La ma­la ho­ra de Ru­pert Mur­doch

Tiempo - - ZOOM -

El em­pe­ra­dor de la pren­sa ul­tra­con­ser­va­do­ra pa­só un mal tra­go an­te los Co­mu­nes. Los dipu­tados bri­tá­ni­cos le in­te­rro­ga­ban por las es­cu­chas ile­ga­les del pe­rió­di­co de su pro­pie­dad, News of the World, aun­que en el fon­do la­tía un ro­tun­do ca­so de fal­ta de éti­ca: los pe­rio­dis­tas no lo­gra­ban sus no­ti­cias gra­cias a su es­fuer­zo de in­ves- ti­ga­ción, sino por­que te­nían di­ne­ro pa­ra pa­gar a sus in­for­man­tes o pa­ra so­bor­nar fun­cio­na­rios. Mur­doch ase­gu­ró que el in­te­rro­ga­to­rio fue “la ma­yor lec­ción de hu­mil­dad” de to­da su vi­da, y eso que los dipu­tados, en no po­cas oca­sio­nes, les tra­ta­ron a los dos -a él y a su hi­jo-co­mo si fue­ran sus ma­dres. Eso sí, en la sa­la se co­ló un ac­tor y ac­ti­vis­ta que tra­tó de es­tam­par un pla­to de es­pu­ma en el ros­tro del todopoderoso em­pre­sa­rio. Es­te, co­mo era de es­pe­rar, lo ne­gó to­do, di­jo que nun­ca su­po na­da de lo que ocu­rría y ase­gu­ró que él mis­mo re­pa­ra­ría el mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.