Obama, al res­ca­te de Za­pa­te­ro

El pre­si­den­te de EEUU po­dría vi­si­tar Es­pa­ña por pri­me­ra vez en no­viem­bre apro­ve­chan­do su asis­ten­cia a la cum­bre del G-20 en Can­nes. El Go­bierno y el PSOE creen que su lle­ga­da no in­ter­fe­ri­ría en el pro­ce­so elec­to­ral.

Tiempo - - ESPAÑA - ANTONIO RO­DRÍ­GUEZ

No­viem­bre pa­re­ce que va a ser el mes po­lí­ti­co más in­tere­san­te de los úl­ti­mos años. A la in­cer­ti­dum­bre de si ha­brá elec­cio­nes ge­ne­ra­les el 13, el 20 o el 27 de ese mes, se une aho­ra la po­si­bi­li­dad de que Ba­rack Obama pi­se Es­pa­ña por pri­me­ra vez des­de que es pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. El 3 y el 4 de no­viem­bre tie­ne que par­ti­ci­par en la cum­bre del G-20 de Can­nes (Fran­cia), una de las úl­ti­mas ci­tas in­ter­na­cio­na­les a las que, pre­ci­sa­men­te, asis­ti­rá Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, de mo­do que an­tes o des­pués de di­cho even­to po­dría pa­sar unas ho­ras por Es­pa­ña. Al me­nos eso es lo que in­ten­ta el Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol. “A día de hoy es una po­si­bi­li­dad, pe­ro na­da más”, ase­gu­ran fuen­tes de La Mon­cloa a es­ta re­vis­ta. “Es po­si­ble siem­pre que vie­ne a Eu­ro­pa y en nin­gún ca­so in­ter­fe­ri­ría en el pro­ce­so elec­to­ral”, aña­de Ele­na Va­len­ciano, se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del PSOE y je­fa de la cam­pa­ña del can­di­da­to so­cia­lis­ta, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba.

El he­cho de que la cum­bre del G-20 pue­da coin­ci­dir o es­tar muy cer­ca de la cam­pa­ña elec­to­ral, es lo que más di­fi­cul­ta es­te via­je de Obama a Es­pa­ña. Una vi­si­ta que -de pro­du­cir­se-de­be­ría ha­ber­se lle­va­do a ca­bo an­tes, en opi­nión de fuen­tes di­plo­má­ti­cas, ya que el pre- si­den­te nor­te­ame­ri­cano can­ce­ló pri­me­ro una cum­bre UE-EEUU que se iba a ce­le­brar en ma­yo del año pa­sa­do en Ma­drid y lue­go ha rea­li­za­do va­rias gi­ras eu­ro­peas en las que ha evi­ta­do pi­sar la ca­pi­tal es­pa­ño­la.

Obama ha es­ta­do va­rias ve­ces en Reino Uni­do, Ale­ma­nia y Fran­cia, ha vi­si­ta­do un buen nú­me­ro paí­ses del Es­te co­mo Ru­sia, Po­lo­nia o Re­pú­bli­ca Che­ca, se pre­sen­tó en Di­na­mar­ca pa­ra in­ten­tar que su ciu­dad na­tal de Chicago ga­na­se los Jue­gos Olím­pi­cos de 2016 y es­tu­vo en Ita­lia con mo­ti­vo de la cum­bre del G-20 en L’Aqui­la y en la ve­ci­na Por­tu­gal pa­ra la úl­ti­ma cum­bre de la OTAN. En ma­yo ini­ció su úl­ti­ma gi­ra eu­ro­pea en la pe­que­ña Ir­lan­da (ver apo­yo de la si­guien­te pá­gi­na), un país que ya ha­bía so­li­ci­ta­do el res­ca­te fi­nan­cie­ro al FMI y la UE. En de­fi­ni­ti­va, Es­pa­ña es el úl­ti­mo país gran­de de Eu­ro­pa que le fal­ta por vi­si­tar y en Mon­cloa se em­pie­za a ver co­mo un agra­vio com­pa­ra­ti­vo.

Has­ta en la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se re­co­no­cen, en pri­va­do, que ya le to­ca a nues­tro país, aun­que ofi­cial­men­te di­gan que no hay na­da pre­vis­to a día de hoy y que lo más im­por­tan­te es lle­nar de con­te­ni­do una vi­si­ta ofi­cial de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Al con­se­je­ro po­lí­ti­co y nú­me­ro dos de la em­ba­ja­da has­ta el pa­sa­do mes de ju­nio, Ar­nold Cha­cón, le pre­gun­ta­ron en To­le­do ha­ce unas se­ma- nas, en un se­mi­na­rio so­bre se­gu­ri­dad, por la ano­ma­lía política en­tre am­bos paí­ses, que su­po­ne el no ha­ber­se pro­du­ci­do nin­gu­na vi­si­ta de un man­da­ta­rio de la pri­me­ra po­ten­cia del mun­do a Es­pa­ña en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Las vi­si­tas de Bi­den y Clin­ton.

En la res­pues­ta del que va a ser el pró­xi­mo em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Gua­te­ma­la, si su­pera el trá­mi­te de la au­dien­cia en el Se­na­do, de­jó tras­lu­cir que tan­to su in­me­dia­to su­pe­rior, Alan So­lo­mont, co­mo el res­to de di­plo­má­ti­cos es­tán tra­ba­jan­do du­ro pa­ra que Obama ven­ga pró­xi­ma­men­te a Es­pa­ña.

Cha­cón in­sis­tió en que nues­tro país es un im­por­tan­te alia­do pa­ra Was­hing­ton y re­cor­dó que el vi­ce­pre­si­den­te, Joe Bi­den, ha­bía vi­si­ta­do ya nues­tro país y que la pró­xi­ma en ha­cer­lo iba a ser la se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton, quien es­tu­vo el 1 y el 2 de ju­lio. Es es­ta úl­ti­ma

vi­si­ta, la de Clin­ton, la que ha abier­to la po­si­bi­li­dad de que Obama pa­se unas ho­ras en Ma­drid en no­viem­bre, ase­gu­ran las ci­ta­das fuen­tes.

A prio­ri, lo ideal se­ría que una vi­si­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas no in­ter­fi­rie­ra en la cam­pa­ña elec­to­ral es­pa­ño­la. Si los co­mi­cios fue­sen en mar­zo de 2012, to­do se­ría miel so­bre ho­jue­las pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se, por­que no­viem­bre que­da­ría le­jos de las ur­nas, pe­ro to­do apun­ta a que las elec­cio­nes se­rán a fi­na­les de es­te año. Pe­se a ello, el es­ce­na­rio po­lí­ti­co es­pa­ñol fa­ci­li­ta las co­sas pa­ra una bre­ve es­tan­cia de Obama en Ma­drid. ¿Por qué? Pa­ra em­pe­zar, Za­pa­te­ro su­fre el sín­dro­me del la­me duck o “pa­to co­jo” en la ter­mi­no­lo­gía política es­ta­dou­ni­den­se.

Es­tá amortizado, sien­te pró­xi­ma su sa­li­da del po­der y par­ti­ci­pa­rá po­co o muy po­co en la cam­pa­ña de Ru­bal­ca­ba, de mo­do que pue­de re­ci­bir a Obama sin la ne­ce­si­dad de bus­car una fo­to de pro­ve­cho o ré­di­tos po­lí­ti­cos. Pa­ra el pre­si­den­te del Go­bierno se­rá su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de sa­car pe­cho en política in­ter­na­cio­nal an­tes de de­jar el po­der, así que va a in­ten­tar no des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de re­ci­bir a Obama.

En cuan­to a Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Ma­riano Ra­joy, los can­di­da­tos del PSOE y el PP a las elec­cio­nes, se po­dría se­guir el for­ma­to de otras oca­sio­nes si­mi­la­res. El pri­me­ro po­dría acom­pa­ñar a Za­pa­te­ro en su reunión con el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se, mien­tras que el se­gun­do ten­dría una reunión a so­las con Obama, tal y co­mo ha­ce Was­hing­ton con los lí­de­res de la opo­si­ción ca­da vez que se acer­can unos co­mi­cios. Ya ocu­rrió con Con­do­leez­za Ri­ce en 2007 y aho­ra con Hi­llary Clin­ton a co­mien­zos de ju­lio.

Pro­ble­mas con su dé­fi­cit.

Las fuen­tes con­sul­ta­das por Tiem­po coin­ci­den en que la lle­ga­da del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se a Es­pa­ña ven­dría muy bien pa­ra que lan­za­se un men­sa­je de apo­yo a las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que es­tá lle­van­do a ca­bo nues­tro país des­de ha­ce un año, con el fin de cal­mar a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Si bien, el he­cho de que los pro­pios Es­ta­dos Uni­dos ten­gan pro­ble­mas con su dé­fi­cit y las agencias de calificación ha­yan ame­na­za­do a Was­hing­ton con re­ba­jar las no­tas de la deu­da ame­ri­ca­na, de­mues­tra que nin­gún país es­tá exen­to de su­frir tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras. En cuan­to al con­te­ni­do de la vi­si­ta, el Go-

bierno de Obama si­gue muy in­tere­sa­do en los sec­to­res de las ener­gías re­no­va­bles y de la al­ta ve­lo­ci­dad fe­rro­via­ria. Obama vi­si­tó en abril una plan­ta eó­li­ca que Ga­me­sa tie­ne en la lo­ca­li­dad de Fair­less Hills (Pen­sil­va­nia), pa­ra pre­sen­tar sus pla­nes de apues­ta por las ener­gías ver­des. Ya en enero de 2009 ci­tó a Es­pa­ña, jun­to a Ale­ma­nia y Ja­pón, co­mo ejem­plo de in­ver­sión real en ener­gías re­no­va­bles. “Es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra lle­var el li­de­raz­go en es­ta nue­va in­dus­tria”, di­jo en re­fe­ren­cia a es­tos tres paí­ses en un dis­cur­so de Ohio tras vi­si­tar una fá­bri­ca de tur­bi­nas de vien­to.

En aque­lla oca­sión, el pre­si­den­te de­mó­cra­ta ase­gu­ró que es­tos paí­ses no lle­van la de­lan­te­ra a Was­hing­ton “por­que sean más in­te­li­gen­tes, tra­ba­jen más o sean más in­no­va­do­res” que los es­ta­dou­ni­den­ses, sino por­que sus go­bier­nos así lo han que­ri­do y es­tán in­vir­tien­do en ello. “Es­tán apro­ve­chan­do el tra­ba­jo du­ro de su gen­te y ha­cien­do in­ver­sio­nes au­da­ces en ese cam­po. Y no hay nin­gún mo­ti­vo por el que no­so­tros no po­da­mos ha­cer lo mis­mo en Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo cuan­do to­da­vía era pre­si­den­te elec­to y es­ta­ba a pun­to de asu­mir el po­der.

Asi­mis­mo, la Ad­mi­nis­tra­ción Obama ha elo­gia­do pú­bli­ca­men­te el sis­te­ma de al­ta ve­lo­ci­dad es­pa­ñol. El se­cre­ta­rio de Trans­por­tes, Ray LaHood, es­tu­vo en Es­pa­ña por se­gun­da vez pa­ra co­no­cer el AVE de pri­me­ra mano. En la actualidad, téc­ni­cos es­pa­ño­les co­la­bo­ran en el desa­rro­llo en Ca­li­for­nia del que se­ría el pri­mer tren de al­ta ve­lo­ci­dad de Es­ta­dos Uni­dos, y LaHood no es­ca­ti­mó elo­gios ha­cia las em­pre­sas fe­rro­via­rias es­pa­ño­las, a las que ani­mó a pu­jar por la cons­truc­ción y ges­tión de las lí­neas de al­ta ve­lo­ci­dad que se pro­yec­tan allí.

“Les in­vi­to a ve­nir a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­ver­tir en reali­dad el sue­ño del AVE”, de­cla­ró LaHood en su úl­ti­ma es­tan­cia en Ma­drid, en com­pa­ñía de su ho­mó­lo­go es­pa­ñol, Jo­sé Blan­co. “ He ido a 15 paí­ses en los dos úl­ti­mos años y he vis­to to­dos los sis­te­mas de al­ta ve­lo­ci­dad fe­rro­via­ria del mun­do, y pue­do de­cir que el de Es­pa­ña es el me­jor”, apos­ti­lló an­te el re­go­ci­jo de la con­tra­par­te es­pa­ño­la.

LaHood trans­mi­tió ade­más el agra­de­ci­mien­to de Obama a Es­pa­ña por es­te he­cho y ase­gu­ró que en el fu­tu­ro, “Es­ta­dos Uni­dos se­gui­rá mi­ran­do a Es­pa­ña co­mo fuente de ex­pe­rien­cia e in­for­ma­ción” en ma­te­ria de al­ta ve­lo­ci­dad. “Aho­ra que Es­ta­dos Uni­dos em­pie­za a cons­truir su AVE, vuel­vo pa­ra pe­dir co­la­bo­ra­ción, ne­ce­si­ta­mos su ayu­da, por­que son los ex­per­tos y tie­nen un sis­te­ma de pri­me­ra ca­li­dad. Ven­gan a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­tra­tar tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y ayu­dar­nos a cons­truir nues­tros tre­nes”, in­sis­tió el se­cre­ta­rio de Trans­por­tes de EEUU, cu­yo Con­gre­so ha da­do luz ver­de a una in­ver­sión gu­ber­na­men­tal de 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 5.600 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra desa­rro­llar la al­ta ve­lo­ci­dad por to­do el país.

“El AVE Ma­drid-Se­vi­lla fun­cio­na tan bien que ya trans­por­ta a más per­so­nas que el co­che y el avión. Eso es lo que Es­ta­dos Uni­dos quie­re pa­ra los co­rre­do­res en­tre Bos­ton y Was­hing­ton, en­tre De­troit y Chicago o en­tre Los Án­ge­les y San Fran­cis­co”, con­fe­só LaHood, quien en su pri­me­ra vi­si­ta a Es­pa­ña en 2009 ya vio la al­ta ve­lo­ci­dad es­pa­ño­la “a la van­guar­dia del mun­do”.

Un as­pec­to po­co co­no­ci­do en las re­la­cio­nes his­pano-es­ta­dou­ni­den­ses es

el he­cho de que las vi­das de Obama y Za­pa­te­ro son muy pa­re­ci­das, has­ta el pun­to que más de uno se ha po­di­do pre­gun­tar si es­ta­ban pre­des­ti­na­dos a co­no­cer­se. Pa­ra em­pe­zar, am­bos ce­le­bran sus res­pec­ti­vos cum­plea­ños el mis­mo día: el 4 de agos­to.

Tra­yec­to­ria política si­mi­lar.

La pe­que­ña di­fe­ren­cia es que Za­pa­te­ro na­ció en 1960 y por tan­to va a cum­plir 51 años, mien­tras que Obama vino a es­te mun­do en 1961. Ade­más, los dos tie­nen dos hi­jas con sus res­pec­ti­vas es­po­sas, Son­so­les Espinosa y Mi­che­lle Obama. Son Laura y Alba, de 17 y 15 años, y Ma­lia y Sas­ha, de 13 y 10, res­pec­ti­va­men­te.

En ter­cer lu­gar, Za­pa­te­ro y Obama com­par­ten la pa­sión por el ba­lon­ces­to. El lí­der so­cia­lis­ta apro­ve­cha los fi­nes de se­ma­na li­bres pa­ra in­vi­tar a va­rios ami­gos a ju­gar en la can­cha de ba­lon­ces­to que, cu­rio­sa­men­te, hi­zo cons­truir en 2004 so­bre la pis­ta de pádel en la que ju­ga­ba su pre­de­ce­sor en el car­go, Jo­sé María Az­nar. Por su par­te, el man­da­ta­rio de­mó­cra­ta no le fue a la za­ga, ya que cons­tru­yó una can­cha en la bo­le­ra que exis­te en la Ca­sa Blan­ca des­de los tiem­pos de Harry Tru­man y que Ri­chard Ni­xon am­plió en 1969. Ade­más, los Obama hi­cie­ron un si­tio en la re­si­den­cia pre­si­den­cial pa­ra la abue­la ma­ter­na, co­mo hi­zo Son­so­les Espinosa con su ma­dre has­ta que es­ta fa­lle­ció en ju­lio de 2008.

Por úl­ti­mo, am­bos po­lí­ti­cos lle­ga­ron al po­der sin ha­ber desem­pe­ña­do pre­via­men­te ta­reas de go­bierno en la ad­mi­nis­tra­ción lo­cal o re­gio­nal. Za­pa­te­ro era dipu­tado por León cuan­do se hi­zo con las rien­das del PSOE, mien­tras que Obama so­lo al­can­zó no­to­rie­dad tras lo­grar su es­ca­ño de se­na­dor por su Es­ta­do na­tal de Illi­nois.

La úl­ti­ma anéc­do­ta en­tre am­bos se pro­du­jo en oc­tu­bre de 2009, con mo­ti­vo de la vi­si­ta del pre­si­den­te del Go­bierno a la Ca­sa Blan­ca. Era la pri­me­ra vez que Za­pa­te­ro en­tra­ba en el Des­pa­cho Oval des­pués de su gue­rra fría con Geor­ge W. Bush por cul­pa de la re­ti­ra­da de las tro­pas es­pa­ño­las de Irak, y el pre­si­den­te re­ga­ló a Obama una guía tu­rís­ti­ca de Ca­ta­lu­ña y Bar­ce­lo­na, una ciu­dad que es­te úl­ti­mo vi­si­tó de jo­ven con una mo­chi­la a cues­tas. Aho­ra pa­re­ce que ha lle­ga­do el mo­men­to de que el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano pi­se Ma­drid por pri­me­ra vez. Pron­to se sa­brá.

Vi­das pa­ra­le­las. Za­pa­te­ro y Obama (en la fo­to, en la cum­bre

UE-EEUU de 2009) son de la mis­ma ge­ne­ra­ción y tie­nen una

tra­yec­to­ria política pa­re­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.