Los abo­ga­dos del dia­blo

Li­cen­cia­dos en De­re­cho por la UPV, los de­fen­so­res de eta­rras o pre­sun­tos eta­rras se es­pe­cia­li­zan en Pe­nal pa­ra bus­car los ve­ri­cue­tos de un sis­te­ma le­gal que no re­co­no­cen.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

La re­cien­te de­ten­ción de la abo­ga­da Arantxa Zu­lue­ta, una de las his­tó­ri­cas de­fen­so­ras del en­torno de ETA en cau­sas en la Au­dien­cia Na­cio­nal, vuel­ve a se­ña­lar las con­tra­dic­cio­nes en que se mue­ve el gru­po de le­tra­dos que se en­car­ga de la de­fen­sa de eta­rras o pre­sun­tos eta­rras. El arres­to que tu­vo lu­gar ha­ce unas se­ma­nas de­ri­va de su de­ten­ción jun­to a otros dos abo­ga­dos, Jon Em­pa­ran­tza e Iker Sa­rrie­gi, en abril del año pa­sa­do. Tras des­en­crip­tar los do­cu­men­tos que fue­ron in­cau­ta­dos en­ton­ces en su des­pa­cho, Zu­lue­ta ha si­do acu­sa­da aho­ra de guar­dar in­for­ma­ción so­bre la ubi­ca­ción de zu­los de ETA e in­clu­so de ser la en­car­ga­da de ela­bo­rar pla­nes pa­ra aten­tar con­tra la Au­dien­cia Na­cio­nal. Es­ta es la úl­ti­ma vez que un abo­ga­do del en­torno de ETA cru­za la lí­nea en­tre la le­ga­li­dad que de­fien­den con la to­ga en los tri­bu­na­les y la ile­ga­li­dad que ro­zan o en la que es­tán in­mer­sos sus de­fen­di­dos. Es­ta no es la úni­ca pa­ra­do­ja den­tro de un gru­po de abo­ga­dos ali­nea­dos con un en­torno aber­za­le que no re­co­no­ce las le­yes de es­te Es­ta­do de De­re­cho, pe­ro se va­le de ellas pa­ra con­se­guir la ab­so­lu­ción de sus re­pre­sen­ta­dos o mi­ni­mi­zar las pe­nas im­pues­tas por sus de­li­tos.

El re­tra­to-ti­po de es­tos le­tra­dos ela­bo­ra­do a par­tir de tes­ti­mo­nios de pro­fe­so- res uni­ver­si­ta­rios, exa­lum­nos y abo­ga­dos de la Au­dien­cia Na­cio­nal -es­te se­ma­na­rio in­ten­tó con­tac­tar sin éxi­to con va­rios de los alu­di­dos-re­tra­ta a un jo­ven que lle­gó a la Uni­ver­si­dad del País Vas­co (UPV) pa­ra es­tu­diar De­re­cho ya muy “ideo­lo­gi­za­do en la iz­quier­da aber­za­le o más allá” tras su pa­so por el ins­ti­tu­to, afir­ma el pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la UPV Es­te­ban Ar­lu­cea. En la fa­cul­tad pre­fi­rió ma­tri­cu­lar­se en el gru­po que im­par­te cla­se en eus­ke­ra. Aun­que Ar­lu­cea nie­ga que es­te sea ex­clu­si­vo pa­ra fu­tu­ros abo­ga­dos aber­za­les, sí sue­le ma­tri­cu­lar­se en él “gen­te que a prio­ri es­tá muy mar­ca­da”. Ade­más, du­ran­te los años “más du­ros” pa­ra es­tu­diar en la UPV, has-

ta me­dia­dos de los 90, los alum­nos del gru­po en eus­ke­ra eran vis­tos por el res­to de alum­nos co­mo unos “pri­vi­le­gia­dos”, a quie­nes en mu­chas asig­na­tu­ras les bas­ta­ba ha­cer tra­ba­jos pa­ra apro­bar en lu­gar de exa­mi­nar­se.

Ex­per­tos en Pe­nal.

En lo que sí se apli­can es en De­re­cho Pe­nal, en el que son “ex­per­tos”. “Son aber­za­les, pe­ro idio­tas, no. En su ca­be­za es­tá que el Es­ta­do es­pa­ñol es un Es­ta­do opre­sor y que tie­nen que uti­li­zar sus le­yes pa­ra de­fen­der­se de él”, afir­ma Ar­lu­cea, que man­tie­ne la te­sis ge­ne­ral de que, una vez en la Au­dien­cia Na­cio­nal, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes de­mues­tran mu­cha más pe­ri­cia con el Có­di­go Pe­nal y sus “ve­ri­cue­tos” que los abo­ga­dos de la acu­sa­ción, que ge­ne­ral­men­te no son ex­clu­si­va­men­te abo­ga­dos pe­na­lis­tas ni mu­cho me­nos se de­di­can a jui­cios re­la­cio­na­dos con el te­rro­ris­mo. Se­gún un abo­ga­do que coin­ci­de en jui­cios con ellos ha­bi­tual­men­te, por lo ge­ne­ral “son bri­llan­tes”, con “un do­mi­nio ab­so­lu­to de la ley”.

Una vez li­cen­cia­dos, se ins­cri­ben co­mo cual­quier otro le­tra­do en un co­le­gio de abo­ga­dos y su per­te­nen­cia a él no se ve afec­ta­da por pro­ce­sos pe­na­les en los que mu­chos se ven en­vuel­tos co­mo impu­tados. Se­gún fuen­tes del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Viz­ca­ya, don­de Zu­lue­ta y Goi­ri­ze­laia han par­ti­ci­pa­do en con­fe­ren­cias, so­lo po­dría dar­se la ex­pul­sión si exis­te una con­de­na en una cau­sa en la que la Fis­ca­lía so­li­ci­ta­ra la in­ha­bi­li­ta­ción pro­fe­sio­nal. Y es­te su­pues­to, que se apli­ca por igual a cual­quier abo­ga­do im­pli­ca­do en cual­quier ti­po de cau­sa, no se da.

De­bi­do a sus la­zos con el mun­do aber­za­le, es­tos abo­ga­dos en­tran a for­mar par­te de la es­pe­cie de turno de ofi­cio que or­ga­ni­za el co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA, en un sis­te­ma tan opa­co en cuan­to a su fi­nan­cia­ción co­mo lo es to­do el mun­do que ro­dea a la ban­da te­rro­ris­ta, y en una at­mós­fe­ra tan as­fi­xian­te pa­ra quie­nes pre­fie­ren ir por li­bre co­mo la que im­pe­ra en el res­to de es­te am­bien­te. Así, el co­lec­ti­vo de pre­sos co­rre con los gas­tos de de­fen­sa siem­pre que los afec­ta­dos eli­jan a sus abo­ga­dos. Quie­nes han pre­fe­ri­do le­tra­dos ex­ter­nos han que­da­do tam­bién ex­clui­dos de las ayu­das de es­te co­lec­ti­vo y con­de­na­dos al os­tra­cis­mo, so­bre to­do en las po­bla­cio­nes más aber­za­les.

Los pre­sun­tos eta­rras y sus fa­mi­lias es­tán ata­dos a una lis­ta de abo­ga­dos que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en mu­chas oca­sio­nes son due­ños o tra­ba­jan en bu­fe­tes de abo­ga­dos don­de se en­fren­tan a ca­sos tan co­ti­dia­nos co­mo la di­so­lu­ción de un ma­tri­mo­nio o de una em­pre­sa. Es el ca­so, por ejem­plo, de Ál­va­ro y Zí­der Rei­zá­bal, pa­dre e hi­jo con una tra­yec­to­ria tan am­plia en la Au­dien­cia Na­cio­nal co­mo en cues­tio­nes mu­cho más or­di­na­rias co­mo mul­tas de trá­fi­co, des­pi­dos o ne­gli­gen­cias mé­di­cas en los juz­ga­dos de San Sebastián.

Me­nos alum­nos.

La im­pre­sión de pro­fe­so­res y alum­nos es que los fu­tu­ros abo­ga­dos del en­torno de ETA ya “apun­tan ma­ne­ras” des­de estudiantes, aun­que el pa­so del tiem­po y la “nor­ma­li­dad” que se res­pi­ra hoy en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co tam­bién es­tá ha­cien­do cam­biar las co­sas. “Yo creo que ca­da vez hay me­nos alum­nos [con es­te per­fil], al me­nos, que sean iden­ti­fi­ca­bles a sim­ple vis­ta, no sé si por­que aho­ra pa­san más des­aper­ci­bi­dos o es por­que hay me­nos”, se­ña­la el pro­fe­sor Ar­lu­cea.

Tam­po­co hay una so­la ac­ti­tud en la Au­dien­cia Na­cio­nal, don­de los pi­cos de gran “ten­sión” en los jui­cios de ETA tam­bién han dis­mi­nui­do. Por lo ge­ne­ral, sue­len ser “res­pe­tuo­sos” con los jue­ces y man­tie­nen unas “mí­ni­mas pau­tas de cor­dia­li­dad” con el res­to de los pre­sen­tes, pe­ro tam­bién hay otros que “por sus ac­ti­tu­des y aun­que se pon­gan la to­ga, se ve que son más de lo mis­mo”, re­la­ta un le­tra­do. Es­ta di­fe­ren­cia de ac­ti­tud, más que por la edad de los abo­ga­dos, se iden­ti­fi­ca con su cer­ca­nía con las per­so­nas a las que de­fien­den. La di­fe­ren­cia no so­lo se da en la Au­dien­cia Na­cio­nal, tam­bién de puer­tas pa­ra fue­ra. Íñigo Iruín, uno de los más an­ti­guos y re­co­no­ci­do co­mo uno de los gran­des ju­ris­tas de ese mun­do, es­tá des­de ha­ce años más cen­tra­do en bus­car una so­lu­ción ju­rí­di­ca­men­te acep­ta­ble al te­rro­ris­mo de ETA. Es au­tor y la ca­be­za vi­si­ble y re­co­no­ci­ble de los es­ta­tu­tos de Sor­tu, el par­ti­do ile­ga­li­za­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo por sus la­zos con Ba­ta­su­na y or­ga­ni­za­cio­nes fi­lo­te­rro­ris­tas si­mi­la­res. Otra de las his­tó­ri­cas es Jo­ne Goi­ri­ze­laia, tam­bién más cen­tra­da en la “re­so­lu­ción del con­flic­to” que en de­fen­der a acu­sa­dos eta­rras co­mu­nes. Úl­ti­ma­men­te le ha lle­va­do la de­fen­sa a Ar­nal­do Ote­gi por el ca­so Ba­te­ra­gu­ne, so­bre el in­ten­to de va­rios di­ri­gen­tes aber­za­les de re­con­du­cir la ac­ti­vi­dad de Ba­ta­su­na a tra­vés de un gru­po con ese nom­bre.

Fren­te a es­tos ejem­plos, tam­bién hay le­tra­dos que si­guen muy im­pli­ca­dos y que han si­do pro­ce­sa­dos jun­to a per­so­nas o co­mo pre­sun­tos in­te­gran­tes de or­ga­ni­za­cio­nes a las que en otras oca­sio­nes de­fien­den an­te los tri­bu­na­les es­pa­ño­les. Es el ca­so, por ejem­plo, de Ain­hoa Ba­gliet­to, que fue in­cul­pa­da en el pro­ce­so con­tra Ges­to­ras Pro Am­nis­tía y As­ka­ta­su­na y pos­te­rior­men­te pues­ta en li­ber­tad sin fian­za. Tam­bién, el de Zu­lue­ta. Iden­ti­fi­ca­da con el sec­tor más “du­ro” de los abo­ga­dos de la Au­dien­cia Na­cio­nal, pa­re­ce ha­ber su­pe­ra­do cual­quier lí­mi­te de la “san­gre fría”: “En su ca­so no me ex­tra­ña, pe­ro lo que más me ha sor­pren­di­do son los (pre­sun­tos) pla­nes pa­ra aten­tar con­tra la Au­dien­cia Na­cio­nal. Al fi­nal, por mu­cho que es­tés en con­tra de la Au­dien­cia y de lo que ahí ocu­rre, vas to­dos los días y ves to­dos los días a la gen­te. Le po­ne ca­ras y es­tá ur­dien­do un plan con­tra per­so­nas a las que ve to­dos los días”, di­ce otro abo­ga­do.

32

To­gas. Iruín (se­gun­do por

la iz­quier­da), Zu­lue­ta y, al fon­do, Jo­ne Goi­ri­ze­laia jun­to a otros abo­ga­dos

del en­torno aber­za­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.