Es­pa­cio S.A.

El fin de las mi­sio­nes de los transbordadores de la NASA coin­ci­de con una nue­va era de la ca­rre­ra es­pa­cial, en la que las em­pre­sas pri­va­das, que ya dis­po­nen de in­fra­es­truc­tu­ra pro­pia, ten­drán un pa­pel esen­cial.

Tiempo - - EMSUPNADÑOA - POR TONY DO­KOU­PIL (News­week)

Una mano in­vi­si­ble cu­bre mi ca­ra y opri­me mi pe­cho. Mi vi­sión se vuel­ve bo­rro­sa, el mun­do se vuel­ve gris y mi ce­re­bro lu­cha por ob­te­ner oxí­geno. “Haz­me un fa­vor –in­te­rrum­pe mi ins­truc­tor de vue­lo-. Tra­ta de man­te­ner los ojos abier­tos”. Es­toy en la centrifugadora hu­ma­na más te­mi­ble del mun­do, una es­pe­cie de gón­do­la de me­tal de ocho me­tros de al­tu­ra que re­pro­du­ce la ex­pe­rien­cia de un vue­lo es­pa­cial. Mi ins­truc­tor me ob­ser­va des­de una pe­que­ña ha­bi­ta­ción en la que hay un gran bo­tón ro­jo: “Stop mé­di­co”. Me en­se­ña qué se sien­te al ir tres ve­ces más rá­pi­do que la ve­lo­ci­dad del so­ni­do a bor­do del Spa­ceShi­pT­wo, un misil blan­co y re­gor­de­te. El si­mu­la­dor es­tá en una na­ve in­dus­trial jun­to a la prin­ci­pal au­to­pis­ta de pea­je de Pen­sil­va­nia. Y, sin em­bar­go, las sen­sa­cio­nes son muy reales. Sien­to seis ve­ces el pe­so de mi cuer­po so­bre el es­ter­nón, el do­ble de lo que la NASA pide pa­ra su­bir­se a uno de sus transbordadores es­pa­cia­les. Tras un mi­nu­to, los mo­to­res se apa­gan y uno se des­li­za en­tre las es­tre­llas. Siem­pre que tu cuer­po ha­ya aguan­ta­do, cla­ro.

Es­toy en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción y En­tre­na­mien­to Ae­ro­es­pa­cial -una ins­ta­la­ción pri­va­da si­tua­da a las afueras de Fi­la­del­fia-, pa­ra com­pro­bar si ten­go lo que hay que te­ner. No me re­fie­ro a la “vo­lun­tad in­cues­tio­na­ble de afron­tar el pe­li­gro” a la que se re­fe­ría Tom Wol­fe en Ele­gi­dos pa­ra la glo­ria, cen­tra­do en el pro­ce­so de se­lec­ción de los as­tro­nau­tas del Pro­yec­to Mer­cu­rio, el pri­me­ro es­ta­dou­ni­den­se pa­ra po­ner un hom­bre en el es­pa­cio. Lo que es­toy ha­cien­do es pro­bar mi en­te­re­za pa­ra lo que es­tá por ve­nir: la era co­mer­cial del es­pa­cio, un pe­rio­do en el que cual­quie­ra, y no so­lo los ar­chi­co­no­ci­dos hé­roes de la NASA, po­drán ex­plo­rar la ga­la­xia. Me es­toy en­tre­nan­do pa­ra ser as­tro­nau­ta.

Con el fin del pro­gra­ma de transbordadores es­pa­cia­les, la NASA de­ja atrás el me­dio si­glo en que era el pro­vee­dor úni­co de los cos­mo­nau­tas ame­ri­ca­nos pa­ra asu­mir un in­có­mo­do nue­vo pa­pel en el que ha­brá de ser so­cio, pa­trón y com­pe­ti­dor de las com­pa­ñías pri­va­das. Más de una do­ce­na de em­pre­sas (unas con­so­li­da­das, co­mo Boeing, y otras nue­vas co­mo Spa­ceX) tra­ba­jan en el di­se­ño de vehícu­los que sus­ti­tu­yan a los transbordadores, pa­ra lo que cuen­tan con sub­ven­cio­nes de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res del Go­bierno de Obama, que es­pe­ra que la NASA use es­tos nue­vos vehícu­los pe­se a que desa­rro­lle sus pro­pias na­ves de más lar­go re­co­rri­do.

Pe­ro el cam­bio más in­tere­san­te se da­rá en el tu­ris­mo y la in­ves­ti­ga­ción es­pa­cia­les, unos mer­ca­dos que en 2021 mo­ve­rán unos 700 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 500 mi­llo­nes de eu­ros). Cien­tos de ciu­da­da­nos (muy ri­cos) ya han re­ser­va­do pla­za en un vue­lo es­pa­cial, cu­yo im­por­te os­ci­la en­tre 95.000 y 200.000 dó­la­res (en­tre 67.000 y 142.000 eu­ros). Se es­pe­ra ade­más que el año que vie­ne el vehícu­lo de Vir­gin Ga­lac­tic, de Ri­chard Bran­son, reali­ce su pri­mer vue­lo. Y aquí es don­de en­tra el en­tre­na­mien­to de Fi­la­del­fia. Las ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les en el es­pa­cio ne­ce­si­tan tra­ba­ja­do­res: pro­fe­sio­na­les de gra­ve­dad ce­ro que asis­tan a los tu­ris­tas, a los in­ves­ti­ga­do­res y a los hom­bres de ne­go­cios. Pe­ro no se­rán co­mo Buzz Al­drin. La des­apa­ri­ción del pro­gra­ma de transbordadores es­pa­cia­les ha re­du­ci­do la plan­ti­lla de as­tro­nau­tas más de un 50% en la úl­ti­ma dé­ca­da. Mark Kelly, co­man­dan­te del Endeavour, ha si­do el úl­ti­mo ve­te­rano en de­jar­lo. “Va­mos a te­ner más as­tro­nau­tas co­mer­cia­les que de­pen­dien­tes del Go­bierno”, afir­ma

Eric An­der­son, pre­si­den­te de Spa­ce Ad­ven­tu­res, la úni­ca com­pa­ñía que has­ta aho­ra ha pues­to ci­vi­les en el es­pa­cio. El re­sul­ta­do po­dría ser que la re­la­ción en­tre la NASA y las com­pa­ñías es­pa­cia­les pri­va­das se pa­re­cie­ra a la que De­fen­sa man­tie­ne con las de se­gu­ri­dad pri­va­das. “Bien po­dría­mos se­guir un ca­mino así”, re­co­no­ce Ja­net Ka­van­di, di­rec­to­ra de ope­ra­cio­nes tri­pu­la­das de la NASA.

¿ Pe­ro có­mo fun­cio­na­rá to­do? Pa­ra ha­cer­me una idea de có­mo pre­pa­ran las com­pa­ñías es­pa­cia­les pri­va­das a sus tra­ba­ja­do­res me apun­té a uno de sus cur­sos de as­tro­nau­ta; uno de tres días pa­ra ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do Nas­tar pa­ra in­ves­ti­ga­do­res subor­bi­ta­les. Fun­da­da en 2006, Nas­tar em­pe­zó sien­do una me­ra fi­lial de su com­pa­ñía ma­triz, En­vi­ron­men­tal Tec­to­nics, lí­der del mer­ca­do de si­mu­la­do­res de vue­lo. En 2010 ob­tu­vo el per­mi­so de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de Avia­ción (FAA) pa­ra im­par­tir cur­sos pri­va­dos de as­tro­nau­ta, y es la pri­me­ra em­pre­sa en ofer­tar­los. Son op­cio­na­les, pe­ro los re­gu­la­do­res po­drían exi­gir­los en el fu­tu­ro pa­ra se­guir man­te­nién­do­le la li­cen­cia a la em­pre­sa. “Le de­ja­mos la de­ci­sión a las com­pa­ñías”, afir­ma Geor­ge Nield, de la di­vi­sión de la FAA en­car­ga­da del trans­por­te es­pa­cial pri­va­do. Una de­ci­sión in­quie­tan­te. La NASA es­co­ge a sus as­tro­nau­tas de en­tre los me­jo­res pro­fe­sio­na­les, y les en­tre­na du­ran­te dos año, y a pe­sar de ello, la agen­cia ha per­di­do 24 des­de los ini­cios de la era es­pa­cial. El pa­sa­do ma­yo mi ins­truc­tor de Nas­tar fue muy sin­ce­ro so­bre los pe­li­gros de la in­dus­tria es­pa­cial pri­va­da: “Van a per­der na­ves. Es la na­tu­ra­le­za de es­to”, di­jo Glenn King, exins­truc­tor de las Fuer­zas Es­pe­cia­les que ayu­dó a di­se­ñar los pro­gra­mas de en­tre­na­mien­to de Nas­tar. “Ten­drán que ha­cer un ba­lan­ce mo­ral ca­li­bran­do be­ne­fi­cios y ries­gos”, afir­mó, aun­que du­da­ba de que na­die lo fue­ra a ha­cer.

Dos de mis com­pa­ñe­ros del cur­so son cien­tí­fi­cos que ya tie­nen su pla­za pa­ra ir al es­pa­cio. Otros dos son je­fes de em­pre­sas re­la­cio­na­das con la ac­ti­vi­dad es­pa­cial, y los otros dos son un exin­ge­nie­ro de Lock­heed Martin y un jo­ven fun­cio­na­rio que sue­ña con ser uno de los pri­me­ros as­tro­nau­tas pro­fe­sio­na­les pri­va­dos. To­dos es­pe­ran que su es­fuer­zo sir­va pa­ra re­vi­ta­li­zar un sec­tor que la ma­yo­ría mi­ra con des­con­fian­za, y así vol­ver a des­per­tar en los es­ta­dou­ni­den­ses el in­te­rés por el es­pa­cio. Pe­ro no se­rá fá­cil, me re­cuer­da King. “Cuan­do lle­nen una na­ve y el pa­sa­je en­te­ro vuel­va en bol­sas de plás­ti­co... Eso aca­ba­rá con es­ta in­dus­tria”.

El en­tre­na­mien­to de as­tro­nau­tas no es pa­ra afi­cio­na­dos. Pa­ra que me de­ja­ran ha­cer­lo tu­ve que fir­mar la ma­dre de to­das las re­nun­cias de res­pon­sa­bi­li­dad. Tam­bién tu­ve que ase­gu­rar que no su­fría nin­gún ti­po de tras­torno que in­ha­bi­li­ta­ra pa­ra ha­cer el en­tre­na­mien­to (en­tre los que se in­cluía la de­pre­sión), así co­mo so­me­ter mi cuer­po al aná­li­sis ex­haus­ti­vo de un doc­tor es­pe­cia­li­za­do en me­di­ci­na aeronáutica, que más tar­de me en­vió un fla­man­te Cer­ti­fi­ca­do Mé­di­co Cla­se 3 en una car­ta en que se di­ri­gía a mí co­mo “Que­ri­do avia­dor”. Nas­tar tam­bién me pro­por­cio­nó un tra­je ne­gro de pi­lo­ta­je. Ja­más me ha­bía sen­ti­do más pre­pa­ra­do.

La zo­na de la muer­te.

Em­pe­zó el pri­mer ejer­ci­cio: en­tre­na­mien­to de al­tu­ra. Den­tro de lo que pa­re­cía el con­te­ne­dor de un bar­co, el ai­re pre­sen­ta­ba las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas que si es­tu­vié­ra­mos a más de 7.600 me­tros, una al­tu­ra que los al­pi­nis­tas co­no­cen co­mo zo­na de la muer­te. Tras cin­co mi­nu­tos res­pi­ran­do ese ai­re des­oxi­ge­na­do, uno se sien­te bo­rra­cho, afec­ta­do por lo que King de­no­mi­na “con­cien­cia útil”. Al­gu­nas per­so­nas se po­nen eu­fó­ri­cas, otras se vuelven agre­si­vas; ca­si to­do el mun­do “se vuel­ve un po­co ton­to”, ex­pli­ca King. Y unos po­cos pue­den lle­gar a su­frir au­tén­ti­cas des­gra­cias: que se re­vien­ten los tím­pa­nos, que es­ta­llen va­sos san­guí­neos o que se res­que­bra­jen los dien­tes. Y es que cual­quier bur­bu­ja de ai­re den­tro del or­ga­nis­mo tri­pli­ca su ta­ma­ño. ¿Al­gu­na vez han ocu­rri­do ese ti­po de co­sas aquí? “No te voy a men­tir”, con­tes­ta King, que a con­ti­nua­ción ex­pli­ca que de­bes es­cu­pir en vez de tra­gar si se te re­vien­tan las mue­las. “Si su­fres un aneu­ris­ma –di­ce-lo me­jor que pue­des ha­cer es lla­mar cuan­to an­tes a una am­bu­lan­cia”. El hos­pi­tal más cer­cano es­tá a 12 mi­nu­tos.

Des­pués pa­sa­mos al en­tre­na­mien­to an­ti­cli­má­ti­co en un ha­bi­tácu­lo en el que ha­ce­mos el ton­to con los mó­vi­les, sa­ca­mos fo­tos y ex­pul­sa­mos gas (pa­ra pa­liar el do­lor por el au­men­to de vo­lu­men de las bur­bu­jas de ai­re de nues­tro or­ga­nis­mo). Al día si­guien­te ca­mi­na­mos por un ves­tí­bu­lo de­co­ra­do con fo­tos de los pio­ne­ros de la avia­ción es­ta­dou­ni­den­se, tras lo que nos pre­pa­ra­mos pa­ra el si­mu­la­dor. El ejer­ci­cio tie­ne más que ver con una reunión de cua­ren­to­nes frikis del es­pa­cio que con cual­quier co­sa de las que se ven en Ca­bo Ca­ña­ve­ral. Nos reúnen en una sa­la con si­llo­nes de cue­ro don­de nos re­la­ja­mos vien­do en unas pan­ta­llas la ac­tua­ción de ca­da uno en la centrifugadora.

Cuan­do lle­ga mi turno en­tro en la ca­bi­na, y una vez ajus­ta­dos los cin­tu­ro­nes de la si­lla, em­pie­zo a mur­mu­rar de ma­ne­ra ner­vio­sa. Sue­na un clic y se em­pie­za a oír un gran es­truen­do a me­di­da que avan­za una cuen­ta atrás que no pue­de pre­sa­giar na­da bueno. Al lle­gar a ce­ro, el cohe­te en­tra en ig­ni­ción y en sie­te se­gun­dos al­can­zo una ve­lo­ci­dad su­per­só­ni­ca, que me aplas­ta con­tra el asien­to. “Res­pi­ra, haz­lo por mí”, oi­go que di­ce King. Des­pués de apro­xi­ma­da­men­te un mi­nu­to la pre­sión se re­du­ce y apa­re­cen las es­tre­llas. Pue­do ver la cur­va­tu­ra de la Tierra an­tes de que la na­ve co­mien­ce con las ma­nio­bras de en­tra­da en la at­mós­fe­ra. Vuel­vo a que­dar aplas­ta­do con­tra el asien­to, y en­ton­ces oi­go una voz fe­me­ni­na pre­gra­ba­da; una voz que usa una pa­la­bra que en su día se apli­có a un se­lec­to gru­po de ele­gi­dos: “Bien­ve­ni­do a ca­sa, as­tro­nau­ta”.

48 Ca­len­da­rio. Se es­pe­ra que Vir­gin co­mien­ce los vue­los es­pa­cia­les con el ‘Spa­ceShi­pT­wo’ en 2012.

49

Pio­ne­ros. La era de los ci­vi­les en el es­pa­cio co­men­zó con la ven­ta de pa­sa­jes pa­ra ce­le­bri­da­des. En la fo­to, Lan­ce Bass, del gru­po N’ Sync.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.