El mer­ca­do la­bo­ral que quie­re Ra­joy

El PP pla­nea una nue­va re­for­ma la­bo­ral si ga­na las ge­ne­ra­les. Fle­xi­bi­li­dad, in­cen­ti­vos y for­ma­ción se­rán las claves. Te­le­tra­ba­jo y jor­na­das re­du­ci­das, las no­ve­da­des.

Tiempo - - EECSOPNAOÑMAÍA - CLA­RA PI­NAR

Pa­ra el pre­si­den­te del PP, Ma­riano Ra­joy, la sa­li­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por reac­ti­var el mer­ca­do la­bo­ral. Se­gún su es­que­ma, em­pre­sas y em­pre­sa­rios son el cen­tro de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y, des­car­ta­da has­ta la sa­cie­dad la subida de im­pues­tos, el me­ca­nis­mo pa­ra que el Es­ta­do au­men­te sus re­cur­sos eco­nó­mi­cos. De es­ta ma­ne­ra, pa­ra las em­pre­sas no ca­ben las tra­bas le­gis­la­ti­vas -el PP apues­ta por la “uni­dad de mer­ca­do”, es de­cir, por que no exis­tan dis­tin­tas re­gu­la­cio­nes en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas-ni fis­ca­les -en lu­gar de su­bir im­pues­tos, apues­ta por ba­jar­los, em­pe­zan­do por la to­tal eli­mi­na­ción del de so­cie­da­des-. La otra pa­ta del es­que­ma son los tra­ba­ja­do­res: la re­cu­pe­ra­ción del em­pleo no so­lo es un bien so­cial, sino que sus pues­tos de tra­ba­jo su­po­nen tam­bién un au­men­to de la re­cau­da­ción por par­te del Es­ta­do.

El PP ha anun­cia­do que una de las pri­me­ras me­di­das que to­ma­rá si ga­na las elec­cio­nes se­rá ha­cer una nue­va re­for­ma la­bo­ral. La que se apro­bó el año pa­sa­do, ase­gu­ran, no con­tó ni con el acuer­do de sin­di­ca­tos y em­pre­sa­rios, ni con el de los gru­pos par­la­men­ta­rios y, pa­ra más in­ri, tam­po­co cum­plió su prin­ci­pal ob­je­ti­vo: crear em­pleo. Sin­di­ca­tos y pa­tro­nal ya co­no­cen la pro­pues­ta del PP, que sur­ge de sus en­mien­das en la an­te­rior re­for­ma la­bo­ral. Aun­que fuen­tes po­pu­la­res ad­mi­ten que “no to­do gus­ta a to­do el mun­do”, de­fien­den una nue­va re­for­ma de la que sal­ga un mer­ca­do la­bo­ral “fle­xi­ble pa­ra las em­pre­sas y es­ta­ble pa­ra los tra­ba­ja­do­res”. Uno de sus ob­je­ti­vos se­rá ter­mi­nar con la “ri­gi­dez” del mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol, que pa­ra el PP es res­pon­sa­ble de que Es­pa­ña ba­ta to­dos los ré­cords de des­em­pleo en la UE. Con una ta­sa de pa­ro del 21% y un des­em­pleo ju­ve­nil de más del 43%, Es­pa­ña se ale­ja mu­cho de la me­dia eu­ro­pea, si­tua­da en el 9,9%.

El mo­de­lo la­bo­ral del PP ( ver cua­dro en la pá­gi­na si­guien­te) par­te de la idea de que “el em­pre­sa­rio, fren­te a lo que se sue-

le pen­sar, no es­tá pen­san­do en un con­tra­to la­bo­ral con el que se aho­rre di­ne­ro en des­pe­dir, sino que dé es­ta­bi­li­dad”, a él y al tra­ba­ja­dor al que con­tra­ta.

Así, las ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rias y las en­mien­das pre­sen­ta­das a la an­te­rior re­for­ma la­bo­ral di­bu­jan un pro­yec­to en el que des­ta­can las re­ba­jas de im­pues­tos a las em­pre­sas y las exen­cio­nes fis­ca­les pa­ra ani­mar la con­tra­ta­ción de jó­ve­nes y mu­je­res o pa­ra fo­men­tar for­mas de tra­ba­jar ex­ten­di­das en otros paí­ses eu­ro­peos pe­ro que en Es­pa­ña son aún una ra­re­za: el te­le­tra­ba­jo y el tra­ba­jo a tiem­po par­cial por me­dio de con­tra­tos fi­jos. Por lo que res­pec­ta a los tra­ba­ja­do­res, Ra­joy ya ha re­pe­ti­do en mu­chas oca­sio­nes su in­ten­ción de ir ha­cia un mo­de­lo de “con­tra­to [la­bo­ral] úni­co”, don­de su pre­fe­ren­cia es am­pliar la hor­qui­lla de tra­ba­ja­do­res que pue­dan aco­ger­se al con­tra­to lla­ma­do de fo­men­to del em­pleo, con una in­dem­ni­za­ción de 33 días por año tra­ba­ja­do. En to­do ca­so, el PP no tie­ne pre­vis­to im­po­nér­se­lo a las em­pre­sas ni tam­po­co eli­mi­nar los dis­tin­tos ti­pos de con­tra­tos que exis­ten, ni si­quie­ra el po­lé­mi­co de 20 días de in­dem­ni­za­ción por año tra­ba­ja­do que in­tro­du­jo la úl­ti­ma re­for­ma. La ma­ne­ra de ge­ne­ra­li­zar­lo se­rá a tra­vés de los in­cen­ti­vos fis­ca­les, que el PP tam­bién tie­ne pre­vis­to uti­li­zar pa­ra ani­mar a los tra­ba­ja­do­res a que se ju­bi­len más tar­de.

Su re­for­ma la­bo­ral tam­bién in­clui­rá cam­bios en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, que aca­ba de apro­bar el Con­gre­so de los Dipu­tados. Aquí uno de los ele­men­tos más lla­ma­ti­vos es que, en ca­so de desacuer­do en­tre tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios pa­ra re­no­var­lo, la Ad­mi­nis­tra­ción ten­drá un pa­pel re­le­van­te, por­que el ár­bi­tro ac­tual se sus­ti­tui­ría por un or­ga­nis­mo tri­par­ti­to en el que las au­to­ri­da­des ten­drían la ca­pa­ci­dad de des­em­pa­tar un desacuer­do en­tre pa­tro­nal y sin­di­ca­tos. Su pro­yec­to tam­bién afec­ta a las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo, otro re­cu­rren­te mo­ti­vo de po­lé­mi­ca por los nu­me­ro­sos re­cur­sos que ges­tio­nan los sin­di­ca­tos en con­cep­to de for­ma­ción y re­in­ser­ción. El PP quie­re que las au­to­no­mías ten­gan más ca­pa­ci­dad pa­ra de­ci­dir a qué se des­ti­nan esos fon­dos, que po­drían uti­li­zar­se tam­bién pa­ra la for­ma­ción de tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vo.

Equi­po. Ra­joy jun­to al res­pon­sa­ble eco­nó­mi­co del PP, Cris­tó­bal Mon­to­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.