For­mal en­tre se­ma­na, vio­len­to el do­min­go

Uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en vio­len­cia ur­ba­na de Es­pa­ña ex­pli­ca las claves de có­mo per­so­nas con gran for­ma­ción in­te­lec­tual se trans­for­man du­ran­te los fi­nes de se­ma­na.

Tiempo - - ESPAÑA - FER­NAN­DO RUE­DA

En las úl­ti­mas se­ma­nas se han pro­du­ci­do cho­ques vio­len­tos en dis­tin­tos par­ti­dos de fút­bol, co­mo los ce­le­bra­dos en­tre el Gra­na­da y El­che y en­tre las sec­cio­nes me­no­res del Se­vi­lla y el Be­tis. Mu­chos pien­san que son sim­ples al­ter­ca­dos en­tre hin­cha­das en­lo­que­ci­das, pe­ro otros creen que hay al­go de­trás. David Ma­drid, po­li­cía que es­tu­vo in­fil­tra­do en ban­das vio­len­tas y miem­bro de la Es­cue­la de For­ma­ción del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de la Po­li­cía, lo tie­ne cla­ro: “Es­tá ocu­rrien­do lo que lle­va­mos años de­tec­tan­do y tra­ba­jan­do pa­ra pre­ve­nir y con­tro­lar. Son he­chos vio­len­tos pro­vo­ca­dos por aque­llos que los afi­cio­na­dos no quie­ren, que la so­cie­dad de­tes­ta, pe­ro que se sien­ten aus­pi­cia­dos por clubs de fút­bol que, en mi opi­nión, no ha­cen to­do lo po­si­ble pa­ra erra­di­car­los de sus gra­das. No es un pro­ble­ma úni­ca­men­te con so­lu­ción po­li­cial, es­ta es una par­te im­por­tan­te, pe­ro hay otros ac­to­res so­cia­les que tie­nen que tra­ba­jar en es­te sen­ti­do”.

Es­tos al­ter­ca­dos no han sor­pren­di­do a los cuer­pos de se­gu­ri­dad, que lle­van mu­chos años tra­ba­jan­do en la pre­ven­ción. “Des­de el SUP –ex­pli­ca Ma­drid-, en los dis­tin­tos cur­sos que ve­ni­mos rea­li­zan­do por to­da Es­pa­ña so­bre los gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos, re­cla­ma­mos más aten­ción por par­te de to­dos en es­ta pre­ven­ción. El tra­ba­jo se es­tá rea­li­zan­do de ma­ne­ra bri­llan­te por par­te de las Uni­da­des de In­ter­ven­ción Po­li­cial, que son los es­pe­cia­lis­tas en es­ta pre­ven­ción y con­trol de los ac­tos vio­len­tos que rea­li­zan in­di­vi­duos am­pa­ra­dos en el nom­bre de un club de fút­bol, ca­pa­ces de des­tro­zar mo­bi­lia­rio ur­bano y en­fren­tar­se a pu­ña- la­das con otros in­di­vi­duos úni­ca­men­te por pen­sar di­fe­ren­te. ¿Hay que me­jo­rar? Sí. Ne­ce­si­ta­mos más me­dios, uni­da­des cen­tra­les es­pe­cia­li­za­das, fis­ca­lías es­pe­cia­li­za­das, for­ma­ción...”.

Se­gún los da­tos del agen­te que me­jor co­no­ce es­tos mo­vi­mien­tos, es­tos gru­pos tie­nen una ideo­lo­gía de­fi­ni­da. El 80% de los gru­pos ul­tras vio­len­tos del fút­bol es­pa­ñol son de ideo­lo­gía na­cio­nal­so­cia­lis­ta, y el 20% res­tan­te son de ideo­lo­gía an­ti­fas­cis­ta e in­de­pen­den­tis­ta. Su per­cep­ción es que se les con­tro­la y co­no­ce me­jor que ha­ce años, pe­ro ha­ce fal­ta que la ley 19/2007 con­tra la vio­len­cia, el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y la in­to­le­ran­cia en el de­por­te se apli­que, así co­mo el Real De­cre­to 203/2010, he­rra­mien­tas que ado­le­cen de re­gu­lar al­gu­nas con­duc­tas y de no apli­car las que exis­ten, co­mo, sin ir más le­jos, la im­plan­ta­ción del li­bro de re­gis­tro de afi­cio­na­dos que apa­re­ce en la ley, pe­ro a día de hoy no se cum­ple.

Lo que lle­va a los jó­ve­nes del fút­bol a ra­di­ca­li­zar­se, en lu­gar de dis­fru­tar sen­ci­lla­men­te de los par­ti­dos y de su equi­po, es, se­gún David Ma­drid, “cu­brir un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, sin du­da, sen­tir­se in­te­gra­dos en el gru­po, sen­tir­se en su mi­cro­gru­po, en el que el lí­der es el vio­len­to”. “Se iden­ti­fi­can con unos u otros co­lo­res de equi­pos de fút­bol, que ape­nas les im­por­tan –con­ti­núa Ma­drid–. Lo que he­mos de­tec­ta­do es el au­men­to de la edad de per­te­nen­cia en es­tos gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos. Co­mien­zan con 15 o 16 años y an­tes de­ja­ban de per­te­ne­cer a los 25 o 26 años, pe­ro aho­ra no. Es­ta­mos en­con­tran­do di­ri­gen­tes de es­tos gru­pos con 45 y 46 años. Se han con­ver­ti­do en ul­tras de fin de se­ma­na. Con un per­fil en­tre se­ma­na de lo más nor­mal, tra­ba­ja­do­res en to­dos los es­tra­tos de la so­cie­dad, lle­ga el vier­nes por la tar­de y se jun­tan con su gru­po”.

Ha­ce unas se­ma­nas, un jo­ven per­dió un bra­zo en una re­yer­ta que pa­re­ce que es­tu­vo re­la­cio­na­da con la lu­cha en­tre ban­das ju­ve­ni­les la­ti­nas en Va­lle­cas. “Es­pa­ña es un país se­gu­ro –ma­ti­za Ma­drid-en el que los gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos, en prin­ci­pio, es­tán con­tro­la­dos. En nues­tra opi­nión, ha­cen fal­ta más me­dios, más for­ma­ción, más re­cur­sos y más per­so­nal”.

For­ma­ción y pre­ven­ción.

Sus da­tos de­mues­tran que no exis­ten ciu­da­des con­cre­tas en las que esas ban­das sean más pe­li­gro­sas, lo que ha­ce im­po­si­ble pre­ver dón­de se pue­de pro­du­cir un es­ta­lli­do de xe­no­fo­bia: “Lo que sí te­ne­mos que ha­cer a tra­vés de la for­ma­ción –aña­de-es dar a co­no­cer a to­dos

los miem­bros de las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad cuá­les son las reali­da­des so­cia­les. No so­lo por es­tar des­ti­na­dos en Ma­drid o en Bar­ce­lo­na su­fri­re­mos es­tos bro­tes, en ciu­da­des más pe­que­ñas tie­nen que es­tar for­ma­dos pa­ra po­der ar­ti­cu­lar me­di­das de pre­ven­ción con­cre­tas. Otro ob­je­ti­vo que pro­po­ne­mos es de­tec­tar pro­ble­mas, y co­mu­ni­car­los. Es ne­ce­sa­rio que los co­le­gios e ins­ti­tu­tos, lu­ga­res de for­ma­ción de nues­tros jó­ve­nes, es­tén en con­tac­to con quie­nes pue­den so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas, que son aso­cia­cio­nes, ONG, policías y, có­mo no, con los pa­dres, que tie­nen un pa­pel im­por­tan­te. Del mis­mo mo­do so­li­ci­ta­mos la crea­ción de más fis­ca­lías es­pe­cia­li­za­das en los de­li­tos del odio, pa­ra que ba­jo su di­rec­ción las uni­da­des po­li­cia­les es­pe­cia­li­za­das de­jen po­cos re­co­ve­cos pa­ra ac­tuar a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de in­di­vi­duos que creen que la vio­len­cia es el ca­mino”.

El per­fil de los jó­ve­nes que en­tran en esas ban­das y las ra­zo­nes que les lle­van a in­te­grar­se no es na­da con­cre­to. Ma­drid ha­bla de in­di­vi­duos des­arrai­ga­dos, con per­fil eco­nó­mi­co ba­jo, sin cul­tu­ra. Aun­que ac­tual­men­te es­to ha cam­bia­do. Aho­ra hay mu­chos in­di­vi­duos de cla­se so­cial me­dia, con es­tu­dios de ba­chi­ller e in­clu­so uni­ver­si­ta­rios, a los que es­tos gru­po atraen y que se de­jan em­bau­car por sus ideas: “Es re­con­for­tan­te, en la so­cie­dad en que vi­vi­mos, sen­tir­te par­te de al­go, creer en tu gen­te, que nun­ca te va a fa­llar, por ello es­tos gru­pos ur­ba­nos que creen en la vio­len­cia son atrac­ti­vos, y no so­lo pa­ra un ado­les­cen­te, sino pa­ra un in­di­vi­duo ma­du­ro”.

La si­tua­ción ac­tual de cri­sis eco­nó­mi­ca y la ten­den­cia de un sec­tor de los jó­ve­nes a no asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des son un cal­do de cul­ti­vo, pe­ro tam­bién los gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos de ideo­lo­gía skin­head neo­na­zi han he­cho de la lu­cha con­tra el in­mi­gran­te la ba­se de su ideo­lo­gía, y los skin­head an­ti­fas­cis­tas han he­cho de la cla­se política su ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio, al­go que que­dó de­mos­tra­do con las agre­sio­nes su­fri­das por los dipu­tados au­to­nó­mi­cos en Bar­ce­lo­na, am­pa­rán­do­se en un mo­vi­mien­to pa­ci­fis­ta co­mo el 15-M.

Re­cien­te­men­te se ha ce­le­bra­do un jui­cio con­tra tres miem­bros de un par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha por pro­vo­car el odio y la xe­no­fo­bia. Es­ta es una ideo­lo­gía que si­guen al­gu­nos jó­ve­nes, que no son mu­chos, pe­ro sí “su­fi­cien­tes, pa­ra es­tar en es­ta so­cie­dad”. “Pe­ro no so­lo es­tán en Es­pa­ña, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, es­tas ideas de odio y xe­nó­fo­bas es­tán co­gien­do fuer­za. Hay que es­tar aten­tos y ac­tuar. To­da­vía es­ta­mos a tiem­po. Te­ne­mos la ge­ne­ra­ción me­jor pre­pa­ra­da de nues­tra his­to­ria, con al­gu­nos in­di­vi­duos vio­len­tos en­tre ellos. Pe­ro no hay que ca­ta­lo­gar a la ju­ven­tud co­mo vio­len­ta”, con­ti­núa Ma­drid.

Aler­ta so­bre re­des so­cia­les.

El au­ge que en los úl­ti­mos tiem­pos han ad­qui­ri­do re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book y You­Tu­be las han con­ver­ti­do en lu­ga­res pri­vi­le­gia­dos de di­fu­sión de ideas ra­cis­tas y xe­nó­fo­bas. David Ma­drid afir­ma: “Internet co­mo tal se ha con­ver­ti­do en un es­ca­pa­ra­te con po­co con­trol de es­tas ideas. Po­de­mos ver con­cier­tos, es­cu­char música que alu­de a ma­tar a un mo­ro por ser di­fe­ren­te. Y, so­bre to­do, se es­tán ma­te­ria­li­zan­do que­da­das pa­ra agre­dir­se por pen­sar di­fe­ren­te en­tre gru­pos de ideo­lo­gías ri­va­les.”

En ge­ne­ral, es­tas ideo­lo­gías cap­tan por sí so­las y la po­li­cía úni­ca­men­te ha ob­ser­va­do la fi­gu­ra del cap­ta­dor en los gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos de ori­gen la­tino, que han con­ver­ti­do las re­des so­cia­les en su ca­nal de co­mu­ni­ca­ción. Si no hay más con­trol, acom­pa­ña­do de un au­men­to de re­cur­sos y for­ma­ción, no po­drá evi­tar que las re­des so­cia­les sean cal­do de cul­ti­vo de esas ideas y mo­vi­mien­tos.

Re­cien­te­men­te, nue­ve la­tin kings han si­do de­te­ni­dos tras apu­ña­lar a un jo­ven co­mo cas­ti­go por aban­do­nar la ban­da. Si lo cuan­ti­fi­ca­mos por el nú­me­ro de agre­sio­nes y muer­tos que lle­van a sus es­pal­das, o con su fir­ma, des­de que se tie­ne co­no­ci­mien­to de su im­plan­ta­ción en Es­pa­ña, se pue­de afir­mar que son el gru­po más pe­li­gro­so ac­tual­men­te. La pre­gun­ta es: ¿có­mo hay gen­te que quie­re per­te­ne­cer a esos gru­pos?

Po­der de atrac­ción.

“Las sen­sa­cio­nes que se ex­pe­ri­men­tan en es­tos gru­pos –ex­pli­ca Ma­drid-úni­ca­men­te las en­cuen­tras y las vi­ves ahí, des­de el com­pa­ñe­ris­mo has­ta la con­fra­ter­ni­za­ción en­tre el gru­po. Cuan­do ade­más te sien­tes en un gru­po que es apre­cia­do por los de­más co­mo fuer­te, eso mo­ti­va a sus miem­bros a se­guir per­te­ne­cien­do, les ha­ce más atrac­ti­vos pa­ra el res­to. Cuan­do ejer­cen epi­so­dios de vio­len­cia son más fuer­tes y es­to atrae a los in­di­vi­duos. Es­te es el prin­ci­pal pe­li­gro que pre­sen­tan”.

La per­te­nen­cia a es­tos gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos en los paí­ses de ori­gen tie­ne en al­gu­nos ca­sos que ver con el mie­do, al­go que no es fre­cuen­te en Es­pa­ña. David Ma­drid acla­ra: “Sí es cier­to que en los ins­ti­tu­tos nos he­mos en­con­tra­do con mu­cha­chos con esos mie­dos, que, in­sis­to, los for­ma­do­res tie­nen que de­tec­tar y co­mu­ni­car­los pa­ra ca­na­li­zar la pre­ven­ción”.

Las con­clu­sio­nes que sa­ca el má­xi­mo co­no­ce­dor del te­ma de las ban­das ju­ve­ni­les son cla­ras: “Pri­me­ro, de­be­mos ana­li­zar si te­ne­mos pro­ble­mas de vio­len­cia con los gru­pos ur­ba­nos; se­ría un error me­ter a to­dos en el mis­mo sa­co, no­so­tros di­fe­ren­cia­mos en­tre vio­len­tos y no vio­len­tos. Se­gui­da­men­te, si tu­vié­ra­mos asen­ta­dos gru­pos ur­ba­nos vio­len­tos, ha­bría que re­co­no­cer que así es, pa­ra a con­ti­nua­ción for­mar a nues­tros com­pa­ñe­ros a fin de de­tec­tar a los in­di­vi­duos que con­for­man es­tos gru­pos y pre­ve­nir que co­me­tan es­tos ac­tos. Asi­mis­mo, opi­na­mos que de­be­ría exis­tir una le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca, co­mo te­ne­mos pa­ra los acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos, pa­ra apli­car­la cuan­do he­chos vio­len­tos sean co­me­ti­dos por in­di­vi­duos que creen que la vio­len­cia es el ca­mino, y que lu­chan con­tra el sis­te­ma con vio­len­cia. Tam­bién re­cla­ma­mos la crea­ción de fis­ca­lías de de­li­tos del odio en to­da Es­pa­ña, hoy día úni­ca­men­te exis­ten en Bar­ce­lo­na, Ma­drid y la que re­cien­te­men­te se ha crea­do en Má­la­ga. La pro­fe­sio­na­li­za­ción de las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad en Es­pa­ña es muy al­ta, pe­ro ne­ce­si­ta­mos me­dios, re­cur­sos, uni­da­des es­pe­cia­li­za­das y for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca, co­mo la que ve­ni­mos brin­dan­do des­de el SUP”.

Pre­ci­sa­men­te, del 11 al 13 de ju­lio, en el Edificio Mu­ni­ci­pal 21 de Mar­zo, de Tres Can­tos, el Cen­tro de Es­tu­dios e Ini­cia­ti­vas so­bre Dis­cri­mi­na­ción y Vio­len­cia (Cei­div) y la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma or­ga­ni­zan el cur­so Gru­pos de odio y vio­len­cia so­cia­les, en el que des­ta­ca­dos miem­bros de los Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios es­pe­cia­li­za­dos en la ma­te­ria tra­ta­rán so­bre to­dos es­tos te­mas.

Pre­ven­ción. Los clu­bes de fút­bol no ha­cen to­do lo po­si­ble pa­ra erra­di­car es­tos gru­pos.

Ries­gos . A día de hoy se con­si­de­ra que los ‘la­tin kings’ son la ban­da más pe­li­gro­sa que exis­te en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.