Por qué son inú­ti­les las prue­bas de es­trés

Los exá­me­nes a los ban­cos no han in­quie­ta­do ni a los mer­ca­dos, que es­tán de­seo­sos de que al­guien les in­quie­te pa­ra mo­ver las bol­sas y los pre­cios de la deu­da.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS

Las prue­bas de es­trés de 2010 no sir­vie­ron de mu­cho. Cal­ma­ron un po­co a los mer­ca­dos al ini­cio del ve­rano, pe­ro pron­to se vio có­mo caían al­gu­nos ban­cos que ha­bían apro­ba­do. To­dos di­je­ron que era ne­ce­sa­rio en­ton­ces en­du­re­cer los su­pues­tos del exa­men y am­pliar la trans­pa­ren­cia. Eso di­cen que se ha he­cho en 2011, pe­ro los mer­ca­dos no se lo han creí­do, so­bre to­do des­pués de que mu­chas au­to­ri­da­des tam­po­co se lo cre­ye­ran. Los ana­lis­tas y las au­to­ri­da­des eu­ro­peas les de­no­mi­nan stress test, en Es­pa­ña se han tra­du­ci­do co­mo prue­bas de re­sis­ten­cia, pe­ro se lla­men co­mo se lla­men, es­tos exá­me­nes a los ban­cos del vie­jo con­ti­nen­te ame­na­zan con con­ver­tir­se en un me­ca­nis­mo bu­ro­crá­ti­co más de la ya lar­ga lis­ta de ta­reas de con­trol que ejer­ce la Unión Eu­ro­pea con es­ca­sa uti­li­dad pa­ra sus ciu­da­da­nos.

To­do es­ta­ba per­fec­ta­men­te cal­cu­la­do. Las rue­das de pren­sa pa­ra dar las no­tas de los exa­mi­na­dos es­ta­ban con­vo­ca­das el vier­nes 15 de ju­lio a las seis y un mi­nu­to de la tar­de, jus­to cuan­do la úl­ti­ma de las bol­sas eu­ro­peas ha­bría ce­rra­do sus puer­tas o, me­jor di­cho, la ca­pa­ci­dad de com­prar y ven­der ac­cio­nes has­ta el día si­guien­te. La idea era de­jar un fin de se­ma­na de por me­dio pa­ra que los ner­vios no lle­va­ran a los in­ver­so­res a si­tua­cio­nes de des­con­trol que hi­cie­ran sal­tar los mer­ca­dos. “Eso, que siem­pre se sue­le ha­cer así, es una so­be­ra­na es­tu­pi­dez en los tiem­pos que co­rren, pues­to que las ór­de­nes de com­pra o ven­ta que­dan al­ma­ce­na­das en los or­de­na­do­res, y si las no­ti­cias son real­men­te una bom­ba, ex­plo­ta­rá en la aper­tu­ra de las bol­sas del lu­nes”, co­men­ta en­tre sor­pren­di­do y ri­sue­ño un ana­lis­ta de mer­ca­dos.

Con to­dos los ho­no­res po­si­bles, las no­tas se hi­cie­ron pú­bli­cas. Al fi­nal, ocho sus­pen­sos. Cin­co es­pa­ño­les, dos grie­gos y un aus­tria­co. A los ha­bi­tan­tes de Aus­tria pro­ba­ble­men­te no les qui­tó el sue­ño su ma­la no­ta. A los de Gre­cia les lle­va pro­vo­can­do in­som­nio des­de ha­ce me­ses la dura cri­sis que atra­vie­sa su eco­no­mía y lo de sus dos ban­cos sus­pen­di­dos es una me­ra anéc­do­ta. En Es­pa­ña se le dio gran im­por­tan­cia el he­cho de que tan­to el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Mi­guel Ángel Fer­nán­dez Ordóñez, co­mo la vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do, en mu­chas oca­sio­nes con opi­nio­nes con­tra­rias, es­ta vez coin­ci­die­ran en que nin­guno de los ban­cos o ca­jas sus­pen­di­dos ne­ce­si­ta­rá bus­car ca­pi­tal ni ten­drá que ser in­ter­ve­ni­do por el me­ro he­cho de ha­ber sa­ca­do ma­la no­ta en es­te exa­men.

La im­por­tan­cia que se le dio en Es­pa­ña era ló­gi­ca. Fue el pre­si­den­te Ro­drí­guez Za­pa­te­ro quien más in­sis­tió en 2010 en ha­cer es­tas prue­bas pe­rió­di­cas pa­ra que na­die du­da­ra de la sol­ven­cia de la ban­ca es­pa­ño­la. De he­cho, Es­pa­ña apor­tó al exa­men 25 en­ti­da­des de cré­di­to (ban­cos y ca­jas) que su­po­nen más del 90% del sis­te­ma fi­nan­cie­ro na­cio­nal. Ale­ma­nia so­lo lle­vó 12; Ita­lia, cin­co; e In­gla­te­rra cua­tro, por po­ner al­gu­nos ejem­plos. De he­cho, si se su­ma el di­ne­ro que ma­ne­jan to­dos los ban­cos y ca­jas eu­ro­peos que su­pe­raron el exa­men, la cuar­ta par­te pa­sa por las ma­nos de los es­pa­ño­les, a pe­sar de que el pe­so real de la eco­no­mía his­pa­na es bas­tan­te me­nor en el con­jun­to de la UE (es so­lo el 11% del de la zo­na del eu­ro).

Y lle­gó el es­pe­ra­do lu­nes. Y no pa­só na­da que no hu­bie­ra pa­sa­do cual­quier otro lu­nes sin stress test pre­vios. La deu­da es­pa­ño­la ini­ció la jor­na­da con un buen subidón en su pri­ma de ries­go y la ita­lia­na se que­da­ba re­za­ga­da. Al­gu­nos lle­ga­ron a pen­sar in­clu­so que los in­ver­so­res po­dían ha­ber he­cho ca­so al nú­me­ro de sus­pen­sos de ca­da país y es­ta­ban cas­ti­gan­do a Es­pa­ña. Pe­ro lue­go to­do se acla­ró. Por la tar­de la pri­ma es­pa­ño­la, que se­guía al­ta, ha­bía ba­ja­do un po­co y la ita­lia­na ha­bía subido. Se ha­bía re­pe­ti­do lo de la se­ma­na an­te­rior cuan­do, por cier­to, no se co­no­cían las no­tas de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Los in­ver­so­res se­guían ju­gan­do en los mer­ca­dos con la deu­da grie­ga, sus po­si­bles con­ta­gios y los pro­ble­mas in­trín­se­cos que ca­da eco­no­mía tie­ne, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que di­gan esas prue­bas de re­sis­ten­cia, co­mo pue­de leer­se en el reportaje de por­ta­da de la re­vis­ta Tiem­po de la úl­ti­ma se­ma­na, en el nú­me­ro 1.515.

Re­pro­ches.

Pe­ro, ¿qué re­pro­ches po­dían ha­cer­se es­te año a las prue­bas de re­sis­ten­cia una vez que se ha­bían en­du­re­ci­do los su­pues­tos a exa­mi­nar? Pues mu­chos y va­ria­dos. El pri­me­ro, men­cio­na­do tal cual por Fer­nán­dez Ordóñez, es que con el sis­te­ma mon­ta­do, en el que ca­da Go­bierno pre­sen­ta a los que quie­re, la me­jor ma­ne­ra de no te­ner sus­pen­sos es lle­var al exa­men so­lo a los que pue­den apro­bar. Va­mos, que o se mi­ran to­dos, o al me­nos la ma­yo­ría, co­mo se ha he­cho en Es­pa­ña, o los re­sul­ta­dos son bas­tan­te pre­de­ci­bles.

El se­gun­do ar­gu­men­to en con­tra es que los cri­te­rios pa­ra ver qué se con­si­de­ra ca­pi­tal bá­si­co, lo que los téc­ni­cos lla­man co­re ca­pi­tal y al que aho­ra ade­más se le

aña­de el ape­lli­do ca­si in­des­ci­fra­ble de Tier 1, es va­rio­pin­to. To­dos es­tos nom­bres ra­ros con sus co­rres­pon­dien­tes y ex­tra­ños ape­lli­dos no son otra co­sa que la de­no­mi­na­ción téc­ni­ca y con­ta­ble del di­ne­ro que los ban­cos tie­nen dis­po­ni­ble de for­ma in­me­dia­ta, sin te­ner que ha­cer na­da en­tre me­dias, pa­ra ser apli­ca­do a cu­brir po­si­bles pér­di­das o ries­gos im­pre­vis­tos y evi­tar así si­tua­cio­nes gra­ves de sol­ven­cia que pu­die­ran po­ner en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad o in­clu­so la pro­pia su­per­vi­ven­cia de la en­ti­dad.

En Es­pa­ña, a raíz de la cri­sis ban­ca­ria de los años 80, el Ban­co de Es­pa­ña de­ci­dió que cuan­do las co­sas van bien los ban­cos y ca­jas de­ben guar­dar en una hu­cha, lla­ma­da téc­ni­ca­men­te pro­vi­sio­nes ge­né­ri­cas, un por­cen­ta­je de sus be­ne­fi­cios pa­ra, a ma­ne­ra de ex­tin­tor, po­der apa­gar in­cen­dios en épo­cas de cri­sis. Así se ha he­cho. Los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les, con car­go a esa hu­cha, han ta­pa­do agu­je­ros pro­vo­ca­dos por la cri­sis in­mo­bi­lia­ria su­pe­rio­res a to­do el di­ne­ro es­ta­tal que ha pues­to, por ejem­plo, el Go­bierno ir­lan­dés pa­ra sal­var de la quie­bra su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Pe­ro esas pro­vi­sio­nes, de las que aún que­da un buen pe­lliz­co a buen re­cau­do (so­lo las ca­jas dis­po­nen ca­si de 19.000 mi­llo­nes de eu­ros) no se con­si­de­ra ca­pi­tal dis­po­ni­ble por la au­to­ri­dad ban­ca­ria eu­ro­pea por la pe­re­gri­na ra­zón de que so­lo exis­te en Es­pa­ña. Aho­ra lo es­tán em­pe­zan­do a ha­cer en otros paí­ses y el nue­vo sis­te­ma uni­fi­ca­do con­ta­ble, bau­ti­za­do con el nom­bre de Ba­si­lea III, ya con­si­de­ra que a su en­tra­da en vi­gor en los pró­xi­mos años sí sea compu­table. Sin em­bar­go, esa mis­ma au­to­ri­dad ban­ca­ria eu­ro­pea (tam­bién co­no­ci­da por EBA por sus si­glas en in­glés) sí re­co­no­ce co­mo ca­pi­tal in­me­dia­ta­men­te dis­po­ni­ble el pro­ce­den­te de am­plia­cio­nes de ca­pi­tal abier­tas en bol­sa pe­ro en las que los in­ver­so­res aún no han des­em­bol­sa­do el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra com­prar las ac­cio­nes pues­tas a la ven­ta. Las pro­vi­sio­nes, que sí exis­ten, no cuen­tan mien­tras que la po­si­bi­li­dad de la exis­ten­cia de di­ne­ro des­em­bol­sa­do sí pun­túa. Una con­tra­dic­ción que los ex­per­tos no per­do­nan. De ahí que los re­sul­ta­dos de las prue­bas de re­sis­ten­cia hu­bie­ran si­do pues­tas en en­tre­di­cho ya an­tes de ha­cer­se y que des­pués de co­no­cer­se las no­tas tam­po­co ha­ya ha­bi­do ata­ques de his­te­ria en las bol­sas. Si han exis­ti­do, ha si­do por otras cau­sas.

Se­rias du­das.

Y pa­ra ter­mi­nar, la gran bom­ba de es­tas prue­bas y su efi­ca­cia. Unas de las ci­fras más al­tas de ca­pi­tal dis­po­ni­ble pa­ra ha­cer fren­te a una si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca lle­va­da a lí­mi­tes ca­si in­sos­te­ni­bles son las de los ban­cos ir­lan­de­ses, que han te­ni­do que ser sal­va­dos de la quie­bra con di­ne­ro de los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do, es de­cir, de to­dos los ir­lan­de­ses. Pa­ra lo­grar­lo e in­yec­tar el ca­pi­tal su­fi­cien­te que evi­ta­ra la ban­ca­rro­ta, Ir­lan­da pa­só en­tre 2007 y 2010 de te­ner una deu­da pú­bli­ca del 25% de su ri­que­za na­cio­nal (PIB) al 96,3%, lo que le pro­vo­có una cri­sis de pro­por­cio­nes tan es­ca­lo­frian­tes que el país tu­vo que ser in­ter­ve­ni­do por el Fon­do de Res­ca­te Eu­ro­peo pa­ra que no hi­cie­ra un bo­que­te en el mis­mí­si­mo eu­ro. ¿De qué sir­ve en­ton­ces un exa­men en el que aprue­ban unos ban­cos que vi­ven con ca­pi­tal pú­bli­co que le ha cos­ta­do la in­ter­ven­ción a su pro­pio país? ¿Es ló­gi­co me­dir así la sol­ven­cia? Mu­chos ana­lis­tas tie­nen se­rias du­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.