El úni­co en sa­lir

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Hu­bo un in­qui­lino que aban­do­nó la Crip­ta de los Ca­pu­chi­nos, pe­ro fue co­sa de Hitler, cu­yo ca­pri­cho no res­pe­ta­ba ni las sa­cra­li­za­das tra­di­cio­nes de los Habs­bur­go. En 1940, tras la de­rro­ta y ocu­pa­ción de Fran­cia, pa­ra con­gra­ciar­se con los fran­ce­ses, el Füh­rer man­dó a Pa­rís, a la tum­ba de Na­po­león, los res­tos del úni­co hi­jo de es­te, el Agui­lu­cho. Na­po­león, lla­ma­do “II” aun­que nun­ca lle­gó a rei­nar, era hi­jo de María Lui­sa de Aus­tria, nie­to del em­pe­ra­dor aus­tria­co, y se ha­bía cria­do en la cor­te de Vie­na co­mo un ar­chi­du­que, aun­que los bo­na­par­tis­tas te­nían pues­tas en él sus es­pe­ran­zas po­lí­ti­cas. Mu­rió en ple­na ju­ven­tud, en­ve­ne­na­do por el can­ci­ller Met­ter­nich, se­gún los par­ti­da­rios de la teo­ría cons­pi­ra­cio­nis­ta. Co­mo miem­bro de la fa­mi­lia im­pe­rial fue en­te­rra­do en la Crip­ta de los Ca­pu­chi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.