Siem­pre ver­sá­til

ES UN PUN­TO DE EN­CUEN­TRO UNI­VER­SAL, EL LU­GAR EN EL QUE CON­VI­VE EL ARTE CON LA BUE­NA VI­DA. AR­QUI­TEC­TU­RA, TEN­DEN­CIA, PLA­YA Y GAS­TRO­NO­MÍA PRO­POR­CIO­NAN MU­CHAS DE SUS ME­JO­RES FO­TOS.

Tiempo - - COSMOPOLITA BARCELONA -

MÁS QUE UNA ciu­dad, Bar­ce­lo­na es un sím­bo­lo. Mo­der­na, cos­mo­po­li­ta, en con­tí­nua pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal y sin per­der su esen­cia me­di­te­rrá­nea. El AVE que une Ma­drid-Bar­ce­lo­na, ade­más de fa­vo­re­cer la vi­da pro­fe­sio­nal, ha fa­ci­li­ta­do el in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias y vi­si­tan­tes: nun­ca en la his­to­ria ha­bían es­ta­do tan cer­ca.

Re­co­rrer la Ram­bla de arri­ba a aba­jo, mez­clar­se con sus gen­tes, ojear las es­ta­tuas hu­ma­nas y ca­mi­nar en­tre los pues­tos del mer­ca­do de la Bo­que­ría, icono gas­tro­nó­mi­co y vi­tal de la ciu­dad, es una apues­ta se­gu­ra.

La Ram­bla une el co­ra­zón del Exam­ple –don­de se le­van­tan las prin­ci­pa­les obras mo­der­nis­tas de Gau­dí-con el li­to­ral y nos in­vi­ta a acer­car­nos al co­ra­zón me­die­val, el ba­rrio Gó­ti­co. Co­mo si de un pue­blo den­tro de la ciu­dad se tra­ta­ra, di­bu­ja sus ca­lles es­tre­chas en un tra­za­do ur­bano que res­pi­ra con gar­bo en los es­pa­cios que ro­dean la ca­te­dral gó­ti­ca o en pla­zas co­mo la de Sant Jau­me, pre­si­di­da por el Ayun­ta­mien­to y el Pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­tat.

No hay que ol­vi­dar otros rin­co­nes me­die­va­les co­mo la pla­za del Pi (el ba­rrio que la en­vuel­ve cuen­ta con nu­me­ro­sas tien­das de di­se­ño) o la igle­sia de San­ta María del Mar, con su en­can­to reac­tua­li­za­do gra­cias a la exi­to­sa no­ve­la de Il­de­fon­so Fal­co­nes, ‘La Ca­te­dral del Mar’. Es­te tem­plo es la puer­ta de en­tra­da al ba­rrio del Born y la Ri­be­ra, dos de los es­pa­cios con más so­le­ra y que en los úl­ti­mos años se han con­ver­ti­do en mo­der­nas zo­nas de com­pra y ocio noc­turno.

Con las Olim­pía­das de 1992, la ciu­dad vol­vió a po­sar su mi­ra­da so­bre el mar. Se per­ci­be tan­to en el de Moll de la Fus­ta co­mo en el pa­seo ma­rí­ti­mo de la Bar­ce­lo­ne­ta. Se­rá un pa­seo con toa­lla, la pla­ya de San Sebastián es el lu­gar per­fec­to pa­ra re­po­sar tras el alu­vión de sen­sa­cio­nes.

LA CA­SA MI­LÀ, OBRA DEL AR­QUI­TEC­TO AN­TO­NI GAU­DÍ Y PO­PU­LAR­MEN­TE CO­NO­CI­DA CO­MO LA PE­DRE­RA, ES UNA DE LAS VI­SI­TAS OBLI­GA­DAS DE LA CIU­DAD CON­DAL..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.