Mer­kel aca­ba­rá con­vir­tien­do Eu­ro­pa en el par­que te­má­ti­co de las cla­ses me­dias emer­gen­tes

Tiempo - - OPINIÓN -

de los es­fuer­zos de los de­más pa­ra aca­bar con el des­pil­fa­rro. Que ha­ble con Fran­cis­co Camps, que le con­ta­rá có­mo aho­rrar en ves­tua­rio. Camps (se­gun­da in­con­gruen­cia) no se me­re­ce es­ta cam­pa­ña me­diá­ti­ca, di­cen sus por­ta­vo­ces. Tam­po­co hay de­re­cho a que no se res­pe­te su pre­sun­ción de inocen­cia. Y uno se pre­gun­ta: ¿cuál? ¿La de pre­sun­to au­tor de un de­li­to de cohe­cho im­pro­pio o la de pre­sun­to men­ti­ro­so? Me­nos mal que San­tia­go Se­gu­ra (ter­ce­ra in­con­gruen­cia) sa­cu­de nues­tras con­cien­cias. So­bre el pe­núl­ti­mo bo­chorno del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra (el apla­za­mien­to de la con­ce­sión del premio Na­cio­nal de Ci­ne­ma­to­gra­fía) el có­mi­co ha es­cri­to en su Twit­ter: “Sin pa­la­bras, pe­ro... pe­no­so, gro­tes­co, ri­dícu­lo, cre­ti­noi­de, pa­té­ti­co...”. Yo, la ver­dad, creía que se es­ta­ba re­fi­rién­do a To­rren­te 4. O a Mer­kel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.