María Jo­sé Suá­rez des­mien­te que ha­ya vuel­to con Fe­li­ciano

La Co­pa Da­vis, que se ce­le­bró en Te­xas, sir­vió de es­ce­na­rio pa­ra el ren­cuen­tro en­tre la mo­de­lo y el te­nis­ta, aun­que ellos ase­gu­ran que so­lo son ami­gos.

Tiempo - - GENTE -

Va­ya chas­co, lo que pa­re­cía ro­man­ce del ve­rano, re­con­ci­lia­ción ines­pe­ra­da y pe­li­llos a la mar, so­lo res­pon­de a apa­rien­cias, apa­ño y cor­dia­li­dad so­cial. La gua­pa me lo con­fir­ma: “Feli y yo nos es­ta­mos vien­do des­de fe­bre­ro por­que ya he­mos su­pe­ra­do las acu­sa­cio­nes mu­tuas. Sa­li­mos cuan­do vie­ne a Ma­drid, pe­ro na­da más. Na­da de re­to­mar lo de siem­pre, que es­toy fe­liz y muy tran­qui­la, qui­ta ya…”.

El tiem­po ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra y qui­zá la ten­sión de la Co­pa Da­vis en Te­xas no acer­có sino dis­tan­ció. Lo de­jan cla­ro, ami­gos sin de­re­cho a na­da pe­ro con per­mi­so pa­ra to­do, jó­ve­nes y fo­go­sos a fin de cuen­tas y dé­bil es la car­ne. De­jan cla­ro que enamo­rar­se no es so­lo pa­sión ju­ve­nil. La actualidad así lo de­mues­tra re­to­man­do lo que ha­ce tres años, con em­ba­ra­zo y abor­to in­clui­do, pro­ta­go­ni­zó María Jo­sé Suá­rez con Fe­li­ciano Ló­pez. Los dos so­lo han su­pe­ra­do ren­co­res, ren­ci­llas o frus­tra­cio­nes amo­ro­sas tí­pi­cas de los que se quie­ren bien. Fue­ron con­se­cuen­cia de ce­los mal re­pri­mi­dos in­clu­so con el es­ca­me que la gra­vi­dez de la her­mo­sa se­vi­lla­na pro­pi­ció en el de­por­tis­ta, que nun­ca cre­yó tal em­ba­ra­zo ni an­te las dos eco­gra­fías. María Jo­sé lo til­dó de to­do, lle­gó a des­ca­li­fi­car­lo, apa­ren­te­men­te li­be­ra­da del mis­mo pe­so sen­ti­men­tal que un día pa­de­ció Ale­jan­dra Prat en pa­re­ci­das cir­cuns­tan­cias, aun­que sin bom­bo.

Y por otra par­te, Ele­ni­ta Ta­bla­da pa­re­ce rea­cia a de­jar la ca­sa ma­dri­le­ña que com­par­tió con David Bis­bal. Otra pa­re­ja a la gres­ca por­que el al­me­rien­se se ha­ce los tra­jes sin bol­si­llos pa­ra no re­bus­car cau­da­les. Aun­que ma­ta el ve­rano ojean­do fu­tu­ras re­si­den­cias. La bus­ca más có­mo­da que la ac­tual, tan le­ja­na de esa Mo­ra­le­ja don­de re­si­de su pa­ren­te­la fa­cial­men­te cló­ni­ca. Com­po­nen ca­ta­lo­ga­do pro­di­gio de se­me­jan­zas fí­si­cas re­mar­ca­das por ope­ra­cio­nes de to­do ti­po, con ra­zón el pa­triar­ca doc­tor Ta­bla­da fue ade­lan­ta­do de ta­les in­ter­ven­cio­nes. Ma­drid lo re­cuer­da co­mo un avan­za­do en la dé­ca­da de los años 80 del pa­sa­do si­glo.

“No me mo­ve­rán”. Atri­bu­yen la fra­se a la his­pa­no­cu­ba­na que pron­to mar­cha­rá a Mia­mi pa­ra en­de­re­zar su aún in­de­fi­ni­da tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, os­ci­la en­tre di­se­ños de jo­ye­ría o ro­pa ju­ve­nil. Que­dó sor­pren­di­da aun­que cuen­tan que la his­to­ria no fun­cio­na­ba des­de el 2 de enero. Lo re­la­tan con pe­los y se­ña­les, lo mis­mo que el que su re­si­den­cia es un dis­pa­ra­te de­co­ra­dor por­que, con una ni­ña tan pe­que­ña, ca­re­ce de ba­ran­di­llas pro­tec­to­ras. Afir­man que la com­pró el her­mano y ad­mi­nis­tra­dor de David sin ver­la, David con­fía ple­na­men­te en có­mo el ma­yor lle­va sus co­sas, con­tro­la o in­vier­te ga­nan­cias. An­tes de ini­ciar gi­ra de tres me­ses por His­pa­noa­mé­ri­ca pi­dió lle­var­se con él a la cría, a la que ape­nas re­cla­mó tras la ful­mi­nan­te rup­tu­ra. Pa­re­ce un cu­le­brón.

Pre­mios con lá­gri­mas.

Y tam­bién lá­gri­mas es­pon­tá­neas, sin­ce­ras y has­ta ines­pe­ra­das ver­tió la re­cu­pe­ra­da Nor­ma Du­val al evo­car a su her­ma­na Carla (un do­lor in­su­pe­ra­do, de ahí que la im­po­nen­te ve­det­te se ha­ya vol­ca­do con las dos so­bri­nas) cuan­do to­do eran ri­sas, con­gra­tu­la­cio­nes y has­ta chis­tes en la en­tre­ga de las es­tre­llas au­rí­fe­ras del Club de Me­dios que pre­si­de Luis María An­són, a quien Am­pa­ro La­rra­ña­ga de­fi­nió co­mo “la ca­ra ama­ble del tea­tro” y no so­lo por ha­ber crea­do los tan bien do­ta­dos pre­mios Va­lle In­clán que es­te año dis­tin­guie­ron el su­rrea­lis­mo má­gi­co de Fran­cis­co Nie­va.

Nor­ma y Am­pa­ro eran ga­lar­do­na­das re­ves­ti­das en ne­gro, son así de clá­si­cas, aun­que la Du­val acom­pa­ña­ba tal ri­gor in­du­men­ta­rio con un chal de man­chas fe­li­nas ri­be­tea­do en vi­són. Con Ma­drid a 37 gra­dos, ex­tra­ñó tal com­ple­men­to y ella ali­vió ese ex­ce­so con un “es de se­da na­tu­ral y nun­ca se sa­be si aca­ba­rá re­fres­can­do”. Am­pa­ro re­cor­dó que vie­ne de cua­tro di­nas­tías es­cé­ni­cas por par­te ma­ter­na y aca­bó la­men­tan­do que nin­guno de los hi­jos “ha­ya he­re­da­do” su “pa­sión ar­tís­ti­ca”. “Qui­zá al­guno de los nie­tos, pe­ro tam­po­co lo creo”, re­ve­ló an­te la reapa­ri­ción de su pa­dre, ese Carlos La­rra­ña­ga siem­pre pro­di­gan­do ga­la­nu­ra y nue­va­men­te dis­pues­to a la bre­ga tea­tral y ca­si sen­ti­men­tal. Ro­to su cuar­to ma­tri­mo­nio con Ana Es­cri­bano tras los ha­bi­dos con María Lui­sa Mer­lo, Ana Dios­da­do y una va­len­cia­na de “cu­yo nom­bre no quie­re acor­dar­se”, pre­pa­ra ren­trée con al­ta co­me­dia de las que cie­rra un ci­clo in­ter­pre­ta­ti­vo sin con­ti­nui­dad. Ha­cía años que no se le veía for­man­do tán­dem con su úni­ca hi­ja ac­triz, re­cep­to­ra de ga­lar­dón.

Tras ella, fe­liz, ale­gre y op­ti­mis­ta, Nor­ma, con Matt­hias sin per­der­le ojo cla­ro y azu­lón. Buen ta­lan­te: “No pue­do alar­dear co­mo Am­pa­ro de tra­di­ción tea­tral en los míos por­que ven­go de una fa­mi­lia con mi­li­ta­res. En es­to so­lo tu­ve a mi her­ma­na Carla y to­dos sa­béis que ya no es­tá”, y aquí se rom­pió el de­di­car­le tro­feo in memoriam. Apar­tó el mi­cró-

fono, pro­cu­ró evi­tar la pe­na. Re­sul­tó im­po­si­ble, cor­tó el par­la­men­to, vol­vió a la me­sa y no de­jó de echar lá­gri­mas en­ti­bia­das por la en­tre­ga de su al­tí­si­mo no­vio ale­mán “que ha lle­ga­do en el mo­men­to jus­to”. “Na­die sa­be lo que Mat­hias me es­tá ayu­dan­do”, la­gri­meó an­te la mi­ra­da sor­pren­di­da de un Al­fre­do Ames­toy que días an­tes re­ci­bió premio de la Aso­cia­ción de la Pren­sa.

Apo­yo ines­pe­ra­do.

La te­le­ge­nia de es­te úl­ti­mo mar­có épo­ca en los 70, fue arro­lla­dor pre­sen­ta­dor co­men­ta­ris­ta, na­da que ver con los bus­tos par­lan­tes ina­mo­vi­bles o co­mo al­mi­do­na­dos de aquel tiem­po, qui­zá hoy pro­lon­ga­do en Jaime Can­ti­zano, dis­tan­te de las rompe­doras y en oca­sio­nes has­ta pro­vo­ca­do­ras do­tes de un Jorge Váz­quez que mar­có ré­cords de au­dien­cias en­fren­tán­do­se pri­me­ro con Ai­da Ni­zar y lue­go con su ira­cun­da gi­mien­te ma­má. En­fren­ta­mien­to de los que mar­can épo­ca. Un hi­to te­le­vi­si­vo, de lo que ya no se ven aun­que Sál­va­me en su do­ble ver­sión no de­ja de con­mo­cio­nar. Y nue­va­men­te lo hi­zo Jorge til­dan­do a la re­te­ni­da va­lli­so­le­ta­na de “hi­ja de...”, de­fi­ni­ción que des­qui­ció a una ma­dre en­fu­re­ci­da por de­fen­der al fru­to de sus en­tra­ñas. Mo­dos y ges­tos de al­ta ten­sión pro­du­ci­dos por el ma­quia­ve­lis­mo pre­gun­ta­dor de Ai­da com­par­tien­do so­le­dad is­le­ña con esa Ro­sa Mohe­dano pa­re­ce que ya in­dis­cu­ti­ble ga­na­do­ra de Su­per- vi­vien­tes. Ai­da la lió bue­na in­ten­tan­do re­sal­tar ma­lé­vo­la­men­te as­pec­tos de Or­te­ga Cano. Era mo­no­te­ma fren­te a la fres­cu­ra de María Jo­sé Be­so­ra, real­za­da por un tra­je de ra­so ver­de esmeralda, la ex miss Es­pa­ña na­da sa­be del fu­tu­ro del cer­ta­men que si­gue cam­bian­do de ma­nos. Tras la di­la­ta­da y aba­ra­ta­do­ra ges­tión de una dé­ca­da he­cha por An­drés Cid, pa­só a ma­nos de una vo­lu­mi­no­sa ga­lle­ga que no su­po en­de­re­zar­lo. Tie­ne fu­tu­ro in­cier­to tal cer­ta­men, de don­de sa­lió Montalvo, pre­sun­to en­can­di­la­dor de la cu­ñá y pe­lu­que­ra de la más gran­de. Un pre­sun­to ro­man­ce aca­so rompe­dor de 35 años de apa­ren­te ar­mo­nía ma­tri­mo­nial con Ama­dor Mohe­dano, hoy po­lé­mi­co ges­tor del po­lé­mi­co y cos­to­sí­si­mo mu­seo que Chi­pio­na or­ga­ni­za pa­ra su hi­ja más ilus­tre. Otro cu­le­brón en cier­nes. Ape­nas les que­dan ca­be­zas que ajus­ti­ciar ni vir­tu­des que es­car­ne­cer en Sál­va­me.

To­do era co­men­ta­do en es­ta fies­ta fe­liz trun­ca­da por el sen­ti­mien­to de la gua­pa Nor­ma. Con­tras­tó con el op­ti­mis­mo de una Paloma Se­gre­lles es­tam­pa­da en ma­yús­cu­las de Chanel, mo­de­los co­mo in­ven­ta­dos que nun­ca se ven en las co­lec­cio­nes don­de Ga­lliano ga­nó nue­va ba­ta­lla in­clu­so tras ser de­fe­nes­tra­do co­mo má­xi­mo crea­dor de Dior. La mue­va co­lec­ción sin un gran­de de­trás de­sen­can­tó. Acos­tum­bra­dos a la apa­ra­to­si­dad del gi­bral­ta­re­ño, evi­den­ció po­bre­za crea­do­ra y nin­gún gla­mour. Lo de Ga­lliano siem­pre fue­ron alar­des muy ale­ja­dos de la ca­si ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal del crea­dor de la mar­ca. Una fan­ta­sía re­no­va­da per­ma­nen­te­men­te que lo mis­mo re­creó el Egip­to fa­raó­ni­co que el mí­ti­co Sang­hai lleno de se­duc­to­ras, pa­san­do por el co­lo­ris­ta Pe­rú.

Run run en un as­fi­xia­do Ma­drid que no baja la guar­dia. Se li­mi­ta a cam­biar el uni­for­ma­mien­to tras los fas­tos, ga­las y alar­des de las dos úl­ti­mas no­ches má­gi­cas aquí ya re­se­ña­das con Al­mo­dó­var y Phi­lip­pe Starck in­ter­cam­bian­do pla­nes fu­tu­ros an­te Cayetana Alba y su la­tin lo­ver Alfonso, co­mo ca­ba­lle­ro a la an­ti­gua usan­za. De ahí que pro­vo­que ayes en­tu­sias­tas y ad­mi­ra­ti­vos ca­ra a su gi­ra es­ti­val que la du­que­sa siem­pre ini­cia en San Sebastián, ojea Mar­be­lla y re­ma­ta en Ibi­za, don­de dis­fru­ta co­mo lo es­tán ha­cien­do Gu­ti o un Mi­chel adic­to a los en­can­tos is­le­ños. Cary Lapique tam­bién tras­la­dó allí su ve­rano mar­be­lle­ro ya his­tó­ri­co, por lo que pa­ra ella su­pu­so de tran­qui­li­dad y arenas pa­ra­di­sía­cas fren­te a los beach mar­be­lle­ros. De­jó la Cos­ta del Sol so­lo co­mo re­fu­gio in­ver­nal, aun­que Antonio Ban­de­ras y Eva Lon­go-

ria se­ña­lan pa­ra el 6 de agos­to la nue­va ci­ta be­né­fi­ca en el ho­tel Vi­lla Pa­dier­na que hos­pe­dó a Mi­che­lle Obama.

Apa­ra­to­sa re­sul­tó la ren­trée de Ricky Martin tras su bien pr omo­cio­na­da sa­li­da del ar­ma­rio, acen­tua­da por una pa­ter­ni­dad se­gui­da, imi­ta­da o com­par­ti­da por un Mi­guel Bo­sé que le tu­vo de hués­ped en es­ta vi­si­ta ma­dri­le­ña al aba­rro­ta­do Pa­la­cio de los De­por­tes. Allí Mar­ta Sán­chez se en­tre­vió con su hi­ja, ya su­pues­ta fan del puer­to­rri­que­ño, en la mis­ma on­da de Ame­ná­bar ba­jo aja­da ca­mi­se­ta es­con­de­do­ra de ge­nia­li­da­des fíl­mi­cas. No va de na­da mien­tras Pi­tin­go com­par­tió mo­des­tia arre­gla­do­ra con una Su­sa­na Uri­ba­rri que se agos­ta es­pe­ran­do des­con­fia­da pro­pues­ta ma­tri­mo­nial del adel­ga­za­do Da­rek. En la Uri­ba­rri abul­ta­ba más el bol­són morado, bien com­bi­na­do con blu­són de ru­ti­lan­tes des­te­llos, que un cuer­po so­bre leg­gins re­mar­ca­do­res. As­drú­bal, ex de la Bi­bia­na que ba­te ré­cords tea­tra­les em­pa­re­ja­da a la inefa­ble y a ve­ces bor­de Lo­les León, tan efec­ti­va es­cé­ni­ca­men­te, re­ma­ta­ba el cua­dro co­mo Isabel Preys­ler en­ca­be­zó la des­pe­di­da de sol­te­ra del ni­ño Abe­lló Ga­ma­zo. Hi­jo del mul­ti­mi­llo­na­rio ex­so­cio de Ma­rio Con­de aho­ra alia­do li­te­ra­ria­men­te con Luis Valls Taberner. Su co­rres­pon­den­cia de seis años en­tre Syd­ney y Ma­drid fruc­ti­fi­có en un li­bro in­ter­cam­bia­dor de ad­mi­ra­cio­nes. Tex­tos de al­tu­ra, pro­fun­di­dad fi­lo­só­fi­ca y aca­so al­gún des­liz pre­ten­cio­so. Abun­da en ci­tas a gran­des pen­sa­do­res, con­fe­sio­nes qui­zá al­ti­so­nan­tes y mu­chas os­ten­to­sas re­fe­ren­cias li­te­ra­rias.

Per­fu­me ve­ra­nie­go.

Tes­ti­mo­nio de un tiem­po y unos ban­que­ros que mar­ca­ron épo­ca, co­mo tam­bién el Eau de Rochas aho­ra re­lan­za­do en tri­ple ver­sión. Pa­re­ce la fra­gan­cia es­ti­val, un must avi­va­dor de tiem­pos pa­sa­dos con ca­ras bo­ni­tas, las de Fabiola Mar­tí­nez, es­po­sa de Ber­tín, en vís­pe­ras de que el can­tan­te y Aré­va­lo cru­cen el Atlán­ti­co pa­ra ac­tua­cio­nes en el ri­co país aplas­ta­do por Chá­vez. Juan Par­do su­po can­tar­la. Íñigo lo evo­ca­ba an­te la siem­pre lu­mi­no­sa Li­na Mor­gan, con me­nos bri­llan­tes en­ci­ma de lo ha­bi­tual. Vi­ve preo­cu­pa­da por su her­ma­na Ju­lia, su es­ti­val co­lo­ri­do tur­que­sa la her­ma­na a una Laura Valenzuela tro­can­do su so­ba­do ha­bit rou­ge por un con­jun­to de pan­ta­lón Pu­rí­si­ma. Tam­bién ve­ra­nie­go con­cu­rrió el du­que de Hués­car a la fies­ta noc­tur­na del ni­ño Abe­lló. Fue el úni­co apro­pia­do ba­jo bla­zer blan­co de los que ya no se ven. Un pro­di­gio de ele­gan­cia más clá­si­ca que cla­sis­ta, igual que Jo­sé María García de azul al la­do de la im­po­nen­te Mon­tse Fraile con tú­ni­ca grie­ga anu­da­da al hom­bro. Cary Lapique re­pi­tió el D&G ya lu­ci­do días atrás en el lan­za­mien­to del Ja­guar que se­mi­apa­dri­nó Car­men Mar­tí­nez-Bordiú mien­tras María Do­lo­res de Cos­pe­dal op­tó por fal­da irre­gu­lar al la­do de su ma­ri­do, Ignacio Ló­pez del Hie­rro. Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón con una Mar Utre­ra en pan­ta­lo­nes fal­da de lla­ma­ti­vo es­tam­pa­do. Ma­ri­sa de Bor­bón vis­tió el ra­so ver­de sal­pi­ca­do de do­ra­dos es­tre­na­do pa­ra ma­tri­mo­niar a la hi­ja de Ma­ri­bel Yé­be­nes ha­ce un par de años. En­ri­que Mú­gi­ca mos­tró del­ga­dez con Kia res­ta­llan­te en do­ra­dos; Antonio Ga­rri­gues Wal­ker, la iró­ni­ca in­tros­pec­ción ha­bi­tual; y Ele­na Cué arran­có sus­pi­ros sin Cor­ti­na.

Fies­ta don­de olía bien en el ca­ro pa­la­ce­te que los Abe­lló tie­nen en la par­te al­ta de Se­rrano. Es ca­si una pi­na­co­te­ca fa­mi­liar muy ad­mi­ra­da, co­mo la plan­ta fí­si­ca en co­ra­les de Mó­ni­ca Mo­li­na y Jua­na Acos­ta, la ma­la de His­pa­nia. Mó­ni­ca apro­ve­cha­rá re­ci­ta­les can­tan­do en Turquía –“pa­ra que­dar­nos en al­gu­na de sus pla­yas”, di­jo–. Trío tan va­rio­pin­to co­mo el fres­cor que re­pre­sen­tan, al que po­dría­mos aña­dir áci­da­men­te el di­vor­cio de Carlos Falcó, mar­qués de Gri­ñón, con la pia­do­sa Fá­ti­ma de la Cier­va o el ro­llo va­ca­cio­nal de Jo­sé María Cano y esa Ma­ri­sa Ja­ra.

Nor­ma Du­val y Matt­hias Khun

Su­sa­na Uri­ba­rri y Da­rek

Jua­na Acos­ta

Fabiola Mar­tí­nez

Am­pa­ro y Carlos

La­rra­ña­ga

Ele­na Cué

El du­que de Hués­car

María Jo­sé Be­so­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.