El di­ne­ro de los ge­ne­ra­les de Fran­co

Quei­po de Llano ma­ne­ja­ba al fi­na­li­zar la Gue­rra Ci­vil cuen­tas con unos 26 mi­llo­nes de pe­se­tas, se­gún los pa­pe­les que guar­dó Fran­co.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO

Los pa­pe­les pri­va­dos que Fran­co acu­mu­ló du­ran­te años y que ven aho­ra la luz por pri­me­ra vez en el Cen­tro Do­cu­men­tal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca de Sa­la­man­ca re­ve­lan he­chos lla­ma­ti­vos so­bre la Gue­rra Ci­vil 75 años des­pués de su ini­cio, co­mo el di­ne­ro que ma­ne­ja­ron los ge­ne­ra­les fran­quis­tas, in­for­mes so­bre la ma­so­ne­ría o de­ta­lles so­bre la ren­di­ción fi­nal de Ma­drid, que sig­ni­fi­có prác­ti­ca­men­te el fi­nal de la con­tien­da.

El 10 de agos­to de 1939, re­cién ter­mi­na­da la gue­rra, Fran­co re­ci­bió un in­for­me con el ac­ta de la en­tre­ga que el ge­ne­ral Quei­po de Llano reali­zó de los sal­dos de las “di­ver­sas cuen­tas y sus­crip­cio­nes lle­va­das por él”. El ban­do fran­quis­ta abría a me­nu­do sus­crip­cio­nes pa­ra ha­cer fren­te a gas­tos de la gue­rra, de las que se sa­be po­co. El in­for­me enviado a Fran­co da cuen­ta de la ren­di­ción de cuen­tas de Quei­po de Llano, se­gu­ra­men­te el ge­ne­ral que más se pro­di­gó en es­ta prác­ti­ca. En agos­to de 1936 lla­ma­ba a ofre­cer “sin va­ci­lar vues­tra vi­da y vues­tro oro” a la cau­sa fran­quis­ta.

En el in­for­me se se­ña­la que el ge­ne­ral Kirkpatrick re­ci­bía ca­da mes la cuen­ta co­rres­pon­dien­te “co­mo ins­pec­tor ge­ne­ral de sus­crip­cio­nes”, pe­ro el pro­pio Fran­co da­ba ins­truc­cio­nes so­bre el uso de es­tos fon­dos, ya que en la car­ta que en­ca­be­za los in­for­mes so­bre las cuen­tas de Quei­po de Llano se se­ña­la que al­gu­na de las ope­ra­cio­nes re­la­ta­das en es­ta ex­po­si­ción de cuen­tas fue­ron apro­ba­das por el dic­ta­dor per­so­nal­men­te. Igual­men­te, el au­tor del in­for­me pide ins­truc­cio­nes a Fran­co so­bre el des­tino que ha­bía que dar a las al­ha­jas, pie­dras pre­cio­sas y cua­dros guar­da­dos en Má­la­ga de los que no se co­no­cía aún el va­lor que al­can­za­ba.

En el pri­mer re­su­men de cuen­tas del “Ne­go­cia­do de do­na­ti­vos de la Se­gun- da Re­gión” se re­pa­san las ayu­das que se da­ban a los fa­mi­lia­res de caí­dos del ban­do fran­quis­ta en la zo­na a cuen­ta de la lla­ma­da co­mo sus­crip­ción del Ejér­ci­to. Es­tas ayu­das dis­tin­guían en “cla­ses de caí­dos” se­gún se tra­ta­ra de mi­li­ta­res, guar­dias ci­vi­les y ca­ra­bi­ne­ros o le­gio­na­rios y re­gu­la­res. Las ayu­das eran de 3.000 pe­se­tas por los pri­me­ros, 1.500 por los se­gun­dos y 250 pa­ra los fa­mi­lia­res de le­gio­na­rios y re­gu­la­res. El in­for­me des­cri­be que se ha­bían con­ce­di­do 5.065 de es­tas ayu­das que su­ma­ban un to­tal de unos 8 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca co­rres­pon­dien­te a los ca­sos de Se­vi­lla, Huel­va, Cór­do­ba, Cá­diz y Badajoz. Aún que­da­ba un sal­do de otros tres mi­llo­nes de pe­se­tas apro­xi­ma­da­men­te que prác­ti­ca­men­te se co­rres­pon­día a los ca­sos pen­dien­tes de tra­mi­tar.

La “cuen­ta de Quei­po”.

Se­gún es­tos do­cu­men­tos, Gra­na­da y Má­la­ga ma­ne­ja­ban sus pro­pias sus­crip­cio­nes. Otro in­for­me fe­cha­do en la lo­ca­li­dad ma­la­gue­ña de Ron­da el 5 de agos­to de 1939 da cuen­ta de la en­tre­ga de Quei­po de Llano de otros sal­dos de va­rias sus­crip­cio­nes y cuen­tas. Exis­tía, co­mo en Se­vi­lla, una sus­crip­ción del Ejér­ci­to, con un sal­do de 2,8 mi­llo­nes de pe­se­tas, pe­ro ade­más exis­tían otras co­mo la del Aco­ra­za­do, de ca­mio­nes, de avia­ción o de­pó­si­tos pro­ce­den­tes de mul­tas. En to­tal su­ma­ban ca­si 19 mi­llo­nes de pe­se­tas. En ellas se ha­bían pro­du­ci­do al­gu­nas in­ci­den­cias de las que se ha­ce eco el in­for­me, y, así, el pro­pio Quei­po de Llano in­for­mó, por ejem­plo, que el du­que de Al­ma­zán, a co­mien­zos de la gue­rra, le so­li­ci­tó 1.125 li­bras es­ter­li­nas pa­ra un via­je a Ita­lia con el com­pro­mi­so de re­in­te­grar­las “cuan­do se li­be­ra­se Ma­drid, sin que lo ha­ya efec­tua­do has­ta el mo­men­to”. A Fran­co se le in­for­mó que ya se ha­bía so­li­ci­ta­do por es­cri­to al du­que que hi­cie­ra efec­ti­va es­ta su­ma.

Por lo tan­to, al fi­na­li­zar la gue­rra, en la “cuen­ta de Quei­po” (así apa­re­ce nom­bra­da en una ano­ta­ción de pu­ño y le­tra del pro­pio Fran­co) ha­bía sal­dos por va­lor de unos 26 mi­llo­nes de pe­se­tas sin con­tar con las jo­yas y cua­dros pro­ce­den­tes de do­na­ti­vos que se guar­da­ban en Má­la­ga. To­da una fortuna pa­ra la épo­ca.

No es es­te el úni­co do­cu­men­to so­bre do­na­ti­vos y sus­crip­cio­nes rea­li­za­dos du­ran­te la gue­rra. Es­ta re­vis­ta des­cu­brió el año pa­sa­do que en­tre los pa­pe­les pri­va­dos de Fran­co se en­con­tra­ba la re­la­ción de cuen­tas a dis­po­si­ción del je­fe del Es­ta­do que, en 1940, as­cen­día a unos 34 mi­llo­nes de pe­se­tas. En­tre es­tas cuen­tas se en­cuen­tran al­gu­nas que se iden­ti­fi­can con co­lec­tas rea­li­za­das du­ran­te la gue­rra. Los do­cu­men­tos que se han con­ser­va­do en­tre los pa­pe­les pri­va­dos de Fran­co per­mi­ten se­guir la pis­ta de es­tos fon­dos, que pa­san a ser ma­ne­ja­dos co­mo in­ver­sio­nes pri­va­das del dic­ta­dor.

En­tre la do­cu­men­ta­ción de Fran­co re­la­cio­na­da con la Gue­rra Ci­vil pue­den en-

con­trar­se tam­bién re­fe­ren­cias a una de sus gran­des ob­se­sio­nes: la ma­so­ne­ría.

El 13 de agos­to de 1939, por ejem­plo, Fran­co re­ci­bía del Es­ta­do Ma­yor de su Cuar­tel Ge­ne­ral un “Ex­trac­to de in­for­ma­cio­nes pa­ra co­no­ci­mien­to de Su Ex­ce­len­cia” que con­te­nía un in­for­me del Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Po­li­cía Mi­li­tar ti­tu­la­do “Ac­ti­vi­dad de la Ma­so­ne­ría”. En él se re­la­ta que “ la Ma­so­ne­ría en Per­pig­nan desa­rro­lla in­ten­sa ac­ti­vi­dad con los je­fes y ofi­cia­les que fue­ron del Ejér­ci­to Ro­jo” y ci­ta una fra­se de un je­fe ma­só­ni­co “un tur­co lla­ma­do Se­sa­na” en una reunión con mi­li­ta­res re­pu­bli­ca­nos en la que no pa­ra­ba de de­cir, se­gún es­te ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, que “den­tro de po­co en Es­pa­ña y por la puer­ta gran­de ten­dre­mos mo­nar­quía con Don Juan III... con­ta­mos con el apo­yo de dos ge­ne­ra­les na­cio­na­lis­tas... des­pués ya ve­re­mos”.

Fran­co es­cri­be so­bre los ma­so­nes.

Fran­co, tras sub­ra­yar es­te apo­yo de al­guno de sus ge­ne­ra­les re­dac­ta unas no­tas ma­nus­cri­tas en las que di­ce que la ma­so­ne­ría, “fra­ca­sa­da en sus in­ten­tos de de­mo­cra­cia” per­si­gue con “una mo­nar­quía que clau­di­ca­ra con ellos” pro­me­tér­se­las muy fe­li­ces “pa­ra trai­cio­nar la san­gre de­rra­ma­da”. Fran­co ter­mi­na ano­tan­do: “A la bus­ca de un trai­dor, apa­re­cen nom­bres de ge­ne­ra­les o je­fes con que en­ga­ñar in­cau­tos”.

Fran­co tam­bién guar­da­ba un su­pues­to men­sa­je del Gran Orien­te Es­pa­ñol a la Aso­cia­ción Ma­só­ni­ca In­ter­na­cio­nal so­bre una in­fil­tra­ción ma­só­ni­ca en Fa­lan­ge. Un ex­ten­so in­for­me del ci­ta­do Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Po­li­cía Mi­li­tar que lo acom­pa­ña se­ña­la­ba: “Se tra­ta de un do­cu­men­to ab­so­lu­ta­men­te fal­so re­dac­ta­do tan­to con fi­nes de­rro­tis­tas co­mo pa­ra su­mar la pe­sa­dum­bre de te­rri­bles ca­lum­nias a una cam­pa­ña evi­den­te de des­cré­di­to de la Fa­lan­ge en pro­ve­cho de ri­va­li­da­des de tur­bio ori­gen y fi­na­li­dad sub­ver­si­va”. Aun así, se rea­li­za­ba un por­me­no­ri­za­do aná­li­sis, que in­cluía un in­for­me de un agen­te en el sur de Fran­cia. Es­te in­for­ma­ba so­bre va­rias reunio­nes de los ma­so­nes es­pa­ño­les en el exi­lio re­cién ini­cia­do y da­ba cuen­ta de sus di­fe­ren­cias in­ter­nas. “Co­mo siem­pre: po­cos y mal ave­ni­dos”, re­su­me es­te agen­te, que los ca­li­fi­ca co­mo “inofen­si­vos del to­do”.

Fran­co guar­dó co­mo re­cuer­do al­gu­nos do­cu­men­tos his­tó­ri­cos de la gue­rra, co­mo el ma­nus­cri­to en el que el co­ro­nel Ca­sa­do pre­ten­de ne­go­ciar las con­di­cio­nes de la ren­di­ción del Ma­drid re­pu­bli­cano. En es­tas cuar­ti­llas se des­cri­be el te­mor de que los ven­ce­do­res ha­gan con­ce­sio­nes te­rri­to­ria­les a otros paí­ses. Tam­bién se des­ta­ca la pe­ti­ción de ga­ran­tías so­bre la vi­da de mi­li­ta­res y fun­cio­na­rios del ban­do re­pu­bli­cano y la con­ce­sión de un pla­zo de 25 días pa­ra que cuan­tos quie­ran pue­dan mar­char al exi­lio.

En­tre es­tos pa­pe­les, Fran­co guar­dó tam­bién un fo­lio con las “Con­ce­sio­nes del Ge­ne­ra­lí­si­mo”. En­tre es­tas, des­ta­ca que “ni el me­ro ser­vi­cio en el cam­po ro­jo, ni el ha­ber mi­li­ta­do sim­ple­men­te y co­mo afi­lia­do en cam­pos po­lí­ti­cos ex­tra­ños al Mo­vi­mien­to Na­cio­nal se­rán mo­ti­vos de res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal”. A los que rin­die­ran las ar­mas les ga­ran­ti­za­ba “ple­na se­gu­ri­dad per­so­nal” pa­ra aban­do­nar el país. Y un fi­nal ame­na­zan­te: “El re­tra­so en la ren­di­ción, la es­té­ril re­sis­ten­cia a nues­tro avan­ce, se­rán cau­sa de gra­ves res­pon­sa­bi­li­da­des, que exi­gi­re­mos en nom­bre de la san­gre inú­til­men­te de­rra­ma­da”. Es­ta se­ma­na con la re­vis­ta, el ter­cer do­cu­men­tal so­bre la Gue­rra Ci­vil. El ci­neas­ta Rus­sell Pal­mer se cen­tra en los mi­li­ta­res su­ble­va­dos y las pri­me­ras ba­ta­llas al co­mien­zo de la con­tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.