EL PRE­SI­DENT DEL CON­SEN­SO

Tiempo - - PORTADA -

a la que aca­ba­ba de nom­brar su úni­ca vi­ce­pre­si­den­ta. Su ful­gu­ran­te as­cen­so en la úl­ti­ma com­po­si­ción del Con­sell de­ja­ba cla­ro quién era su del­fín. Sin em­bar­go, una co­sa eran las in­ten­cio­nes de Camps, so­lo res­pal­da­das por el par­ti­do en Va­len­cia, la fac­ción que él do­mi­na, y otra la op­ción que el par­ti­do en el res­to de la Co­mu­ni­dad y en la di­rec­ción na­cio­nal fue­ran a acep­tar. Y el hom­bre de con­sen­so a quien ter­mi­nó pro­po­nien­do Camps co­mo su­ce­sor ha si­do Al­ber­to Fa­bra (Cas­te­llón de la Pla­na, 1964).

El alcalde de Cas­te­llón fi­gu­ra des­de ha­ce tiem­po en las qui­nie­las a la su­ce­sión. Des­de el co­mien­zo de los pro­ble­mas de Camps con la Jus­ti­cia, su nom­bre so­na­ba, en prin­ci­pio jun­to al de la al­cal­de­sa de Va­len­cia, Ri­ta Bar­be­rá, y al del vi­ce­se­cre­ta­rio Al­ber­to Fa­bra, alcalde de Cas­te­llón de la Pla­na, es la fi­gu­ra que con­ci­ta el acuer­do de to­do el PP va­len­ciano y la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do en Ma­drid.

En reali­dad, la di­mi­sión no fue la úni­ca de­rro­ta que co­se­chó Camps es­ta úl­ti­ma se­ma­na. Tam­bién per­dió la ba­ta­lla de su pro­pia su­ce­sión. El ex­pre­si­den­te que­ría que, en ca­so de te­ner que de­jar­lo, su pues­to lo ocu­pa­ra Paula Sán­chez de León, de Co­mu­ni­ca­ción del PP y ex con­se­ller, Es­te­ban Gon­zá­lez Pons. Es­tas dos op­cio­nes se fue­ron des­in­flan­do. Bar­be­rá, por­que siem­pre se ne­gó a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de la Ge­ne­ra­li­tat; Gon­zá­lez Pons, por­que el ale­ja­mien­to de la Co­mu­ni­dad y la cer­ca­nía a Ra­joy le hi­cie­ron per­der adep­tos en Va­len­cia.

Fa­bra (ca­sa­do y con dos hi­jos) es vis­to co­mo un “ti­po jo­ven, buen ges­tor y que cuen­ta con la sim­pa­tía de to­do el par­ti­do”. Su úni­co han­di­cap era que no es tan co­no­ci­do co­mo otros po­lí­ti­cos va­len­cia­nos. En cual­quier ca­so, es­ta cues­tión de­ja de ser im­por­tan­te y se re­sol­ve­rá so­la cuan­do de lo que se tra­ta es de re­le­var a un pre­si­den­te jus­to al ini­cio de cua­tro años de le­gis­la­tu­ra.

Pe­ro una de las co­sas que más pun­tos le han da­do es que Fa­bra ha si­do ca­paz de con­tar con el vis­to bueno del PP na­cio­nal y tam­bién de con­ci­tar el con­sen­so den­tro del PP va­len­ciano, muy di­vi­di­do en­tre sus tres pro­vin­cias des­de ha­ce años.

Un di­ri­gen­te ali­can­tino se­ña­la­ba an­tes de la di­mi­sión que es­pe­ra­ba que Gé­no­va tu­vie­ra en cuen­ta la ne­ce­si­dad de cohe­sio­nar el par­ti­do, muy da­ña­do en los úl­ti­mos tiem­pos. En Ali­can­te, por­que la ba­ta­lla en­tre Camps y su an­te­ce­sor, Eduar­do Za­pla­na, con­ti­nuó con el ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación Jo­sé Joa­quín Ri­poll y se agra­vó des­pués de las úl­ti­mas elec­cio­nes, en las que los can­di­da­tos cam­psis­tas arrin­co­na­ron a los za­pla­nis­tas, pro­vo­can­do es­ci­sio­nes y se­rias di­sen­sio­nes in­ter­nas. En Cas­te­llón, Fa­bra es con­si­de­ra­do hi­jo po­lí­ti­co de Carlos Fa­bra, ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación. Aun­que tam­bién ha sa­bi­do dis­tan­ciar­se de al­guien que es­tá impu­tado por de­li­tos de cohe­cho, pre­va­ri­ca­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias. Carlos Fa­bra fue sus­ti­tui­do en la Dipu­tación por el nú­me­ro dos de Al­ber­to Fa­bra en la al­cal­día, Jo­sé Moliner, que dio que ha­blar por un dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra don­de in­sis­tió en la hon­ra­dez de los po­lí­ti­cos.

Fa­bra tam­po­co es ajeno a me­ga­pro­yec­tos. Aho­ra se­rá la ca­be­za del Go­bierno que ha da­do lar­gas por cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias a su gran pro­yec­to de la Ciu­dad de las Len­guas, so­bre 425.000 me­tros cua­dra­dos en el Grao con un cos­te de unos 288 mi­llo­nes de eu­ros.

Unión. El PP va­len­ciano es­pe­ra que Al­ber­to Fa­bra cohe­sio­ne un par­ti­do muy di­vi­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.