“ Me gus­ta­ría que la RAE es­tu­vie­ra muy pró­xi­ma a los ha­blan­tes”

DIRECTOR DE LA REAL ACA­DE­MIA DE LA LEN­GUA. Di­ri­ge una de las ins­ti­tu­cio­nes más res­pe­ta­das del mun­do his­pano y ase­gu­ra que su com­ple­jo me­ca­nis­mo no le per­mi­te se­guir la ve­lo­ci­dad a la que evo­lu­cio­na la so­cie­dad. Defiende el uso abre­via­do y caó­ti­co del leng

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: DAVID GARCÍA

Internet, los mó­vi­les, las re­des so­cia­les, ¿per­ju­di­can la len­gua? No, qué va, ¿por qué? Abre­via­mos tér­mi­nos, eli­mi­na­mos pa­la­bras... ¡Na­da, na­da! Eso com­pa­ra­do con las abre­via­tu­ras me­die­va­les del la­tín es un jue­go de ni­ños. ¿Trans­for­ma­rán la len­gua? No, no van a trans­for­mar na­da. Se tra­ta de un me­dio mag­ní­fi­co de co­mu­ni­ca­ción. ¿Usa es­tos me­dios el director de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE)? El director de la RAE tie­ne dos te­lé­fo­nos black­berry, uno an­ti­guo, que es el mío, y uno mo­der­ní­si­mo que me ha pues­to la Aca­de­mia. ¿Y có­mo es­cri­be los men­sa­jes? Es­cri­bo muy po­cos men­sa­jes, en cam­bio es­cri­bo mu­chos co­rreos elec­tró­ni­cos. Pro­cu­ro has­ta po­ner acen­tos, pun­tua­ción y eñes. ¿Qué le pa­re­ce? Los ma­nus­cri­tos me­die­va­les son mu­cho más di­fí­ci­les. So­bre to­do por­que es­tán en la­tín. Pe­ro, ¿le pa­re­ce bien que se uti­li­ce así? Sí, se tra­ta de uti­li­zar los re­cur­sos lin­güís­ti­cos de la ma­ne­ra más ade­cua­da pa­ra la ocu­pa­ción del es­pa­cio, por­que son 140 es­pa­cios. ¿Cuál es la ma­yor ame­na­za que tie­ne hoy la len­gua es­pa­ño­la? Las len­guas no tie­nen ame­na­zas, lo que pa­sa es que en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos de su his­to­ria es­tán pró­xi­mas a otras len­guas. Por ejem­plo, es­tu­vi­mos muy cer­ca del ita­liano en el XVI, del fran­cés en el XVIII, del ale­mán en el XIX, del in­glés en el XX y en el XXI, por proximidad. Yo siem­pre pon­go un ejem­plo, hay un Es­ta­do de Mé­xi­co, que es Oa­xa­ca, que tie­ne 30 len­guas y un dia­lec­to, ima­gí­ne­se, es­to pa­ra un es­pa­ñol es in­con­ce­bi­ble y es una reali­dad. Una ame­na­za no. ¿De qué debate la RAE? Es mul­ti­ta­rea, mul­ti­fun­ción. En el pleno hay un apar­ta­do que es el apar­ta­do de pa­pe­le­tas, ahí se dis­cu­te so­bre las pa­la­bras, des­de la gra­fía. Por ejem­plo, la “ps” de psi­co­lo­gía se dis­cu­tió du­ran­te cua­tro se­ma­nas. A pro­pues­ta de Cas­ti­lla del Pino, de si re­cu­pe­rá­ba­mos el gru­po “ps” y no so­lo la “s”, que era la nor­ma an­tes. Las úl­ti­mas se­ma­nas he­mos es­ta­do con la pa­la­bra ta­ble­ta, si ta­ble­ta, ta­bli­lla o ta­blet y des­pués la de­fi­ni­ción, que no es fá­cil, por­que ade­más lue­go se que­da ob­so­le­ta. ¿Qué pa­sa con esas pa­la­bras? ¿Mue­ren? No mue­ren, se que­dan en un es­tra­to, un es­ta­do de len­gua. Por ejem­plo, la in­for­má­ti­ca cam­bia mu­cho, co­mo el lé­xi­co del au­to­mó­vil. El otro día re­pa­sa­ba unas mar­chas de un co­che, te­nía co­mo úl­ti­ma la quin­ta, y hoy es ca­si una an­ti­gua­lla. Es nor­mal, la so­cie­dad cam­bia muy ¿Y qué le di­cen? Pues es­cri­ben cien­to y pi­co per­so­nas dia­ria­men­te pa­ra pre­gun­tar co­sas, y se les con­tes­ta a to­dos. rá­pi­da­men­te y el Dic­cio­na­rio [de la Real Aca­de­mia, DRAE] in­ten­ta se­guir­la. ¿El ma­yor re­to de la RAE es es­tar a la al­tu­ra y ve­lo­ci­dad de la so­cie­dad? Es muy di­fí­cil, por­que ade­más pien­se que no se tra­ta de una so­cie­dad que for­me un gru­po ho­mo­gé­neo, sino que des­de la Tierra del Fue­go a Chicago es­tán ha­blan­do es­pa­ñol más de 400 mi­llo­nes de per­so­nas, con dis­tin­tas pro­nun­cia­cio­nes, cul­tu­ras, re­la­cio­nes. El es­pa­ñol no es una co­sa tan com­pac­ta. Pue­den exis­tir, so­bre una pie­za de un au­to­mó­vil, a lo me­jor seis o sie­te nom­bres dis­tin­tos. ¿Dón­de quie­re lle­var la Aca­de­mia? Pa­ra mí ha si­do un ho­nor enor­me. Me gus­ta­ría lle­var­la a dos co­sas. Por una par­te a la ca­li­dad cien­tí­fi­ca, tie­ne que es­tar en ca­be­za en los tra­ba­jos de le­xi­co­gra­fía, eti­mo­lo­gía, en la gra­má­ti­ca, y no per­mi­tir que exis­tan teo­rías ra­ras so­bre de­ter­mi­na­dos as­pec­tos de la len­gua. Por otra par­te tam­bién me gus­ta­ría que es­tu­vie­ra muy pró­xi­ma a los ha­blan­tes, que se sin­tie­ran en con­fian­za con la Aca­de­mia. Te­ne­mos una sec­ción de con­sul­ta y es­cri­be mu­chí­si­ma gen­te. Pe­ro, ¿pa­ra con­sul­tar du­das? Sí, sí, y es una de las fuen­tes de la in­tro­duc­ción de las pa­la­bras en el dic­cio-

na­rio. Te­ne­mos un de­par­ta­men­to de es­pa­ñol al día que se de­di­ca a re­co­ger to­das es­tas cues­tio­nes. El otro día nos es­cri­bió un his­pa­nis­ta que es­ta­ba tra­ba­jan­do en edi­ción his­pano-in­gle­sa y se ha­bía en­con­tra­do con que la de­fi­ni­ción de fiam­bre­ra que te­ne­mos en el dic­cio­na­rio es del si­glo XVII, en­ton­ces pe­día que se cam­bia­ra la de­fi­ni­ción. ¿Y la van a cam­biar? Sí, sí, cla­ro. ¿Y eso có­mo se ha­ce? La Aca­de­mia tie­ne unos me­ca­nis­mos. Pri­me­ro, hay un ins­ti­tu­to de le­xi­co­gra­fía que lo es­tu­dia, se com­prue­ba qué ni­vel tie­nen, qué au­to­res la uti­li­zan, dón­de apa­re­ce, en qué zo­nas. Lue­go esa pa­la­bra se en­vía a to­das las aca­de­mias ame­ri­ca­nas y vuel­ve des­pués de pa­sar por unas co­mi­sio­nes es­pe­cia­li­za­das, que te­ne­mos so­bre los gran­des te­mas que pue­de ha­ber en el dic­cio­na­rio: las cien­cias hu­ma­nas, las so­cia­les, el vo­ca­bu­la­rio cien­tí­fi­co-téc­ni­co. Exa­mi­nan to­das es­tas cues­tio­nes y las du­das. Por ejem­plo, un de­par­ta­men­to de quí­mi­ca man­da una de­fi­ni­ción que es­tá mal, se dis­cu­te y si tie­ne ra­zón el de­par­ta­men­to, se le da la ra­zón y se cam­bia. ¿Cuán­to tiem­po dura el pro­ce­so? To­das las aca­de­mias tie­nen el de­re­cho y el de­ber de voz y vo­to. Es­te pro­ce­so re­quie­re su tiem­po. Ade­más, las pa­la­bras tie­nen que te­ner una vi­gen­cia. En el año 80, en el dic­cio­na­rio ma­nual de la Aca­de­mia es­ta­ba la pa­la­bra le­che­ra, en re­fe­ren­cia a los co­ches de la Po­li­cía, que eran blan­cos, aho­ra que ya son azu­les ya no sé si le­che­ra... Aun­que el otro día oí a una mu­cha­cha que ha­bla­ba de las le­che­ras de la po­li­cía en la Ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo. Así mue­ren las pa­la­bras y así na­cen. ¿Cuán­do se con­si­de­ra que des­apa­re­ce una pa­la­bra? Pa­ra la vi­gen­cia hay que pen­sar que si no apa­re­ce por ejem­plo en el si­glo XX en los ban­cos de da­tos, ya es un tér­mino en desuso den­tro de la len­gua. ¿Qué pa­sa con las mu­je­res en la Aca­de­mia? ¿Por qué hay tan po­cas? En ge­ne­ral en la vi­da es­pa­ño­la las mu­je­res no tie­nen la re­pre­sen­ta­ción que de­be­rían te­ner, fal­ta una trans­for­ma­ción. ¿Es par­ti­da­rio de las cuo­tas? No. Ni en política tam­po­co. Soy pa­dre de dos hi­jas y no me gus­ta­ría que en­tra­ran por cuo­tas, to­do lo con­tra­rio, sino por sus mé­ri­tos pro­pios. ¿Sus­pen­de­ría a un alumno si co­me­te una fal­ta de or­to­gra­fía? Cuan­do yo era pro­fe­sor de ins­ti­tu­to era muy ra­ro que los alum­nos tu­vie­ran fal­tas, pe­ro lue­go he ido ad­vir­tien­do que es­te ca­rác­ter im­por­tan­te de la or­to­gra­fía se iba re­la­jan­do. Aho­ra no es in­fre­cuen­te en­con­trar una fal­ta de or­to­gra­fía en una te­sis doc­to­ral de fi­lo­lo­gía, an­tes era im­pen­sa­ble. ¿Le pa­re­ce bien? Me pa­re­ce que la or­to­gra­fía es una cor­te­sía de la vi­da co­ti­dia­na. Ha­bla catalán y es­pa­ñol. ¿El cas­te­llano es­tá per­se­gui­do en Ca­ta­lu­ña? Se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, el me­jor de­par­ta­men­to de len­gua es­pa­ño­la es el de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na. ¿Qué tal ha­blan nues­tros po­lí­ti­cos? Pues se equi­vo­can, co­mo to­dos. Son mo­de­los pe­li­gro­sos. Las per­so­nas nor­ma­les pro­cu­ran re­pe­tir lo que oyen a de­ter­mi­na­dos mo­de­los y los po­lí­ti­cos son mo­de­los, co­mo los pe­rio­dis­tas, los pro­fe­so­res... Hay ahí un pe­li­gro. ¿Quién ha­bla me­jor: Za­pa­te­ro o Ra­joy? Za­pa­te­ro per­te­ne­ce al do­mi­nio lin­güís­ti­co del leo­nés, con sus ca­rac­te­rís­ti­cas de po­se­si­vos acen­tua­dos, por ejem­plo, y Ra­joy tam­bién tie­ne ras­gos de len­guas en con­tac­to. Los dos re­pre­sen­tan la va­ria­ción lin­güís­ti­ca pe­nin­su­lar oc­ci­den­tal. ¿Quién ha­bla me­jor? Una per­so­na que ha­bla muy bien es el ex­pre­si­den­te Fe­li­pe Gon­zá­lez, tam­bién ha­bla­ba muy bien Carlos Sol­cha­ga, pe­ro Gon­zá­lez es un pro­di­gio. ¿Qué no­ve­da­des ten­drá el nue­vo DRAE pa­ra 2014? Se­rá de otro ta­ma­ño, más pe­que­ño, qui­zá so­lo ten­ga dos co­lum­nas, con le­tras más gran­des. Se­rá más ma­ne­ja­ble, qui­zá bi­co­lor. Tie­ne que re­co­no­cer­se su his­to­ria. Es un dic­cio­na­rio que lle­va 300 años fun­cio­nan­do y hay muy po­cos dic­cio­na­rios que ten­gan 300 años que va­yan evo­lu­cio­nan­do. ¿En es­te dic­cio­na­rio se mo­di­fi­ca­rá el tér­mino ma­tri­mo­nio? Es­tá apro­ba­do, so­lo se va a cam­biar en Es­pa­ña y en al­gu­nas zo­nas de Amé­ri­ca. ¿Y el tér­mino fran­quis­mo? Tras la po­lé­mi­ca so­bre la Real Aca­de­mia de la His­to­ria, el DRAE di­ce: “Mo­vi­mien­to po­lí­ti­co y so­cial de ten­den­cia to­ta­li­ta­ria”. ¿Cam­bia­rán la de­fi­ni­ción? En prin­ci­pio no ha­bía­mos pen­sa­do mo­di­fi­car­la. Si es­tá así, no es­tá mal. Son dic­cio­na­rios com­ple­ta­men­te dis­tin­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.