Elec­cio­nes y pó­ker del men­ti­ro­so

Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba, que es­tán coor­di­na­dos tam­bién en la des­coor­di­na­ción, jue­gan de fa­rol con la fe­cha de las elec­cio­nes y apro­ve­chan los tro­pie­zos y de­bi­li­da­des del PP de Ma­riano Ra­joy.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

el pre­si­den­te za­pa­te­ro y el can­di­da­to Ru­bal­ca­ba jue­gan con Ma­riano Ra­joy su par­ti­cu­lar par­ti­da de pó­ker del men­ti­ro­so. Los na­cio­na­lis­tas Ar­tur Mas e Íñigo Ur­ku­llu com­ple­tan la me­sa. Van por li­bre, pe­ro sus apues­tas in­flu­yen. Los lí­de­res de las de­más fuer­zas po­lí­ti­cas, des­de Cayo La­ra a Ro­sa Díez, al­bo­ro­tan, pe­ro es­tán de mi­ro­nes. La apues­ta se cen­tra aho­ra en la fe­cha de las elec­cio­nes y, cla­ro, Za­pa­te­ro tie­ne las me­jo­res car­tas, pe­ro si Ra­joy adi­vi­na sus in­ten­cio­nes tam­bién co­bra ven­ta­ja. Ru­bal­ca­ba, ama­gos apar­te, es­tá o es­ta­rá en el se­cre­to, pe­ro des­pis­ta­rá to­do lo po­si­ble. Es la esen­cia del jue­go. El pó­ker del men­ti­ro­so -liar’s po­ker-, una va­rian­te del his­pá­ni­co jue­go de los chi­nos, hi­zo fu­ror en­tre los ope­ra­do­res de los ban­cos de in­ver­sión en Wall Street a fi­na­les de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do. Con­sis­tía en adi­vi­nar el nú­me­ro de ci­fras igua­les que te­nía la nu­me­ra­ción de un bi­lle­te de dó­lar. Pa­ra ga­nar, co­mo en los chi­nos, ha­bía que com­bi­nar sa­ga­ci­dad, cálcu­lo de pro­ba­bi­li­da­des y ha­bi­li­dad pa­ra des­pis­tar al ad­ver­sa­rio. Mi­chael Le­wis, ven­de­dor de bo­nos de Salomon Brot­hers, lo uti­li­zó en un li­bro del mis­mo tí­tu­lo, en 1990, co­mo me­tá­fo­ra de los ma­ne­jos de los mer­ca­dos de aque­lla épo­ca, que cul­mi­na­ron tam­bién en una cri­sis im­por­tan­te, aun­que mu­cho me­nor que la ac­tual. En­ton­ces quien que­bró fue el Long-Term Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment, un fon­do de ries­go que tu­vo que ser res­ca­ta­do por la Re­ser­va Fe­de­ral que di­ri­gía Alan Greens­pan. Al re­bu­fo de to­do aque­llo, el en­ton­ces Sis­te­ma Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo, pre­ce­den­te del eu­ro, ca­si fue di­na­mi­ta­do. El in­ver­sor-es­pe­cu­la­dor So­ros se hi­zo más de oro, la cri­sis lle­gó a Eu­ro­pa y la Es­pa­ña que go­ber­na­ba Fe­li­pe Gon­zá­lez, con el na­va­rro Carlos Sol­cha­ga de mi­nis­tro de Eco­no­mía, tu­vo que afron­tar cua­tro de­va­lua­cio­nes de la pe­se­ta ca­si con­se­cu­ti­vas.

Za­pa­te­ro y Ru­bal­ca­ba, que a pe­sar de to­do es­tán coor­di­na­dos, pro­cu­ra­rán man­te­ner el sus­pen­se has­ta el fi­nal. Tam­bién in­ten­ta­rán apro­ve­char cual­quier du­da o de­bi­li­dad del ad­ver­sa­rio. En me­dio de la par­ti­da, Fran­cis­co Camps, di­mi­ti­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na, se ha con­ver­ti­do en un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra Ma­riano Ra­joy. Los so­cia­lis­tas to­da­vía sue­ñan con el es­ce­na­rio más fa­vo­ra­ble, es de­cir, con­vo­car las elec­cio­nes al mis­mo tiem­po que Camps se sien­te, un día sí y otro tam­bién, con luz y te­le­vi­sio­nes, en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por aque­llos tra­jes que ca­da vez pa­re­ce más cla­ro que nun­ca lle­gó a pa­gar. Por lo me­nos, has­ta aho­ra, no ha po­di­do de­mos­trar­lo. No son asun­tos equi­pa­ra­bles, pe­ro Ra­joy, si pu­die­ra, tam­bién so­ña­ría con unas elec­cio­nes en me­dio del po­si­ble jui­cio por el lla­ma­do ca­so Fai­sán, el del su­pues­to chi­va­ta­zo a ETA. La otra gran di­fe­ren­cia es que Za­pa­te­ro es el úni­co que pue­de fi­jar la fe­cha elec­to­ral. Por eso la pe­ri­pe­cia -pa­té­ti­ca-de Camps es aho­ra tan im­por­tan­te. El ya ca­si ex­pre­si­den­te va­len­ciano, des­de lue­go, sí pa­re­cía con­ven­ci­do, co­mo el Mac­beth de Sha­kes­pea­re, de que “mi vo­lun­tad es la úni­ca jus­ti­fi­ca­ción de mi po­der”. La ci­ta la des­ta­ca­ba Federico Trillo, el en­car­ga­do por Ra­joy de re­con­ve­nir a Camps, en su te­sis doc­to­ral, pu­bli­ca­da en 1999 con el tí­tu­lo El po­der po­lí­ti­co en los dra­mas de Sha­kes­pea­re. Trillo no pen­sa­ba en­ton­ces en Camps, pe­ro en las mis­mas pá­gi­nas es­cri­bió que a ve­ces “el po­der de­ja de ser un me­dio pa­ra con­ver­tir­se en un fin. Y trans­for­ma­do el po­der en un fin en sí mis­mo, se pier­de de vis­ta la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen y la de ejer­ci­cio”.

Za­pa­te­ro, Ru­bal­ca­ba y Ra­joy jue­gan su par­ti­da, pe­ro no es­tán so­los y tam­po­co el pre­si­den­te y el can­di­da­to so­cia­lis­ta coin­ci­den en to­do. El in­qui­lino de La Mon­cloa tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra, pe­ro tam­bién es rehén de los acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos y el ho­ri­zon­te no se des­pe­ja. Du­ran i Llei­da (CiU) lo tie­ne cla­ro: “He­mos de evi­tar que nos in­ter­ven­gan”. Tie­ne sus ra­zo­nes. Si la eco­no­mía es­pa­ño­la re­sul­ta in­ter­ve­ni­da, adiós a la ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra -y de ob­te­ner con­ce­sio­nes-de los na­cio­na­lis­tas. Por eso re­cla­ma tam­bién ade­lan­to elec­to­ral, a pe­sar del ries­go de una ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP, que tam­po­co es tan evi­den­te. Íñigo Ur­ku­llu, el je­fe del PNV, per­se­ve­ra en la am­bi­güe­dad y ade­lan­ta que “el acuer­do pre­su­pues­ta­rio es­tá le­jos”. En de­fi­ni­ti­va, sube la apues­ta y a lo me­jor sa­ca al­go más. Hay pre­ce­den­tes. Ru­bal­ca­ba, por si aca­so, que sa­be que An­da­lu­cía se­rá de­ci­si­va, pu­ja fuer­te pa­ra que Jo­sé Antonio Gri­ñán no con­vo­que las an­da­lu­zas an­tes o des­pués de las ge­ne­ra­les. La coin­ci­den­cia be­ne­fi­cia al PSOE en to­da Es­pa­ña, aun­que pue­da per­ju­di­car­le en An­da­lu­cía. En el PP, a pe­sar de la eu­fo­ria, ven a Javier Arenas otra vez co­mo mi­nis­tro, aho­ra en un fu­tu­ro Go­bierno de Ra­joy, y no co­mo pre­si­den­te an­da­luz.

Ru­bal­ca­ba, mu­chos creen que de fa­rol, pro­pa­la que es par­ti­da­rio de que las elec­cio­nes se ce­le­bren en mar­zo. Ale­ga que en Por­tu­gal se ade­lan­ta­ron y que no por eso ha me­jo­ra­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Es un ar­gu­men­to que no con­ven­ce a Fran­cis­co Gon­zá­lez, pre­si­den­te del BBVA, que tie­ne vie­jas cuen­tas pen­dien­tes con Za­pa­te­ro y Sebastián -les cul­pa de ha­ber­le in­ten­ta­do mo­ver la si­lla en 2004 con Luis del Ri­ve­ro-, y que re­cla­ma “un Go­bierno fuer­te que to­me de­ci­sio­nes”. En el PP es­pe­ran que Emi­lio Bo­tín tam­bién re­cla­me, por lo me­nos, ade­lan­to elec­to­ral. El pre­si­den­te del San­tan­der, sin em­bar­go, ca­lla, y los ase­so­res de Ra­joy apun­tan pa­ra que no se ol­vi­de. Fran­cis­co Camps ya es pa­sa­do, aun­que tris­te, en el PP, co­mo el ya ex­se­na­dor Casimiro Cur­be­lo, el de la sau­na, en el PSOE, que ha pre­ten­di­do man­te­ner la pre­si­den­cia del Cabildo In­su­lar de la Go­me­ra, su feu­do. Al fon­do, La ley de la co­rrup­ción de lord Ac­ton re­za que “no se pue­de dar a un hom­bre po­der so­bre to­dos los hom­bres sin ten­tar­le a que abu­se de él”. Mien­tras, Za­pa­te­ro, en La Mon­cloa, mi­ra a Ru­bal­ca­ba, ob­ser­va a Ra­joy, y pre­pa­ra su úl­ti­ma ju­ga­da en el pó­ker del men­ti­ro­so.

director.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Des­pis­te. La apues­ta es­tá aho­ra en la fe­cha de las elec­cio­nes, pa­ra la que Za­pa­te­ro tie­ne las me­jo­res car­tas. Ru­bal­ca­ba des­pis­ta­rá to­do lo

po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.