Me­jor sin pies

Tiempo - - CULTURA -

To­dos los in­tér­pre­tes (la im­pre­sio­nan­te or­ques­ta de Ba­den Ba­den-Frei­burg, los dos co­ros, los can­tan­tes, el director de es­ce­na y el mi­la­gro­so ba­tu­ta, Syl­vain Cam­bre­ling) se de­ja­ron lle­var por la obra. Quie­re es­to de­cir que es­tu­vie­ron per­fec­tos. Pe­ro hay al­go con­tra lo que na­die ha­bría po­di­do lu­char: el “pa­tio de bu­ta­cas”. Lo sen­sa­to ha­bría si­do ad­ver­tir a los es­pec­ta­do­res de que de­ja­sen en ca­sa los pies, o que los des­ator­ni­lla­sen y los guar­da­sen ba­jo el asien­to, por­que no ha­bía dón­de po­ner­los. Eso sí era un mar­ti­rio y no lo de los es­tig­mas. Pe­ro na­da es per­fec­to y quie­nes tu­vi­mos la fortuna de ver es­te San Fran­cis­co nun­ca ol­vi­da­re­mos lo que nos su­ce­dió... sal­vo lo de los pies. (En la fo­to, Gé­rard Mor­tier).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.