FA­MI­LIAS EN PIE DE GUE­RRA

El ac­ci­den­te de Or­te­ga Cano ha sa­ca­do a la luz una vez más las ren­ci­llas en­tre sus pa­rien­tes. Otras sa­gas de fa­mo­sos se ti­ran tam­bién es­tos días los tras­tos a la ca­be­za.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE

El en­fren­ta­mien­to en­tre la fa­mi­lia del to­re­ro Or­te­ga Cano y los Mohe­dano al­can­zó su pun­to más ál­gi­do tras el ac­ci­den­te que su­frió el dies­tro el pa­sa­do 28 de ma­yo, cuan­do cir­cu­la­ba al vo­lan­te de su co­che en una ca­rre­te­ra de Se­vi­lla y que a pun­to ha es­ta­do de cos­tar­le la vi­da. Un crí­ti­co mo­men­to que, más que ser­vir pa­ra unir a los dos cla­nes, ha avi­va­do la lla­ma de los re­pro­ches. Ya an­tes del trá­gi­co su­ce­so las di­fe­ren­cias en­tre sus her­ma­nos con la fa­mi­lia Mohe­dano le pro­vo­ca­ron mu­chos dis­gus­tos, y el dies­tro ha­bría pe­di­do a am­bas par­tes una tre­gua en es­ta gue­rra te­le­vi­sa­da: “Me van a ma­tar en­tre to­dos”, se la­men­tó. Y aun­que en las ho­ras pos­te­rio­res al ac­ci­den­te su cu­ña­do Ama­dor Mohe­dano ac­tuó co­mo por­ta­voz ofi­cial y es­tu­vo en el hos­pi­tal com­par­tien­do los mo­men­tos de an­gus­tia jun­to a los her­ma­nos del to­re­ro, la apa­ren­te cal­ma no du­ró de­ma­sia­do. “¿Có­mo voy a es­tar en una sa­la de es­pe­ra en la que to­dos nos es­ta­mos cons­tan­te­men­te mi­ran­do de reojo? Ya no quie­ro sa­ber na­da más de la fa­mi­lia Or­te­ga Cano”, sen­ten­ció el her­mano de Rocío Jurado tras aban­do­nar el cen­tro hos­pi­ta­la­rio. Ni su hi­ja, Cha­yo Mohe­dano, ni su mu­jer, Ro­sa Be­ni­to, que par­ti­ci­pa en un reality te­le­vi­si­vo y per­ma­ne­ce aje­na a lo que le ha su­ce­di­do a su cu­ña­do, han vi­si­ta­do al dies­tro, que des­pués de pa­sar mes y me­dio in­gre­sa­do en el hos­pi­tal fue da­do de al­ta el pa­sa­do lu­nes.

Pe­ro el ca­so del to­re­ro no es el úni­co, otras sa­gas me­diá­ti­cas se han de­di­ca­do a la­var los tra­pos su­cios an­te la opi­nión pú­bli­ca. La gue­rra de los Thys­sen es otro con­flic­to que cuen­ta con to­dos los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra un cu­le­brón te­le­vi­si­vo. Una he­ren­cia cal­cu­la­da en más de 3.000 mi­llo­nes de eu­ros, que de­jó el ba­rón y que Car­men Cer­ve­ra es­tá dis­pues­ta a ad­mi­nis­trar, tie­ne la cul­pa del dis­tan­cia­mien­to con su hi­jo y la fa­mi­lia de es­te.

Otra po­pu­lar fa­mi­lia que lle­va en­fren­ta­da ca­si tres dé­ca­das por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos y por una he­ren­cia po­lé­mi­ca es la de Pa­qui­rri. A la muer­te del to­re­ro, tras mu­chas dis­cre­pan­cias, los bie­nes del dies­tro que­da­ron di­vi­di­dos en­tre sus tres hi­jos: Fran­cis­co, Ca­ye­tano y Ki­ko. Des­de en­ton­ces, el mi­to se vio ro­to por las con­ti­nuas dispu­tas sur­gi­das al­re­de­dor de su me­mo­ria y por las in­cóg­ni­tas que apa­re­cie­ron en re­la­ción a su tes­ta­men­to. In­clu­so el her­mano del to­re­ro, Antonio Ri­ve­ra, lle­gó a co­men­tar re­cien­te­men­te en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión: “Si mi her­mano Pa­qui­rri vie­ra có­mo es­tá la fa­mi­lia, se echa­ría a llo­rar”. Y pa­ra echar más le­ña al fue­go, el tam­bién ma­ta­dor Jo­sé Antonio Ca­na­les Ri­ve­ra aña­dió un nue­vo ele­men­to a la dispu­ta fa­mi­liar al ase­gu­rar que sus pri­mos Fran­cis­co y Ca­ye­tano le ha­bían ve­ta­do y le ha­bían da­do la es­pal­da en su ca­rre­ra. “Es una in­jus­ti­cia lo que han he­cho con­mi­go”, afir­mó ha­ce unos me­ses. Unas de­cla­ra­cio­nes que no gus­ta­ron na­da a sus pri­mos, que siem­pre se han mos­tra­do más dis­pues­tos a la­var los tra­pos su­cios en ca­sa.

Ce­los, ri­va­li­da­des y con­ti­nuas pe­leas es lo que han pro­yec­ta­do an­te la opi­nión pú­bli­ca los her­ma­nos Ma­ta­mo­ros, una po­pu­lar pa­re­ja te­le­vi­si­va. “He per­di­do a mi her­mano, que ya no lo es. El pro­ble­ma del tío Co­to es el de un con­su­mi­dor compulsivo. Un yon­qui”, el co­la­bo­ra­dor de te­le­vi­sión y re­pre­sen­tan­te de ar­tis­tas Ki­ko Ma­ta­mo­ros des­cri­be así la re­la­ción con su ge­me­lo. Las an­dan­zas de am­bos han da­do pa­ra mu­cho: mien­tras que Co­to se fu­ga­ba de la Jus­ti­cia y apa­re­cía en un po­pu­lar pro­gra­ma anun­cian­do su pró­xi­mo sui­ci­dio, su her­mano apro­ve­cha­ba pa­ra arre­me­ter con­tra él y po­ner de ma­ni­fies­to que en­tre am­bos exis­ten dos pos­tu­ras más que irre­con­ci­lia­bles, al­go que ha que­da­do cla­ro en los due- los te­le­vi­sa­dos que han pro­ta­go­ni­za­do. Las di­fe­ren­cias en­tre los po­lé­mi­cos co­men­ta­ris­tas co­men­za­ron tras la muer­te de Car­men Ordóñez, re­pre­sen­ta­da por Ki­ko, pe­ro en su tour por los pla­tós han de­ja­do pa­ten­te que hay otras po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra su eter­na ene­mis­tad: la ac­tual mu­jer de Ki­ko, Ma­ko­ke, fue tam­bién pre­ten­di­da por su ge­me­lo: “Co­to cor­te­jó a Ma­ko­ke, ella me eli­gió a mí y él ja­más su­po acep­tar­lo”, co­men­tó Ki­ko.

Adiós a un tiem­po fe­liz.

El mun­do del co­ra­zón tam­bién se vio sor­pren­di­do con una ines­pe­ra­da trifulca. Un cla­ro ejem­plo de có­mo con la des­apa­ri­ción de un per­so­na­je fa­mo­so se pue­de ir al tras­te una fa­mi­lia uni­da pa- ra dar pa­so a una lu­cha sin cuar­tel. La muer­te de la can­tan­te Rocío Dúrcal en 2006 ti­ró por tierra la idí­li­ca ima­gen de un clan que has­ta en­ton­ces nun­ca ha­bía da­do que ha­blar. Sus in­cur­sio­nes en la pren­sa ro­sa siem­pre ha­bían si­do de lo más ama­ble. Pe­ro la apa­ri­ción de nue­vas pro­pie­da­des de la can­tan­te, y la ne­ga­ti­va de Ju­nior a com­par­tir­las con los he­re­de­ros co­mo dic­ta la ley, ter­mi­nó con la de­man­da de los dos hi­jos ma­yo­res, Car­men y Antonio, con­tra su pa­dre. “Nun­ca su­pe que mis hi­jos fue­ran tan ava­ri­cio­sos. Al­gún día to­do va a ser pa­ra ellos. Mal­di­to par­né, que ha he­cho que una fa­mi­lia uni­da se en­fren­te en los juz­ga­dos”, la­men­tó el viu­do de Dúrcal. Pe­ro tras la tor­men­ta, pa­re­ce que las aguas

vol­vie­ron a su cau­ce y a prin­ci­pios de es­te año los Mo­ra­les tu­vie­ron un acer­ca­mien­to. “Vol­ve­mos a ser una fa­mi­lia”, sen­ten­ció Ju­nior.

Lo que no pa­re­ce te­ner arre­glo son las re­la­cio­nes en­tre los miem­bros de la sa­ga Os­tos. Lo su­yo su­pera to­dos los cu­le­bro­nes: rup­tu­ras en­tre pa­dres e hi­jos con ren­cuen­tros te­le­vi­si­vos, po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes, prue­bas de pa­ter­ni­dad, acu­sa­cio­nes al to­re­ro de ma­los tra­tos a su ex, Con­sue­lo Al­ca­lá, y en­tre es­ta y su hi­jo, Jaime Os­tos Jr. Y to­do ade­re­za­do con re­con­ci­lia­cio­nes im­po­si­bles, eso sí, siem­pre en pla­tó y pre­vio pa­go.

Po­cos mo­men­tos de re­lax en sus ren­ci­llas fa­mi­lia­res tie­nen tam­bién los de Ubri­que. Co­men­za­ron por las desave­nen­cias en­tre el to­re­ro Je­su­lín y su ex, Be­lén Es­te­ban, con la sa­li­da de es­ta de Am­bi­cio­nes, la fin­ca fa­mi­liar, y el ale­ja­mien­to en­tre la hi­ja de am­bos, la pe- que­ña An­dreí­ta, y su pa­dre. La ex­pa­re­ja ha lle­na­do ho­ras de te­le­vi­sión y mi­les de pá­gi­nas del co­ra­zón. Y aun­que ha­yan pa­sa­do más de diez años des­de aque­lla rup­tu­ra, el te­ma to­da­vía si­gue ali­men­tan­do las cró­ni­cas ro­sas con el mis­mo ti­rón que el pri­mer día. Pe­ro a lo lar­go de los años, Je­su­lín y los Ja­nei­ro se han vis­to en­vuel­tos ade­más en otras gue­rras den­tro de ca­sa. La se­pa­ra­ción de los pro­ge­ni­to­res, Car­men Ba­zán y Hum­ber­to Ja­nei­ro, pu­so de ma­ni­fies­to los en­fren­ta­mien­tos eco­nó­mi­cos y unas desave­nen­cias en­tre el pa­dre y los hi­jos que to­da­vía pa­re­ce que no se han sal­da­do.

Du­ras acu­sa­cio­nes.

Otra sa­ga de las de to­da la vi­da que tam­po­co se ha li­bra­do de dis­gus­tos es la de An­drés Pa­ja­res. El ac­tor se con­vir­tió en ca­be­za de tur­co de su pro­pia fa­mi­lia, que le ha acu­sa­do de ma­la vi­da, ma­los tra­tos, de su­frir adic­cio­nes... Una gue­rra con mu­chas ba­ta­llas y muy po­qui­tos mo­men­tos de tre­gua en la que ha ha­bi­do si­tio pa­ra to­dos: pa­ra el hi­jo ma­yor, An­dre­si­to, en­fren­ta­do con su pa­dre, con su ma­dras­tra, con su her­ma­na Ma­ri Cie­lo, con su ex­no­vio, Ma­nu... Por si fue­ra po­co, a An­drés Pa­ja­res le apa­re­ció una hi­ja se­cre­ta, Eva, mu­cho más dis­cre­ta que sus dos her­ma­nos y que se pu­so del la­do del ac­tor en sus mo­men­tos más di­fí­ci­les.

¿Y qué de­cir del do­ma­dor más fa­mo­so de los úl­ti­mos tiem­pos, Ángel Cris­to, y la ac­triz Bár­ba­ra Rey? Ellos tam­bién han da­do bue­na cuen­ta de sus desave­nen­cias fa­mi­lia­res de for­ma pú­bli­ca. La pa­re­ja se en­fren­tó por las adic­cio­nes del do­ma­dor y los su­pues­tos ma­los tra­tos su­fri­dos por Bár­ba­ra du­ran­te el ma­tri­mo­nio. El te­ma sal­pi­có a sus hi­jos, que no du­da­ron en po­si­cio­nar­se al la­do de su ma­dre. So­fía Cris­to sor­pren­de­ría a to­dos en­tran­do en directo en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Cró­ni­cas Mar­cia­nas, don­de su pa­dre es­ta­ba dan­do una entrevista, y mal­tra­ta­dor fue lo más bo­ni­to que le di­jo. El do­ma­dor vi­vió sus úl­ti­mos años de vi­da en so­le­dad, sin ha­blar­se con sus hi­jos ni con su ex­mu­jer.

Y en­tre las ce­le­bri­ties ex­tran­je­ras, al­gu­nas gran­des es­tre­llas tam­bién tie­nen pen­dien­tes asun­tos de fa­mi­lia. Ni si­quie­ra la gla­mu­ro­sa An­ge­li­na Jo­lie se en­cuen­tra al mar­gen de es­te ti­po de con­flic­tos. La mu­jer de Brad Pitt ha es­ta­do mu­chos años sin ha­blar­se con su pa­dre,

John Voight. El ca­si im­po­si­ble acer­ca­mien­to se pro­du­jo en fe­bre­ro del pa­sa­do año gra­cias a la me­dia­ción de Brad Pitt. El lu­gar ele­gi­do fue Ve­ne­cia, don­de pa­dre e hi­ja se ren­con­tra­ron y fir­ma­ron la paz.

Tam­po­co el en­ten­di­mien­to de Brit­ney Spears con sus pa­dres ha si­do bueno. La que fue­ra prin­ce­sa del pop se en­fa­dó con su ma­dre, Lynne, cuan­do es­ta de­ci­dió pu­bli­car un li­bro don­de con­ta­ba de­ta­lles de Brit­ney y de su her­ma­na, Ja­mie Lynn. Ade­más, las re­la­cio­nes con su pro­ge­ni­tor, Ja­mie Spears, se han vis­to re­sen­ti­das por la cons­tan­te su­per­vi­sión a la que se ha vis­to so­me­ti­da la es­tre­lla por or­den ju­di­cial. Los jue­ces de­ci­die­ron que la can­tan­te es­tu­vie­ra ba­jo su tu­te­la pa­ra su­pe­rar sus pro­ble­mas emo­cio­na­les y sus adic­cio­nes, una si­tua­ción que no pa­re­ció lle­var bien Brit­ney, quien desea­ba to­mar el con­trol to­tal de su vi­da.

La que tam­bién ha da­do mu­cho que ha­blar den­tro y fue­ra de ca­sa ha si­do Pa­ris Hil­ton. La nie­ta del fun­da­dor de uno de los im­pe­rios ho­te­le­ros más im­por­tan­tes del mun­do vio có­mo Ba­rron Hil­ton, abue­lo y pa­triar­ca de la fa­mi­lia, har­to de sus es­cán­da­los y ex­cen­tri­ci­da­des, la re­ti­ra­ba su cuan­tio­sa fortuna. La go­ta que col­mó el va­so fue cuan­do la ru­bia aca­bó en la cár­cel por con­du­cir bo­rra­cha, per­dien­do así un le­ga­do de 60 mi­llo­nes de dó­la­res (al­re­de­dor de 43 mi­llo­nes de eu­ros). La chi­ca se que­dó así com­pues­ta y sin he­ren­cia.

Bue­na sin­to­nía. Or­te­ga Cano y su cu­ña­do han ne­ga­do, a pe­sar de las evi­den­cias, que exis­tan pro­ble­mas en­tre am­bos.

Por una mu­jer. Los ge­me­los Ki­ko y Co­to Ma­ta­mo­ros han si­do ri­va­les, en­tre otros mo­ti­vos, por Ma­ko­ke, la ac­tual mu­jer de Ki­ko.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.