Cas­cos, Camps y la in­de­ci­sión de Ra­joy

Los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos de As­tu­rias y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na pue­den con­ver­tir­se en un pro­ble­ma pa­ra el lí­der del PP en su ca­rre­ra al pa­la­cio de la Mon­cloa.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

trans­cu­rri­das va­rias se­ma­nas de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas del pa­sa­do mes de ma­yo, Ma­riano Ra­joy, que cree te­ner to­tal­men­te des­pe­ja­do el ca­mino ha­cia el pa­la­cio de la Mon­cloa sin ne­ce­si­dad de rea­li­zar nin­gún es­fuer­zo ni de to­mar nin­gu­na de­ci­sión com­pro­me­ti­da, sino, sim­ple­men­te, ha­cién­do­se “el muer­ti­to”, se­gún ex­pre­sión del ex­pre­si­den­te del Go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez, ha po­di­do com­pro­bar có­mo dos pro­ble­mas que en su mo­men­to no abor­dó con la de­ci­sión ne­ce­sa­ria y, co­mo siem­pre, de­jó pu­drir­se, se han con­ver­ti­do en ver­da­de­ros con­flic­tos que pue­den re­per­cu­tir, de al­gu­na for­ma, en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les que se ce­le­bra­rán, pro­ba­ble­men­te, en el mes de no­viem­bre.

Uno es la elec­ción del que fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Po­pu­lar, Fran­cis­co Ál­va­rez-Cas­cos, co­mo pre­si­den­te del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias, es­ta vez, co­mo di­ri­gen­te del nue­vo par­ti­do Fo­ro As­tu­rias, un par­ti­do fun­da­do a úl­ti­ma ho­ra, an­te la ne­ga­ti­va de al­gu­nos di­ri­gen­tes del PP y el si­len­cio de Ma­riano Ra­joy, de pre­sen­tar­le co­mo can­di­da­to del par­ti­do que tan­to le de­be, a pe­sar de to­dos los pro­nós­ti­cos fa­vo­ra­bles de las en­cues­tas. el otro es el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na, Fran­cis­co Camps, in­mer­so en un lar­go vía cru­cis ju­di­cial por un de­li­to de cohe­cho im­pro­pio por ha­ber acep­ta­do, jun­to a otros miem­bros de su Go­bierno, re­ga­los de la tra­ma Gür­tel por un va­lor to­tal de al­re­de­dor de 42.000 eu­ros (ca­si sie­te mi­llo­nes de las an­ti­guas pe­se­tas) en un sor­pren­den­te fon­do de ar­ma­rio cons­ti­tui­do por 29 tra­jes, nue­ve ame­ri­ca­nas, nue­ve pa­res de za­pa­tos, cua­tro cor­ba­tas, nue­ve pan­ta­lo­nes, dos abri­gos y un cha­qué. Un fon­do de ar­ma­rio de 59 pren­das de ves­tir que el juez Jo­sé Flors re­la­cio­na con pos­te­rio­res con­ce­sio­nes y con­tra­tos a la tra­ma Gür­tel que,

ade­más, par­ti­ci­pó a tra­vés de va­rias em­pre­sas cons­truc­to­ras en la fi­nan­cia­ción ile­gal del PP y de sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les se­gún la in­ves­ti­ga­ción, que si­gue su cur­so y que pue­de ter­mi­nar afec­tan­do, to­da­vía más, a Camps y a su equi­po gu­ber­na­men­tal y de par­ti­do, a Ra­joy y a la di­rec­ción cen­tral de la ca­lle Gé­no­va... camps, que a lo lar­go de es­tos me­ses ha plan­ta­do ca­ra a un du­bi­ta­ti­vo Ra­joy que ha si­do in­ca­paz de se­pa­rar el apo­yo que tu­vo del di­ri­gen­te va­len­ciano tras la de­rro­ta elec­to­ral de 2008 de la tra­ma de co­rrup­ción en una co­mu­ni­dad que afec­ta a to­das las pro­vin­cias y a nu­me­ro­sos di­ri­gen­tes por de­li­tos de trá­fi­co de in­fluen­cias, la­va­do de di­ne­ro, fal­se­dad en do­cu­men­to mer­can­til, cohe­cho y fi­nan­cia­ción ile­gal del par­ti­do, se ha ne­ga­do has­ta aho­ra a di­mi­tir, re­fu­gián­do­se, ade­más, en el ar­gu­men­to de que los va­len­cia­nos, vo­tán­do­le el pa­sa­do 22 de ma­yo, le han am­nis­tia­do de cual­quier po­si­ble de­li­to o de ex­ce­sos en su pe­cu­liar for­ma de go­ber­nar.

Ni tie­ne la me­nor in­ten­ción de di­mi­tir ni acep­ta nin­gún ti­po de pre­sión de Ra­joy ni de na­die de la di­rec­ción del Par­ti­do Po­pu­lar, a pe­sar de que le han re­cor­da­do que su jui­cio po­día coin­ci­dir con la cam­pa­ña elec­to­ral de las ge­ne­ra­les en el mes de oc­tu­bre.

Un jui­cio, el pri­me­ro con­tra un pre­si­den­te au­to­nó­mi­co y par­te de la cú­pu­la de un Go­bierno y de un par­ti­do, en el que, ade­más, es­ta­ban citados co­mo tes­ti­gos los má­xi­mos di­ri­gen­tes de la tra­ma Gür­tel, que hu­bie­ran te­ni­do que en­fren­tar­se en va­rias se­sio­nes de ca­reo con un pre­si­den­te que si al­go ha de­ja­do de­mos­tra­do a lo lar­go de es­te in­ter­mi­na­ble es­cán­da­lo es su ca­pa­ci­dad pa­ra men­tir, su es­ca­so sen­ti­do de la reali­dad, una au­to­es­ti­ma que en­tra en el te­rreno de lo en­fer­mi­zo y una ines­ta­bi­li­dad psi­co­ló­gi­ca que es­tá in­flu­yen­do en el Go­bierno de la Co­mu­ni­dad... ¡des­de ha­ce más de tres años! Me­nu­do pro­ble­ma pa­ra Ra­joy si no to­ma me­di­das cuan­to an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.