La Crip­ta de los Ca­pu­chi­nos

VIE­NA, 16 DE JU­LIO DE 2011 · Por pri­me­ra vez des­de el en­tie­rro de Fran­cis­co Jo­sé, el pan­teón im­pe­rial se abre pa­ra un je­fe de la Ca­sa de Aus­tria, Ot­to de Habs­bur­go.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Fe­li­pe II, que vi­vía con sen­ci­llez es­par­ta­na, le­van­tó una ma­jes­tuo­sa tum­ba pa­ra la Ca­sa de Aus­tria es­pa­ño­la, el mo­nas­te­rio del Es­co­rial. En Vie­na, la ra­ma ale­ma­na de la fa­mi­lia, cu­ya cor­te man­te­nía to­das las pom­pas im­pe­ria­les, pre­fi­rió en cam­bio un mo­des­to pan­teón, las des­nu­das bó­ve­das sub­te­rrá­neas de un con­ven­to ca­pu­chino.

Fue la es­po­sa del em­pe­ra­dor Ma­tías, Ana del Ti­rol, quien le­gó el di­ne­ro pa­ra fun­dar el con­ven­to de San­ta María de los Án­ge­les, don­de de­bían en­te­rrar a am­bos. Tar­da­ron 15 años, tras la muer­te de Ana y Ma­tías, en ter­mi­nar las obras. Por fin, en la Pas­cua de 1633, re­ci­bió a su pri­mer hués­ped im­pe­rial, Ma­tías, que ha­bía de­ja­do dis­pues­to un so­bre­co­ge­dor ce­re­mo­nial. Cuan­do la co­mi­ti­va que lle­va­ba el fé­re­tro des­cen­dió la Es­ca­le­ra de los Muer­tos, en­con­tró ce­rra­da la puer­ta de la crip­ta. El maes­tro de ce­re­mo­nias gol­peó tres ve­ces, y al otro la­do de la puer­ta se oyó la voz del pa­dre guar­dián: “¿Quién desea en­trar?”. El maes­tro de ce­re­mo­nias enun­ció la in­ter­mi­na­ble re­tahí­la de tí­tu­los del Sa­cro Em­pe­ra­dor Ro­mano-ger­má­ni­co. “No sé quién es”, fue la des­con­cer­tan­te res­pues­ta del guar­dián.

Vol­vió a gol­pear otras tres ve­ces y se re­pi­tió la pre­gun­ta des­de den­tro. “Su Al­te­za Im­pe­rial y Real Ma­tías”, re­su­mió en­ton­ces el maes­tro de ce­re­mo­nias, pe­ro tam­po­co ob­tu­vo re­sul­ta­do. Ter­ce­ra lla­ma­da, ter­ce­ra pre­gun­ta, y una res­pues­ta muy di­fe­ren­te: “Tu her­mano Ma­tías, po­bre pe­ca­dor”. En­ton­ces se abrió la puer­ta.

Do­ce em­pe­ra­do­res han te­ni­do que pa­sar por ese ri­tual de hu­mil­dad an­tes de ser ad­mi­ti­dos en la Crip­ta de los Ca­pu­chi­nos, don­de les ha­cen com­pa­ñía 18 em­pe­ra­tri­ces, en­tre ellas Mar­ga­ri­ta de Aus­tria, la pro­ta­go­nis­ta de Las Me­ni­nas, y más de 100 ar­chi­du­ques. En con­so­nan­cia con el lu­gar, los sar­có­fa­gos son en ge­ne­ral ca­jas bas­tan­te sen­ci­llas de es­ta­ño, co­bre o bron­ce, que es­tán a la vis­ta, co­mo si fue­ra el de­pó­si­to de equi­pa­jes de una lú­gu­bre con­sig­na. Hay al­gu­na apa­ra­to­sa ex­cep­ción de épo­ca ro­co­có. El del em­pe­ra­dor Carlos VI, el ri­val de Fe­li­pe V en la Gue­rra de Su­ce­sión que in­clu­so fue pro­cla­ma­do rey de Es­pa­ña en Bar­ce­lo­na, es un de­li­ran­te me­men­to mo­ri, ro­dea­do de ca­la­ve­ras que por­tan las dis­tin­tas co­ro­nas de sus so­be­ra­nías.

En­tie­rro de Zi­ta.

En 1989 la crip­ta vol­vió a abrir­se pa­ra un se­pe­lio im­pe­rial, sie­te dé­ca­das des­pués de la des­apa­ri­ción del Im­pe­rio Aus­tro-hún­ga­ro. Fue pa­ra Zi­ta de Bor­bó­nPar­ma, la úl­ti­ma em­pe­ra­triz, viu­da del bre­ve Carlos I, que reinó de 1916 a 1918, y que cu­bier­ta de ve­los ne­gros pre­si­dió con su ma­ri­do e hi­jo el en­tie­rro de Fran­cis­co Jo­sé, co­mo mues­tra la fo­to gran­de. Tras mu­chos años en que la Re­pú­bli­ca de Aus­tria man­tu­vo en el os­tra­cis­mo a la an­ti­gua fa­mi­lia im­pe­rial, el Go­bierno au­to­ri­zó un en­tie­rro que re­pro­du­jo las vie­jas pom­pas. En la mis­ma ca­rro­za fu­ne­ra­ria que lle­va­ra a Fran­cis­co Jo­sé en 1916, Zi­ta des­fi­ló por la ciu­dad que en 1918 ha­bía te­ni­do que aban­do­nar ca­mino de un exi­lio de por vi­da.

Aho­ra es su hi­jo quien des­cien­de la Es­ca­le­ra de la Muer­te has­ta una Crip­ta que le ha es­pe­ra­do mu­chos años. Si el Im­pe­rio Aus­tro-hún­ga­ro no se hu­bie­ra hun­di­do en la I Gue­rra Mun­dial, ha­bría si­do el mo­nar­ca más lon­ge­vo de la His­to­ria,

por­que Ot­to de Habs­bur­go ha muer­to a los 98 años. Ese si­glo de exis­ten­cia ha con­tem­pla­do cam­bios cós­mi­cos en Eu­ro­pa y el mun­do, los ma­yo­res ca­ta­clis­mos his­tó­ri­cos, gue­rras y ma­tan­zas que ha co­no­ci­do la hu­ma­ni­dad.

Ot­to de Habs­bur­go era ya la úni­ca per­so­na del mun­do que re­cor­da­ba ha­ber es­ta­do en el en­tie­rro de Fran­cis­co Jo­sé. Te­nía so­lo 4 años, y dos des­pués em­pren­dió su pri­mer exi­lio, una dra­má­ti­ca pe­ri­pe­cia que se re­pe­ti­ría va­rias ve­ces en su vi­da. El 11 de no­viem­bre de 1918, día en que aca­bó la I Gue­rra Mun­dial, Carlos I re­nun­ció a la co­ro­na, aun­que no a sus de­re­chos di­nás­ti­cos, y con su fa­mi­lia se re­fu­gió en Sui­za.

Cons­pi­ró ac­ti­va­men­te pa­ra res­tau­rar la mo­nar­quía en Hun­gría, has­ta que Fran­cia e In­gla­te­rra de­ci­die­ron neu­tra­li­zar aquel ele­men­to de agi­ta­ción. En 1921 un bar­co de gue­rra in­glés subió por el Da­nu­bio has­ta Bu­da­pest, y se lle­vó a Carlos I a Ma­dei­ra. Co­mo ha­bía he­cho con Na­po­león, In­gla­te­rra uti­li­zó el Atlán­ti­co de cár­cel pa­ra un exem­pe­ra­dor in­có­mo­do.

Al po­co de lle­gar a Ma­dei­ra, Carlos mu­rió y Ot­to se con­vir­tió, con 10 años, en je­fe de la Ca­sa de Habs­bur­go. Alfonso XIII ofre­ció asi­lo a la fa­mi­lia im­pe­rial, y Zi­ta se ins­ta­ló con sus ocho hi­jos en una vi­lla de Le­quei­tio, Viz­ca­ya. Los de Es­pa­ña fue­ron unos años fe­li­ces en los que Ot­to se hi­zo hom­bre, pe­ro ter­mi­na­ron de for­ma trau­má­ti­ca. Cuan­do en 1931 se pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca, la fa­mi­lia im­pe­rial tu­vo que de­jar Es­pa­ña.

Hui­da de los na­zis.

Se fue­ron a Bél­gi­ca y Ot­to es­tu­dió cien­cias po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Lo­vai­na. Allí se ve­ría que era un jo­ven con do­tes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas. Des­de Bél­gi­ca si­guió con preo­cu­pa­ción el as­cen­so de los na­zis en la ve­ci­na Ale­ma­nia, y se opu­so enér­gi­ca­men­te al An­chluss, la ane­xión de Aus­tria al Reich. Esa ac­ti­tud le pu­so en la lis­ta ne­gra de Hitler, de mo­do que cuan­do Ale­ma­nia in­va­dió Bél­gi­ca en 1940, Ot­to y su fa­mi­lia se vie­ron de nue­vo arro­ja­dos al exi­lio. Atra­ve­sa­ron Fran­cia y se re­fu­gia­ron en Es­pa­ña, has­ta ter­mi­nar en Es­ta­dos Uni­dos.

Tras la II Gue­rra Mun­dial, Ot­to de Habs­bur­go re­gre­só a Eu­ro­pa. En los años 50 se ca­só en Fran­cia con una prin­ce­sa ale­ma­na, y co­men­zó a pa­sar sus ve­ra­neos en un pue­ble­ci­to en­ton­ces des­co­no­ci­do lla­ma­do Benidorm. Po­dría ha­ber­se con­ver­ti­do en el Alfonso de Hohen­lohe de Benidorm, pe­ro su per­fil era muy dis­tin­to, no era un per­so­na­je de la jet set, sino un in­te­lec­tual y un ideó­lo­go.

Uno de sus ca­ba­llos de ba­ta­lla fue la uni­dad eu­ro­pea, y en los años 60 se con­vir­tió en eu­ro­par­la­men­ta­rio, en las fi­las del Par­ti­do So­cial-cris­tiano, la ra­ma bá­va­ra –y más a la de­re­cha-de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. Otro de sus em­pe­ños fue, por su­pues­to, de­rri­bar el Te­lón de Ace­ro. Fue uno de los pro­mo­to­res del lla­ma­do Pic­nic pan­eu­ro­peo, en el que el Go­bierno co­mu­nis­ta –pe­ro re­for­mis­ta-hún­ga­ro, y el aus­tria­co, abrie­ron la fron­te­ra co­mún en­tre am­bos paí­ses en agos­to de 1989, per­mi­tien­do la fu­ga de cen­te­na­res de ale­ma­nes del Es­te y pro­vo­can­do la caí­da del Mu­ro de Ber­lín.

Aun­que du­ran­te me­dio si­glo Aus­tria le im­pi­dió en­trar en el país, go­za­ba al mo­rir de las na­cio­na­li­da­des aus­tria­ca, hún­ga­ra, ale­ma­na y has­ta croa­ta. Era un li­be­ral con­ser­va­dor y ca­tó­li­co, que tu­vo una sa­tis­fac­ción ra­ra de al­can­zar cuan­do en 2004 vio bea­ti­fi­car a su pa­dre por el Pa­pa.

Ca­mino de la crip­ta. Sé­qui­to fu­ne­ra­rio de Fran­cis­co Jo­sé, pre­si­di­do por los nue­vos

em­pe­ra­do­res y Ot­to. Fa­mi­lia im­pe­rial. El úl­ti­mo em­pe­ra­dor, Carlos I, Zi­ta y el he­re­de­ro, Ot­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.