In­dig­na­ción y cam­bio so­cial

No hay nin­gu­na de­mo­cra­cia real que re­suel­va los pro­ble­mas por sí mis­ma, por pu­ras re­glas de pro­ce­di­mien­to. Ha­cen fal­ta ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos no me­ra­men­te con la pro­tes­ta, sino con la política.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

re­ci­bo una in­vi­ta­ción pa­ra la ex­po­si­ción en Ma­drid de la obra fo­to­grá­fi­ca de Eu­gè­ne At­get so­bre el Pa­rís de fi­na­les del si­glo XIX. Vie­ne ilus­tra­da con una de las pie­zas ex­pues­tas, una fo­to de la rue Hau­te­feui­lle –en pleno Ba­rrio La­tino-to­ma­da en 1898. Co­noz­co muy bien esa ca­lle, con su pe­que­ña to­rre­ta de ca­pu­cha pun­tia­gu­da co­mo el go­rro de una bru­ja. Ba­jo ella se dis­tin­gue cla­ra­men­te la en­tra­da del res­tau­ran­te La Tou­re­lle, al que nun­ca fal­to en ca­da uno de mis via­jes a Pa­rís... des­de ha­ce 40 años. Me en­can­ta sa­ber que si hu­bie­ra ido ha­ce un si­glo tam­bién ha­bría po­di­do to­mar allí mi con­fit de ca­nard...

Ca­si to­do cam­bia sin ce­sar: el tiem­po es el ma­yor de to­dos los re­vo­lu­cio­na­rios. Pe­ro cier­tas co­sas re­sis­ten y a ve­ces uno se ale­gra de ello. Si La Tou­re­lle se hu­bie­se con­ver­ti­do hoy en un McDo­nald’s no me ha­bría des­de lue­go fe­li­ci­ta­do por la trans­for­ma­ción. En cam­bio me pa­re­ce for­mi­da­ble que el es­ta­tus so­cial y po­lí­ti­co de la mu­jer, por ejem­plo, ha­ya cam­bia­do mu­cho en Fran­cia y no di­ga­mos en Es­pa­ña des­de 1898. ¡Vi­van las me­ta­mor­fo­sis, re­vo­lu­cio­na­rias o no, cuan­do son pa­ra bien... pe­ro so­lo cuan­do son pa­ra bien!

En una entrevista de sus úl­ti­mos años, Mi­chel Fou­cault de­cía: “Du­ran­te mu­cho tiem­po, nos he­mos pre­gun­ta­do si la re­vo­lu­ción es po­si­ble. Pe­ro qui­zá la pre­gun­ta per­ti­nen­te sea si es desea­ble”. Es de­cir, si lo que que­re­mos cam­biar es más im­por­tan­te que lo que desea­mos con­ser­var... y so­bre to­do si te­ne­mos cla­ro có­mo dis­tin­guir en­tre lo uno y lo otro. Por­que la so­cie­dad no so­lo pue­de cam­biar sino que cam­bia cons­tan­te- men­te, pe­ro qui­sié­ra­mos po­der orien­tar su trans­for­ma­ción de una ma­ne­ra po­si­ti­va, más jus­ta, más so­li­da­ria, et­cé­te­ra. Aun­que... ¿“qui­sié­ra­mos”? ¿Quié­nes? ¿Hay al­gún gru­po o cla­se so­cial que pue­da arro­gar­se el mo­no­po­lio de los idea­les in­dis­cu­ti­bles del cam­bio so­cial? Si exis­te, ¿por qué ras­gos lo iden­ti­fi­ca­re­mos? ¿Có­mo al­can­za­rá la pri­ma­cía so­cial ne­ce­sa­ria pa­ra lle­var a ca­bo su pro­yec­to trans­for­ma­dor?

Otra pre­gun­ta: ¿idea­les o in­tere­ses? Y que cons­te que pa­ra mí hay idea­les per­ver­sos y en cam­bio in­tere­ses de lo más res­pe­ta­ble. Pe­ro es sig­ni­fi­ca­ti­vo que en la épo­ca de las (su­pues­tas) va­cas gor­das, cuan­do vi­vía­mos no so­lo co­mo si fué­se­mos ri­cos sino co­mo si me­re­cié­se­mos ser­lo tam­bién, cuan­do nues­tros jó­ve­nes de las lo­ca­li­da­des tu­rís­ti­cas de­ja­ban los es­tu­dios cuan­to an­tes pa­ra ga­nar­se bien la vi­da sir­vien­do co­pas noc­tur­nas a las sim­pá­ti­cas ex­tran­je­ras, te­nía­mos la mis­ma ley elec­to­ral y los po­lí­ti­cos go­za­ban de los mis­mos pri­vi­le­gios pe­ro na­die acam­pa­ba en las pla­zas pa­ra pro­tes­tar con­tra ellos. Sin em­bar­go aho­ra, con un pa­ro de ca­si cin­co mi­llo­nes de per­so­nas, se han des­cu­bier­to los ma­les del sis­te­ma. Ben­di­ta sea la lu­ci­dez, cla­ro, lle­gue por el ca­mino que lle­gue...

No hay nin­gu­na de­mo­cra­cia real que re­suel­va los pro­ble­mas por sí mis­ma, por pu­ras re­glas de pro­ce­di­mien­to. Ha­cen fal­ta ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos no me­ra­men­te con la pro­tes­ta, sino con la política. Que em­pleen bien el sis­te­ma, no que sue­ñen con otro del que no te­ne­mos mo­de­lo sal­vo en la re­tó­ri­ca. Ha­brá que bus­car re­cam­bios pa­ra me­jo­rar lo que no fun­cio­na o re­cu­pe­rar lo que fun­cio­nó y fue per­ver­ti­do por quie­nes se apro­ve­cha­ron de las ga­ran­tías de nues­tra li­ber­tad co­mún, no el cam­bio sin más, co­mo vo­lun­ta­ris­mo de quie­nes ayer es­ta­ban de­sen­ten­di­dos de la política y hoy es­tán in­dig­na­dos por no po­der se­guir es­tán­do­lo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.