Ex abun­da­tia cor­dis

Tiempo - - OPINIÓN -

to­ral? ZP sa­cán­do­se la es­pi­na de aque­lla sen­ta­da sub­ver­si­va an­te la ban­de­ra cu­yas con­se­cuen­cias nun­ca pu­do pre­ver o Za­pa­te­ro sa­lien­te al que ya nin­gún pa­ño le ali­via la he­ri­da de ha­ber fra­ca­sa­do en la cui­ta más gra­ve que tu­vo su país.

El hom­bre más po­de­ro­so de la Tierra ate­rri­za en Ba­ra­jas ¿y go­bier­na ya un país gol­pea­do por Moody’s y otras hier­bas al que el de­fault ha gol­pea­do? Al ba­jar la es­ca­li­na­ta, ¿sa­lu­da a ciu­da­da­nos de un país que re­mon­ta o que ha caí­do en el res­ca­te y se abis­ma en los mer­ca­dos?

La cam­pa­ña de Obama fue ca­si LA cam­pa­ña. La idea de un so­plo fres­co y nue­vo so­bre el po­der de la Tierra fue tam­bién la idea de mu­chos. Es­qui­na­zos de la vi­da. Cuan­do lle­gue no es­ta­re­mos pa­ra loor ni pa­ra multitudes. Eso no res­ta im­por­tan­cia al he­cho, pe­ro ha­blar, ha­blar ha­bla­mos de lo que nos arra­sa el co­ra­zón. no­ti­ción. La men­te re­bus­ca en su par­te ló­gi­ca. Diez lar­gos e inau­di­tos años sin un bien­ve­ni­do, mís­ter. Ape­nas un re­gus­to del buen gus­to de miss­tress al des­can­sar en la Cos­ta del Sol. Di­fí­cil traer a la ca­be­za un aná­li­sis di­plo­má­ti­co, se­su­da­men­te po­lí­ti­co, de la de­ci­sión del pre­si­den­te USA de vi­si­tar al fin es­ta, nues­tra hu­mil­de mo­ra­da. Mil pre­gun­tas, cues­tio­nes, du­das e in­cer­ti­dum­bres se agol­pan en su lu­gar. Ex abun­dan­tia cor­dis, os lo­qui­tur. De lo que abun­da en el co­ra­zón, ha­bla la bo­ca. Un la­ti­na­jo pol­vo­rien­to pa­ra ha­cer las de­li­cias del mun­do nue­vo.

Vie­ne Obama en no­viem­bre ¿y ha­brá ya un nue­vo Go­bierno por­que ha­bre­mos te­ni­do elec­cio­nes en oc­tu­bre? Lle­ga el pre­si­den­te que ha mar­ca­do un hi­to ¿y nos pi­lla­rá en ple­na cam­pa­ña elec-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.