, es­toy re­suel­ta­men­te a fa­vor de la sa­lud pú­bli­ca y pri­va­da... PE­RO el Go­bierno no pue­de es­tar le­gis­lan­do so­bre cual­quier co­sa; la li­ber­tad del ciu­da­dano im­pli­ca que tam­bién tie­ne de­re­cho a equi­vo­car­se”.

Me de­ja ató­ni­to tan­ta sa­bi­du­ría, tan­to co­no­ci­mien­to. Me de­ja sin ha­bla. Wi­se-Liar fu­ma su pi­pa, churrp-churrp. Al otro la­do de la pa­red oi­go a Step­hen Haw­king to­ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.