Camps pa­ga la fac­tu­ra dos años des­pués

Con su di­mi­sión, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de­ja de ser uno de los ma­yo­res obs­tácu­los pa­ra que Ra­joy lle­gue a La Mon­cloa, si bien su cal­va­rio se­gui­rá en oto­ño con el jui­cio. Po­lí­ti­ca­men­te, aca­ba un via­je de tres años con el lí­der del PP que les lle­vó

Tiempo - - ZOOM - CLA­RA PI­NAR

Ha­ce aho­ra jus­to dos años, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na, Fran­cis­co Camps, com­pa­re­cía por pri­me­ra vez an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na pa­ra ne­gar que la tra­ma co­rrup­ta Gür­tel le hu­bie­ra pa­ga­do nin­gu­na pren­da de ro­pa. A la sa­li­da, de­cla­ra­ba que ya so­lo fal­ta­ban “dos es­ca­lon­ci­tos” pa­ra que ter­mi­na­ra una “cues­tión ab­sur­da y es­tra­fa­la­ria”. El lla­ma­do ca­so de los tra­jes ha­bía es­ta­lla­do po­co an­tes co­mo una cau­sa pa­ra­le­la a los pro­ce­sos ju­di­cia­les por dis­tin­tos de­li­tos re­la­cio­na­dos con co­rrup­ción y li­ga­dos a la tra­ma que di­ri­gían en Ma­drid Fran­cis­co Co­rrea y en Va­len­cia, Ál­va­ro Pé­rez, el Bi­go­tes. En es­te ca­so, afec­ta­ba de lleno a quien en­ton­ces era uno de los ba­ro­nes más fuer­tes del PP. Me­ses an­tes de su lle­ga­da a los juz­ga­dos en aquel día de ve­rano, Camps ha­bía pro­nun­cia­do en Ma­drid su ya mí­ti­ca fra­se de “yo me pa­go mis tra­jes” tras co­no­cer­se su impu­tación.

En­ton­ces aún le du­ra­ban a Camps los bue­nos tiem­pos: en una épo­ca pre­via al es­ta­lli­do de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria que arras­tró al res­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la, pre­si­día una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en cons­tan­te cre­ci­mien­to gra­cias al la­dri­llo; po­co a po­co con­se­guía im­po­ner­se so­bre el te­rreno a los se­gui­do­res de su enemi­go po­lí­ti­co, Eduar­do Za­pla­na; y, pa­ra más in­ri, ha­bía acer­ta­do apo­yan­do a Ma­riano Ra­joy en la gra­ve cri­sis de li­de­raz­go den­tro del PP que ha­bía que­da­do en­cau­za­da a fa­vor del ac­tual pre­si­den­te del par­ti­do pre­ci­sa­men­te en el con­gre­so que Camps le ha­bía brin­da­do en Va­len­cia. En aque­llos tiem­pos tam­bién, Ra­joy aún creía sus pa­la­bras cuan­do le de­cía que no ha­bía na­da de cier­to en las acu­sa­cio­nes de que res­pon­sa­bles de em­pre­sas de la tra­ma Gür­tel, a las que la Ge­ne­ra­li­tat que él pre­si­día ha­bía ad­ju­di­ca­do con­tra­tos por ca­si sie­te mi­llo­nes de eu­ros en­tre 2005 y 2009,

le ha­bían pa­ga­do tra­jes y otras pren­das de ves­tir.

A me­di­da que el pro­ce­so ju­di­cial fue avan­zan­do, que se co­no­cían las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas que de­ja­ban cons­tan­cia de re­ga­los de el Bi­go­tes a la fa­mi­lia Camps, los de­ta­lles de las pren­das y las fac­tu­ras, y has­ta su impu­tación por un de­li­to de cohe­cho im­pro­pio, Camps tu­vo que cam­biar su dis­cur­so an­te el je­fe. De ase­gu­rar que él no te­nía na­da que ver, pa­só a ga­ran­ti­zar­le que ja­más le ve­ría sen­ta­do en un ban­qui­llo.

Inocen­cia e in­fa­mia.

En el dis­cur­so en el que es­ta se­ma­na anun­ció su di­mi­sión, Camps di­jo ir­se “or­gu­llo­so”, se de­cla­ró inocen­te en va­rias oca­sio­nes y ase­gu­ró que el pro­ce­so en el que es­tá en­vuel­to es una “in­fa­mia” y que “no hay na­da de na­da”.

Pe­ro es­ta vez era di­fe­ren­te. Camps, que has­ta aho­ra se ha­bía be­ne­fi­cia­do de las pre­fe­ren­cias de Ra­joy por que las co­sas se arre­glen so­las en lu­gar de de­ci­dir él una so­lu­ción, no tu­vo en cuen­ta los tiem­pos. El juez del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na Jo­sep Flors aca­ba­ba de­cre­tar la aper­tu­ra de jui­cio oral con­tra Camps y otros tres impu­tados por un de­li­to de cohe­cho im­pro­pio, pre­sun­ta­men­te por ha­ber re­ci­bi­do tra­jes re­ga­la­dos de la tra­ma Gür­tel. En su au­to ( ver re­cua­dro a la iz­quier­da), el juez Flors ex­pli­ca có­mo fun­cio­na­ba el sis­te­ma que los res­pon­sa­bles de Oran­ge Mar­ket y de otras em­pre­sas de la tra­ma acor­da­ron con va­rias tien­das de ro­pa en Ma­drid -Mi­lano y Fo­re­ver Young-, pa­ra que sus in­vi­ta­dos en­car­ga­ran y re­ti­ra­ran sus pren­das ano­tan­do su im­por­te en una cuen­ta que ellos abo­na­rían pos­te­rior­men­te. Tam­bién da cuen­ta de las pren­das que ad­qui­rió ca­da impu­tado y las can­ti­da­des que por ellas pa­ga­ron los otros des­pués.

El jui­cio se ce­le­bra­rá en oto­ño, de ma­ne­ra que coin­ci­di­rá con mu­cha pro­ba­bi­li­dad con la cam­pa­ña elec­to­ral, o al me­nos con la pre­cam­pa­ña, pre­via a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les que Ra­joy tie­ne más po­si­bi­li­da­des que nun­ca de ga­nar. Si Ra­joy le de­jó ha­cer y su­cum­bió a los desafíos que en to­do es­te tiem­po le ha

de­cla­ra­do el PP va­len­ciano, aho­ra no es­ta­ba dis­pues­to a ju­gar­se La Mon­cloa por su an­ti­guo de­fen­sor.

La di­mi­sión de Camps era la op­ción que más pue­de exo­ne­rar po­lí­ti­ca­men­te, de ca­ra a la cam­pa­ña de las ge­ne­ra­les, a Ra­joy, que, sin em­bar­go, ala­bó a Camps en un co­mu­ni­ca­do la mis­ma tar­de de su di­mi­sión: su sa­li­da del Go­bierno va­len­ciano “no pre­juz­ga su pre­sun­ción de inocen­cia ni me­nos­ca­ba su eje­cu­to­ria in­ta­cha­ble al fren­te de la Ge­ne­ra­li­tat”. Sin em­bar­go, era la úni­ca op­ción acep­ta­ble, pues­to que si es cier­to que la in­cul­pa­ción hu­bie­ra evi­ta­do el jui­cio, hu­bie­ra su­pues­to una con­de­na au­to­má­ti­ca que, se­gún el có­di­go de con­duc­ta del PP, ha­bría po­di­do “da­ñar” al par­ti­do, que pa­ra evi­tar­lo hu­bie­ra exi­gi­do igual­men­te su ce­se.

Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, la for­ma en la que ha ter­mi­na­do la fa­se pre­via al jui­cio -con la di­mi­sión de Camps, que irá a jui­cio, y la in­cul­pa­ción ba­jo pre­sio­nes de Ma­drid de los otros tres impu­tados: el vi­ce­pre­si­den­te Víc­tor Cam­pos; el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Tu­ris­mo de la Co­mu­ni­dad, Ra­fael Be­to­ret; y el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP va­len­ciano y dipu­tado Ricardo Cos­ta-es tam­bién el úl­ti­mo epi­so­dio de la ma­ne­ra en la que Ra­joy de­ci­dió ges­tio­nar un asun­to que mu­chos den­tro de su par­ti­do te­mie­ron des­de el pri­mer mo­men­to que ter­mi­na­ría es­ta­llán­do­le en la ca­ra.

Ra­joy ga­na un pul­so.

Tam­bién es la pri­me­ra vez que en to­do es­te tiem­po Ra­joy ga­na ní­ti­da­men­te uno de los pul­sos que le ha echa­do el PP de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. En to­do es­te tiem­po, las re­la­cio­nes en­tre la di­rec­ción y los po­pu­la­res va­len­cia­nos y en­tre Ra­joy y Camps han ido de­te­rio­rán­do­se has­ta de­ri­var en oca­sio­nes en al­go muy pa­re­ci­do a un chan­ta­je. El pro­ce­di­mien­to se re­pi­tió es­ta vez, pe­ro sin éxi­to por par­te de los di­ri­gen­tes va­len­cia­nos, días des­pués de co­no­cer­se el au­to, cuan­do ase­gu­ra­ron que Ra­joy no pe­di­ría la di­mi­sión de Camps. Se equi­vo­ca­ron, por­que es­ta vez el lí­der fue im­pla­ca­ble.

Uno de los mo­men­tos de más ten­sión en el ti­ra y aflo­ja en­tre el PP va­len­ciano y el PP na­cio­nal se pro­du­jo en oc­tu­bre de 2009, cuan­do Ma­drid pi­dió la ca­be­za del en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP va­len­ciano y tam­bién en­cau­sa­do por los tra­jes, Ricardo Cos­ta, co­mo “ges­to ejem­pla­ri­zan­te”, dan­do pie a un desafío pú­bli­co de Cos­ta a la di­rec­ción del par­ti­do. Tras un cru­ce de de­cla­ra­cio­nes en el que el PP de Ma­drid lo­gró im­po­ner­se a du­ras pe­nas, Camps acep­tó la “di­mi­sión tem­po­ral” de Cos­ta, que vol­vió a es­tar in­clui­do en las lis­tas elec­to­ra­les, gra­cias a lo cual hoy ocu­pa su es­ca­ño en las Cor­tes Va­len­cia­nas.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo que ha ocu­rri­do es­ta se­ma­na ha in­clui­do una es­pe­cie de jus­ti­cia poé­ti­ca pa­ra Cos­ta: pa­ra evi­tar ce­le­brar el jui­cio era ne­ce­sa­rio que los cua­tro impu­tados se au­to­in­cul­pa­ran y ac­ce­die­ran a pa­gar sus mul­tas. Así lo hi­cie­ron Be­to­ret y Cam­pos, mien­tras que el PP tu­vo que es­pe­rar has­ta úl­ti­ma ho­ra a que Cos­ta se de­cla­ra­ra tam­bién cul­pa­ble, al­go a lo que se ne­gó has­ta el fi­nal, en un mo­men­to en que la op­ción que se ba­ra­ja­ba era la in­cul­pa­ción pa­ra evi­tar el jui­cio. Fi­nal­men­te, Cos­ta anun­ció que fir­ma­ría el es­cri­to de con­for­mi­dad por el que asu­mía el de­li­to que se le impu­taba y el pa­go de la mul­ta, no sin an­tes ai­rear sus con­ver­sa­cio­nes con uno de

sus enemi­gos de­cla­ra­dos en el par­ti­do, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, María Do­lo­res de Cos­pe­dal.

La úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que tu­vo Ra­joy pa­ra ce­rrar es­te con­flic­to fue du­ran­te la con­fec­ción de las lis­tas elec­to­ra­les pa­ra las pa­sa­das elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, ce­le­bra­das el 22 de ma­yo. Camps vol­vió a re­pe­tir, a pe­sar de que las en­cues­tas in­ter­nas ase­gu­ra­ban que el PP ga­na­ría con cual­quier can­di­da­to y de las ho­ras ba­jas por las que pa­sa­ba el ya ex­pre­si­den­te en el par­ti­do, muy ale­ja­das de los bue­nos tiem­pos de ha­ce tres años. En es­te tiem­po, Camps ha pa­sa­do de ser un hé­roe pa­ra los renovadores del PP a un pa­ria que ape­nas asis­te a reunio­nes, si va, no in­ter­vie­ne en ellas, y con el que mu­chos di­ri­gen­tes pre­fie­ren no ha­cer­se una fo­to.

An­te el si­len­cio de Ra­joy, el PP va­len­ciano se apre­su­ró a de­sig­nar can­di­da­to a Camps, di­fi­cul­tan­do más una de­ci­sión con­tra­ria que vi­nie­ra de Ma­drid. En lu­gar de es­cu­char a quie­nes pre­fe­rían otro can­di­da­to, Ra­joy le con­fir­mó y com­pa­re­ció con él en un mi­tin mul­ti­tu­di­na­rio en la pla­za de to­ros de Va­len­cia días an­tes del 22 de ma­yo pa­ra brindarle su “amis­tad sin­ce­ra” y pa­ra ex­pli­car que si los va­len­cia­nos le ha­bían da­do su vo­to y se lo vol­ve­rían a dar era, pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les al mar­gen, “por­que quie­ren”.

Sin em­bar­go, es­ta úl­ti­ma vez Ra­joy no de­be de ha­ber­se sen­ti­do tan se­gu­ro de los vo­tos que él mis­mo pue­de con­se­guir en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les y ha de­ci­di­do ac­tuar. Des­pués de más de dos años de to­le­rar los des­ma­nes que ve­nían del PP va­len­ciano, se ha vis­to obli­ga­do a dar el ma­yor gol­pe de ti­món a unos me­ses de las elec­cio­nes. Con la di­mi­sión de Camps, lo­gra evi­tar una cam­pa­ña en la que ten­dría que res­pon­der, o al me­nos es­cu­char, pre­gun­tas re­la­cio­na­das con su apo­yo al pre­si­den­te en­jui­cia­do.

No obs­tan­te, el PSOE ya ha anun­cia­do que no ha­brá de Camps y los tra­jes, pe­ro sí de Gür­tel, una ac­tua­li­za­ción que le pon­drá fá­cil el he­cho de que el PP va­len­ciano tie­ne aún que afron­tar otra cau­sa mu­cho más gra­ve por pre­sun­ta fi­nan­cia­ción ile­gal del par­ti­do. Camps no es­tá impu­tado, pe­ro su par­ti­do re­gio­nal ya le ha da­do a Ra­joy de­ma­sia­dos dis­gus­tos co­mo pa­ra es­tar se­gu­ro de que no ha­brá nin­guno más.

21

Evo­lu­ción. La re­la­ción en­tre Fran­cis­co Camps y Ma­riano Ra­joy ha ido trans­for­mán­do­se del amor al odio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.