El ase­sino de ga­tos

Bus­ca­ba des­cam­pa­dos y ba­su­re­ros. Cuan­do ad­ver­tía la pre­sen­cia de los ga­tos, el co­ra­zón se le sa­lía por la bo­ca. Pe­ro era un sá­di­co y sa­bía cal­mar sus emo­cio­nes.

Tiempo - - ZOOM -

los do­mi­na­ba. odia­ba a los ga­tos y sen­tía por ellos, si­mul­tá­nea­men­te, una atrac­ción ob­se­si­va. Tu­vo un ga­to de ni­ño y es­te le ara­ñó. Ahí na­ció el abo­rre­ci­mien­to. Co­mo era tam­bién un gran lec­tor de li­bros, so­lo per­do­na­ba a los ga­tos ne­gros. Los ga­tos ne­gros pro­vo­can el mie­do su­pers­ti­cio­so del ser hu­mano, y ello les con­ce­día, se­gún su ma­ne­ra de en­ten­der las co­sas, una jus­ti­fi­ca­ción pa­ra la am­nis­tía.

Per­te­ne­cía a una muy co­no­ci­da fa­mi­lia del Ma­drid de los años se­sen­ta del pa­sa­do si­glo. Du­ran­te el día, su com­por­ta­mien­to era el nor­mal de un jo­ven de 20 años. Uni­ver­si­dad, ape­ri­ti­vo, es­tu­dio en ca­sa y de cuan­do en cuan­do, con un gru­po de ami­gos, co­pas ves­per­ti­nas. Se sa­bían sus mo­vi­mien­tos pe­ro nin­guno de sus ami­gos le pi­dió per­mi­so pa­ra acom­pa­ñar­lo. De cuan­do en cuan­do, lle­ga­ba al bar en el que se reunían y con to­da la na­tu­ra­li­dad del mun­do se lo anun­cia­ba a sus com­pa­ñe­ros. “Es­ta no­che to­ca ma­tar al­gún ga­to”.

Bus­ca­ba des­cam­pa­dos y ba­su­re­ros. Cuan­do ad­ver­tía la pre­sen­cia de los ga­tos, el co­ra­zón se le sa­lía por la bo­ca. Pe­ro era un sá­di­co y sa­bía cal­mar sus emo­cio­nes. Lla­ma­ba amo­ro­sa­men­te a la víc­ti­ma, y es­ta se acer­ca­ba con si­gi­lo fe­lino. Cuan­do se ha­bía ga­na­do su con­fian­za, el ase­sino de ga­tos, el fe­li­ni­ci­da, se re­crea­ba aca­ri­cian­do sua­ve­men­te el lo­mo ga­tuno, esa es­pi­na dor­sal que se cur­va de pla­cer cuan­do sien­te la de­li­cia sua­ve de la ca­ri­cia hu­ma­na.

Sa­bía en­con­trar en el ga­to el ma­yor gus­to. Un ga­to ca­lle­je­ro no es­tá acos­tum­bra­do a las ca­ri­cias. El ase­sino en se­rie de ga­tos no erra­ba. Cuan­do el ga­to aca­ri­cia­do, el fe­lino ca­lle­je­ro pa­re­cía que se iba a que­brar de tan­ta de­li­cia, el fe­li­ni­ci­da, ines­pe­ra­da­men­te, su­je­ta­ba a la víc­ti­ma por la co­la y con un mo­vi­mien­to se­co lo es­tam­pa­ba con­tra el sue­lo. El ga­to no su­fría. Des­pués de diez mi­nu­tos de no­ve­do­so pla­cer, un se­gun­do ha­cia la muer­te.

De­cía que ha­bía ma­ta­do más de 1.000 ga­tos en Ma­drid. No era ca­za­dor, pe­ro un ami­go le con­ven­ció pa­ra via­jar a la Pam­pa ar­gen­ti­na y ma­tar un pu­ma. El po­der de los fe­li­nos. El pu­ma lo ma­tó a él. Tu­vo el fi­nal me­re­ci­do. La jus­ti­cia de los ga­tos fue im­pla­ca­ble. El gran ga­to he­ri­do sal­tó ha­cia el ase­sino cuan­do es­te se dis­po­nía a re­ma­tar­lo. Pa­ra mí, que sin­tió pla­cer cuan­do el ga­to lo des­tri­pó.

Son per­so­na­jes que se ol­vi­dan, que na­die cree que han exis­ti­do, y que pa­san sin pe­na ni glo­ria por la vi­da. Una vi­da con 1.000 ga­tos me­nos.

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.