Ba­su­ra y mer­ca­do

No pa­re­ce que exis­ta có­di­go pe­nal ni au­to­rre­gu­la­ción que pon­ga freno a los abu­sos de los pe­rio­dis­tas sin es­crú­pu­los.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

ti­ran­do del hi­lo del es­cán­da­lo del sen­sa­cio­na­lis­ta News of the World re­cién clau­su­ra­do, ha sa­li­do a re­lu­cir el debate so­bre los lí­mi­tes del pe­rio­dis­mo ama­ri­llo. Re­cuer­do bre­ve­men­te que el pe­rió­di­co lle­va­ba años, con­cre­ta­men­te des­de el 2000, es­pian­do a ciu­da­da­nos y so­bor­nan­do a policías pa­ra com­prar las ex­clu­si­vas más mor­bo­sas de la pren­sa bri­tá­ni­ca. Hay que de­cir que con su­cu­len­tos be­ne­fi­cios, pues era el do­mi­ni­cal más ven­di­do del Reino Uni­do (cer­ca de tres mi­llo­nes de ejem­pla­res) a ba­se de es­car­bar en los as­pec­tos más sór­di­dos de la vi­da íntima de los fa­mo­sos. La go­ta que col­mó el va­so de la in­dig­na­ción fue el pin­cha­zo al te­lé­fono de Milly Dow­ler, una ni­ña de 13 años se­cues­tra­da y ase­si­na­da. Los pe­rio­dis­tas im­pli­ca­dos lle­ga­ron in­clu­so a bo­rrar men­sa­jes, des­truir prue­bas y ha­cer creer a los pa­dres que la pe­que­ña se­guía vi­va con el úni­co fin de pro­lon­gar sus abe­rra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas. Di­cen que el mag­na­te Mur­doch, pro­pie­ta­rio de uno de los ma­yo­res im­pe­rios me­diá­ti­cos del mun­do, ha ce­rra­do el pe­rió­di­co sin do­lor de co­ra­zón ni pro­pó­si­to de en­mien­da, pues con The Sun man­tie­ne la mis­ma lí­nea ama­ri­llis­ta. Otro de los dia­rios de su im­pe­rio, el New York Post, pu­bli­có el ru­mor de que la ca­ma­re­ra gui­nea­na que de­nun­ció a Strauss-Kahn por vio­la­ción era una pros­ti­tu­ta. El ca­so es que en el im­pe­rio Mur­doch, co­mo en tan­tos otros, los lí­mi­tes del sen­sa­cio­na­lis­mo son tan di­fu­sos que mu­chos los con­si­de­ran inexis­ten­tes.

No pa­re­ce que exis­ta có­di­go pe­nal ni au­to­rre­gu­la­ción que pon­ga freno a los abu­sos de los pe­rio­dis­tas sin es­crú­pu­los. Lo úni­co que po­dría aca­bar con la in­fa­mia sen­sa­cio­na­lis­ta es al­go tan im­pro­ba­ble co­mo que los anun­cian­tes can­ce­len sus con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios cuan­do la amo­ra­li­dad ad­quie­ra pro­por­cio­nes nau­sea­bun­das o que el mo­vi­mien­to de los in­dig­na­dos to­me car­tas en el asun­to y em­pren­da el boi­cot con­tra los ba­su­re­ros pe­rio­dís­ti­cos. El pro­ble­ma, co­mo es ha­bi­tual, es que pa­guen jus­tos por pe­ca­do­res y, co­mo su­ce­de con los po­lí­ti­cos, se ex­tien­da la idea de que la co­rrup­ción en los me­dios es ge­ne­ra­li­za­da.

Ignacio Ra­mo­net con­fir­ma en su úl­ti­mo li­bro, La ex­plo­sión del pe­rio­dis­mo, que la ob­se­sión co­mer­cial de las em­pre­sas es in­com­pa­ti­ble con la éti­ca de la in­for­ma­ción; el mer­ca­do es tan in­sa­cia­ble que ful­mi­na a quie­nes son in­ca­pa­ces de ge­ne­rar be­ne­fi­cios. Na­die se li­bra de la cri­sis que afec­ta de ma­ne­ra especial a un ti­po de pro­fe­sio­na­les frí­vo­los y mun­da­nos, a los que Ra­mo­net lla­ma “pe­rio­dis­tas do­mi­nan­tes”, cu­yo com­pa­dreo con la cla­se política les acer­ca al po­der, pe­ro les ale­ja pe­li­gro­sa­men­te de la reali­dad y ter­mi­nan sien­do inofen­si­vos y pre­vi­si­bles. La se­duc­ción de las éli­tes sue­le de­ri­var en un mer­ca­deo que lle­va a la co­rrup­ción in­for­ma­ti­va. ¿So­bre­vi­vi­rá es­te vie­jo ofi­cio fren­te a tan­ta ame­na­za? Es im­pres­cin­di­ble bus­car for­mas de re­sur­gir, pe­ro to­das pa­san por re­cu­pe­rar el ri­gor y la se­rie­dad. La ofer­ta in­for­ma­ti­va nun­ca ha si­do tan abru­ma­do­ra, por eso se ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­les con cri­te­rio pa­ra se­lec­cio­nar­la, ela­bo­rar­la, cons­truir un buen re­la­to y, so­bre to­do, que se­pan huir de la ma­ni­pu­la­ción y los chan­chu­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.